Hyundai Getz 1.3 GLS

A diferencia de otros fabricantes, Hyundai ha apostado por una configuración bastante simple en el nuevo Getz, en la que no se echa absolutamente nada en falta y tampoco se padecen engorrosos o ineficaces sistemas supuestamente avanzados, pero mal resueltos y poco fiables.
-
Hyundai Getz 1.3 GLS
Hyundai Getz 1.3 GLS

La versión mecánica probada es la intermedia de las tres posibles. Este 1.3 de 82 CV ofrece un rendimiento bastante honesto y tiene un planteamiento urbano debido a sus limitaciones en lo que se refiere a respuesta a bajo régimen. Tampoco le ayuda demasiado la transmisión elegida ya que la velocidad punta se obtiene en cuarta. Estos desarrollos largos permiten que, en condiciones favorables, con poca carga y a velocidad constante, los consumos y la rumorosidad se mantengan dentro de unos límites bastante contenidos. Pero ello tiene sus contrapartidas cuando el terreno es más difícil. Los repechos pronunciados o la circulación a plena carga se llevan mal con el desarrollo en quinta, lo que nos obliga a usar el cambio con cierta frecuencia si queremos mantener un tren «vivo». Esta particularidad vuelve a los consumos muy sensibles a la carga y/o a los cruceros que queramos mantener, lo que puede elevar el consumo de manera significativa. La limitada capacidad de recuperación puede compensarse utilizando el cambio. Si hay un aspecto a destacar de esta mecánica es precisamente su predisposición a subir de vueltas. Si tiramos de marchas cortas las cualidades dinámicas mejoran y el motor no emite la más mínima queja. Su rendimiento entre las 5.000 y las 6.000 vueltas es extraordinario. Aquí cabe destacar el excelente manejo del cambio, suave, preciso y rapidísimo, lo que anima a su utilización.

<

p> En cuanto a bastidor, a pesar de su enfoque funcional y “tranquilo”, el Getz muestra unas excelente cualidades de comportamiento. Los neumáticos, no demasiado anchos, ofrecen una progresividad excelente y las suaves pero firmes suspensiones sujetan eficazmente a la carrocería en los apoyos. El comportamiento es sobre todo subvirador, pero pasa a una actitud neutra si jugamos un poco con las transferencias de masas. El tren trasero no muestra reacciones bruscas en ningún caso y la confianza que transmite al conductor es sumamente elevada. A diferencia de la tendencia general, Hyundai no ha recurrido a sistemas electrónicos de control que muchas veces no hacen sino enmascarar carencias en otros elementos. Tan sólo disponemos de ABS, más que suficiente para las pretensiones del coche y el resultado en final se nos antoja como uno de los mejores de su categoría en este sentido. El comportamiento es bastante uniforme sobre todo tipo de terrenos y no se degrada en asfalto rizado, lo que pone la guinda al conjunto.

<

p> El precio de 12.000 euros, con relación a su equipamiento los sitúa en las primeras posiciones desde el punto de vista de inversión y los elementos incluidos en la dotación de serie son más que suficientes para un modelo de estas características. Como opción, además de las citadas de concesionario sólo puede optarse por la pintura metalizada con lo que ni siquiera los más caprichosos tendrán que desembolsar mucho dinero adicional sobre la factura básica.

Galería relacionada

Hyundai Getz 1.3 GLS

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...