Mitsubishi Outlander 2.0 Di-D Kaiteki

El Mitisubishi Outlander ha actualizado su configuración de manera mucho más drástica de lo que parece. La nueva plataforma, con mayor distancia entre ejes y longitud total, autoriza una tercera fila de asientos y la mecánica Diesel de 140 CV mejora notablemente al anterior dos litros de gasolina.
Autopista -
Mitsubishi Outlander 2.0 Di-D Kaiteki
Mitsubishi Outlander 2.0 Di-D Kaiteki

Como es norma en todas las categorías, cualquier renovación de un modelo trae como consecuencia el inevitable aumento de tamaño, en unos casos justificado, y en otros, no tanto. Entendemos que en esta ocasión se ha llevado a cabo ese crecimiento con buen criterio y con resultados positivos, ya que no se ha aumentado el volumen sin ton ni son, sino que las mayores dimensiones han permitido aumentar el número de plazas con la inclusión de una tercera fila de asientos.

Otro extremo mejorado, y que estaba un tanto justo en el modelo anterior, ha sido la cota de anchura, que crece en la segunda fila nada menos que cuatro centímetros, para situarse en 142 cm, una cifra mucho más proporcional a las dimensiones exteriores del coche y que vuelve al nuevo Mitsubishi Outlander más espacioso y confortable para sus pasajeros de las plazas posteriores.

Si establecemos un paralelismo entre las categorías de la aviación comercial y el habitáculo del nuevo Mitsubishi Outlander, podríamos decir que, conductor y pasajero viajan en primera, los ocupantes de la segunda fila lo hacen en “busines” y los de la tercera en la categoría “turista” de una compañía “charter” y es que la tercera fila está pensada para un uso absolutamente ocasional y es especialmente adecuada para el publico infantil, tanto por su condicionado acceso, como por la posición a la que obliga a sus ocupantes, cuyo confort será inversamente proporcional a su estatura. La situación de la banqueta a escasos centímetros del piso obliga a llevar las rodillas muy flexionadas; más cuanto más altos seamos y, francamente no nos imaginamos un viaje de varias horas en semejante postura. No es algo especialmente criticable, ya que suele ser habitual que los pasajeros de las “terceras” filas deban padecer este tipo de condicionantes, salvo en monovolúmenes de ya respetable tamaño.

La cuestión es que, en caso de necesidad, podemos contra con esas siete plazas totales y el resto del tiempo dispondremos de una capacidad para cinco ocupantes cómodamente alojados y una capacidad de maletero bastante generosa ya que los asientos posteriores se pliegan sobre sí mismos y quedan encastrados en el piso del maletero, dejando una superficie plana, perfectamente adaptada a la carga. Estéticamente el Outlander ha suavizado sus ángulos y muestra una imagen a nuestro juicio más afortunada. El techo está realizado en aluminio, lo que sirve para aligerar el coche y además hacerlo en la zona más alta, con evidentes repercusiones positivas en la situación del centro de gravedad.

No sólo ha crecido la carrocería, también lo ha hecho la batalla y la distancia entre ejes lo que hace que la base sobre la que se sustenta el nuevo modelo sea más ancha, mejorando, al menos sobre el papel, sus aptitudes dinámicas. Los retoques llevados a cabo en las suspensiones, que conservan su implantación original, también contribuyen a ello. El nuevo Outlander gana 10 mm de altura sobre el suelo y también aumenta su recorrido vertical de suspensión. Ello permite automáticamente ganar operatividad en los recorridos fuera de carretera, pero también autoriza a modificar la flexibilidad de muelle y amortiguador, que al contar ahora con mayor recorrido se permite una ligera mejora en los tarados, ligeramente más suaves y confortables frente a las irregularidades, y sin repercusiones negativas en el comportamiento.

Nos ha gustado más que su antecesor. Aquél mostraba un subviraje excesivamente acusado, que acababa por resultar molesto cuando decidíamos mantener un tren “vivo”. Ahora la actitud es mucho más neutra, y aún conservando el subviraje, este no es tan recalcitrante. También hemos de contar con la incorporación de un nuevo sistema de tracción total, que unido al control de tracción y estabilidad, hacen que el comportamiento y la eficacia gane muchos enteros frente al anterior Outlander.

Galería relacionada

MitsubishiOutlander_ext

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...