Mercedes E 350 CGI

Conocido ya en el Mercedes CLS, el motor CGI de inyección directa de gasolina se traslada ahora bajo el capó de la berlina Clase E para optimizar el rendimiento y rebajar las emisiones contaminantes. Esta nueva versión del Mercedes E no estará en los concesionarios hasta el primer mes del año 2008.
-
Mercedes E 350 CGI
Mercedes E 350 CGI

Este Mercedes 350 CGI viene a sustituir a la versión actual, de 272 CV, con una primera y fundamental ventaja, que es el incremento de la potencia máxima en 20 CV, para alcanzar los 292 CV. Esta superioridad viene acompañada con un significativo recorte del consumo de combustible, que se reduce hasta 8,7 l/100 km en el ciclo mixto. Todo ello sin que las prestaciones se vean afectadas negativamente, pues la aceleración desde parado hasta los 100 km/h se realiza en sólo 6,8 segundos, con una velocidad máxima, electrónicamente limitada, a 250 km/h.

La mayor evolución de esta mecánica CGI se encuentra en el sistema de inyección directa, cuyo actor principal es el nuevo tipo de inyectores piezoeléctricos, que permiten la realización de varias inyecciones de combustible dentro del cilindro durante un ciclo de funcionamiento. Gracias a ello, la combustión es más rápida, uniforme y limpia, lo que se traduce en un superior rendimiento y menor emisión de contaminantes. Como la relación de compresión también se eleva a cotas inimaginables en sistemas de inyección indirecta –aquí hablamos de 12,2:1- el aprovechamiento energético es excelente. De ahí que una cifra de par máximo de 37,2 mkg mantenidos entre 3.000 y 5.100 rpm sean el favorable resultado de la concentración de toda esta tecnología. Tecnología que se completa con unas bujías emplazadas muy cerca del inyector para que funcionen en el mejor nivel térmico posible.

Este proceso de combustión generado con varios pulsos de combustible por ciclo mecánico también beneficia la suavidad de funcionamiento del motor CGI que, hay que indicar, alcanza más de 700 grados de temperatura en sus gases de escape sólo once segundos después de ser arrancado. La reducción de los óxidos de nitrógeno se realiza con una recirculación del 40 por ciento de los gases de escape y la instalación de un catalizador de almacenamiento de dichos gases. Para un aprovechamiento óptimo de estas tecnologías, la distribución es variable tanto en admisión como en escape, variando sus fases en función del régimen de utilización.

El funcionamiento de esta versión es todo un ejemplo de suavidad y rendimiento a cualquier régimen. Asociado a la caja de cambios automática G-Tronic, de siete relaciones, el Mercedes E 350 CGI es un dechado de empuje civilizado, pudiendo ser conducido como una berlina tranquila o como un derivado deportivo en función de los deseos del conductor. La gama incluye dos tipos de carrocería, la clásica berlina de cuatro puertas y el práctico familiar con portón trasero.

Como buen representante de su familia, el confort de marcha es uno de los protagonistas principales de este Clase E, permitiendo unos viajes placenteros como en pocos coches se pueden disfrutar. El silencio de marcha y el aislamiento de las irregularidades del firme forman parte de las virtudes principales de este modelo. El motor responde siempre a la primera solicitud con una energía poco habitual en propulsores de esta cilindrada y, como no podía ser de otra manera, bastidor y mecánica forman un conjunto elitista dentro del segmento donde milita.

Este Mercedes 350 CGI viene a sustituir a la versión actual, de 272 CV, con una primera y fundamental ventaja, que es el incremento de la potencia máxima en 20 CV, para alcanzar los 292 CV. Esta superioridad viene acompañada con un significativo recorte del consumo de combustible, que se reduce hasta 8,7 l/100 km en el ciclo mixto. Todo ello sin que las prestaciones se vean afectadas negativamente, pues la aceleración desde parado hasta los 100 km/h se realiza en sólo 6,8 segundos, con una velocidad máxima, electrónicamente limitada, a 250 km/h.

La mayor evolución de esta mecánica CGI se encuentra en el sistema de inyección directa, cuyo actor principal es el nuevo tipo de inyectores piezoeléctricos, que permiten la realización de varias inyecciones de combustible dentro del cilindro durante un ciclo de funcionamiento. Gracias a ello, la combustión es más rápida, uniforme y limpia, lo que se traduce en un superior rendimiento y menor emisión de contaminantes. Como la relación de compresión también se eleva a cotas inimaginables en sistemas de inyección indirecta –aquí hablamos de 12,2:1- el aprovechamiento energético es excelente. De ahí que una cifra de par máximo de 37,2 mkg mantenidos entre 3.000 y 5.100 rpm sean el favorable resultado de la concentración de toda esta tecnología. Tecnología que se completa con unas bujías emplazadas muy cerca del inyector para que funcionen en el mejor nivel térmico posible.

