Mercedes S400 BlueHYBRID

Mercedes nos ha dejado probar el que será su primer coche híbrido, el Mercedes S400 BlueHYBRID. Silencio en toda regla, funcionamiento completamente transparente para el conductor y un ahorro declarado de un 20 por ciento de consumo.
-
Mercedes S400 BlueHYBRID
Mercedes S400 BlueHYBRID

El sobrecoste no viene de la batería, sino de su correcta implantación. Para que dure diez años en lugar de los dos o tres que puede durar en un teléfono móvil, tal y como pretende Mercedes, debe de funcionar a una temperatura de entre 15 y 35 grados. Eso se consigue gracias a que la batería de litio está refrigerada por el propio equipo de climatización. Una gestión electrónica se encarga de que la batería de litio se encuentre el mayor tiempo posible al 55 por ciento de capacidad, que dicen que es el óptimo para una larga vida.

Con el híbrido no se busca unas prestaciones brillantes, sino gastar menos en las subidas con la energía que se ha recuperado en las bajadas. Aun así, dicen que mejora la aceleración 0 a 100 km/h en un segundo, en gran parte debido a la mayor potencia del motor de inyección directa de gasolina.

Además de una frenada suave con el motor ejerciendo de freno eléctrico, el motor puede empujar y asistir al de gasolina. Pero la parte más notoria del S400 Hybrid es la función “start-stop”, que detiene el motor en los semáforos. Lo hace con inusitada suavidad. El rearranque es muy rápido, apenas se libera presión del pedal de freno o se intenta reemprender la marcha con el acelerador, pero “algo” se siente. Mercedes dice que arranca el motor con el nuevo sistema tres veces más rápido que con el convencional.

Como resumen, que si no nos dijesen nada y no estuviese un gráfico presidiendo la instrumentación, sería difícil saber que se trata de un híbrido.

Habrá que esperar hasta 2009 antes de que Mercedes ponga a la venta el S400 BlueHYBRID, pero la unidad de preserie que hemos conducido podríamos considerarla lista para la venta.

El Mercedes S400 híbrido no aporta grandes cambios estructurales; de hecho, una arquitectura similar la lleva empleando hace tiempo Honda, en lo que ellos denominan tecnología IMA.

El primer híbrido de Mercedes será lo que se denomina “Mild Hybrid”, o híbrido suave; por decirlo de una manera sencilla, que no puede moverse de manera exclusiva con su motor eléctrico. Eso sí, el de gasolina se ve apoyado durante las aceleración con los 15 kilowatios (unos 20 caballos) de la unidad eléctrica.

El S400 BlueHybrid emplea en realidad, a pesar de su denominación, el motor “350”, concretamente una evolución del utilizado originalmente en el CLS 350, dotado de una inyección directa de “segunda generación”. Para la ocasión, se ha subido a 299 caballos, en lugar de 292, de manera que respecto al actual S350 despliega 27 caballos más.

A pesar de ser más potente que el S350 actual, el S400 BlueHybrid homologa un consumo de 7,9 l/100km. Todo un hito en gasolina, que acerca sus consumos a los de los Diesel. A cambio, se conserva el silencio y la ausencia de vibraciones que se asocian tradicionalmente a los coches de gasolina. Al menos, podrá plantar cara a las grandes berlinas diesel en cuanto a CO2, con una emisión de 190 g/km.

Estos niveles de CO2 todavía quedan muy lejos de la pretensión de la Unión Europea de 130 g/km, aunque en Mercedes lo tienen claro: “con su estrategia a medio/largo plazo de electrificación de todos sus modelos, podrán conseguirlo”. No hay que olvidar que el S400 Hybrid es la primera entrega de un abanico de soluciones, con diferentes tecnologías, según el peso, utilización y prestaciones requeridas.

Mercedes presume de que la suya será la primera batería de litio de automoción que pasará a la serie. Una tecnología repleta de patentes que también se llevará, por ejemplo, a los Smart eléctricos cuando pasen de su estado de prototipo a la serie.

