Mercedes Clase A

Con tres años y medio a sus espaldas, el Clase A de Mercedes recibe una actualización para encarar con el mismo éxito, cuando menos, la segunda parte de su vida comercial. A unos ligeros retoques estéticos se unen variaciones técnicas y la aparición de versiones ecológicas, todas con el objetivo de reducir el consumo y las emisiones.
-
Mercedes Clase A
Mercedes Clase A

Con las ganas de liderazgo que suele exhibir la marca de la estrella, no es raro comprobar como el Clase A es el primer coche con el certificado medioambiental de acuerdo al estándar ISO 14062, que ha comprobado como tras un análisis de 150.000 km ha asegurado que las emisiones de CO2 son un 7 por ciento menores que las de la generación anterior y las de óxido de nitrógeno se han reducido en no menos del 13 por ciento.

El equipamiento de la nueva generación del Clase A introduce las tecnologías de los modelos de lujo en este más económico segmento. Así, como elemento de serie, aparecen las luces de frenado de emergencia, que se encienden destelleantes en frenadas límite por encima de los 50 km/h. Los estudios demuestran que los conductores que persiguen a los vehículos en frenada límite reaccionan 0,2 segundos más rápidos con este tipo de luces de frenada, lo que, a 100 km/h, significarían unos 5,5 metros menos para detener el coche.

En un futuro sin definir todavía, el Clase A también vendrá equipado con un sistema de ultrasonido y dirección eléctrica que permitirá el aparcamiento asistido, donde el conductor no tendrá más que manejar los pedales, pues el volante lo hará todo automáticamente. Para ello, necesitará un hueco sólo 1,3 metros más largo que la longitud del Clase A.

De manera inmediata, los nuevos Clase A disponen del sistema de sustentación en rampa, que evita las clásicas caídas mientras el conductor suelta el freno y realiza las maniobras sobre embrague y acelerador. Los sistemas de audio y navegación también saltan a una generación más moderna, con cuatro opciones de audio, bluetooth, pantalla a color, variación de volumen automático y conexión externa en la guantera. El sistema de navegación incorpora mapas de Europa y reproductor de DVD. El Linguatronic –control por voz- opera el teléfono, el audio y el sistema de navegación mediante palabras de mando, facilitando su uso. Incluso dispondrá del Logic 7, un sistema de sonido surround, que fue primicia en el Clase S, con doce altavoces y una potencia de salida de 450 watios.

Hemos podido conducir el Clase A 150 dotado con el sistema “start/stop”. No utiliza un sistema similar al de BMW –con un motor de arranque reforzado para resistir el superior trabajo- sino que opta por una generador situado en lugar del clásico alternador, que mediante la habitual correa que mueve los elementos auxiliares, transmite el movimiento al cigüeñal cuando le toca arrancar el motor. El funcionamiento es el lógico, parando la mecánica cuando el conductor ha seleccionado el punto muerto y suelta el embrague, arrancándolo cuando lo pisa de nuevo. El único pero que le encontramos es que, en ese momento, el motor sube momentáneamente a 1.400 rpm antes de recaer al régimen normal de ralentí. Pensamos que, si esos continuados arranques sólo hicieran subir el régimen hasta el mismo de ralentí, el ahorro de combustible sería superior.

Mercedes lleva vendidas más de medio millón de unidades del atractivo Clase A en su generación actual, por lo que este modelo se sitúa entre los más vendidos de la gama Mercedes. Ahora, la marca germana imprime una imagen más juvenil al actuar sobre el frontal y los flancos para personalizar este restyling. Los faros del Clase A son nuevos y el paragolpes delantero, también. La toma de aire inferior es más grande, aumentando la sensación de anchura del coche. La parrilla del radiador también es inédita, y se diferencia ahora entre las versiones básica, Elegance y Avantgarde.

El perfil también permite diferenciar las distintas versiones. Mientras la versión básica del Clase A está equipada con llantas de 15 pulgadas de diámetro con tapacubos de siete brazos, los Elegance yl Avantgarde disponen de llantas de aleación de 16 pulgadas. Los protectores de los espejos retrovisores exteriores son más grandes, y lo mismo que las manillas de puertas, están pintados en el color de la carrocería. La parte posterior del Clase A recibe un nuevo paragolpes y diferentes grupos ópticos, que se extienden hasta entrar en los laterales de la carrocería. Estos nuevos extremos de carrocería alargan la longitud total en 45 milímetros, hasta un total de 3,88 metros.

