Primera prueba: Mercedes F015, conduce solo

La conducción autónoma puede ser la tecnología del futuro. Mercedes espera tenerla lista en 2030. Nos hemos subido en uno de sus prototipos, el Mercedes F015.
Daniel Cuadrado.

Twitter: @DanielCuadradoT -

Primera prueba: Mercedes F015, conduce solo
Primera prueba: Mercedes F015, conduce solo

Da gusto ver que las marcas no se detienen y siguen evolucionando el concepto del automóvil, invirtiendo mucho tiempo y dinero en seguir avanzando. Hoy Mercedes nos ha mostrado el funcionamiento de su F015, un prototipo de conducción autónoma que anticipa cómo puede ser el automóvil de 2030. Alegan que inventaron el automóvil en 1886 y que ahora quieren volver a reinventarlo. No es la única marca que piensa en un futuro del coche autónomo. Muchas ya hablan sobre el tema y tienen sus propios prototipos; Audi ya tiene varios prototipos con coches que son capaces de rodar solos en un tramo o circuito determinado. El hito principal de Mercedes está en ser la primera marca en lograr un recorrido real de 103 km entre dos ciudades alemanas, con 50 km en carretera y 53 km en ciudad, y en condiciones de tráfico real.

Para la conducción autónoma, es decir, que tu propio coche sea el chófer que te lleve o te traiga cada día tienen que cambiar mucho las cosas. En primer lugar la legislación, en segundo la mentalidad de los conductores, y en tercer las infraestructuras de las carreteras y ciudades. Sobre la legislación de momento es algo que cada país o región tiene sus propias ideas al respecto. Pocos son los países que a día de hoy permiten que un coche se pueda mover con autonomía y tomando sus propias decisiones. De hecho en EE.UU. sólo se admite su utilización en tres estados, de ahí que nos tuviésemos que trasladar hasta la soleada California para probar el Mercedes F015. La mentalidad de los conductores es algo que debería evolucionar junto con la tecnología. A todos lo primero que nos viene a la mente es la pérdida del placer de conducir, pero en este punto es posible que no estemos teniendo en cuenta a las personas para las que conducir supone un problema, bien por un problema físico, bien por aptitudes o edad. En las ciudades han de suponer la solución a los atascos o los problemas de aparcamiento.

En este vídeo, Mercedes recrea cómo deberían ser las ciudades, de las que coches como el F015 pasarían a formar parte de nuestras vidas.

Poniéndolo a prueba

El Mercedes F015 es un coche completamente eléctrico que interpreta lo que debería ser el lujo moderno. Se trata de un cuatro plazas de 5,2 metros de largo por 2 m de ancho y 1,5 m de alto. La batalla es de 3,6 metros, con cuatro puertas de apertura enfrentada y sin pilar central. Su habitáculo alberga cuatro asientos que pueden rotar para cambiar su configuración. El conductor dispone de volante y pedal de acelerador y freno, por si en algún momento desea tomar el control manual del coche. Carece de cualquier tipo de mando mecánico adicional, y las órdenes se dan a través de pantallas táctiles o mediante el movimiento; basta con, por ejemplo, mirar en la pantalla central al dibujo del volumen del equipo multimedia y mover la mano para subir o bajar el volumen sin tocar nada. Igualmente se pueden cambiar distintos parámetros de la climatización o las comunicaciones. Está dotado de una ingente cantidad de sensores que se encargan de estudiar el entorno, de tal forma que no pueda colisionar con nada. Basta con llamarle desde nuestro teléfono móvil e indicarle cuántos pasajeros van a subirse para que el F015 venga a buscarnos desde su plaza de aparcamiento, abra las puertas necesarias y rote los asientos para que nos podamos sentar cómodamente.

Esto, que suena a ciencia ficción, lo hemos probado y funciona a día de hoy. Se nota que es un prototipo y todavía tiene muchas funciones limitadas pero pudimos comprobar en primera persona como el coche venía a buscarnos y nos trasladaba hasta el punto elegido dentro de una pista de pruebas y sin ninguna intervención humana. En su frontal y trasera lleva un grupo de led's activos que se encargan de mostrar al resto de vehículos o peatones qué va a hacer el coche en cada momento. Dispone además de un laser que dibuja en el suelo distintos tipos de indicaciones, como un paso de cebra, mensajes escritos o la indicación de dónde va a aparcar. La sensación a bordo es una mezcla entre perplejidad, tecnología y lujo. Todavía falta mucho y el concepto en 15 años todavía puede evolucionar mucho, pero ya hemos comprobado que funciona, que es posible y, sobre todo, que hay alternativas al automóvil de hoy. Desconocemos si a la par están investigando en el automóvil pasional alternativo al de conducción autónoma, pero si hay demanda, seguro que habrá oferta. Crucemos los dedos.

Si quieres saber más sobre el Mercedes F015 y la conducción autónoma, no te pierdas mi blog

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...