Mini Countryman y VW T-Roc: ¿qué SUV de gasolina es mejor?

Los Mini Countryman Cooper S y VW T-Roc 2.0 TSI son dos polivalentes SUV que también pueden hacer las “funciones de GTi” en formato reducido. Los ponemos a prueba.
Raúl Roncero / Fotos: Israel Gardyn -
Mini Countryman y VW T-Roc: ¿qué SUV de gasolina es mejor?
Mini Countryman y VW T-Roc: ¿qué SUV de gasolina es mejor?

Los protagonistas de esta comparativa, el Mini Countryman Cooper S ALL4 Aut de 192 CV y el VW T-Roc 2.0 TSI 4Motion DSG Sport de 190 CV, son dos SUV muy peculiares. Desde hace un tiempo, Mini y VW son algunos de los fabricantes que han decidido rizar el rizo convirtiendo a sus SUV más pequeños en verdaderos GTi´s. La fórmula, a decir verdad, no es suya: Nissan llegó primero firmando sus especialísimos Juke R o Nismo —hoy, sólo con el motor de gasolina DiG-T/190—, con y sin tracción total, aunque demasiado especializado en la vertiente deportiva: en cualquiera de sus versiones es un coche muy ágil, eficaz, rápido y mucho más radical que nuestros protagonistas, no siendo igual de apto que ellos para el día a día.

Publicidad

Mini Countryman vs VW T-RocJeep tiene también versiones del Renegade —a punto de actualizarse— con el motor 1.4 Multiair de 170 CV, también 4x4 equipados con un cambio automático de 9 velocidades, pero también es un coche más orientado a la filosofía Jeep: como SUV off-road, no lo hay igual en su categoría, es también un coche amplio y bastante agradable de conducir, pero en carretera no acaba de dar la talla para poder añadirle ese apelativo que tan bien asimilan tanto el Mini Countryman como el Volkswagen T-Roc probados. Y entre tanta vorágine de SUV pequeños, queda uno que, por lo que ha corrido y por lo bien que va en carretera, bien podría entrar por pleno derecho en esta "pseudocateroría" de pequeños SUV con alma deportiva: el Kona 1.6 T-GDi 4x4 con su motor de 177 CV, también con caja automática, un modelo, eso sí, sin la exclusividad de Mini y VW, aunque sumamente divertido y claramente más barato que ellos.

PRESTACIONES Mini Countryman Cooper S ALL4 Aut 192 CV VW T-Roc 2.0 TSI 4Motion DSG Sport 190 CV
Acel. 0-100 km/h 7,81 s 6,5 s
Acel. 0-1000 metros 28,87 s 27,54 s
Sonoridad 100 km/h 67,3 dBA 66,7 dBA
Sonoridad 120 km/h 70 dBA 69,6 dBA
Frenada desde 140 km/h 73,09 m 70,5 m
Peso en báscula 1.676 kg 1.520 kg
Publicidad

Mini Countryman y VW T-Roc: sus claves técnicas

Habida cuenta de los magníficos motores que Mini y VW tienen en la gama —en gasolina, VW ofrece una mejor apuesta con su 1.5 TSi frente a la versión Cooper de Mini, mientras que en Diesel, sus 2.0 turbodiésel están más igualados—, entiendo que quien accede a este nivel de potencia busca más sensaciones que equilibrio global, así que a ello vamos, partiendo de la primera variable que incide directamente en el rendimiento de chasis y motor: el peso. Con unos 150 kilos más, el Mini parece un atleta calzado con botas. El buen fondo lo tiene y sabe cómo pisar para sacar el máximo partido de cada zancada que da. Porque el chasis en sí es una verdadera maravilla, al igual que el motor: eso sí, ya no es tan Mini como llegó a ser, y no en tamaño, sino por aquellas especiales sensaciones que transmitían generaciones pasadas. Claro que también es un producto mucho más rotundo en todos los sentidos y desborda calidad en todas las áreas, y en casi todas más que su rival el VW T-Roc, siempre más "cercano" al asfalto, y no sólo porque vayas sentado en una posición más baja. Su pisada es verdaderamente demoledora, firme y franca, amortiguada con mucha calidad, sea en filtrado o por lo bien que el Mini se recupera entre curvas sin que un descontrolado cabeceo o balanceo excesivo le haga perder las composturas. De hecho, su carrocería inclina menos que la de su rival y parece mantener en todo momento la verticalidad de la rueda respecto al asfalto para sacar todo el partido posible de la huella del neumático. Pero su dirección no informa de la verdadera precisión con la que el Countryman digiere los cambios de giro. Si confías en ello tienes una primera partida ganada, porque el Conuntryman es súper sólido y muy neutro aunque se noten claramente más los kilos que a su rival, además de tener una tracción total más "total" que la del T-Roc, la cual, en circunstancias —también cuando arrancas desde parado sin tener compasión con el acelerador—, y aunque sólo sean milésimas, tiende a perder algo de motricidad del tren delantero. Si lo buscas intencionadamente, también el Mini ayuda a redondear leve y muy progresivamente el giro, pero conduciéndolo así los kilos se acaban notando mucho más. 