El interior del Clase A ve elevado su valor con mejores tapizados y, en el caso del cuero, gracias a una atractiva combinación de piel ARTICO realizada a mano y disponible en tres colores. Todos los Clase A disponen de un hueco más grande para objetos en el centro de la consola y un nuevo sistema portabotes entre los asientos delanteros.

El paquete de lujo con asientos de inclinación y altura ajustable y reglaje lumbar, con apoyabrazos central y red a los pies del acompañante, es ahora elemento de serie en las versiones Elegance y Avantgarde.

La gama mecánica del Clase A se compone de siete motores, tres con funcionamiento a gasóleo y cuatro de gasolina. Los primeros han recibido retoques que les permite una reducción del consumo de 0,5 l/100 km. En una versión en concreto, que aparecerá en otoño próximo y que se denominará BlueEFFICIENCY, la actuación se completa con mejoras en el motor, aerodinámica, resistencia a la rodadura y peso, con las que se consigue una reducción adicional de 0,4 l/100 km, de manera que se llega a un consumo mixto de 4,5 l/100 km, lo que lleva a unas emisiones de sólo 119 g/km en la versión de tres puertas o Coupé, como Mercedes la denomina.

Los motores de gasolina recibirán este otoño un sistema “parada y arranque” automático, cuando el vehículo se detiene o inicia su marcha. Esto se consigue con un generador/arranque que se une al cigüeñal gracias a la correa del alternador, de manera que así arranca más rápido y silencioso que en otros sistemas de la competencia. Durante un viaje, este elemento actúa de generador, cargando la batería cuando es necesario. Las versiones A 150 y A 170 serán las primeras en recibirlo y gracias a él, el consumo medio se reduce en un 6,5 por ciento, llegando la versión A 150 BlueEFFICIENCY a 5,8 l/100 km.

Con las ganas de liderazgo que suele exhibir la marca de la estrella, no es raro comprobar como el Clase A es el primer coche con el certificado medioambiental de acuerdo al estándar ISO 14062, que ha comprobado como tras un análisis de 150.000 km ha asegurado que las emisiones de CO2 son un 7 por ciento menores que las de la generación anterior y las de óxido de nitrógeno se han reducido en no menos del 13 por ciento.

El equipamiento de la nueva generación del Clase A introduce las tecnologías de los modelos de lujo en este más económico segmento. Así, como elemento de serie, aparecen las luces de frenado de emergencia, que se encienden destelleantes en frenadas límite por encima de los 50 km/h. Los estudios demuestran que los conductores que persiguen a los vehículos en frenada límite reaccionan 0,2 segundos más rápidos con este tipo de luces de frenada, lo que, a 100 km/h, significarían unos 5,5 metros menos para detener el coche.

En un futuro sin definir todavía, el Clase A también vendrá equipado con un sistema de ultrasonido y dirección eléctrica que permitirá el aparcamiento asistido, donde el conductor no tendrá más que manejar los pedales, pues el volante lo hará todo automáticamente. Para ello, necesitará un hueco sólo 1,3 metros más largo que la longitud del Clase A.

De manera inmediata, los nuevos Clase A disponen del sistema de sustentación en rampa, que evita las clásicas caídas mientras el conductor suelta el freno y realiza las maniobras sobre embrague y acelerador. Los sistemas de audio y navegación también saltan a una generación más moderna, con cuatro opciones de audio, bluetooth, pantalla a color, variación de volumen automático y conexión externa en la guantera. El sistema de navegación incorpora mapas de Europa y reproductor de DVD. El Linguatronic –control por voz- opera el teléfono, el audio y el sistema de navegación mediante palabras de mando, facilitando su uso. Incluso dispondrá del Logic 7, un sistema de sonido surround, que fue primicia en el Clase S, con doce altavoces y una potencia de salida de 450 watios.

