Mercedes GLB, BMW X1 y VW Tiguan: ¿qué SUV diésel es mejor?

El inédito Mercedes GLB, recién llegado al mercado, se enfrenta a dos de sus numerosos adversarios en el mercado, el BMW X1 y el VW Tiguan. Los enfrentamos con motorizaciones diésel.
Raúl Roncero - autopista@mpib.es Fotos: Achim Hartmann -
Mercedes GLB, BMW X1 y VW Tiguan: ¿qué SUV diésel es mejor?
Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

La saga crece dentro de la gama SUV de Mercedes gracias al nuevo GLB, un nuevo integrante ubicado realmente entre los SUV compactos y medios, así que, cuanto menos, estamos ante un nuevo modelo de características singulares. Derivado del Mercedes GLA, el nuevo SUV GLB mide 21 cm más que él y sólo 3 cm menos que el Mercedes GLC, un coche de categoría superior; sí, más refinado, pero no tan funcional hasta tal extremo como promete y cumple el GLB. Y es que Mercedes ha pretendido jugar esa vez a dos bandas ofreciendo la posibilidad de configurarlo como cinco o siete plazas. Es una solución diferente a la que ofrece VW con su Tiguan Allspace, su ya imponente versión de 7 plazas, profundamente "transformada" al alargase en 11 cm la distancia entre ejes respecto al VW Tiguan normal y justo el doble la longitud, pasando a ser un SUV más que crecidito, ya en la frontera de los 4,7 metros. Pasar de Tiguan a Tiguan Allspace supone desembolsar 1.600 euros por un coche no sólo mayor, sino también más pesado y menos ágil, mientras que la tercera fila de asientos del GLB suponen sólo 1.000 euros.

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

Por ello, y para pretender abarcar en una carrocería única tanta versatilidad, el Mercedes GLB se ha diseñado, en cierto modo, "a lo GLK", con formas mucho más cuadradas de lo que hoy es habitual, siendo característico su verticalizado parabrisas con la intención de ganar rápidamente altura para conceder el mayor desahogo disponible a los ocupantes. Otra característica de su diseño es que su línea de techo está separada del asfalto más que cualquier modelo semejante, 165 cm exactamente, aunque pese a ello el Mercedes GLB no es menos aerodinámico que el Tiguan —el diseño de BMW le permite tener el CX más bajo—.

Publicidad

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

Así las cosas, ya podemos ir definiendo qué modelos adquiere ventajas en diferentes áreas, siendo GLB y Tiguan más enfocados al uso familiar y la practicidad de uso que el BMW, menos habitable, con menos capacidad de maletero... pero también más bajo y ligero que sus competidores, pues no en vano pesa unos 160 kilos menos que el SUV de Mercedes y 106 menos que el de VW. Kilos que se notan al acelerar, girar, frenar o pasar por el surtidor, aunque hay que reconocer que los tres son coches de altísimo nivel. Antes de entrar en acción, te dejamos la primera tabla de prestaciones con sus prestaciones.

PRESTACIONES BMW X1 20d 190 CV xDrive Mercedes GLB 220d 190 CV 4Matic VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion 190 CV
Acel. 0-100 km/h 8,1 s 8,1 s 8,8 s
Acel. 0-400 metros 15,9 s 15,9 s 16,3 s
Sonoridad 100 km/h 68 dBA 66 dBA 65 s
Sonoridad 130 km/h 71 dBA 70 dBA 69 s
Frenada desde 130 km/h 57,7 m 57,7 m 62,1 s
Adelantamiento 60-100 4,7 s 4,6 s 5 s
Adelantamiento 80-120 6,2 s 6,2 s 6,6 s

Mercedes GLB: el “dos por uno”, cinco y siete plazas en la misma carrocería

Vistas sus características exteriores, toca pasar a lo que no se ve a simple vista. Porque fruto de una imponente batalla de 283 cm y los 14 cm de regulación de banqueta posterior —su cota longitudinal con ellos en la posición más retrasada se acerca a los 80 cm—, el maletero puede variar su volumen en 190 litros, pasando de los 570 a los 760 litros, siempre magníficamente aprovechados. La banqueta de la segunda fila está dividida en dos secciones y, aún incluyendo la tercera fila opcional, los respaldos abatidos de las dos filas dejan una superficie de carga absolutamente plana y con una longitud enorme, algo no igual de bien logrado en VW.

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

En este caso, el GLB alcanza un volumen de carga de hasta 1.800 litros, 250 y 290 más que el X1 y Tiguan en una configuración equivalente. A parte de una generosa anchura, el GLB ofrece otras características que serán bien recibidas por los pasajeros, pero otras no tanto para ser el coche que es. Por ejemplo, su túnel de transmisión es menos intrusivo que el de sus rivales aunque el asiento central es demasiado estrecho y su ocupante irá rozando con las dos secciones laterales. En realidad, del BMW no se puede decir que sea un coche poco habitable: si relacionas sus cotas interiores con el tamaño exterior, es un coche bastante bien aprovechado que, por sólo 441 euros, podrías mejorarlo instalando la segunda fila corrediza. Y de VW, ¿algún as en la manga? Sí, cajones bajo los asientos delanteros, apertura remota de los respaldos posteriores desde el maletero y compartimentos adicionales, por ejemplo, en el techo así como asiento delantero abatible de serie —sus rivales lo ofrecen por unos 200 euros—, aunque como curiosidad, el maletero divisible a dos altura está ligado a un paquete de equipamiento que implica adquirir otros elementos.

