Mini Cooper S

La nueva generación del Mini cambia bastante más de lo que parece a simple vista. No sólo se han efectuado retoques en la carrocería, chasis e interior. El Cooper S recibe un nuevo motor 1.6 turbo de inyección directa de gasolina de 170 CV, desarrollado por PSA y BMW, que proporciona unas prestaciones deportivas y resulta muy agradable de conducir.
-
Mini Cooper S
Mini Cooper S
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=56157 &mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mini Cooper S

La segunda generación del Mini se pondrá a la venta a partir del próximo 18 de noviembre, en las versiones Cooper (1.6 de 120 CV) y Cooper S (1.6 de 175 CV), con unos precios de 19.350 y 24.400 euros respectivamente. En marzo de 2007 llegará la variante que sustituirá al One, con mecánica 1.4 de 95 CV, y la carrocería descapotable, mientras que habrá que esperar hasta el mes de junio para la llegada de la versión Diesel, que abandonará la configuración actual de mecánica Toyota en favor de un propulsor de origen PSA (Peugeot Citroën).

Hay que fijarse bastante en la carrocería para poder apreciar los cambios, pero si ponemos frente a frente los modelos de las dos generaciones, podremos ver con claridad los cambios efectuados en la carrocería del nuevo Mini. No son decisivos, pero, según anuncia la marca, se deben a la necesidad de superar la futura normativa -que entrará en vigor en 2008- sobre protección a peatones en caso de atropello.

La nueva carrocería ofrece un capó más alto (20 mm), los faros se han situado 60 mm más altos y la parte trasera ha aumentado su longitud en 20 mm, lo que ha permitido una leve mejora de la capacidad del maletero, que ahora llega hasta los 160 litros.

<

p> En total, el modelo ha crecido 58 mm, pero se han conservado la distancia entre ejes y las vías del anterior Mini. Con la intención de dejar un mayor espacio para la deformación y absorción de energía en caso de impacto con un peatón, el motor se ha situado en posición inversa, es decir, con la parte del colector del escape hacia frontal del coche.

Paragolpes, grupos ópticos, parrilla delantera, llantas, etc, son de nueva factura, aunque siguen las pautas marcadas por el diseño llevado a cabo en el anterior Mini por el español Frank Stephenson Santos, que, a su vez reinterpretaba las formas originales del primer Mini, trazadas por Alec Issigonis en los años 50 (según cuenta la leyenda, esbozadas inicialmente sobre una servilleta de papel). Ahora también se ha seguido el principio de que la forma sigue a la función y se ha tratado de optimizar mejor el espacio interior.

Los cambios llevados a cabo en el interior del Mini son más llamativos que los efectuados en la carrocería. En realidad todo ha cambiado: salpicadero, volante, consola central, paneles de puertas, asientos, situación de mandos... También aquí se ha respetado escrupulosamente la filosofía del modelo, pero se aprecia una mejora funcional generalizada. Se ha instalado una consola central más estrecha que permite mayor comodidad para las piernas de los ocupantes de las plazas delanteras, por lo que se ha cambiado el diseño de la instrumentación, la disposición de los mandos y se han mejorado muchas funciones de los mismos.

Lo más llamativo es la utilización del sistema opcional de llave electrónica con arranque por botón (similar al de BMW, pero con la llave circular), la incorporación de un gran reloj analógico central con velocímetro e indicador de nivel de combustible, que agrupa los mandos de la radio en su interior, el nuevo sistema de apertura de la guantera, por botón, o la ubicación de nuevos interruptores junto al plafón de luces en el techo (como si se tratara de los mandos de un avión).

El cuentarrevoluciones sigue situado en la columna de dirección –solidario a ésta- tras el volante, pero ofrece nuevas funciones (ordenador de viaje, velocímetro digital, termómetro, reloj, etc.), y se ha instalado un nuevo volante de tres radios, más deportivo, que incorpora mandos para el sistema de audio, teléfono y control de velocidad de crucero.

Otra de las mejoras incluidas en la nueva generación se encuentra el acceso a las plazas traseras, ya que, aunque los asientos delanteros no ofrecen “memoria” para volver a la posición original, el tirador para abatir el respaldo está en una posición mucho más cómoda, en la parte superior, con lo que no es necesario agacharse hasta el suelo para liberarlos.

Las plazas posteriores son similares a las de el anterior Mini, es decir, justas para las piernas, estrechas para los hombros y bajas para la cabeza (sólo está homologado para cuatro ocupantes). Como novedad, se ofrece un kit de iluminación interior con luces de color ajustable en cinco tonos para manetas interiores y bolsas de las puertas, techo y montantes del pilar B.

