Ford Fusion 1.4i 80CV Trend

A Ford le han bastado diez centímetros para transformar completamente su Fiesta. El Fusion no es un SUV, no es un monovolumen y, por supuesto, no es un simple utilitario: es un coche económico capaz de cubrir las necesidades de aquellos que quieren moverse por la ciudad y, en especial, escaparse de ella.
-
Ford Fusion 1.4i 80CV Trend
Ford Fusion 1.4i 80CV Trend

dfsf

En Ford han seguido los patrones de la que denominan “arquitectura cúbica”, un diseño con el que se consigue un modelo más alto que ancho, con las virtudes y los inconvenientes que esto conlleva. Además de potenciar la habitabilidad interior, han logrado un puesto de conducción más alto. Así, los principales beneficiados son los conductores que quieran controlar el tráfico.

<

p>

Se va sentado muy alto y se ven perfectamente los extremos delanteros del vehículo. La dirección resulta bastante ágil y las dimensiones no dejan de ser contenidas: maniobrar es de lo más sencillo. Aporta un plus de confianza; vemos perfectamente a los demás coches y estamos seguros de que ellos nos ven, por lo que las incorporaciones o los cambios de carril resultan más fáciles.

<

p>

Por otro lado, las suspensiones consiguen controlar las inercias de la carrocería y podemos someterle al mismo tipo de conducción que al Fiesta. Eso sí, han primado más el confort y las suspensiones resultan algo blandas a nuestro gusto. Aunque no va exactamente igual que un Fiesta, su comportamiento es mejor del que se puede intuir a juzgar por su voluminosa carrocería. La primera impresión sorprende por la postura de conducción alta, aunque poco a poco resulta habitual y se va cogiendo confianza a la hora de trazar las curvas con mayor decisión.

<

p> El volante y el asiento se regulan en altura y profundidad. El cambio queda muy alto –al mismo nivel que la butaca- y se incluyen de serie mandos al volante para controlar el equipo de música. Los relojes también resultan de muy fácil lectura: el indicador de nivel de combustible y el de la temperatura son digitales.

<

p>

Si empeoran las condiciones meteorológicas, no hay problema. Las luces también van más altas que en otros vehículos -no pasaremos desapercibidos- y, si llevamos el limpiaparabrisas delantero en marcha e insertamos marcha atrás, el trasero se pondrá en funcionamiento de forma automática.

<

p> Los diseñadores de la firma no sólo se han guiado por criterios ergonómicos: todo está a mano, pero, sobre todo, a la vista. Así, por ejemplo, la cajonera que otros constructores esconden detrás del freno de mano o entre los asientos queda ubicada en la parte alta del salpicadero, casi a ras de la luna (para coger un CD o las gafas no tendremos que apartar la mirada de la carretera).

<

p> Con este puesto de conducción tan cuidado, resulta chocante que no tengamos un espacio para poner el pie izquierdo (un mal que el Fiesta arrastra de generación en generación) o que los asientos resulten tan firmes. Y es que en este modelo los kilómetros terminan pasando factura.

Galería relacionada

Ford Fusion 1.4i 80CV Trend

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...