Mitsubishi Grandis 2.0 Di-D Intense

Decidida a dejar atrás sus malos momentos, Mitsubishi pisa el acelerador y amplía su oferta europea con un atractivo monovolumen, el Grandis, que llega con un único motor, un dos litros Diesel facturado por Volkswagen. El coche, de gran formato, apuesta por las siete plazas, la versatilidad y el confort, aunque, fiel a su estilo mixto, la firma insiste en decir que este modelo tiene también mucho de berlina.
-
Mitsubishi Grandis 2.0 Di-D Intense
Mitsubishi Grandis 2.0 Di-D Intense
Ver v?osVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=40084&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mitsubishi Grandis

Decidida a dejar atrás sus malos momentos, Mitsubishi pisa el acelerador y amplía su oferta europea con un atractivo monovolumen, el Grandis, que llega con un único motor, un dos litros Diesel facturado por Volkswagen. El coche, de gran formato, apuesta por las siete plazas, la versatilidad y el confort, aunque, fiel a su estilo mixto, la firma insiste en decir que este modelo tiene también mucho de berlina.

Para moverlo, Mitsubishi ha elegido un motor que en Europa se conoce bien: el nuevo dos litros turbodiésel del grupo Volkswagen, aunque rebajada su potencia a 136 CV. El propulsor mantiene su buen rendimiento, pero adolece de ciertos defectos de “ajuste”. Como veremos, el injerto mecánico no acaba de convencer, pero el conjunto del Grandis sí que resulta bastante interesante: carácter, dinamismo, muchísimo espacio interior y gran versatilidad.

Quizá el rasgo que más sorprende cuando se observa el Mitsubishi Grandis es lo mucho que han disimulado los diseñadores su alma de monovolumen. Por fuera, el coche tiene más de berlina, incluso de compacto. Es muy largo y bastante bajo y ancho, con marcados pasos de rueda, una línea de cintura muy alta y poderosos hombros. Luce, por tanto, una agresiva estética de atleta que enmascara su vocación auténtica.

<

p> Y es que, esas atípicas hechuras del Grandis se olvidan nada más entrar al habitáculo. Aquí, con el espacio libre como gran dominador, se respira un inequívoco ambiente de monovolumen, con siete plazas, mucha versatilidad y un auténtico derroche de confort.

La sensación de espacio es la nota dominante, acompañada de una gran luminosidad y muy buena visibilidad, un apartado en el que los monovolúmenes suelen plantear algunos problemas debido a sus grandes pilares delanteros.
Los ocupantes de la primera fila de asientos viajan con una comodidad pasmosa, sobrados de sitio y sentados en unos muy eficaces asientos que sujetan bastante bien. En la segunda fila no decae el nivel de confort: sobra sitio, abundan los huecos para depositar objetos de todo tipo y se han montado mesitas plegables con soporte hidráulico, al estilo de los aviones. En nuestra unidad, además, había una espectacular consola multimedia con lector de DVD y auriculares inalámbricos.

La última fila, con dos plazas y calefacción, se abre con suma facilidad (sistema propio denominado Hide & Seat) y, además, despliega dos asientos bastante cómodos que van escondidos bajo el piso del maletero. No hace falta ser niño para ir bien en ellos, incluso los adultos viajan sin problemas, siempre que no sean demasiado altos. Eso sí: con esta tercera fila abierta, los 690 litros del maletero se ven reducidos a unos escuetos 295.

A pesar del mucho espacio libre, hay aspectos del interior que no nos han convencido del todo. La ergonomía, por ejemplo, tiene lagunas: hay mandos de la radio, la pantalla del ordenador y de la climatización que están muy alejados de la mano del conductor.

El volante sólo se regula en altura, lo que dificulta la consecución de una buena postura de conducción. A cambio, la palanca de cambios montada en el salpicadero es un acierto, lo mismo que la buena y bien legible instrumentación.

Tampoco merece elogios el capítulo de los acabados, que son bastante mejorables (incluido el aislamiento acústico, que nos ha parecido poco cuidado). Además, los materiales elegidos para el habitáculo, sin ser malos, tampoco son de primera línea: vendrían bien unos plásticos más blandos para el salpicadero y de mejor calidad para algunas zonas de las diferentes consolas.

El equipamiento, por último, es bastante bueno, aunque también se echan en falta algunos detalles. Hay, por ejemplo, ABS, control de estabilidad, control de tracción, control de velocidad de crucero y llantas de 17 pulgadas. También se dispone de un completo ordenador de viaje, con gráficos de consumo y recorridos, climatizador y equipo de sonido, aunque no hay, por ejemplo, mandos de la radio en el volante y, en general, es una lista bastante cerrada con mínimas opciones, por no decir ninguna. En nuestro caso, la presencia del lector de DVD y poco más que reseñar. Por un precio de 30.500 euros, quizá se podrían añadir algunos elementos más o, al menos, ofrecer una lista de opciones más completa.