Hemos podido conducir el Clase A 150 dotado con el sistema “start/stop”. No utiliza un sistema similar al de BMW –con un motor de arranque reforzado para resistir el superior trabajo- sino que opta por una generador situado en lugar del clásico alternador, que mediante la habitual correa que mueve los elementos auxiliares, transmite el movimiento al cigüeñal cuando le toca arrancar el motor. El funcionamiento es el lógico, parando la mecánica cuando el conductor ha seleccionado el punto muerto y suelta el embrague, arrancándolo cuando lo pisa de nuevo. El único pero que le encontramos es que, en ese momento, el motor sube momentáneamente a 1.400 rpm antes de recaer al régimen normal de ralentí. Pensamos que, si esos continuados arranques sólo hicieran subir el régimen hasta el mismo de ralentí, el ahorro de combustible sería superior.

Mercedes lleva vendidas más de medio millón de unidades del atractivo Clase A en su generación actual, por lo que este modelo se sitúa entre los más vendidos de la gama Mercedes. Ahora, la marca germana imprime una imagen más juvenil al actuar sobre el frontal y los flancos para personalizar este restyling. Los faros del Clase A son nuevos y el paragolpes delantero, también. La toma de aire inferior es más grande, aumentando la sensación de anchura del coche. La parrilla del radiador también es inédita, y se diferencia ahora entre las versiones básica, Elegance y Avantgarde.

El perfil también permite diferenciar las distintas versiones. Mientras la versión básica del Clase A está equipada con llantas de 15 pulgadas de diámetro con tapacubos de siete brazos, los Elegance yl Avantgarde disponen de llantas de aleación de 16 pulgadas. Los protectores de los espejos retrovisores exteriores son más grandes, y lo mismo que las manillas de puertas, están pintados en el color de la carrocería. La parte posterior del Clase A recibe un nuevo paragolpes y diferentes grupos ópticos, que se extienden hasta entrar en los laterales de la carrocería. Estos nuevos extremos de carrocería alargan la longitud total en 45 milímetros, hasta un total de 3,88 metros.

El interior del Clase A ve elevado su valor con mejores tapizados y, en el caso del cuero, gracias a una atractiva combinación de piel ARTICO realizada a mano y disponible en tres colores. Todos los Clase A disponen de un hueco más grande para objetos en el centro de la consola y un nuevo sistema portabotes entre los asientos delanteros.

El paquete de lujo con asientos de inclinación y altura ajustable y reglaje lumbar, con apoyabrazos central y red a los pies del acompañante, es ahora elemento de serie en las versiones Elegance y Avantgarde.

La gama mecánica del Clase A se compone de siete motores, tres con funcionamiento a gasóleo y cuatro de gasolina. Los primeros han recibido retoques que les permite una reducción del consumo de 0,5 l/100 km. En una versión en concreto, que aparecerá en otoño próximo y que se denominará BlueEFFICIENCY, la actuación se completa con mejoras en el motor, aerodinámica, resistencia a la rodadura y peso, con las que se consigue una reducción adicional de 0,4 l/100 km, de manera que se llega a un consumo mixto de 4,5 l/100 km, lo que lleva a unas emisiones de sólo 119 g/km en la versión de tres puertas o Coupé, como Mercedes la denomina.

Los motores de gasolina recibirán este otoño un sistema “parada y arranque” automático, cuando el vehículo se detiene o inicia su marcha. Esto se consigue con un generador/arranque que se une al cigüeñal gracias a la correa del alternador, de manera que así arranca más rápido y silencioso que en otros sistemas de la competencia. Durante un viaje, este elemento actúa de generador, cargando la batería cuando es necesario. Las versiones A 150 y A 170 serán las primeras en recibirlo y gracias a él, el consumo medio se reduce en un 6,5 por ciento, llegando la versión A 150 BlueEFFICIENCY a 5,8 l/100 km.

Con las ganas de liderazgo que suele exhibir la marca de la estrella, no es raro comprobar como el Clase A es el primer coche con el certificado medioambiental de acuerdo al estándar ISO 14062, que ha comprobado como tras un análisis de 150.000 km ha asegurado que las emisiones de CO2 son un 7 por ciento menores que las de la generación anterior y las de óxido de nitrógeno se han reducido en no menos del 13 por ciento.

El equipamiento de la nueva generación del Clase A introduce las tecnologías de los modelos de lujo en este más económico segmento. Así, como elemento de serie, aparecen las luces de frenado de emergencia, que se encienden destelleantes en frenadas límite por encima de los 50 km/h. Los estudios demuestran que los conductores que persiguen a los vehículos en frenada límite reaccionan 0,2 segundos más rápidos con este tipo de luces de frenada, lo que, a 100 km/h, significarían unos 5,5 metros menos para detener el coche.

