Mitsubishi Outlander PHEV: un mes con un SUV híbrido plug-in

El Mitsubishi Outlander PHEV es un SUV híbrido enchufable que permite ir y volver del trabajo en modo eléctrico. Es suave y muy agradable de usar en viajes largos.
Texto: Juan Collín / Fotos: Mikael Helsing -
Mitsubishi Outlander PHEV: un mes con un SUV híbrido plug-in
Mitsubishi Outlander PHEV: un mes con un SUV híbrido plug-in

El Mitsubishi Outlander PHEV fue el primer SUV híbrido enchufable con tracción total que llegó al mercado y hoy, dos años después, ya se han vendido más de 50.000 unidades en Europa y sus ventas suponen más del 50% de la gama Outlander.

Aprovechamos la última actualización y puesta a punto del SUV híbrido plug-in para hacer esta exhaustiva prueba a fondo. El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV posee un aspecto nuevo en la parte frontal siguiendo el concepto de parrilla Dynamic Shield, que se utiliza en los últimos automóviles de Mitsubishi. La sección negra central de esa parrilla caracteriza a esta versión y aporta mucha personalidad. Además, la mirada se engrandece con el uso de luces de tipo led diurnas alojadas dentro de los módulos de los faros. Y para reforzar su imagen de SUV y de pseudo-todoterreno, aporta el cubre-cárter en la parte inferior del paragolpes.

De todas formas, más que el exterior, quizás es mejor fijarse en el interior del Mitsubishi Outlander PHEV. Se trata de un coche para disfrutarlo desde dentro y para ello en la firma nipona han cuidado mucho un habitáculo donde los materiales han ganado mucho en calidad y acabado.

En el Mitsubishi Outlander PHEV uno se encuentra como en casa. Para empezar, el habitáculo es tan amplio como en generaciones anteriores y no se echa de menos el espacio que ocupan las baterías de iones de litio que se encuentran debajo del piso. De hecho, las plazas traseras son de lo mejor del coche y el maletero, aunque tiene la plataforma alta, ofrece una capacidad perfecta. Y todo ello con un tamaño de coche no exageradamente grande, con 4,6 metros de largo.

Mitsubishi Outlander PHEVA los mandos del Mitsubishi Outlander PHEV tenemos la postura típica de un SUV, alta, con el volante quizás un poco más inclinado de lo normal, pero muy buena para hacer muchos kilómetros sin cansarnos y tener una visión periférica. Por si la visibilidad no fuera suficiente, el Outlander PHEV ofrece una batería de cámaras para que todos los ángulos muertos queden a la luz en la pantalla central. Ofrece Aviso de cambio de carril, Control Activo de crucero, frenada de emergencia y un nuevo sistema de mitigación de aceleración no intencionada por ultrasonido, que limita la aceleración y emite un aviso si el conductor acelera bruscamente cerca de obstáculos.

El  Mitsubishi Outlander PHEV monta un motor de gasolina de cuatro cilindros con 2 litros que rinde por sí solo 121 CV y éste se complementa con dos motores eléctricos de 60 kW cada uno que se alojan en los dos trenes rodantes. El eje trasero dispone de algo más de par de fuerza, pero básicamente son iguales, con la ayuda auxiliar de los diferenciales de deslizamiento limitado para favorecer la motricidad y permitir que se convierta este coche en un tracción total. Por ello este coche híbrido no es como todos los demás. En este caso los motores eléctricos mandan más que el propio térmico, que pasa a ocupar más tiempo la función de regenerador de las baterías que de propiamente impulsor de las ruedas. Hay diferentes funciones, por si queremos salvar la carga de batería y reservarla para entrar en la ciudad o si queremos bloquear la tracción total para un uso puramente campero, pero lo mejor es dejarle pensar al cerebro del coche y que sea él el que nos dictamine cómo ir.

En el Mitsubishi Outlander PHEV las baterías se encuentran debajo del piso y tienen un sobrepeso de alrededor de 200 kg. Pero la verdad es que no se nota mucho en marcha. La potencia del coche es más que suficiente para mover esos. Y es que la capacidad de aceleración es digna de destacar.

Mitsubishi Outlander PHEVEl sistema híbrido del Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los mejores del mercado y permite unos consumos muy ajustados, incluso nulos si aprovechamos a recargar las baterías en la red y nuestro recorrido no supera los 50 km, recorrido que se puede realizar en modo totalmente eléctrico. El Outlander PHEV es, además, uno de los coches más cómodos que existen en el mercado para viajar y para nuestros desplazamientos diarios. Las suspensiones se han mejorado de tal manera para filtrar todas las irregularidades y aislar el habitáculo, que dentro parece que vas sobre una alfombra. Pero muchas veces este tipo de soluciones perjudican el comportamiento. En este caso no es así. Casi diría que lo contrario. Los amplios recorridos de suspensión, la generosa amortiguación, permiten pasar por las curvas rápido y con mucha confianza.

Mitsubishi Outlander PHEV: conclusión

El Mitsubishi Outlander PHEV es ahora mismo uno de los coches más completos del mercado. Ofrece la tecnología híbrida más avanzada, con la posibilidad de enchufar a la red eléctrica, motores eléctricos que permiten disfrutar de tracción total, motor térmico para extender la autonomía por encima de los 650 km, un tamaño muy generoso pero no desmesurado y un confort de marcha sin parangón entre la competencia.

También te puede interesar:

¿Cuáles son los países con más coches eléctricos?

Las ventas de eléctricos suben un 175%

Los 5 eléctricos más vendidos en España en 2015

Guía de compra con todos los coches híbridos enchufables y eléctricos

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...