Publicidad

VW ha perseguido desde hace tiempo el objetivo de minimizar su diseño y dejar fuera el mayor número de pulsadores posible, algo que no resulta igual de práctico para todos los conductores, aunque por el contrario nos encontramos con mandos redundantes en el GLB, cuyo interior está inspirado en el Clase A, destacando las dos pantallas contiguas personalizables a las que durante días de uso tendrás que ir cogiéndole el hilo a sus menús y posibles configuraciones, aunque Mercedes se guarda un as en la manga: sus órdenes vocales funcionan de forma magnifica para casi cualquier solicitud que necesites, más aún en su versión conectada a internet. Casi tan eficaces son también los comandos vocales de BMW, modelo que, con diferencia, ofrece el mando de control más intuitivo y fácil de usar de todos.

BMW X1, Mercedes GLB y VW Tiguan: confort y control, extremos que sí se pueden tocar

Nos ponemos ya en marcha. El nuevo Mercedes refleja en general las virtudes típicas de la marca y ofrece a sus pasajeros el máximo confort posible. Hasta ahora, pensábamos que el VW establecía los estándares en su clase; pero al igual que con la versatilidad y el volumen de carga, los ingenieros de Daimler han sabido y podido buscarle las cosquillas al Tiguan en cuanto a calidad de suspensiones: son, sencillamente, exquisitas, dignas de un Mercedes de categoría superior, se pueden aún mejorar montando el tren de rodaje con amortiguación ajustable, una opción que cuesta 1.371 euros e incluye también una dirección con una desmultiplicación más directa.

En el caso del X1, sólo ofrece una configuración más con ajustes más rígidos pero sin regulación —cuesta 414 euros—, mientras que en VW puedes optar por dos configuraciones diferentes: una deportiva que baja 10 mm la carrocería y tiene más firmeza —tienes que tener claro que vas a perder algo de calidad de rodadura— y una también variable ligada a un paquete que incluye la dirección progresiva y 5 modos de conducción junto a la citada amortiguación DCC; tienes un coste de 1.335 euros.

Publicidad

Con el GLB podremos circular por carreteras de mal asfalto con mayor capacidad de filtrado que el resto, aunque sí cabe descartar que para la retención que ofrece BMW en la suspensión del X1, la calidad de bacheo es más que buena. Pero el GLB, para lo grande, alto y pesado que es, tiene también la carrocería controlada en todo momento, comportándose siempre de manera muy natural, atajando mejor el cabeceo y hundimiento del, dicho sea de paso, también muy noble Tiguan. En cierto modo, aunque rodando mucho más alto respecto al asfalto que en las berlinas de la casa, recuerda mucho a la calidad de sus productos estrella, siendo el confort uno de los mejores puntos fuertes que encontrarás en este coche.

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

Es cierto que son modelos de orientación familiar, pero con sus mega SUV BMW X5, Mercedes GLE o VW Touareg, estos tres fabricantes nos han demostrado que parecen no existir leyes físicas para ellos. Aquí, más ligeros, con estructuras rígidas, suspensiones bien desarrolladas, eficaz sistemas de tracción total. La conducción divertida también parece asegurada. Aunque no es lo mismo efectividad pura y dura, facilidad de conducción y nobleza en su comportamiento que, además de todo ello, diversión al volante. Y para muestras, nuestros test internos a pista cerrada, emulando forzados de cambios de carril y provocando a sus "cinturas", donde nos hemos encontrado algunas sorpresas.

Por ejemplo, pese a su enorme batalla, el GLB cambia muy rápidamente de dirección y se desenvuelve entre conos mejor incluso de lo que lo hace el BMW, algo más exigente con el conductor por unas reacciones más vivas que exigen algunas correcciones más que sus rivales. Si bien, el GLB no está exento de una dirección de tacto y dureza algo artificial, especialmente cuando nos acercamos al punto de subviraje. Tal vez por ello, el GLB deja paso en una prueba aún más exigente al VW Tiguan. En una emulada esquiva, el SUV de VW ha sido el coche capaz de pasar a mayor velocidad que el resto, X1 incluido, ya sea realizando el test con control de estabilidad o sin él. El Tiguan, sin embargo, ha sido el modelo con las mayores distancias de frenado del grupo. También es el coche con la mejor sonoridad aunque con las peores distancias de frenado. ¿Y BMW, qué papel juega? Puede que sus test no sean los mejores, pero si buscas sensaciones de conducción casi "de turismo", es tu coche.

