Mercedes Viano 2.2 CDI 4 Matic

Más allá de la moda monovolumen, existe un tipo de vehículos derivados de industriales que cuentan con todo lo necesario para disfrutar del viaje. Y si las condiciones no son las apropiadas, Mercedes ofrece esta variante del Viano equipada con tracción total 4Matic que permite llegar más lejos todavía.
-
Mercedes Viano 2.2 CDI 4 Matic
Mercedes Viano 2.2 CDI 4 Matic

Una norma muy común entre los fabricantes de vehículos industriales es la de ofrecer variantes que puedan ser utilizadas como turismo. Prácticamente todos ellos disponen de sus versiones con asientos, destinadas al transporte de personas. Sin embargo, hay marcas como Mercedes o Volkswagen que van más lejos y se atreven a ofertar lujosos modelos que aprovechan su generosa habitabilidad para crear un auténtico turismo, alejado del carácter industrial del vehículo del que derivan. Es el caso del Mercedes Viano que ocupa nuestra prueba, un modelo que bajo la exterior apariencia de industrial, esconde un lujoso vehículo, muy práctico y versátil, que combina las excelencias de espacio y capacidad de carga del vehículo del que deriva, con el lujo y las posibilidades de personalización de todo Mercedes y, en esta ocasión, encima lo complementa con un sistema de tracción total.

De hecho, estamos convencidos que habrá propietarios de este tipo de coches que jamás quite los asientos y lo utilice para cargar, dándole un uso exclusivo de "minibús" muy “a la americana”, es decir, con espacio de sobra para una vida interior mucho más agradable ¿Os podéis imaginar viajando con sólo cuatro plazas atrás, cómodos asientos individuales, una mesa en medio y una enorme pantalla de vídeo en el techo? Pues esto es posible. Las casi infinitas posibilidades de personalización de este modelo van desde un sobrio interior para seis pasajeros hasta una capacidad de 8 plazas, interior de cuero, regales eléctricos… incluso la casa rodante que supone la versión Marco Polo; todo es una cuestión de dinero, y si no, acuda a un concesionario o busque en Internet la lista de extras y accesorios disponibles, que permitirán enfocar este modelo en función de sus propias necesidades.

El Viano ya lo conocíamos, pero lo que no habíamos probado todavía era la variante 4Matic, con tracción total. Emplea el mismo sistema de tracción que el resto de los 4Matic de la casa, con una distribución del par permanente 35:65 entre el eje delantero y trasero, combinado con el control de estabilidad ESP con la función 4ETS, que simula con electrónica y por medio de los frenos, los bloqueos de diferenciales, pudiendo frenar una o varias ruedas simultáneamente, modificando así el par motor entregado a cada rueda. Comparado con un Viano de tracción trasera, este sistema se aprecia de verdad sólo en situaciones límite o cuando las condiciones del firme no son las idóneas. En agua o nieve aporta un plus de seguridad importante; en combinación con unos buenos neumáticos de invierno, a este Viano no le asustan los nevados puertos de montaña, de ahí que sea un vehículo a tener en cuenta por los aficionados a la montaña.

Para poder optar a este sistema es necesario el cambio automático, y va combinado con la suspensión elevada –67 mm más alta-. En una utilización fuera del asfalto, la mayor altura libre al suelo viene muy bien, pero en la ciudad le da una apariencia más industrial y los 1,94 m que tiene de alto pueden complicar la entrada en determinados garajes; tenga esto en cuenta, y más si piensa incluir las barras en el techo, que incrementan en 48 mm la altura. También este sistema es incompatible con la suspensión trasera neumática, que viene de serie con el acabado tope de gama denominado Ambiente.

— Posibilidades de personalización
— Habitalidad
— Versatilidad de uso

— Altura con 4 Matic
— Suspensión dura
— Rumorosidad interior

¿Turismo o mixto?
Ficha técnica
Nuestros datos
Equipamiento

Una norma muy común entre los fabricantes de vehículos industriales es la de ofrecer variantes que puedan ser utilizadas como turismo. Prácticamente todos ellos disponen de sus versiones con asientos, destinadas al transporte de personas. Sin embargo, hay marcas como Mercedes o Volkswagen que van más lejos y se atreven a ofertar lujosos modelos que aprovechan su generosa habitabilidad para crear un auténtico turismo, alejado del carácter industrial del vehículo del que derivan. Es el caso del Mercedes Viano que ocupa nuestra prueba, un modelo que bajo la exterior apariencia de industrial, esconde un lujoso vehículo, muy práctico y versátil, que combina las excelencias de espacio y capacidad de carga del vehículo del que deriva, con el lujo y las posibilidades de personalización de todo Mercedes y, en esta ocasión, encima lo complementa con un sistema de tracción total.

De hecho, estamos convencidos que habrá propietarios de este tipo de coches que jamás quite los asientos y lo utilice para cargar, dándole un uso exclusivo de "minibús" muy “a la americana”, es decir, con espacio de sobra para una vida interior mucho más agradable ¿Os podéis imaginar viajando con sólo cuatro plazas atrás, cómodos asientos individuales, una mesa en medio y una enorme pantalla de vídeo en el techo? Pues esto es posible. Las casi infinitas posibilidades de personalización de este modelo van desde un sobrio interior para seis pasajeros hasta una capacidad de 8 plazas, interior de cuero, regales eléctricos… incluso la casa rodante que supone la versión Marco Polo; todo es una cuestión de dinero, y si no, acuda a un concesionario o busque en Internet la lista de extras y accesorios disponibles, que permitirán enfocar este modelo en función de sus propias necesidades.

El Viano ya lo conocíamos, pero lo que no habíamos probado todavía era la variante 4Matic, con tracción total. Emplea el mismo sistema de tracción que el resto de los 4Matic de la casa, con una distribución del par permanente 35:65 entre el eje delantero y trasero, combinado con el control de estabilidad ESP con la función 4ETS, que simula con electrónica y por medio de los frenos, los bloqueos de diferenciales, pudiendo frenar una o varias ruedas simultáneamente, modificando así el par motor entregado a cada rueda. Comparado con un Viano de tracción trasera, este sistema se aprecia de verdad sólo en situaciones límite o cuando las condiciones del firme no son las idóneas. En agua o nieve aporta un plus de seguridad importante; en combinación con unos buenos neumáticos de invierno, a este Viano no le asustan los nevados puertos de montaña, de ahí que sea un vehículo a tener en cuenta por los aficionados a la montaña.

Para poder optar a este sistema es necesario el cambio automático, y va combinado con la suspensión elevada –67 mm más alta-. En una utilización fuera del asfalto, la mayor altura libre al suelo viene muy bien, pero en la ciudad le da una apariencia más industrial y los 1,94 m que tiene de alto pueden complicar la entrada en determinados garajes; tenga esto en cuenta, y más si piensa incluir las barras en el techo, que incrementan en 48 mm la altura. También este sistema es incompatible con la suspensión trasera neumática, que viene de serie con el acabado tope de gama denominado Ambiente.

— Posibilidades de personalización
— Habitalidad
— Versatilidad de uso

— Altura con 4 Matic
— Suspensión dura
— Rumorosidad interior

¿Turismo o mixto?
Ficha técnica
Nuestros datos
Equipamiento
Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...