Contacto: Seat León

Nunca un Seat rozó los 230 km/h, pasó de 0 a 100 km/h en menos de ocho segundos y ofreció un comportamiento dinámico capaz de rivalizar y vencer a los mejores GTi del mercado. Ésta es la garra del más potente de los nuevos Seat León, pero hay mucho más. Un compacto que marcará un antes y un después en la historia de la marca española.
-
Contacto: Seat León
Contacto: Seat León

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Simplificar es bueno, pero no siempre. Por ello, no vale decir que el León es un Toledo sin «culo», ni un Toledo de cinco puertas, aunque sea cierto. Es demasiado simple y no hace justicia al gran coche que sale de las fábricas de Seat en Martorell y Bruselas. De su diseño no diremos más que por delante es idéntico al Toledo. Una imagen que ya es la de Seat, robusta y agresiva. En la vista lateral, todo el peso descansa sobre el generoso montante posterior, mientras que su tres cuartos trasero es más peculiar, muy compacto.

En esta parte destaca el logotipo de la marca, de gran tamaño, que, al igual que en los nuevos Ibiza y Córdoba, integra el sistema de apertura del maletero. En fin, que nos gusta el Seat León y también el hecho de que haya sido diseñado por el Centro Técnico de Seat en Martorell conjuntamente con el Design Center Europe del grupo Volkswagen, en Sitges. Con el León, Seat se estrena en el segmento de los compactos, en el que hasta ahora entraba con algunas versiones del Córdoba. Frente a una nutrida competencia, el León es de los más grandes; con 4,18 metros es más largo incluso que un Golf (4,15 m). El compacto de Volkswagen e, incluso, el lujoso Audi A3 serán sus enemigos en la parte alta. Pero, sus rivales de verdad serán coches de la talla del Ford Focus, Opel Astra, Citroën Xsara, Renault Mégane, Peugeot 306...

Frente a ellos, se nota que Seat va a por todas, pues basta echar un vistazo a la oferta de motores, la dotación técnica y el equipamiento con el que Seat lanza al mercado su nuevo modelo. En cuanto a precios, el León es bastante más caro que un Renault Mégane y, en las versiones comparables por potencia y equipamiento, entre 100.000 y 150.000 ptas más caro que un Focus. El León dispondrá, desde el momento de su lanzamiento comercial a mediados del mes de noviembre, de una completa gama que incluye nada menos que siete mecánicas diferentes: cuatro de gasolina y tres Diesel. Estos motores se combinarán con tres niveles de equipamiento: Stella, Signo y Sport. Además, cuenta con una gama de catorce colores que siempre incluyen los paragolpes, espejos retrovisores exteriores y manetas de las puertas pintadas en el color de la carrocería.

Y todo esto se completa con una larga lista de opciones de gran lujo que permiten personalizar cada unidad con tapicería de cuero, llantas de aleación de hasta 16 pulgadas, techo solar con mando eléctrico, climatizador, alarma, programador de velocidad, cargador de CD —que en nuestra unidad se encontraba en la guantera, muy cómodo y accesible, aunque prácticamente sacrificaba la capacidad de ésta—, sistema de navegación GPS, sensor de lluvia para accionamiento automático del limpiaparabrisas, preinstalación de teléfono y el más completo «menú» de asistencia tecnológica: ABS, EDS, ESBS (control de la estabilidad en frenada), TCS, ESP…

Galería relacionada

Seat León

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...