BMW X1, Mercedes GLB y VW Tiguan: motores de buen rendimiento, pero con un dominador

El consumo puede ser la diferencia más visible como referencia entre los tres motores, todos ellos turbodiésel de cuatro cilindros y con un rendimiento común, aunque no idéntica respuesta: 190 CV y 400 Nm que en el caso de BMW destacan por su capacidad de estirada, en Mercedes por sus excelentes bajos y en VW por sus consistentes medios. Como pesos pesados que son, estos motores "mueven" estos coches más por par que por potencia, así que los Diesel, incluso en versiones de potencia algo más modesta, son claramente la primera opción de peso en estas tres gamas porque te garantizan siempre más fuerza que las versiones equivalentes en gasolina. Eso sí, tampoco esperes todos los milagros posibles.

CONSUMOS BMW X1 20d XDrive 190 CV Mercedes GLB 220d 4Matic 190 CV VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion 190 CV
Consumo ECO 5,3 l/100 km 5,5 l/100 km 6 l/100 km
Consumo extra urbano 7 l/100 km 7,2 l/100 km 7,7 l/100 km
Consumo deportivo 9,3 l/100 km 9,5 l/100 km 9,8 l/100 km
Consumo medio 7,1 l/100 km 7,3 l/100 km 7,8 l/100 km

Siendo todos ellos motores excelentes, no tienen ese enclavamiento que puedes experimentar en categorías superiores, ni el consumo de modelos de los que derivan. El nuevo 2.0 del Mercedes GLB, por ejemplo, resulta especialmente ronco, claramente más que el resto aunque hay a quienes, dentro de nuestro equipo, no les disgusta para nada ese, aparentemente, intencionado sonido mecánico. BMW es el más vivo de todos y sus ventajas en peso y aerodinámica se dejan notar en las diferentes pruebas de consumo. Su cambio es muy rápido, contribuye a que el motor esté siempre en óptima zona de par, pero si antes te comentábamos que es el motor que mejor se desenvuelve a alto régimen, su elasticidad resulta también suprema: si demandas aceleración, la obtienes al momento.

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

Mercedes GLB 220d 4Matic frente a BMW X1 20d xDrive y VW Tiguan 2.0 TDi 4Motion, ¿hay un nuevo líder en la manada?

Buen término medio conseguido por Mercedes en cuanto a consumo, demostrando tener una de las gamas de motores más eficientes. Pero además, el Mercedes GLB también consigue muy buenas aceleraciones, algo a priori impensable por el tamaño y peso de este coche, siguiendo muy de cerca la estela del BMW hasta que el modelo bávaro impone su supremacía. Por su parte, VW se desmarca con el consumo más alto de todos, con una media 5 décimas mayor que el GLB cada 100 km y 7 más que el eficiente X1. No es poco, pero también es el coche no más lento, porque no lo es en absoluto, sino el menos rápido. Su tracción total es la que aparentemente genera más arrastre y le hace perder eficiencia, pero el motor también parece el más condicionado por la restricción de emisiones: la relación entre lo que pides y él te llega a dar no siempre es gradual, aunque hay que reconocer que suavidad y buen agrado general. El nivel, a decir verdad, está altísimo... aunque desigualado en cierto modo en relación 2 a 1 en cuanto a capacidad prestacional y costes de uso.

Publicidad

El Mercedes GLB es también el último en llegar y es algo que se manifiesta, entre otras cosas, en sus asistentes de seguridad disponibles. Aquí resulta intratable dejando atrás al X1 que no llega a ofrecer tantas posibilidades como puedes encontrar en el nuevo SUV de Mercedes, ni tampoco tanto como un Tiguan que no ha parado de actualizarse aunque VW también juega claramente con precios de marca Premium. Eso sí, VW compensa su tarifa y su relación entre valor y producto con elementos de serie que en los otros dos coches tendrías que montar en opción; algunos de ellos son, por ejemplo, los faros antiniebla, el control de distancia de aparcamiento delantero y trasero, el programador de velocidad adaptable, retrovisor eléctrico fotocromático, faros con iluminación en curva, asistente de luces de carretera, ajuste lumbar para el asiento del conductor, retrovisores con plegado eléctrico e incluso el techo corredizo.

Mercedes parece haber definido el GLB bajo la máxima " o lo mejor o nada", unificando lo mejor del segmento en un único coche. No sale tan bien parado ni en términos de coste ni de mantenimiento, y configurar el coche a tu gusto puede suponer un pico si te dejas llevar por sus infinitas opciones, pero se puede concluir, al menos en el caso de esta versión probada, que el GLB hace honor al mensaje y está plenamente capacitado para ser el nuevo SUV a batir de la categoría.

Publicidad
También te puede interesar

Ya está disponible la tercera generación del SUV compacto Kuga, un modelo que se fabrica en España con motores de gasolina, Diésel y diferentes versiones hibridadas.