En un futuro sin definir todavía, el Clase A también vendrá equipado con un sistema de ultrasonido y dirección eléctrica que permitirá el aparcamiento asistido, donde el conductor no tendrá más que manejar los pedales, pues el volante lo hará todo automáticamente. Para ello, necesitará un hueco sólo 1,3 metros más largo que la longitud del Clase A.

De manera inmediata, los nuevos Clase A disponen del sistema de sustentación en rampa, que evita las clásicas caídas mientras el conductor suelta el freno y realiza las maniobras sobre embrague y acelerador. Los sistemas de audio y navegación también saltan a una generación más moderna, con cuatro opciones de audio, bluetooth, pantalla a color, variación de volumen automático y conexión externa en la guantera. El sistema de navegación incorpora mapas de Europa y reproductor de DVD. El Linguatronic –control por voz- opera el teléfono, el audio y el sistema de navegación mediante palabras de mando, facilitando su uso. Incluso dispondrá del Logic 7, un sistema de sonido surround, que fue primicia en el Clase S, con doce altavoces y una potencia de salida de 450 watios.

Hemos podido conducir el Clase A 150 dotado con el sistema “start/stop”. No utiliza un sistema similar al de BMW –con un motor de arranque reforzado para resistir el superior trabajo- sino que opta por una generador situado en lugar del clásico alternador, que mediante la habitual correa que mueve los elementos auxiliares, transmite el movimiento al cigüeñal cuando le toca arrancar el motor. El funcionamiento es el lógico, parando la mecánica cuando el conductor ha seleccionado el punto muerto y suelta el embrague, arrancándolo cuando lo pisa de nuevo. El único pero que le encontramos es que, en ese momento, el motor sube momentáneamente a 1.400 rpm antes de recaer al régimen normal de ralentí. Pensamos que, si esos continuados arranques sólo hicieran subir el régimen hasta el mismo de ralentí, el ahorro de combustible sería superior.

Mercedes lleva vendidas más de medio millón de unidades del atractivo Clase A en su generación actual, por lo que este modelo se sitúa entre los más vendidos de la gama Mercedes. Ahora, la marca germana imprime una imagen más juvenil al actuar sobre el frontal y los flancos para personalizar este restyling. Los faros del Clase A son nuevos y el paragolpes delantero, también. La toma de aire inferior es más grande, aumentando la sensación de anchura del coche. La parrilla del radiador también es inédita, y se diferencia ahora entre las versiones básica, Elegance y Avantgarde.

El perfil también permite diferenciar las distintas versiones. Mientras la versión básica del Clase A está equipada con llantas de 15 pulgadas de diámetro con tapacubos de siete brazos, los Elegance yl Avantgarde disponen de llantas de aleación de 16 pulgadas. Los protectores de los espejos retrovisores exteriores son más grandes, y lo mismo que las manillas de puertas, están pintados en el color de la carrocería. La parte posterior del Clase A recibe un nuevo paragolpes y diferentes grupos ópticos, que se extienden hasta entrar en los laterales de la carrocería. Estos nuevos extremos de carrocería alargan la longitud total en 45 milímetros, hasta un total de 3,88 metros.

El interior del Clase A ve elevado su valor con mejores tapizados y, en el caso del cuero, gracias a una atractiva combinación de piel ARTICO realizada a mano y disponible en tres colores. Todos los Clase A disponen de un hueco más grande para objetos en el centro de la consola y un nuevo sistema portabotes entre los asientos delanteros.

El paquete de lujo con asientos de inclinación y altura ajustable y reglaje lumbar, con apoyabrazos central y red a los pies del acompañante, es ahora elemento de serie en las versiones Elegance y Avantgarde.

La gama mecánica del Clase A se compone de siete motores, tres con funcionamiento a gasóleo y cuatro de gasolina. Los primeros han recibido retoques que les permite una reducción del consumo de 0,5 l/100 km. En una versión en concreto, que aparecerá en otoño próximo y que se denominará BlueEFFICIENCY, la actuación se completa con mejoras en el motor, aerodinámica, resistencia a la rodadura y peso, con las que se consigue una reducción adicional de 0,4 l/100 km, de manera que se llega a un consumo mixto de 4,5 l/100 km, lo que lleva a unas emisiones de sólo 119 g/km en la versión de tres puertas o Coupé, como Mercedes la denomina.