Este proceso de combustión generado con varios pulsos de combustible por ciclo mecánico también beneficia la suavidad de funcionamiento del motor CGI que, hay que indicar, alcanza más de 700 grados de temperatura en sus gases de escape sólo once segundos después de ser arrancado. La reducción de los óxidos de nitrógeno se realiza con una recirculación del 40 por ciento de los gases de escape y la instalación de un catalizador de almacenamiento de dichos gases. Para un aprovechamiento óptimo de estas tecnologías, la distribución es variable tanto en admisión como en escape, variando sus fases en función del régimen de utilización.

El funcionamiento de esta versión es todo un ejemplo de suavidad y rendimiento a cualquier régimen. Asociado a la caja de cambios automática G-Tronic, de siete relaciones, el Mercedes E 350 CGI es un dechado de empuje civilizado, pudiendo ser conducido como una berlina tranquila o como un derivado deportivo en función de los deseos del conductor. La gama incluye dos tipos de carrocería, la clásica berlina de cuatro puertas y el práctico familiar con portón trasero.

Como buen representante de su familia, el confort de marcha es uno de los protagonistas principales de este Clase E, permitiendo unos viajes placenteros como en pocos coches se pueden disfrutar. El silencio de marcha y el aislamiento de las irregularidades del firme forman parte de las virtudes principales de este modelo. El motor responde siempre a la primera solicitud con una energía poco habitual en propulsores de esta cilindrada y, como no podía ser de otra manera, bastidor y mecánica forman un conjunto elitista dentro del segmento donde milita.

Este Mercedes 350 CGI viene a sustituir a la versión actual, de 272 CV, con una primera y fundamental ventaja, que es el incremento de la potencia máxima en 20 CV, para alcanzar los 292 CV. Esta superioridad viene acompañada con un significativo recorte del consumo de combustible, que se reduce hasta 8,7 l/100 km en el ciclo mixto. Todo ello sin que las prestaciones se vean afectadas negativamente, pues la aceleración desde parado hasta los 100 km/h se realiza en sólo 6,8 segundos, con una velocidad máxima, electrónicamente limitada, a 250 km/h.

La mayor evolución de esta mecánica CGI se encuentra en el sistema de inyección directa, cuyo actor principal es el nuevo tipo de inyectores piezoeléctricos, que permiten la realización de varias inyecciones de combustible dentro del cilindro durante un ciclo de funcionamiento. Gracias a ello, la combustión es más rápida, uniforme y limpia, lo que se traduce en un superior rendimiento y menor emisión de contaminantes. Como la relación de compresión también se eleva a cotas inimaginables en sistemas de inyección indirecta –aquí hablamos de 12,2:1- el aprovechamiento energético es excelente. De ahí que una cifra de par máximo de 37,2 mkg mantenidos entre 3.000 y 5.100 rpm sean el favorable resultado de la concentración de toda esta tecnología. Tecnología que se completa con unas bujías emplazadas muy cerca del inyector para que funcionen en el mejor nivel térmico posible.

Este proceso de combustión generado con varios pulsos de combustible por ciclo mecánico también beneficia la suavidad de funcionamiento del motor CGI que, hay que indicar, alcanza más de 700 grados de temperatura en sus gases de escape sólo once segundos después de ser arrancado. La reducción de los óxidos de nitrógeno se realiza con una recirculación del 40 por ciento de los gases de escape y la instalación de un catalizador de almacenamiento de dichos gases. Para un aprovechamiento óptimo de estas tecnologías, la distribución es variable tanto en admisión como en escape, variando sus fases en función del régimen de utilización.

El funcionamiento de esta versión es todo un ejemplo de suavidad y rendimiento a cualquier régimen. Asociado a la caja de cambios automática G-Tronic, de siete relaciones, el Mercedes E 350 CGI es un dechado de empuje civilizado, pudiendo ser conducido como una berlina tranquila o como un derivado deportivo en función de los deseos del conductor. La gama incluye dos tipos de carrocería, la clásica berlina de cuatro puertas y el práctico familiar con portón trasero.

Como buen representante de su familia, el confort de marcha es uno de los protagonistas principales de este Clase E, permitiendo unos viajes placenteros como en pocos coches se pueden disfrutar. El silencio de marcha y el aislamiento de las irregularidades del firme forman parte de las virtudes principales de este modelo. El motor responde siempre a la primera solicitud con una energía poco habitual en propulsores de esta cilindrada y, como no podía ser de otra manera, bastidor y mecánica forman un conjunto elitista dentro del segmento donde milita.

Galería relacionada

MercedesE350CGI

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...