Renault Laguna 2.2 dCi Initiale

La evolución que estamos conociendo en las mecánicas Diesel de última generación parece no tener límites. Día a día vamos descubriendo nuevos avances tecnológicos que permiten mejorar las cifras de potencia y par de los motores, a la vez que son más limpios, silenciosos, económicos. Este es el caso del propulsor 2.2 Renault, montado inicialmente en el Espace de anterior generación y evolucionado con una nueva gestión electrónica, un intercooler de mayores dimensiones y un turbocompresor de geometría variable. El resultado, 150 CV, 33 mkg a 2.000 rpm y un consumo mixto de 6,3 l/100 km.
-
Renault Laguna 2.2 dCi Initiale
Renault Laguna 2.2 dCi Initiale

No cabe duda de que la suavidad en todos los apartados del modelo destaca por encima de la media, Se aprecia el tacto Renault en cada uno de los mandos, de los instrumentos, de los botones, en el volante, en el mullido de los asientos, en el accionamiento de la palanca de cambios, en la apertura de la guantera, en los pedales, en el ruido del motor… hasta en el cenicero es un Renault. No es el más grande de todos los modelos de su categoría, aunque se encuentra en un buen término medio. Junto al C5 y al Volvo S60 es de los más anchos del segmento, pero es de los que menos espacio ofrece para las piernas de los ocupantes de las plazas traseras. El maletero tampoco es una de sus mejores bazas, con 420 litros de capacidad pero, a cambio, goza de un portón posterior que permite una enorme boca de carga.

La situación de los mandos, la forma de mostrar la información, la posición de conducción, son detalles que han sido estudiados minuciosamente para que el conductor se encuentre a gusto a bordo del Laguna. Pero hay uno en especial, que destaca por encima de sus competidores. Es precisamente el comportamiento dinámico. No nos atrevemos a decir que es el mejor de su categoría, pero sí estamos en condición de afirmar que, con un comportamiento dinámico extraordinario, es el modelo que mejor trata a sus ocupantes. Las suspensiones del Laguna tratan a los pasajeros con un esmero especial y además logran un comportamiento dinámico de primer orden. Es un modelo muy fácil de conducir, noble, que no produce sobresaltos en ningún momento y que transmite una sensación de seguridad excepcional. Da igual el tipo de trazado elegido, pues en autopistas o autovías con buen pavimento resulta muy agradable y, en carreteras con el firme rizado, las suspensiones digieren con enorme facilidad las irregularidades del terreno sin que se trasladen al interior del habitáculo.

Los frenos, una vez más, vuelven a sorprender por su eficacia, logrando unas distancias de parada prácticamente líderes en su segmento. Así, en esta ocasión, hemos obtenido unas cifras que no llegan a los 73 metros desde 140 km/h, que no están nada mal. Además, resisten con facilidad el uso intensivo de los mismos cuando se baja un puerto de montaña con cierto ánimo. El tacto del pedal en sus primeros tramos de recorrido ofrece bastante mordiente, aunque luego hay que pisar el pedal con más decisión para detener al conjunto. Por el contrario, si se pisa el pedal con rapidez, el dispositivo de asistencia a la frenada de emergencia se muestra contundente. Ni el ABS, ni el ESP actúan sin que su intervención sea necesaria, excepto en zonas con pavimentos desiguales o en mal estado, en cuyo caso, tampoco está de más. Hay que tener en cuenta que esta unidad equipaba neumáticos 205/55 sobre llanta de 16 pulgadas. Por su parte, la dirección, aunque precisa y rápida, se muestra demasiado blanda cuando se circula rápido por autopista, lo que obliga a prestar una atención adicional para trazar las curvas uniformemente sin tener que corregir la trayectoria ideal. Una menor asistencia en estas circunstancias, sería bien recibida.

Otro de los aspectos en el que destaca de forma especial este Laguna es en el del equipamiento. Su precio supera, por poco, a modelos de la talla del BMW Serie 3 o incluso al Volvo S60 D5, pero hay que tener en cuenta el equipamiento que se incluye de serie en el modelo de la marca francesa, que incluye elementos como los faros de xenón, asientos calefactados, ordenador con sintetizador de voz, sensores de aparcamiento, ESP, asientos de piel, sistema de apertura a distancia de cerraduras por medio de tarjeta electrónica, equipo de sonido, llantas de aleación, etc., dejando únicamente como opciones el airbag trasero, el sistema de navegación, el techo practicable eléctrico o un alerón posterior. Incluso la pintura metalizada es de serie en el Initiale.

Galería relacionada

Renault Laguna 2.2 dCi

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...