CONSUMOS Mini Countryman Cooper S ALL4 Aut 192 CV VW T-Roc 2.0 TSI 4Motion DSG Sport 190 CV
Consumo en ciudad 9,5 l/100 km 8,9 l/100 km
Consumo en carretera 7,5 l/100 km 7,2 l/100 km
Consumo medio 8,3 l/100 km 7,9 l/100 km

Mini Countryman y VW T-Roc: comportamiento

El VW T-Roc susurra siempre más carácter: bien por chasis o, especialmente, por motor, es un coche que reacciona más ágilmente. Su aplomo es también extraordinario a alta velocidad, pero a diferencia del Mini, que rueda con la categoría y rigor de un coche superior, el T-Roc es, para lo bueno y para lo malo, un magnifico SUV pequeño.

Publicidad

Mini Countryman y VW T-RocEn este sentido tiene también mucho que ver el ambiente que se respira en uno y otro coche, donde Mini sí pone las pilas al rival con una calidad y ambiente claramente superior —a costa, eso sí, de un precio muy superior y un equipamiento de serie inferior—, aunque se trate sólo de elementos no funcionales, como la calidad general del interior: no llego a entender cómo VW ha bajado tanto la guardia en este sentido y presenta a su T-Roc con exceso de plástico sólido poco aparente a la vista. Lo dicho, nada funcional aunque me toca, y mucho, la fibra, así que vayamos al grano. Esa mayor “conexión” con el asfalto que te aporta el T-Roc es lo que hace que siempre lo sientas más deportivo, y eso hace descompensar suficiente la balanza, aunque tras ello hay gran precisión de tiralíneas —aún no balanceando poco— y mayor agilidad que en el Mini.

ESPACIO Mini Countryman Cooper S ALL4 Aut 192 CV VW T-Roc 2.0 TSI 4Motion DSG Sport 190 CV
Anchura delantera 139 cm 142 cm
Anchura trasera 135 cm 138 cm
Altura delantera 92/98 cm 98/104 cm
Altura trasera 91 cm 93 cm
Espacio para piernas 62/75 cm 72 cm
Maletero 340/440 litros 325 litros
Publicidad

Pero es el motor el elemento que cierra definitivamente el círculo, bien a favor del T-Roc en prestaciones y, de nuevo, contenido emocional, bien hacia el Mini en refinamiento global. El cambio DSG/7 del T-Roc es partícipe directo de que el 2.0 TSi reaccione con la espontaneidad que lo hace; Mini, por su parte, aporta más suavidad, demasiada a mi gusto porque llega a hacer el cambio lento, algo que, junto con el citado peso y el mayor arrastre de la tracción total —aunque la "herramienta" para medirlo no que más otra que sensaciones propias— hace que sientas a su motor limitado para subir de vueltas con la vigorosidad que lo hace el motor de VW. Así las cosas, si el Countryman Cooper S corre lo suyo, el T-Roc 2.0 TSi vuela. ¿Referencias? Prácticamente, mismo 0-100 km/h que el Polo GTi de 200 CV, con quien comparte cuerpo y alma, aunque con otras especificaciones diferentes. O aceleración de 0-1.000 m equivalente al de un Renault Clio Trophy de 220 CV. Ahí es nada. Si con el VW puedes negociar curvas en dos o tres marchas diferentes, con el Mini tienes que afinar mucho más la marcha y régimen para no concederle demasiados metros al rival, porque sus bajos son mucho más perezosos y a su alto régimen llega con cierta asfixia. Correr tanto exige saber que tienes la seguridad cubierta con unos buenos frenos, donde el T-Roc también se muestra superior al necesitar menos metros, mientras que en coste de uso, el 2.0 TSi también se lleva el gato al agua.

También te puede interesar

Volkswagen T-Roc R, Arteon R y Tiguan R: a la venta en 2018

Comparativa: Audi A3 vs Mini Countryman, duelo de híbridos enchufables

 

Publicidad