Entre el equipamiento de serie de esta versión Cooper S destaca el control de estabilidad dinámico DSC III con control de tracción ASC+T, volante multifunción, climatizador automático, llantas de aleación de 16 pulgadas, dobles salidas de escape centrales, asientos deportivos, función modo sport (modifica la respuesta de la dirección y del acelerador), ordenador de a bordo y la posibilidad de elegir entre diversas combinaciones de colores para techo, retrovisores y llantas.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=56157 &mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mini Cooper S

La segunda generación del Mini se pondrá a la venta a partir del próximo 18 de noviembre, en las versiones Cooper (1.6 de 120 CV) y Cooper S (1.6 de 175 CV), con unos precios de 19.350 y 24.400 euros respectivamente. En marzo de 2007 llegará la variante que sustituirá al One, con mecánica 1.4 de 95 CV, y la carrocería descapotable, mientras que habrá que esperar hasta el mes de junio para la llegada de la versión Diesel, que abandonará la configuración actual de mecánica Toyota en favor de un propulsor de origen PSA (Peugeot Citroën).

Hay que fijarse bastante en la carrocería para poder apreciar los cambios, pero si ponemos frente a frente los modelos de las dos generaciones, podremos ver con claridad los cambios efectuados en la carrocería del nuevo Mini. No son decisivos, pero, según anuncia la marca, se deben a la necesidad de superar la futura normativa -que entrará en vigor en 2008- sobre protección a peatones en caso de atropello.

La nueva carrocería ofrece un capó más alto (20 mm), los faros se han situado 60 mm más altos y la parte trasera ha aumentado su longitud en 20 mm, lo que ha permitido una leve mejora de la capacidad del maletero, que ahora llega hasta los 160 litros.

<

p> En total, el modelo ha crecido 58 mm, pero se han conservado la distancia entre ejes y las vías del anterior Mini. Con la intención de dejar un mayor espacio para la deformación y absorción de energía en caso de impacto con un peatón, el motor se ha situado en posición inversa, es decir, con la parte del colector del escape hacia frontal del coche.

Paragolpes, grupos ópticos, parrilla delantera, llantas, etc, son de nueva factura, aunque siguen las pautas marcadas por el diseño llevado a cabo en el anterior Mini por el español Frank Stephenson Santos, que, a su vez reinterpretaba las formas originales del primer Mini, trazadas por Alec Issigonis en los años 50 (según cuenta la leyenda, esbozadas inicialmente sobre una servilleta de papel). Ahora también se ha seguido el principio de que la forma sigue a la función y se ha tratado de optimizar mejor el espacio interior.

Los cambios llevados a cabo en el interior del Mini son más llamativos que los efectuados en la carrocería. En realidad todo ha cambiado: salpicadero, volante, consola central, paneles de puertas, asientos, situación de mandos... También aquí se ha respetado escrupulosamente la filosofía del modelo, pero se aprecia una mejora funcional generalizada. Se ha instalado una consola central más estrecha que permite mayor comodidad para las piernas de los ocupantes de las plazas delanteras, por lo que se ha cambiado el diseño de la instrumentación, la disposición de los mandos y se han mejorado muchas funciones de los mismos.

Lo más llamativo es la utilización del sistema opcional de llave electrónica con arranque por botón (similar al de BMW, pero con la llave circular), la incorporación de un gran reloj analógico central con velocímetro e indicador de nivel de combustible, que agrupa los mandos de la radio en su interior, el nuevo sistema de apertura de la guantera, por botón, o la ubicación de nuevos interruptores junto al plafón de luces en el techo (como si se tratara de los mandos de un avión).

El cuentarrevoluciones sigue situado en la columna de dirección –solidario a ésta- tras el volante, pero ofrece nuevas funciones (ordenador de viaje, velocímetro digital, termómetro, reloj, etc.), y se ha instalado un nuevo volante de tres radios, más deportivo, que incorpora mandos para el sistema de audio, teléfono y control de velocidad de crucero.

Otra de las mejoras incluidas en la nueva generación se encuentra el acceso a las plazas traseras, ya que, aunque los asientos delanteros no ofrecen “memoria” para volver a la posición original, el tirador para abatir el respaldo está en una posición mucho más cómoda, en la parte superior, con lo que no es necesario agacharse hasta el suelo para liberarlos.

Las plazas posteriores son similares a las de el anterior Mini, es decir, justas para las piernas, estrechas para los hombros y bajas para la cabeza (sólo está homologado para cuatro ocupantes). Como novedad, se ofrece un kit de iluminación interior con luces de color ajustable en cinco tonos para manetas interiores y bolsas de las puertas, techo y montantes del pilar B.

Entre el equipamiento de serie de esta versión Cooper S destaca el control de estabilidad dinámico DSC III con control de tracción ASC+T, volante multifunción, climatizador automático, llantas de aleación de 16 pulgadas, dobles salidas de escape centrales, asientos deportivos, función modo sport (modifica la respuesta de la dirección y del acelerador), ordenador de a bordo y la posibilidad de elegir entre diversas combinaciones de colores para techo, retrovisores y llantas.

Galería relacionada

Mini Cooper S 06

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...