Mini-e

El proyecto del Mini eléctrico arrancó en el 2008 cuando se presentó de forma oficial en el Salón de Nueva York. A partir de ahí, la marca ha 'prestado' coches en régimen de alquiler, primero a particulares y empresas de EE.UU. (California) y, posteriormente, ha ampliado el cupo a nuestro continente. En este momento hay alrededor de 600 Mini-e rodando de forma natural para obtener información sobre el rendimiento de este modelo en un ambiente normal de uso.
-
Mini-e
Mini-e

No debemos de olvidar que BMW tiene planeado poner en el mercado en 2013 una nueva línea de coches eléctricos, bajo la denominación BMW-i, que será la que aglutine toda la experiencia que la marca está acumulando con este proyecto de Mini.

Nada más abrir la puerta descubrimos las «novedades» que tiene este Mini. Lo más llamativo, el reemplazo de las plazas traseras por unas 'jorobas' donde van alojados los 3 paquetes de baterías de iones de litio compuestos por 48 módulos y 88 células. Dos de ellos van situados en los extremos del habitáculo y el otro va situado en el centro, en posición más baja.

El peso de este Mini-e es de 1.465 kg (alrededor de 200 kg más que uno convencional) y su reparto de pesos es casi equitativo (51/49%).

La instrumentación también varía en cuanto a la información que aporta. El cuentarrevoluciones se sustituye por un indicador del porcentaje de carga de la batería y en el lugar donde va el cuentakilómetros, se ofrece la información de la autonomía que nos resta en kilómetros. El reloj central sólo se diferencia en cuanto a que el indicador de combustible hace las veces de marcador de consumo de corriente. Cuanto más aceleramos, más luces de color naranja se encienden en el sentido de las agujas del reloj, mientras que cuando levantamos el pie del acelerador o frenamos se indica con luces verdes la cantidad de energía que estamos recuperando. Salvando estas modificaciones, el resto del interior es el de un Mini convencional, incluida la palanca de cambios automática.

Llave insertada, botón de arranque pulsado y... nada, ni un solo ruido que no sea el de la radio. Una maravilla. Movemos la palanca a la posición "D" y, en marcha. Una de las cosas más sorprendentes de los coches eléctricos es que su entrega de potencia es instantánea; podemos disponer de todo el par desde el mismo momento en que pisamos el acelerador y mantendremos esta entrega lineal hasta que lo levantemos. Bien es cierto que la electrónica del Mini se ha ajustado para que no sea "tan brusca" su entrega y dulcificar un tanto la salida desde parado, pero, aún así, pisar el pedal del acelerador es sinónimo de salir lanzado. Una vez en marcha y aunque ya nos lo habían advertido, nos llama la atención la retención que hace cuando levantamos el pie del acelerador; es tanta que a poquito que nos lo propongamos prácticamente no hay que pisar el pedal del freno para detener el coche. Como dato curioso podemos apuntar que debido a esto, los ingenieros están planeando cómo conseguir que los discos de freno no se oxiden en zonas con mucha humedad, ya que su uso es más bien mínimo en zonas urbanas.

La autonomía está limitada tanto por nuestra forma de conducir, como por la zona por la que nos movamos. En términos normales, con el Mini-e se pueden hacer alrededor de 150 km con una carga completa. Esta autonomía se puede ampliar hasta prácticamente los 200 km si conducimos de forma totalmente eficiente. No es lo mismo hacer sólo ciudad que moverse por carretera, así como tampoco es lo mismo ser dulce con el acelerador que llevarlo siempre a fondo.

Un dato curioso, mientras que en los híbridos que hemos probado (Prius y Prius PHV) nuestra forma de conducción se "relaja" y cambiamos radicalmente nuestra forma de conducir, volviéndose más tranquila y sosegada, anticipando mucho e intentando pisar lo menos posible el pedal del acelerador, en el Mini-e no hemos tenido esa sensación y hemos practicado una conducción "normal". En carretera, salvo por una sensación de que el control de estabilidad entra "demasiado", el Mini-e permite disfrutar de lo lingo de las carreteras con curvas... con asfalto en buenas condiciones, porque mantiene el grado de dureza de toda la gama, lo que hace que los baches y las carreteras en mal estado sean algo incómodas.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...