Kia Sephia II 1.6 16V RS

Por 2 millones de pesetas los coreanos de Kia ofrecen una berlina de tamaño medio que cumple con honradez sin brillar en ningún apartado.
Autopista -
Kia Sephia II 1.6 16V RS
Kia Sephia II 1.6 16V RS

Nada menos que nueve modelos diferentes tiene Kia en su gama. Uno de los últimos en llegar fue el compacto Kia Rio, el modelo de acceso a la marca que se sitúa inmediatamente por debajo de los nuevos Sephia II. Con el Rio y los Kia Shuma por la parte superior, hay versiones del Sephia II que se solapan con ambos tanto por precio como por prestaciones. De la nueva gama de los Kia Sephia II que ahora llega a los concesionarios hay tres variantes: dos con el conocido motor 1.5 de 99 CV (el mismo que impulsa al Kia Rio) en acabados RS y LS y el nuevo 1.6 16V RS que es el que sometemos a prueba. Los nuevos Sephia II representan una importante evolución frente a los anteriores Sephia. Con aquellos comparte medidas como la distancia entre ejes o las vías, rasgos internos que delatan una evolución en lugar de una nueva creación. Sin embargo, lo cierto es que este modelo cuenta con reformas estructurales tan importantes que, al menos en principio, podría dar lugar a hablar de un nuevo coche.

La principal reforma a la que aludimos es la adopción de una rígida barra en forma de «T» que se encuentra justo por detrás del vano del motor con la misión de dispersar las fuerzas producidas en una colisión. Este refuerzo, encaminado a conseguir la máxima seguridad para los ocupantes, habría conseguido, según simulaciones realizadas por ordenador por los técnicos de Kia, una valoración de hasta cinco estrellas en choque frontal bajo las normas del test EuroNCAP, lo que, por el momento, no quiere decir que así sea, pero anticipa la estudiada robustez del modelo.

Junto a este detalle estructural hay otras diferencias importantes que cambian por completo el aspecto del Sephia II. Delante destacan la nueva parrilla y los cromados así como los faros; mientras que en la parte trasera las grandes ópticas en forma triangular y la tapa del maletero concluyendo en forma de ligero deflector aerodinámico le dan un toque dinámico y elegante.

En el interior, se aprecia una mejora en la calidad de los materiales empleados, tanto por su tacto como por el buen ajuste de todos los elementos. La postura de conducción es buena, gracias a la regulación en altura del volante, y el cuadro de mandos resulta vistoso por el color azul del fondo de los indicadores analógicos.

Galería relacionada

Kia Sephia II 1.6 16V RS

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Hamilton pilotó la Yamaha de Rossi y Valentino condujo el Mercedes de Lewis...

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...