Ford Fiesta 1.4 Ghia

El nuevo Fiesta, del que recientemente se ha presentado la versión de tres puertas, recuerda al Focus en su línea exterior. Sin embargo, no se acaban aquí las similitudes, pues el más pequeño de los modelos de Ford ha crecido por dentro y ha mejorado su habitáculo con el fin de parecerse a su hermano mayor.
-
Ford Fiesta 1.4 Ghia
Ford Fiesta 1.4 Ghia

El Fiesta actual es el primero de una nueva generación de vehículos de pequeño tamaño -el próximo será el Fusion-, compuesta por cuatro modelos, que Ford lanzará al mercado entre 2002 y 2003. Según los directivos de la marca, todos ellos estarán dotados de una buena dosis de dinamismo y vitalidad para satisfacer la demanda de un público que busca prestaciones en los automóviles urbanos.

Lo primero que llama la atención en esta nueva generación de uno de los clásicos de la marca es su exterior, ya que Ford ha elegido lanzar al mercado en primer lugar la versión de cinco puertas, algo no muy usual entre los automóviles pequeños. El Fiesta de tres puertas ha esperado hasta el otoño para realizar su presentación y ambos vehículos recuerdan, especialmente en su frontal, al Focus, tomado como referencia para trasladar su estabilidad a una escala inferior: unas ruedas de 175/65 (que, opcionalmente, pueden convertirse en unas 195/50, montadas sobre una llanta de 15 pulgadas) potencian la imagen deportiva del pequeño de los Ford y aumentan la sensación de aplomo del automóvil, cuyo bastidor y suspensiones ofrecen un buen comportamiento en cualquier situación.

<

p> Evidentemente, la ciudad es el hábitat natural del Fiesta, que se mueve con agilidad entre el tráfico gracias a una dirección asistida bastante precisa. Esta característica se hace aún más patente si salimos a carretera y entramos en una zona de curvas. El volante trasladará nuestras órdenes a las ruedas con fidelidad, mientras que el conjunto del chasis y la amortiguación permitirán al Fiesta afrontar los giros con aplomo y estabilidad (no en vano posee el ancho de vía más amplio de su segmento) y, a la vez, tratar con mimo a sus ocupantes, a los que llegarán muy matizadas las irregularidades del asfalto.

<

p> Desgraciadamente, ni los frenos ni el motor acompañan esta buena actuación. Los primeros tienen un tacto algo esponjoso y ofrecen poca mordiente durante la primera parte del recorrido del pedal, aunque, después, entregan la frenada de golpe, por lo que es difícil dosificarla.

<

p> Por su parte, el propulsor (a pesar de contar con una cilindrada de 1.400 cm3 16 válvulas -lo que le permite desarrollar una potencia de 80 CV-) resulta algo "perezoso", rasgo que se acusa aún más en los trayectos por autopista. Cierto es que la nueva generación del Fiesta puede realizar viajes largos sin acobardarse (de hecho, sus consumos, muy ajustados, resultan un buen argumento a la hora de emprender la marcha), pero, si tenemos que adelantar o superar algún repecho, habrá que recurrir continuamente al cambio. Esto influye negativamente en el confort de marcha, pues resulta complicado mantener una velocidad de crucero elevada -que, una vez alcanzada, puede llegar a los 150 km/h-.

Galería relacionada

FORD FIESTA 1.4 GHIA

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...