Contacto: Mazda 323

El nuevo 323 anticipa con sus tres nuevas motorizaciones, remozada carrocería y el mantenimiento de un carácter casi deportivo los cambios que la marca hará próximamente. Con ellos relanzará aquella identidad asociada a la excelencia en ingeniería, ahora orientada al cliente.
Autopista -
Contacto: Mazda 323
Contacto: Mazda 323

Por su parte, el motor 2 litros reemplaza al 1.8, de manera que los compradores del 323 tope de la gama disponen de 15 CV más y nueve km/h suplementarios de velocidad punta. Esta variante en el acabado superior Sportive tiene una rejilla especial con embellecedor negro, faros antiniebla redondos y más grandes, faldones laterales, faldón trasero y llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro.

La renovación de carrocerías y de motores en el Mazda 323 anticipa lo que será un profundo cambio de enfoque de la marca japonesa, hoy administrada por Ford. La eliminación de la carrocería tres puertas y la adopción de un capó y una trasera de acuerdo con la actual tendencia estilística inspirada en el edge design no son más que un aperitivo de acciones más profundas para reforzar la identidad propia de la marca y recuperar la singularidad que se perdió en el último lustro.

Los 323 gozaron siempre de la estima y el respeto de los expertos, tanto por sus soluciones de ingeniería como por su comportamiento dinámico y niveles de acabado y equipamiento. Entonces podía considerarse a estos coches como una especie de vehículo intermedio entre los que serían los compactos más populares y los producidos por las marcas de prestigio del norte de Europa.

La gama actual, que ya está disponible en los concesionarios, sólo está disponible con carrocerías de cuatro y cinco puertas, destacando esta última por su estética próxima a la de un station wagon. Aunque con cinco centímetros más de longitud, mantiene el dinamismo y ciertas proporciones de un hatchback. Mil ochocientas unidades deberán venderse del nuevo 323 este año en España, que, junto a las unidades comercializadas de la anterior carrocería, deberán representar el 21 por ciento de las ventas totales de la marca.

Tres son las motorizaciones que se ofrecen, dos de gasolina (1.6 con 100 CV y 2.0 con 130 CV) y un nuevo Diesel derivado del que ya se conocía en el 626. La aplicación de un turbo de geometría variable ha permitido que en este motor con inyección directa convencional, denominado DVTD, se sienta bastante enérgico y con un suave funcionamiento, estando muy bien insonorizado. Funciona con gran comodidad entre 2.000 y 4.000 rpm y puede impulsar a la nueva carrocería hasta 187 km/h. Si se compara con el Diesel anterior, se ha mejorado el par alrededor de un cinco por ciento y la velocidad punta en diez km/h. Las prestaciones, seguramente, serán muy superiores ya que se ha reducido el peso respecto del modelo anterior en algo más de 100 kilos.

El motor de gasolina 1.6 deriva del ya conocido 1.5 para adaptarlo a las normas Euro 3. Mantiene las cifras de consumo, pero aumenta el par máximo alrededor de un ocho por ciento con una reducción de 300 rpm en el momento de su entrega. Se estira sin problemas hasta 6.500 rpm y su mejor ámbito de trabajo está entre 3.700 y 6.000 rpm.

Por su parte, el motor 2 litros reemplaza al 1.8, de manera que los compradores del 323 tope de la gama disponen de 15 CV más y nueve km/h suplementarios de velocidad punta. Esta variante en el acabado superior Sportive tiene una rejilla especial con embellecedor negro, faros antiniebla redondos y más grandes, faldones laterales, faldón trasero y llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro.

La renovación de carrocerías y de motores en el Mazda 323 anticipa lo que será un profundo cambio de enfoque de la marca japonesa, hoy administrada por Ford. La eliminación de la carrocería tres puertas y la adopción de un capó y una trasera de acuerdo con la actual tendencia estilística inspirada en el edge design no son más que un aperitivo de acciones más profundas para reforzar la identidad propia de la marca y recuperar la singularidad que se perdió en el último lustro.

Los 323 gozaron siempre de la estima y el respeto de los expertos, tanto por sus soluciones de ingeniería como por su comportamiento dinámico y niveles de acabado y equipamiento. Entonces podía considerarse a estos coches como una especie de vehículo intermedio entre los que serían los compactos más populares y los producidos por las marcas de prestigio del norte de Europa.

