Mercedes SLR McLaren Roadster

La versión a cielo abierto del SLR añade todavía más atractivo a uno de los coches de producción más exclusivos del mundo. Tradición deportiva y tecnología de vanguardia se dan la mano en este Roadster de ensueño fabricado por McLaren.
-
Mercedes SLR McLaren Roadster
Mercedes SLR McLaren Roadster
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=71100&mapnivel1=MOT','','width=765,height=470') ">Mercedes SLR McLaren Roadster

Es la recreación moderna de las legendarias “flechas de plata” con las que Mercedes ganó un sinfín de competiciones en la época dorada de su historia deportiva, un coche que ha desarrollado McLaren y en el que ha plasmado gran parte de su experiencia en Fórmula 1.

<

p> Rival natural del Enzo, del Carrera GT o del Zonda Roadster, el Mercedes SLR tiene la ventaja de ser un coche más utilizable que éstos, más al estilo Gran Turismo, con un portaequipajes digno en el que no se derriten las maletas, ya que no comparten espacio con radiadores ni con otros elementos mecánicos, como ocurre en muchos superdeportivos. Su capacidad es de 204 litros en esta espectacular versión Roadster, lo que posibilita llevar sin problemas las pertenencias de dos personas en un viaje. Eso sí, exprimir los 626 CV de su propulsor V8 sobrealimentado por compresor es algo que muy pocas carreteras permiten, ni siquiera algunas de las autopistas germanas en las que tuvimos ocasión de conducirlo. El velocímetro está tarado hasta los 360 km/h. Ya en tercera se superan los 180 km/h y en sólo 10,9 segundos se realiza el paso de 0 a 200 km/h, por lo que mejor mantener la vista en la carretera. Bastan tan sólo 30,8 segundos para alcanzar los 300 km/h desde parado y aún tendremos 32 km/h extras hasta llegar a su velocidad máxima, que no está limitada electrónicamente.

Las aceleraciones y las recuperaciones son brutales en cualquiera de sus cinco marchas gracias a la inacabable fuerza del motor, que empuja rabiosamente desde pocas vueltas. No parece que el SLR Roadster pese 1.825 kg. El cambio se puede manejar mediante levas en el volante y tiene dos modos de funcionamiento automáticos, Confort y Sport, y uno manual. En este último caso es posible seleccionar tres modalidades: Sport, Supersport y Race, que varían la rapidez de las transiciones entre marchas hasta hacerlas prácticamente inmediatas.

<

p> En cuanto a comportamiento, es la lógica del conductor la que pone los límites, pues para poner en apuros al SLR hay que hacer algo irracional, ya que sus cualidades dinámicas están a un nivel altísimo, con un agarre en curva casi de coche de carreras, unos frenos superlativos (con aerofreno incluido para dar estabilidad y apoyo al tren trasero) y un equilibrio general perfecto. Es relativamente fácil de llevar y de reacciones inmediatas, aunque si el asfalto está bacheado conviene sujetar fuerte la rápida dirección para que no se altere la trayectoria.

El incremento de precio frente al Coupé, con el que comparte todos los elementos mecánicos, es de 52.000 euros, algo insignificante para quien esté dispuesto a pagar 534.528 euros por un coche, o, lo que es lo mismo, unos 90 “kilos” de los de antes. Hay automóviles que son un exceso en todos los sentidos y el SLR Roadster es uno de ellos, y más si tenemos en cuenta que por este precio podríamos comprar un Ferrari 599 GTB Fiorano (con sólo 6 CV menos que el SLR), un Lamborghini Gallardo Spyder y un Porsche 911 Carrera Targa 4S. Claro, que ninguno de ellos puede presumir de tener el chasis y la carrocería de fibra de carbono, ni de fabricarse junto a los McLaren de Fórmula 1.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=71100&mapnivel1=MOT','','width=765,height=470') ">Mercedes SLR McLaren Roadster

Es la recreación moderna de las legendarias “flechas de plata” con las que Mercedes ganó un sinfín de competiciones en la época dorada de su historia deportiva, un coche que ha desarrollado McLaren y en el que ha plasmado gran parte de su experiencia en Fórmula 1.

<

p> Rival natural del Enzo, del Carrera GT o del Zonda Roadster, el Mercedes SLR tiene la ventaja de ser un coche más utilizable que éstos, más al estilo Gran Turismo, con un portaequipajes digno en el que no se derriten las maletas, ya que no comparten espacio con radiadores ni con otros elementos mecánicos, como ocurre en muchos superdeportivos. Su capacidad es de 204 litros en esta espectacular versión Roadster, lo que posibilita llevar sin problemas las pertenencias de dos personas en un viaje. Eso sí, exprimir los 626 CV de su propulsor V8 sobrealimentado por compresor es algo que muy pocas carreteras permiten, ni siquiera algunas de las autopistas germanas en las que tuvimos ocasión de conducirlo. El velocímetro está tarado hasta los 360 km/h. Ya en tercera se superan los 180 km/h y en sólo 10,9 segundos se realiza el paso de 0 a 200 km/h, por lo que mejor mantener la vista en la carretera. Bastan tan sólo 30,8 segundos para alcanzar los 300 km/h desde parado y aún tendremos 32 km/h extras hasta llegar a su velocidad máxima, que no está limitada electrónicamente.

Las aceleraciones y las recuperaciones son brutales en cualquiera de sus cinco marchas gracias a la inacabable fuerza del motor, que empuja rabiosamente desde pocas vueltas. No parece que el SLR Roadster pese 1.825 kg. El cambio se puede manejar mediante levas en el volante y tiene dos modos de funcionamiento automáticos, Confort y Sport, y uno manual. En este último caso es posible seleccionar tres modalidades: Sport, Supersport y Race, que varían la rapidez de las transiciones entre marchas hasta hacerlas prácticamente inmediatas.

<

p> En cuanto a comportamiento, es la lógica del conductor la que pone los límites, pues para poner en apuros al SLR hay que hacer algo irracional, ya que sus cualidades dinámicas están a un nivel altísimo, con un agarre en curva casi de coche de carreras, unos frenos superlativos (con aerofreno incluido para dar estabilidad y apoyo al tren trasero) y un equilibrio general perfecto. Es relativamente fácil de llevar y de reacciones inmediatas, aunque si el asfalto está bacheado conviene sujetar fuerte la rápida dirección para que no se altere la trayectoria.

El incremento de precio frente al Coupé, con el que comparte todos los elementos mecánicos, es de 52.000 euros, algo insignificante para quien esté dispuesto a pagar 534.528 euros por un coche, o, lo que es lo mismo, unos 90 “kilos” de los de antes. Hay automóviles que son un exceso en todos los sentidos y el SLR Roadster es uno de ellos, y más si tenemos en cuenta que por este precio podríamos comprar un Ferrari 599 GTB Fiorano (con sólo 6 CV menos que el SLR), un Lamborghini Gallardo Spyder y un Porsche 911 Carrera Targa 4S. Claro, que ninguno de ellos puede presumir de tener el chasis y la carrocería de fibra de carbono, ni de fabricarse junto a los McLaren de Fórmula 1.

Galería relacionada

Conducimos el Mercedes SLR

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...