Publicidad

Primera prueba: Mercedes GLE Coupé

La Clase M de Mercedes pasa a llamarse GLE y estrena una nueva variante más deportiva bajo denominación GLE Coupé. Su orientación es más dinámica pero sin renunciar al carácter SUV.
Daniel Cuadrado.

Twitter: @DanielCuadradoT -

Primera prueba: Mercedes GLE Coupé
Primera prueba: Mercedes GLE Coupé

El camino lo abrió Ssangyong con su extraño Actyon y BMW lo popularizó añadiendo el lujo y la deportividad con el BMW X6. Visto que es rentable, ahora Mercedes se apunta a este segmento con el GLE Coupé, mientras que Audi no tardará en hacerlo. Mercedes se encuentra en pleno proceso de renombrar sus productos, algo que ahora por ser novedad nos resulta un poco lioso pero que permite la integración de nuevas variantes de las distintas Clases, además de acortar nombres. Por ejemplo los motores se simplifican en tres familias, sin apellido para los gasolina, con la "d" en los Diesel y la "e" en los híbridos. 

Mercedes GLE CoupéLa Clase M se encontraba en su ciclo medio de producto, por lo que tocaba actualizarla. Aprovechando esta situación, se ha procedido al cambio de nombre y se ha creado la versión coupé. Básicamente se trata del mismo coche pero con las recién implantadas actualizaciones mecánicas, estéticas y tecnológicas, y una trasera con caída tipo coupé. Esto significa que el nuevo Mercedes GLE Coupé permanecerá en el mercado los lógicos tres o cuatro años que le queden a esta generación del GLE y no tendrá actualización estética alguna hasta que cambie de generación. Los faros posteriores recuerdan al deportivo AMG-GT, aunque ubicados a una altura mucho más considerable, claro. Su orientación es siempre más deportiva que el GLE, con una puesta a punto de bastidor algo más dinámica pero en ningún caso radicalmente distinta a lo que ya conocíamos en el Clase M. 

Todas sus versiones van equipadas con la tracción total 4Matic y el nuevo cambio automático 9G-Tronic, de 9 velocidades, a excepción de las variantes AMG que por cuestiones de par máximo mantienen el 7G-Tronic con doble embrague en lugar del tradicional convertidor de par. De serie todos cuentan con el nuevo mando del Dynamic Select, desde el que se modifican distintos aspectos en busca de confort, las aptitudes TT o la deportividad. Actúa así sobre la asistencia de la dirección, la gestión del cambio y motor, la dureza y altura de la suspensión, que puede ser neumática, las estabilizadoras activas -sólo opcionales en el 450 o de serie en los AMG- y el alumbrado activo. Su gama ofrece cinco versiones creadas a partir de 3 motores. En Diesel sólo recurre al conocido 6 en V 350d, con 258 caballos, mientras que en gasolina opta por las variantes 400 y 450, con 333 y 367 caballos respectivamente salidos del mismo V6 biturbo. En su cara más deportiva existen los dinámicos 63 AMG, de los que hablaremos con mayor detenimiento en un próximo número, con 557 y 585 caballos. 

Interior

Mercedes GLE CoupéEl habitáculo no difiere mucho con el del GLE, salvo en la parte trasera. Tanto el diseño como los materiales son los mismos, así como su elevada calidad, y comparten toda la apabullante batalla tecnológica presente en los Mercedes de gama alta de última generación. Con respecto al GLE reduce su capacidad de maletero, según datos oficiales, en 40 litros y en unos cuantos más si pretendemos aprovechar la altura interior hasta el techo. Detrás hay tres plazas idénticas a las del GLE con una altura que difícilmente supondrá problema alguno. Las cotas exteriores son prácticamente las mismas, alargando 74 milímetros el voladizo trasero y 7 mm el delantero. Esta condición le hace perder aptitudes en conducción de campo algo extrema, de ahí que Mercedes no ofrezca entre sus extras el paquete offroad que sí puede llevar el GLE. 

El comportamiento me ha gustado, como en su día me gustó el del Clase M antes de cambiar de nombre y ser actualizado. Pesa más de 2 toneladas y su calidad de bastidor hace que se asimilen con mucho agrado y efectividad. Respecto a su rival más importante en BMW, el X6 da la impresión de aportar mayor confort, si bien ya el BMW me parece algo exquisito. Lo que hace mejor el GLE Coupé es combinar el confort con la deportividad o el uso offroad en una sola versión, especialmente con la suspensión neumática. En esta generación no se contempla la versión híbrida que sí tiene ya el GLE. Llega a nuestros concesionarios este mes de julio desde los 78.700 euros en Diesel, con un precio de 80.625 euros para el 400 y de 93.500 euros para el 450. El AMG 63 costará 137.100 euros y el AMG 63 S partirá de los 148.800 euros.