La gama actual, que ya está disponible en los concesionarios, sólo está disponible con carrocerías de cuatro y cinco puertas, destacando esta última por su estética próxima a la de un station wagon. Aunque con cinco centímetros más de longitud, mantiene el dinamismo y ciertas proporciones de un hatchback. Mil ochocientas unidades deberán venderse del nuevo 323 este año en España, que, junto a las unidades comercializadas de la anterior carrocería, deberán representar el 21 por ciento de las ventas totales de la marca.

Tres son las motorizaciones que se ofrecen, dos de gasolina (1.6 con 100 CV y 2.0 con 130 CV) y un nuevo Diesel derivado del que ya se conocía en el 626. La aplicación de un turbo de geometría variable ha permitido que en este motor con inyección directa convencional, denominado DVTD, se sienta bastante enérgico y con un suave funcionamiento, estando muy bien insonorizado. Funciona con gran comodidad entre 2.000 y 4.000 rpm y puede impulsar a la nueva carrocería hasta 187 km/h. Si se compara con el Diesel anterior, se ha mejorado el par alrededor de un cinco por ciento y la velocidad punta en diez km/h. Las prestaciones, seguramente, serán muy superiores ya que se ha reducido el peso respecto del modelo anterior en algo más de 100 kilos.

El motor de gasolina 1.6 deriva del ya conocido 1.5 para adaptarlo a las normas Euro 3. Mantiene las cifras de consumo, pero aumenta el par máximo alrededor de un ocho por ciento con una reducción de 300 rpm en el momento de su entrega. Se estira sin problemas hasta 6.500 rpm y su mejor ámbito de trabajo está entre 3.700 y 6.000 rpm.

Por su parte, el motor 2 litros reemplaza al 1.8, de manera que los compradores del 323 tope de la gama disponen de 15 CV más y nueve km/h suplementarios de velocidad punta. Esta variante en el acabado superior Sportive tiene una rejilla especial con embellecedor negro, faros antiniebla redondos y más grandes, faldones laterales, faldón trasero y llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro.

La renovación de carrocerías y de motores en el Mazda 323 anticipa lo que será un profundo cambio de enfoque de la marca japonesa, hoy administrada por Ford. La eliminación de la carrocería tres puertas y la adopción de un capó y una trasera de acuerdo con la actual tendencia estilística inspirada en el edge design no son más que un aperitivo de acciones más profundas para reforzar la identidad propia de la marca y recuperar la singularidad que se perdió en el último lustro.

Los 323 gozaron siempre de la estima y el respeto de los expertos, tanto por sus soluciones de ingeniería como por su comportamiento dinámico y niveles de acabado y equipamiento. Entonces podía considerarse a estos coches como una especie de vehículo intermedio entre los que serían los compactos más populares y los producidos por las marcas de prestigio del norte de Europa.

La gama actual, que ya está disponible en los concesionarios, sólo está disponible con carrocerías de cuatro y cinco puertas, destacando esta última por su estética próxima a la de un station wagon. Aunque con cinco centímetros más de longitud, mantiene el dinamismo y ciertas proporciones de un hatchback. Mil ochocientas unidades deberán venderse del nuevo 323 este año en España, que, junto a las unidades comercializadas de la anterior carrocería, deberán representar el 21 por ciento de las ventas totales de la marca.

Tres son las motorizaciones que se ofrecen, dos de gasolina (1.6 con 100 CV y 2.0 con 130 CV) y un nuevo Diesel derivado del que ya se conocía en el 626. La aplicación de un turbo de geometría variable ha permitido que en este motor con inyección directa convencional, denominado DVTD, se sienta bastante enérgico y con un suave funcionamiento, estando muy bien insonorizado. Funciona con gran comodidad entre 2.000 y 4.000 rpm y puede impulsar a la nueva carrocería hasta 187 km/h. Si se compara con el Diesel anterior, se ha mejorado el par alrededor de un cinco por ciento y la velocidad punta en diez km/h. Las prestaciones, seguramente, serán muy superiores ya que se ha reducido el peso respecto del modelo anterior en algo más de 100 kilos.

