Mercedes Clase C Estate vs Volvo V60: ¿qué familiar Diesel es mejor?

En esta comparativa enfrentamos dos atractivos familiares como el Mercedes Clase C Estate y el Volvo V60 con motores Diesel y cambios automáticos. ¿Cuál es mejor? Lo comprobamos.
Pablo Mallo / Fotos: Israel Gardyn -
Mercedes Clase C Estate vs Volvo V60: ¿qué familiar Diesel es mejor?
Mercedes Clase C Estate vs Volvo V60: ¿qué familiar Diesel es mejor?

Los familiares son el vehículo perfecto para casi cualquier necesidad, y no sólo por las posibilidades que ofrecen a nivel práctico, sino también porque cada vez cuentan con unas líneas más personales y llamativas, e incluso un enfoque más deportivo que las berlinas equivalentes. Y aunque posiblemente sea el segmento que más se ha visto desplazado por los SUV, a nivel dinámico, de confort y de eficiencia resultan a todas luces superiores. Enfrentamos, por tanto, a los Mercedes Clase C Estate y al Volvo V60.

Mercedes Clase C Estate vs Volvo V60: ¿qué familiar Diesel es mejor?

Mercedes Clase C Estate vs Volvo V60: ¿qué familiar Diesel es mejor?

Con el V60 Volvo presume de comportamiento, afirmando que es su modelo más emocional y dinámico, algo que casi se podría adivinar por las proporciones de su carrocería, que le otorgan una gran presencia, ya que es muy ancha y baja. En esta generación, el V60 ha crecido significativamente respecto a su antecesor, cualidad que también se refleja en una mayor habitabilidad y maletero. Y en cuanto a equipamiento disponible y sistemas de seguridad, se puede codear sin ningún complejo con los mejores.

Vista la descripción anterior, el Volvo V60 es un modelo muy a tener en cuenta en todos los sentidos, dispuesto a plantar cara incluso al renovado Mercedes Clase C, que recientemente ha visto actualizados sus motores y equipamiento. El familiar de la estrella ahora cuenta con elementos como cuadro de mandos digital en opción, o una pantalla central más grande que, a diferencia de la del Volvo, que es táctil, se maneja con un mando giratorio ubicado en la consola central, o bien por medio de los mandos del volante, dotados de una pequeña superficie táctil. No es el mismo dispositivo de información y entretenimiento que ha estrenado el Clase A y su uso no es tan intuitivo, ni su funcionamiento o el aspecto de los menús están tan logrados. De hecho, el sistema de órdenes vocales, aunque responde perfectamente a comandos como subir o bajar la temperatura del habitáculo, no consigue un buen resultado al intentar introducir una dirección en el navegador o sintonizar una emisora de radio determinada, cosas que en el Volvo —es cierto que no siempre a la primera—, sí conseguimos llevar a cabo.

CONSUMOS Mercedes Clase C Estate 220d 194 CV Volvo V60 D4 Aut 190 CV
Consumo en ciudad 6,3 l/100 km 7,0 l/100 km
Consumo en carretera 5,8 l/100 km 5,4 l/100 km
Consumo medio 6,0 l/100 km 6,0 l/100 km
Publicidad

Mercedes Clase C Estate y Volvo V60: infinito equipamiento

Al ser modelos rodeados por un cierto halo de exclusividad, no descuidan casi ningún detalle en cuanto a materiales y remates en su interior. A base de opciones podemos optar a todo tipo de caprichos, pues sus nutridas y tecnológicas listas de extras abarcan desde Head-Up Display y diferentes tipos de faros, hasta aplicaciones para controlar el coche a distancia (el Mercedes, con notificación de golpes cuando está aparcado, o si se lo lleva la grúa), impresionantes equipos de sonido o distintas iluminaciones ambientales, pasando por climatizador de cuatro zonas (Volvo) o con ionizador, difusor de fragancias y recirculación automática al pasar por túneles, en el caso del Clase C.