Ver v?osVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=40084&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mitsubishi Grandis

Decidida a dejar atrás sus malos momentos, Mitsubishi pisa el acelerador y amplía su oferta europea con un atractivo monovolumen, el Grandis, que llega con un único motor, un dos litros Diesel facturado por Volkswagen. El coche, de gran formato, apuesta por las siete plazas, la versatilidad y el confort, aunque, fiel a su estilo mixto, la firma insiste en decir que este modelo tiene también mucho de berlina.

Para moverlo, Mitsubishi ha elegido un motor que en Europa se conoce bien: el nuevo dos litros turbodiésel del grupo Volkswagen, aunque rebajada su potencia a 136 CV. El propulsor mantiene su buen rendimiento, pero adolece de ciertos defectos de “ajuste”. Como veremos, el injerto mecánico no acaba de convencer, pero el conjunto del Grandis sí que resulta bastante interesante: carácter, dinamismo, muchísimo espacio interior y gran versatilidad.

Quizá el rasgo que más sorprende cuando se observa el Mitsubishi Grandis es lo mucho que han disimulado los diseñadores su alma de monovolumen. Por fuera, el coche tiene más de berlina, incluso de compacto. Es muy largo y bastante bajo y ancho, con marcados pasos de rueda, una línea de cintura muy alta y poderosos hombros. Luce, por tanto, una agresiva estética de atleta que enmascara su vocación auténtica.

<

p> Y es que, esas atípicas hechuras del Grandis se olvidan nada más entrar al habitáculo. Aquí, con el espacio libre como gran dominador, se respira un inequívoco ambiente de monovolumen, con siete plazas, mucha versatilidad y un auténtico derroche de confort.

La sensación de espacio es la nota dominante, acompañada de una gran luminosidad y muy buena visibilidad, un apartado en el que los monovolúmenes suelen plantear algunos problemas debido a sus grandes pilares delanteros.
Los ocupantes de la primera fila de asientos viajan con una comodidad pasmosa, sobrados de sitio y sentados en unos muy eficaces asientos que sujetan bastante bien. En la segunda fila no decae el nivel de confort: sobra sitio, abundan los huecos para depositar objetos de todo tipo y se han montado mesitas plegables con soporte hidráulico, al estilo de los aviones. En nuestra unidad, además, había una espectacular consola multimedia con lector de DVD y auriculares inalámbricos.

La última fila, con dos plazas y calefacción, se abre con suma facilidad (sistema propio denominado Hide & Seat) y, además, despliega dos asientos bastante cómodos que van escondidos bajo el piso del maletero. No hace falta ser niño para ir bien en ellos, incluso los adultos viajan sin problemas, siempre que no sean demasiado altos. Eso sí: con esta tercera fila abierta, los 690 litros del maletero se ven reducidos a unos escuetos 295.

A pesar del mucho espacio libre, hay aspectos del interior que no nos han convencido del todo. La ergonomía, por ejemplo, tiene lagunas: hay mandos de la radio, la pantalla del ordenador y de la climatización que están muy alejados de la mano del conductor.

El volante sólo se regula en altura, lo que dificulta la consecución de una buena postura de conducción. A cambio, la palanca de cambios montada en el salpicadero es un acierto, lo mismo que la buena y bien legible instrumentación.

Tampoco merece elogios el capítulo de los acabados, que son bastante mejorables (incluido el aislamiento acústico, que nos ha parecido poco cuidado). Además, los materiales elegidos para el habitáculo, sin ser malos, tampoco son de primera línea: vendrían bien unos plásticos más blandos para el salpicadero y de mejor calidad para algunas zonas de las diferentes consolas.

El equipamiento, por último, es bastante bueno, aunque también se echan en falta algunos detalles. Hay, por ejemplo, ABS, control de estabilidad, control de tracción, control de velocidad de crucero y llantas de 17 pulgadas. También se dispone de un completo ordenador de viaje, con gráficos de consumo y recorridos, climatizador y equipo de sonido, aunque no hay, por ejemplo, mandos de la radio en el volante y, en general, es una lista bastante cerrada con mínimas opciones, por no decir ninguna. En nuestro caso, la presencia del lector de DVD y poco más que reseñar. Por un precio de 30.500 euros, quizá se podrían añadir algunos elementos más o, al menos, ofrecer una lista de opciones más completa.

Galería relacionada

Grandis Detalles

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...