El motor de gasolina 1.6 deriva del ya conocido 1.5 para adaptarlo a las normas Euro 3. Mantiene las cifras de consumo, pero aumenta el par máximo alrededor de un ocho por ciento con una reducción de 300 rpm en el momento de su entrega. Se estira sin problemas hasta 6.500 rpm y su mejor ámbito de trabajo está entre 3.700 y 6.000 rpm.

Por su parte, el motor 2 litros reemplaza al 1.8, de manera que los compradores del 323 tope de la gama disponen de 15 CV más y nueve km/h suplementarios de velocidad punta. Esta variante en el acabado superior Sportive tiene una rejilla especial con embellecedor negro, faros antiniebla redondos y más grandes, faldones laterales, faldón trasero y llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro.

La renovación de carrocerías y de motores en el Mazda 323 anticipa lo que será un profundo cambio de enfoque de la marca japonesa, hoy administrada por Ford. La eliminación de la carrocería tres puertas y la adopción de un capó y una trasera de acuerdo con la actual tendencia estilística inspirada en el edge design no son más que un aperitivo de acciones más profundas para reforzar la identidad propia de la marca y recuperar la singularidad que se perdió en el último lustro.

Los 323 gozaron siempre de la estima y el respeto de los expertos, tanto por sus soluciones de ingeniería como por su comportamiento dinámico y niveles de acabado y equipamiento. Entonces podía considerarse a estos coches como una especie de vehículo intermedio entre los que serían los compactos más populares y los producidos por las marcas de prestigio del norte de Europa.

La gama actual, que ya está disponible en los concesionarios, sólo está disponible con carrocerías de cuatro y cinco puertas, destacando esta última por su estética próxima a la de un station wagon. Aunque con cinco centímetros más de longitud, mantiene el dinamismo y ciertas proporciones de un hatchback. Mil ochocientas unidades deberán venderse del nuevo 323 este año en España, que, junto a las unidades comercializadas de la anterior carrocería, deberán representar el 21 por ciento de las ventas totales de la marca.

Tres son las motorizaciones que se ofrecen, dos de gasolina (1.6 con 100 CV y 2.0 con 130 CV) y un nuevo Diesel derivado del que ya se conocía en el 626. La aplicación de un turbo de geometría variable ha permitido que en este motor con inyección directa convencional, denominado DVTD, se sienta bastante enérgico y con un suave funcionamiento, estando muy bien insonorizado. Funciona con gran comodidad entre 2.000 y 4.000 rpm y puede impulsar a la nueva carrocería hasta 187 km/h. Si se compara con el Diesel anterior, se ha mejorado el par alrededor de un cinco por ciento y la velocidad punta en diez km/h. Las prestaciones, seguramente, serán muy superiores ya que se ha reducido el peso respecto del modelo anterior en algo más de 100 kilos.

El motor de gasolina 1.6 deriva del ya conocido 1.5 para adaptarlo a las normas Euro 3. Mantiene las cifras de consumo, pero aumenta el par máximo alrededor de un ocho por ciento con una reducción de 300 rpm en el momento de su entrega. Se estira sin problemas hasta 6.500 rpm y su mejor ámbito de trabajo está entre 3.700 y 6.000 rpm.

Por su parte, el motor 2 litros reemplaza al 1.8, de manera que los compradores del 323 tope de la gama disponen de 15 CV más y nueve km/h suplementarios de velocidad punta. Esta variante en el acabado superior Sportive tiene una rejilla especial con embellecedor negro, faros antiniebla redondos y más grandes, faldones laterales, faldón trasero y llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro.

La renovación de carrocerías y de motores en el Mazda 323 anticipa lo que será un profundo cambio de enfoque de la marca japonesa, hoy administrada por Ford. La eliminación de la carrocería tres puertas y la adopción de un capó y una trasera de acuerdo con la actual tendencia estilística inspirada en el edge design no son más que un aperitivo de acciones más profundas para reforzar la identidad propia de la marca y recuperar la singularidad que se perdió en el último lustro.

Los 323 gozaron siempre de la estima y el respeto de los expertos, tanto por sus soluciones de ingeniería como por su comportamiento dinámico y niveles de acabado y equipamiento. Entonces podía considerarse a estos coches como una especie de vehículo intermedio entre los que serían los compactos más populares y los producidos por las marcas de prestigio del norte de Europa.

