Seat León 1.6 Stella 5p

Con 1,6 litros y 105 CV de potencia máxima oficial (111 en nuestro banco de pruebas), este León, el segundo en la gama de acceso por motorización, acaba siendo una buena combinación entre precio, prestaciones y comportamiento. Resulta fácil de conducir, es ágil en ciudad y carretera, corre bastante y bien si se necesita y tiene un consumo muy aceptable.
-
Seat León 1.6 Stella 5p
Seat León 1.6 Stella 5p

Entre la bien estructurada gama del Seat León podemos encontrar dos cosas muy claras: un correcto escalonamiento de potencias y precios muy interesantes en las motorizaciones menos radicales. Entre estas últimas, está el primer escalón de acceso, la 1.4 de 75 CV, y la 1.6 de 105 CV, precisamente la protagonista de estas líneas, que se caracteriza por una relativamente alta potencia en relación a su cilindrada y por uno de los equilibrios naturales más conseguidos entre precio, prestaciones y calidad general real y percibida.

Habitualmente, tendemos a alabar las mecánicas muy potentes y los resultados que éstas entregan a tenor de los caballos disponibles, también normalmente aparejados a cilindradas más o menos altas o, en su defecto, a aquellas que recurren a la ayuda de la sobrealimentación. El caso de este León, que sigue la tendencia de conseguir más caballos en cilindradas pequeñas, es un buen ejemplo de lo que actualmente se ha avanzado en este sentido. El León 1.6 de 105 CV oficiales (111 en nuestro banco de pruebas) es una perfecta muestra, o una excelente opción si se desea, de que para tener unas más que aceptables prestaciones, sin un alto consumo y con un buen agrado de utilización, no es necesario pagar más o consumir mucho combustible. Entre la competencia existen modelos similares (Ford Focus 1.6 y Renault Mégane 1.6, por citar un par de ejemplos) que pueden también servir a estos intereses en el caso de que se busque una relación parecida.

Este León sorprende por lo bien que va en todo tipo de situaciones. Acelera con una soltura casi elogiable, porque estira sanamente hasta el corte y con una cantidad de par suficiente para mover cualquier desarrollo. Es ágil en ciudad porque responde bien con la dirección y con el tacto del pedal de embrague; y lo es en carretera porque contiene bien el balanceo, tiene un buen aplomo en recta y se mete en las curvas con bastante precisión, aunque la suspensión puede resultar algo blanda en determinados momentos. Por eso, si vamos rápidos en zonas de curvas, a más de uno le costará acostumbrarse al suave, pero progresivo, recorrido de muelles y amortiguadores para alcanzar el límite de esta versión, que tiene un carácter subvirador al límite. Superada esta breve sensación, el coche agarra más de lo que se piensa y mantiene la trayectoria con bastante fidelidad, ofreciendo después un buen nivel de confianza que permite rodar rápido y hasta con una cierta dosis de deportividad. Luego, los frenos acompañan por tacto, dosificación y distancias, mientras que el manejo del cambio es hasta adictivo, porque las marchas entran bien con un tacto muy correcto, los recorridos de las mismas no requieren de gran espacio y las relaciones de cambio elegidas se combinan bien con la entrega de par. Y en última instancia, y en muchas situaciones no menos importante, pesa el que la postura frente al volante y pedales es muy buena, teniendo además una percepción muy clara de lo que hace el coche en todo momento.

Por motor, este León está muy conseguido. En el banco de pruebas, nuestra unidad ha entregado 6 caballos más de los anunciados oficialmente (111 frente a 105). Lo más destacable es que empuja bien desde abajo, con una buena zona media y con una mejor zona alta del cuentavueltas. Sólo a veces parece que va más revolucionado de lo que en realidad se rueda por el sonido que transmite el motor –no es un ruido molesto pero sí algo ronco-, especialmente en la zona media del cuentavueltas, pero estira con facilidad, es elástico y muy agradable de utilizar en ciudad, porque responde bien, mientras que en carretera es capaz de recuperar con notas buenas y de mantener cruceros elevados sin mucha dificultad. Se pueden superar fácilmente los 170/180 km/h y mantenerlos largos periodos de tiempo con la única salvedad de que entonces el consumo no es que se dispare, pero sí empieza a mermar la autonomía (tampoco tiene un depósito de combustible muy grande, 55 litros).

Galería relacionada

Seat León 1.6 Stella

Te recomendamos

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...