Renault Avantime 3.0 V6 Privilege

¿Monovolumen? ¿Deportivo? ¿Feo? ¿Bonito? Sea lo que sea o cómo sea, la verdad es que el producto más arriesgado de la última época de Renault no deja indiferente a nadie…ni para bien, ni para mal.
-
Renault Avantime 3.0 V6 Privilege
Renault Avantime 3.0 V6 Privilege

Todos debemos estar agradecidos al esfuerzo que está realizando Renault en el desarrollo de modelos de corte vanguardista como el Vel Satis y el Avantime. Dentro de un panorama en el que el que se mueve no sale en la foto, es digno de reseñar que una marca opte por buscarse la vida creando nuevos nichos. No es la primera vez que lo hace la compañía gala, pionera en los últimos años en crear tendencias con coches como el Twingo o el Scénic.

El Renault Avantime ha sido definido por la propia marca del rombo como una mezcla entre monovolumen y coupé, pero la verdad es que no es ni lo uno ni lo otro. Dos más dos no son siempre cuatro en la industria automovilística y eso ha ocurrido con el Avantime. Los ingenieros de Renault han pensado que sumando características de los segmentos reseñados iban a lograr una perfecta combinación de las mismas… pero no ha sido así.

Bien es cierto que los ingredientes eran de primerísima calidad. De monovolumen tiene la infinidad de huecos y guanteras para guardar objetos en su interior, el amplio maletero (530 litros) y unas dimensiones considerables, que, a priori, prometen espacio a raudales. De deportivo hereda unas prestaciones muy destacadas: 0-100 km/h en 8,6 segundos, velocidad máxima de 220 km/h y el hecho de ser un dos puertas (cada una pesa 55 kilogramos y hay que esforzarse para cerrarlas correctamente).

Lo malo es que el Avantime es un coche “tramposo”. Promete algunas cosas que no cumple y sorprende, positivamente, en algunas que uno no se podría imaginar.

De primeras, está esa aparente apuesta por la vanguardia y el futuro. En el apartado del diseño exterior no hay nada que reprochar. Podrá gustar más o menos, pero es indudable que es un coche con marcada personalidad, sobre todo en la parte trasera y en la vista lateral, y sin rival claro en el mercado. La luminosidad del habitáculo ha sido promovida al extremo mediante un cristal de gran tamaño, que va desde el capó hasta el maletero, y la ausencia de pilar central, otra novedad más de carácter meramente estilístico. Pero lo que se dice tecnología, no acabamos de encontrarla.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...