La gama actual, que ya está disponible en los concesionarios, sólo está disponible con carrocerías de cuatro y cinco puertas, destacando esta última por su estética próxima a la de un station wagon. Aunque con cinco centímetros más de longitud, mantiene el dinamismo y ciertas proporciones de un hatchback. Mil ochocientas unidades deberán venderse del nuevo 323 este año en España, que, junto a las unidades comercializadas de la anterior carrocería, deberán representar el 21 por ciento de las ventas totales de la marca.

Tres son las motorizaciones que se ofrecen, dos de gasolina (1.6 con 100 CV y 2.0 con 130 CV) y un nuevo Diesel derivado del que ya se conocía en el 626. La aplicación de un turbo de geometría variable ha permitido que en este motor con inyección directa convencional, denominado DVTD, se sienta bastante enérgico y con un suave funcionamiento, estando muy bien insonorizado. Funciona con gran comodidad entre 2.000 y 4.000 rpm y puede impulsar a la nueva carrocería hasta 187 km/h. Si se compara con el Diesel anterior, se ha mejorado el par alrededor de un cinco por ciento y la velocidad punta en diez km/h. Las prestaciones, seguramente, serán muy superiores ya que se ha reducido el peso respecto del modelo anterior en algo más de 100 kilos.

El motor de gasolina 1.6 deriva del ya conocido 1.5 para adaptarlo a las normas Euro 3. Mantiene las cifras de consumo, pero aumenta el par máximo alrededor de un ocho por ciento con una reducción de 300 rpm en el momento de su entrega. Se estira sin problemas hasta 6.500 rpm y su mejor ámbito de trabajo está entre 3.700 y 6.000 rpm.

Por su parte, el motor 2 litros reemplaza al 1.8, de manera que los compradores del 323 tope de la gama disponen de 15 CV más y nueve km/h suplementarios de velocidad punta. Esta variante en el acabado superior Sportive tiene una rejilla especial con embellecedor negro, faros antiniebla redondos y más grandes, faldones laterales, faldón trasero y llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro.

La renovación de carrocerías y de motores en el Mazda 323 anticipa lo que será un profundo cambio de enfoque de la marca japonesa, hoy administrada por Ford. La eliminación de la carrocería tres puertas y la adopción de un capó y una trasera de acuerdo con la actual tendencia estilística inspirada en el edge design no son más que un aperitivo de acciones más profundas para reforzar la identidad propia de la marca y recuperar la singularidad que se perdió en el último lustro.

Los 323 gozaron siempre de la estima y el respeto de los expertos, tanto por sus soluciones de ingeniería como por su comportamiento dinámico y niveles de acabado y equipamiento. Entonces podía considerarse a estos coches como una especie de vehículo intermedio entre los que serían los compactos más populares y los producidos por las marcas de prestigio del norte de Europa.

La gama actual, que ya está disponible en los concesionarios, sólo está disponible con carrocerías de cuatro y cinco puertas, destacando esta última por su estética próxima a la de un station wagon. Aunque con cinco centímetros más de longitud, mantiene el dinamismo y ciertas proporciones de un hatchback. Mil ochocientas unidades deberán venderse del nuevo 323 este año en España, que, junto a las unidades comercializadas de la anterior carrocería, deberán representar el 21 por ciento de las ventas totales de la marca.

Tres son las motorizaciones que se ofrecen, dos de gasolina (1.6 con 100 CV y 2.0 con 130 CV) y un nuevo Diesel derivado del que ya se conocía en el 626. La aplicación de un turbo de geometría variable ha permitido que en este motor con inyección directa convencional, denominado DVTD, se sienta bastante enérgico y con un suave funcionamiento, estando muy bien insonorizado. Funciona con gran comodidad entre 2.000 y 4.000 rpm y puede impulsar a la nueva carrocería hasta 187 km/h. Si se compara con el Diesel anterior, se ha mejorado el par alrededor de un cinco por ciento y la velocidad punta en diez km/h. Las prestaciones, seguramente, serán muy superiores ya que se ha reducido el peso respecto del modelo anterior en algo más de 100 kilos.

El motor de gasolina 1.6 deriva del ya conocido 1.5 para adaptarlo a las normas Euro 3. Mantiene las cifras de consumo, pero aumenta el par máximo alrededor de un ocho por ciento con una reducción de 300 rpm en el momento de su entrega. Se estira sin problemas hasta 6.500 rpm y su mejor ámbito de trabajo está entre 3.700 y 6.000 rpm.

