Seat Córdoba 1.9 TDi 100CV

A la hora de realizar el nuevo Córdoba, Seat ha seguido la línea empleada en el Ibiza para conseguir una mayor identidad de la marca: el frontal de ambos modelos es similar y las diferencias llegan en la parte trasera, donde destaca un maletero de gran capacidad. Lejos de restar dinamismo al modelo, los tres volúmenes se mueven con agilidad gracias a un propulsor TDI de bajo consumo que otorga mucho más de lo que anuncia.
-
Seat Córdoba 1.9 TDi 100CV
Seat Córdoba 1.9 TDi 100CV

Con la tradicional cuenta atrás, comienza nuestra andadura con este Córdoba, que, a pesar de no llevar el motor más potente de la gama (el TDI de 130 CV) se comporta muy bien. En autopista, sus 100 CV se nos antojan muchos más y no estamos equivocados: según los datos del Centro Técnico, son más de 120, un “extra” de potencia -habitual en las mecánicas del grupo VAG- que no deja de sorprender agradablemente.

<

p> El nuevo TDI de Seat ha adoptado un sistema de cuatro inyectores independientes (cada uno con su propia bomba) en lugar de la tradicional bomba rotativa. Un control electrónico regula el funcionamiento de este dispositivo, así como el del turbo de geometría variable y el intercooler. En la práctica, se obtiene un propulsor que entrega la potencia desde la zona baja del cuentavueltas (da su par máximo entre 1.750 y 2.500 rpm), con las ventajas que ello supone -rápida respuesta a la aceleración, facilidades en los adelantamientos…-, pero también con algunos inconvenientes: aunque la elasticidad del motor es muy buena, su margen de utilización es algo limitado, pues llega rápidamente a su potencia máxima (que entrega a las 4.000 rpm), al subir de vueltas con rapidez. De hecho, le cuesta pasar de 170 km/h, pues la mecánica se vuelve perezosa en la zona alta del cuentarrevoluciones. Cierto es que ya habremos logrado una velocidad considerable, pero su comportamiento habrá sido tan dinámico hasta ahí que provocará que nos quedemos con ganas de más.

En cualquier caso, no hay de qué lamentarse: viajamos a buen ritmo, el ruido que se introduce en el habitáculo es muy contenido –entre 63 y 75 dB de 60 a 160 km/h- y no tendremos que parar frecuentemente para repostar (este Córdoba se conforma con 5,7 l cada 100 km). Los motivos de la detención serán otros y, muy probablemente, estarán ocasionados por el cansancio del conductor: los asientos, de corte deportivo, sujetan el cuerpo correctamente y su mullido es duro, pero, como hemos apuntado antes, la postura al volante es algo incómoda y acabará por pasar factura.

Por suerte, no hará falta que recorramos muchos kilómetros para disfrutar del buen hacer del Córdoba: bastará con enfrentarnos a un tramo revirado para que toda la tecnología desplegada en la fabricación del vehículo comience a demostrar su efectividad. Así, es posible enlazar curvas sin que echemos de menos una suspensión con tarado más duro –la que lleva es suficiente como para que el modelo muestre un gran aplomo- o realizar cambios de marcha con rapidez (gracias al buen tacto y la precisión de la palanca, excepto –en la unidad de pruebas- al engranar tercera). La sensación que tendrá el conductor es la de llevar un vehículo noble y que responde a lo que se le exige. Sin quitar méritos a la mayor o menor habilidad del “piloto”, lo cierto es que hay una gran cantidad de elementos que han sido diseñados para que el automovilista encuentre un coche que otorga seguridad y reacciones neutras cuando decidimos ir deprisa.

Galería relacionada

Seat Córdoba 1.9 TDI 100 Cv

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...