ESPACIO Mercedes Clase C Estate 220d 194 CV Volvo V60 D4 Aut 190 CV
Anchura delantera 140 cm 142 cm
Anchura trasera 137 cm 137 cm
Altura delantera 88/95 cm 87/95 cm
Altura trasera 93 cm 93 cm
Espacio para piernas 73 cm 75 cm
Maletero 415 litros 455 litros

Sin embargo, es el apartado dinámico al que mayor importancia se le ha dado, pues ambos cuentan con un refinado tacto general, mucha suavidad de marcha y un alto agrado de conducción. Y si el Volvo supera el examen con nota, el Mercedes roza la excelencia. Su conjunto motor/cambio resulta aún más satisfactorio, con una destacable inmediatez de respuesta, tanto del propulsor como de la transmisión de 9 velocidades, que es uno de los elementos responsables del alto agrado de uso. El cambio aprovecha magistralmente el generoso par motor de la zona baja del cuentavueltas, evitando reducciones innecesarias cuando aceleramos, además las transiciones entre marchas se notan menos que en el Volvo, hasta el punto de que en ocasiones pasan desapercibidas. En resumidas cuentas, prácticamente te olvidas de este elemento mecánico, algo que en un cambio automático supone toda una virtud. Cuando demandamos aceleración en el Volvo las reducciones son ligeramente más lentas, y la respuesta del motor, menos inmediata, se hace esperar durante unas fracciones de segundo más que en el Mercedes. Es por ello que al hundir el pedal derecho se siente menos directo que su rival, pero el sueco también logra una gran suavidad. En cualquier caso, se puede adaptar la respuesta y el tacto de conducción a nuestro gusto por medio de los diferentes modos de conducción, Eco, Comfort, Sport, Sport+ e Individual, en el Mercedes, y Eco, Comfort, Individual y Dynamic, en el Volvo.

Mercedes Clase C Estate vs Volvo V60: ¿qué familiar Diesel es mejor?

Mercedes Clase C Estate vs Volvo V60: ¿qué familiar Diesel es mejor?
Publicidad

Mercedes Clase C Estate y Volvo V60: rendimiento

Por prestaciones, no obstante, el C 220 d se muestra muy superior, sin que el Volvo sea lento, ni mucho menos, pero no logra la misma contundencia al acelerar. Otro factor que juega a favor del Mercedes es que registra en nuestra báscula casi 90 kg menos, algo que se refleja también en su gran agilidad y fluidez en el paso por curva, a pesar de un tarado de suspensiones menos firme que el Volvo. Eso sí, la opción de neumáticos traseros más anchos que los delanteros de nuestra unidad de pruebas, aun aportando una capacidad de tracción soberbia, puede mitigar en cierta medida las reacciones que te esperas de un modelo de propulsión, reduciendo el redondeo del tren trasero en determinadas circunstancias. Nada que impida disfrutar al volante, incluso si buscas cierta dosis de deportividad, algo que también queda patente por su rápida dirección. El Volvo no busca deportividad, pero es muy eficaz en curva, neutro y muy sujeto de ambos trenes. Pasa exactamente por donde le dices, sin apenas desviarse de la trayectoria marcada por el volante, con un margen de agarre muy elevado, pero sin permitirnos tanto control como el Mercedes y sin mostrarse tan “comunicativo” cuando se aproximan los límites del bastidor, donde las ayudas electrónicas y su condición de tracción delantera nos evitan complicaciones. Sin duda, cada uno cuenta con una personalidad propia muy marcada, ambos con grandes atractivos en todos sus apartados y sin descuidar ningún aspecto. Son, por tanto, dos familiares de auténtica referencia.

PRESTACIONES Mercedes Clase C Estate 220d 194 CV Volvo V60 D4 Aut 190 CV
Acel. 0-100 km/h 7,49 s 8,59 s
Acel. 0-1000 metros 28,51 s 29,82 s
Sonoridad 100 km/h 64 dBA 66,1 dBA
Sonoridad 120 km/h 66,9 dBA 69,3 dBA
Frenada desde 140 km/h 64,87 m 71,18 m
Peso en báscula 1.703 kg 1.790 kg
Publicidad
También te puede interesar

En los próximos años, con las nuevas berlinas medias de Audi, BMW y Mercedes, veremos claramente hacia dónde evoluciona el automóvil. Y sí, habrá eléctricos e híbridos enchufables… pero también Diesel.

El Mercedes E 300 de es la nueva versión híbrida enchufable con motor Diesel de la berlina alemana. Ya hay precios oficiales para España y éstas son sus características principales.

Prestaciones brillantes, buen comportamiento y completo equipamiento destacan en la nueva berlina de Volvo, el S60, que prescinde del Diesel y añade dos interesantes híbridos.