Por su parte, el motor 2 litros reemplaza al 1.8, de manera que los compradores del 323 tope de la gama disponen de 15 CV más y nueve km/h suplementarios de velocidad punta. Esta variante en el acabado superior Sportive tiene una rejilla especial con embellecedor negro, faros antiniebla redondos y más grandes, faldones laterales, faldón trasero y llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro.

La renovación de carrocerías y de motores en el Mazda 323 anticipa lo que será un profundo cambio de enfoque de la marca japonesa, hoy administrada por Ford. La eliminación de la carrocería tres puertas y la adopción de un capó y una trasera de acuerdo con la actual tendencia estilística inspirada en el edge design no son más que un aperitivo de acciones más profundas para reforzar la identidad propia de la marca y recuperar la singularidad que se perdió en el último lustro.

Los 323 gozaron siempre de la estima y el respeto de los expertos, tanto por sus soluciones de ingeniería como por su comportamiento dinámico y niveles de acabado y equipamiento. Entonces podía considerarse a estos coches como una especie de vehículo intermedio entre los que serían los compactos más populares y los producidos por las marcas de prestigio del norte de Europa.

La gama actual, que ya está disponible en los concesionarios, sólo está disponible con carrocerías de cuatro y cinco puertas, destacando esta última por su estética próxima a la de un station wagon. Aunque con cinco centímetros más de longitud, mantiene el dinamismo y ciertas proporciones de un hatchback. Mil ochocientas unidades deberán venderse del nuevo 323 este año en España, que, junto a las unidades comercializadas de la anterior carrocería, deberán representar el 21 por ciento de las ventas totales de la marca.

Tres son las motorizaciones que se ofrecen, dos de gasolina (1.6 con 100 CV y 2.0 con 130 CV) y un nuevo Diesel derivado del que ya se conocía en el 626. La aplicación de un turbo de geometría variable ha permitido que en este motor con inyección directa convencional, denominado DVTD, se sienta bastante enérgico y con un suave funcionamiento, estando muy bien insonorizado. Funciona con gran comodidad entre 2.000 y 4.000 rpm y puede impulsar a la nueva carrocería hasta 187 km/h. Si se compara con el Diesel anterior, se ha mejorado el par alrededor de un cinco por ciento y la velocidad punta en diez km/h. Las prestaciones, seguramente, serán muy superiores ya que se ha reducido el peso respecto del modelo anterior en algo más de 100 kilos.

El motor de gasolina 1.6 deriva del ya conocido 1.5 para adaptarlo a las normas Euro 3. Mantiene las cifras de consumo, pero aumenta el par máximo alrededor de un ocho por ciento con una reducción de 300 rpm en el momento de su entrega. Se estira sin problemas hasta 6.500 rpm y su mejor ámbito de trabajo está entre 3.700 y 6.000 rpm.

Por su parte, el motor 2 litros reemplaza al 1.8, de manera que los compradores del 323 tope de la gama disponen de 15 CV más y nueve km/h suplementarios de velocidad punta. Esta variante en el acabado superior Sportive tiene una rejilla especial con embellecedor negro, faros antiniebla redondos y más grandes, faldones laterales, faldón trasero y llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro.

La renovación de carrocerías y de motores en el Mazda 323 anticipa lo que será un profundo cambio de enfoque de la marca japonesa, hoy administrada por Ford. La eliminación de la carrocería tres puertas y la adopción de un capó y una trasera de acuerdo con la actual tendencia estilística inspirada en el edge design no son más que un aperitivo de acciones más profundas para reforzar la identidad propia de la marca y recuperar la singularidad que se perdió en el último lustro.

Los 323 gozaron siempre de la estima y el respeto de los expertos, tanto por sus soluciones de ingeniería como por su comportamiento dinámico y niveles de acabado y equipamiento. Entonces podía considerarse a estos coches como una especie de vehículo intermedio entre los que serían los compactos más populares y los producidos por las marcas de prestigio del norte de Europa.