El precio de la paulatina electrificación de las gamas se estima en 1.000 euros por cada kilowatio. El motor eléctrico del Mercedes S400 híbrido es de 15 kW, con lo que podríamos estimar un precio no muy debajo de los 100.000 euros.

El sobrecoste no viene de la batería, sino de su correcta implantación. Para que dure diez años en lugar de los dos o tres que puede durar en un teléfono móvil, tal y como pretende Mercedes, debe de funcionar a una temperatura de entre 15 y 35 grados. Eso se consigue gracias a que la batería de litio está refrigerada por el propio equipo de climatización. Una gestión electrónica se encarga de que la batería de litio se encuentre el mayor tiempo posible al 55 por ciento de capacidad, que dicen que es el óptimo para una larga vida.

Con el híbrido no se busca unas prestaciones brillantes, sino gastar menos en las subidas con la energía que se ha recuperado en las bajadas. Aun así, dicen que mejora la aceleración 0 a 100 km/h en un segundo, en gran parte debido a la mayor potencia del motor de inyección directa de gasolina.

Además de una frenada suave con el motor ejerciendo de freno eléctrico, el motor puede empujar y asistir al de gasolina. Pero la parte más notoria del S400 Hybrid es la función “start-stop”, que detiene el motor en los semáforos. Lo hace con inusitada suavidad. El rearranque es muy rápido, apenas se libera presión del pedal de freno o se intenta reemprender la marcha con el acelerador, pero “algo” se siente. Mercedes dice que arranca el motor con el nuevo sistema tres veces más rápido que con el convencional.

Como resumen, que si no nos dijesen nada y no estuviese un gráfico presidiendo la instrumentación, sería difícil saber que se trata de un híbrido.

Habrá que esperar hasta 2009 antes de que Mercedes ponga a la venta el S400 BlueHYBRID, pero la unidad de preserie que hemos conducido podríamos considerarla lista para la venta.

El Mercedes S400 híbrido no aporta grandes cambios estructurales; de hecho, una arquitectura similar la lleva empleando hace tiempo Honda, en lo que ellos denominan tecnología IMA.

El primer híbrido de Mercedes será lo que se denomina “Mild Hybrid”, o híbrido suave; por decirlo de una manera sencilla, que no puede moverse de manera exclusiva con su motor eléctrico. Eso sí, el de gasolina se ve apoyado durante las aceleración con los 15 kilowatios (unos 20 caballos) de la unidad eléctrica.

El S400 BlueHybrid emplea en realidad, a pesar de su denominación, el motor “350”, concretamente una evolución del utilizado originalmente en el CLS 350, dotado de una inyección directa de “segunda generación”. Para la ocasión, se ha subido a 299 caballos, en lugar de 292, de manera que respecto al actual S350 despliega 27 caballos más.

A pesar de ser más potente que el S350 actual, el S400 BlueHybrid homologa un consumo de 7,9 l/100km. Todo un hito en gasolina, que acerca sus consumos a los de los Diesel. A cambio, se conserva el silencio y la ausencia de vibraciones que se asocian tradicionalmente a los coches de gasolina. Al menos, podrá plantar cara a las grandes berlinas diesel en cuanto a CO2, con una emisión de 190 g/km.

Estos niveles de CO2 todavía quedan muy lejos de la pretensión de la Unión Europea de 130 g/km, aunque en Mercedes lo tienen claro: “con su estrategia a medio/largo plazo de electrificación de todos sus modelos, podrán conseguirlo”. No hay que olvidar que el S400 Hybrid es la primera entrega de un abanico de soluciones, con diferentes tecnologías, según el peso, utilización y prestaciones requeridas.

Mercedes presume de que la suya será la primera batería de litio de automoción que pasará a la serie. Una tecnología repleta de patentes que también se llevará, por ejemplo, a los Smart eléctricos cuando pasen de su estado de prototipo a la serie.

El precio de la paulatina electrificación de las gamas se estima en 1.000 euros por cada kilowatio. El motor eléctrico del Mercedes S400 híbrido es de 15 kW, con lo que podríamos estimar un precio no muy debajo de los 100.000 euros.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...