La gama actual, que ya está disponible en los concesionarios, sólo está disponible con carrocerías de cuatro y cinco puertas, destacando esta última por su estética próxima a la de un station wagon. Aunque con cinco centímetros más de longitud, mantiene el dinamismo y ciertas proporciones de un hatchback. Mil ochocientas unidades deberán venderse del nuevo 323 este año en España, que, junto a las unidades comercializadas de la anterior carrocería, deberán representar el 21 por ciento de las ventas totales de la marca.

Tres son las motorizaciones que se ofrecen, dos de gasolina (1.6 con 100 CV y 2.0 con 130 CV) y un nuevo Diesel derivado del que ya se conocía en el 626. La aplicación de un turbo de geometría variable ha permitido que en este motor con inyección directa convencional, denominado DVTD, se sienta bastante enérgico y con un suave funcionamiento, estando muy bien insonorizado. Funciona con gran comodidad entre 2.000 y 4.000 rpm y puede impulsar a la nueva carrocería hasta 187 km/h. Si se compara con el Diesel anterior, se ha mejorado el par alrededor de un cinco por ciento y la velocidad punta en diez km/h. Las prestaciones, seguramente, serán muy superiores ya que se ha reducido el peso respecto del modelo anterior en algo más de 100 kilos.

El motor de gasolina 1.6 deriva del ya conocido 1.5 para adaptarlo a las normas Euro 3. Mantiene las cifras de consumo, pero aumenta el par máximo alrededor de un ocho por ciento con una reducción de 300 rpm en el momento de su entrega. Se estira sin problemas hasta 6.500 rpm y su mejor ámbito de trabajo está entre 3.700 y 6.000 rpm.

Por su parte, el motor 2 litros reemplaza al 1.8, de manera que los compradores del 323 tope de la gama disponen de 15 CV más y nueve km/h suplementarios de velocidad punta. Esta variante en el acabado superior Sportive tiene una rejilla especial con embellecedor negro, faros antiniebla redondos y más grandes, faldones laterales, faldón trasero y llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro.

La renovación de carrocerías y de motores en el Mazda 323 anticipa lo que será un profundo cambio de enfoque de la marca japonesa, hoy administrada por Ford. La eliminación de la carrocería tres puertas y la adopción de un capó y una trasera de acuerdo con la actual tendencia estilística inspirada en el edge design no son más que un aperitivo de acciones más profundas para reforzar la identidad propia de la marca y recuperar la singularidad que se perdió en el último lustro.

Los 323 gozaron siempre de la estima y el respeto de los expertos, tanto por sus soluciones de ingeniería como por su comportamiento dinámico y niveles de acabado y equipamiento. Entonces podía considerarse a estos coches como una especie de vehículo intermedio entre los que serían los compactos más populares y los producidos por las marcas de prestigio del norte de Europa.

La gama actual, que ya está disponible en los concesionarios, sólo está disponible con carrocerías de cuatro y cinco puertas, destacando esta última por su estética próxima a la de un station wagon. Aunque con cinco centímetros más de longitud, mantiene el dinamismo y ciertas proporciones de un hatchback. Mil ochocientas unidades deberán venderse del nuevo 323 este año en España, que, junto a las unidades comercializadas de la anterior carrocería, deberán representar el 21 por ciento de las ventas totales de la marca.

Tres son las motorizaciones que se ofrecen, dos de gasolina (1.6 con 100 CV y 2.0 con 130 CV) y un nuevo Diesel derivado del que ya se conocía en el 626. La aplicación de un turbo de geometría variable ha permitido que en este motor con inyección directa convencional, denominado DVTD, se sienta bastante enérgico y con un suave funcionamiento, estando muy bien insonorizado. Funciona con gran comodidad entre 2.000 y 4.000 rpm y puede impulsar a la nueva carrocería hasta 187 km/h. Si se compara con el Diesel anterior, se ha mejorado el par alrededor de un cinco por ciento y la velocidad punta en diez km/h. Las prestaciones, seguramente, serán muy superiores ya que se ha reducido el peso respecto del modelo anterior en algo más de 100 kilos.

El motor de gasolina 1.6 deriva del ya conocido 1.5 para adaptarlo a las normas Euro 3. Mantiene las cifras de consumo, pero aumenta el par máximo alrededor de un ocho por ciento con una reducción de 300 rpm en el momento de su entrega. Se estira sin problemas hasta 6.500 rpm y su mejor ámbito de trabajo está entre 3.700 y 6.000 rpm.

Galería relacionada

Mazda 323

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...