Los motores de gasolina recibirán este otoño un sistema “parada y arranque” automático, cuando el vehículo se detiene o inicia su marcha. Esto se consigue con un generador/arranque que se une al cigüeñal gracias a la correa del alternador, de manera que así arranca más rápido y silencioso que en otros sistemas de la competencia. Durante un viaje, este elemento actúa de generador, cargando la batería cuando es necesario. Las versiones A 150 y A 170 serán las primeras en recibirlo y gracias a él, el consumo medio se reduce en un 6,5 por ciento, llegando la versión A 150 BlueEFFICIENCY a 5,8 l/100 km.

Con las ganas de liderazgo que suele exhibir la marca de la estrella, no es raro comprobar como el Clase A es el primer coche con el certificado medioambiental de acuerdo al estándar ISO 14062, que ha comprobado como tras un análisis de 150.000 km ha asegurado que las emisiones de CO2 son un 7 por ciento menores que las de la generación anterior y las de óxido de nitrógeno se han reducido en no menos del 13 por ciento.

El equipamiento de la nueva generación del Clase A introduce las tecnologías de los modelos de lujo en este más económico segmento. Así, como elemento de serie, aparecen las luces de frenado de emergencia, que se encienden destelleantes en frenadas límite por encima de los 50 km/h. Los estudios demuestran que los conductores que persiguen a los vehículos en frenada límite reaccionan 0,2 segundos más rápidos con este tipo de luces de frenada, lo que, a 100 km/h, significarían unos 5,5 metros menos para detener el coche.

En un futuro sin definir todavía, el Clase A también vendrá equipado con un sistema de ultrasonido y dirección eléctrica que permitirá el aparcamiento asistido, donde el conductor no tendrá más que manejar los pedales, pues el volante lo hará todo automáticamente. Para ello, necesitará un hueco sólo 1,3 metros más largo que la longitud del Clase A.

De manera inmediata, los nuevos Clase A disponen del sistema de sustentación en rampa, que evita las clásicas caídas mientras el conductor suelta el freno y realiza las maniobras sobre embrague y acelerador. Los sistemas de audio y navegación también saltan a una generación más moderna, con cuatro opciones de audio, bluetooth, pantalla a color, variación de volumen automático y conexión externa en la guantera. El sistema de navegación incorpora mapas de Europa y reproductor de DVD. El Linguatronic –control por voz- opera el teléfono, el audio y el sistema de navegación mediante palabras de mando, facilitando su uso. Incluso dispondrá del Logic 7, un sistema de sonido surround, que fue primicia en el Clase S, con doce altavoces y una potencia de salida de 450 watios.

Hemos podido conducir el Clase A 150 dotado con el sistema “start/stop”. No utiliza un sistema similar al de BMW –con un motor de arranque reforzado para resistir el superior trabajo- sino que opta por una generador situado en lugar del clásico alternador, que mediante la habitual correa que mueve los elementos auxiliares, transmite el movimiento al cigüeñal cuando le toca arrancar el motor. El funcionamiento es el lógico, parando la mecánica cuando el conductor ha seleccionado el punto muerto y suelta el embrague, arrancándolo cuando lo pisa de nuevo. El único pero que le encontramos es que, en ese momento, el motor sube momentáneamente a 1.400 rpm antes de recaer al régimen normal de ralentí. Pensamos que, si esos continuados arranques sólo hicieran subir el régimen hasta el mismo de ralentí, el ahorro de combustible sería superior.

Mercedes lleva vendidas más de medio millón de unidades del atractivo Clase A en su generación actual, por lo que este modelo se sitúa entre los más vendidos de la gama Mercedes. Ahora, la marca germana imprime una imagen más juvenil al actuar sobre el frontal y los flancos para personalizar este restyling. Los faros del Clase A son nuevos y el paragolpes delantero, también. La toma de aire inferior es más grande, aumentando la sensación de anchura del coche. La parrilla del radiador también es inédita, y se diferencia ahora entre las versiones básica, Elegance y Avantgarde.

El perfil también permite diferenciar las distintas versiones. Mientras la versión básica del Clase A está equipada con llantas de 15 pulgadas de diámetro con tapacubos de siete brazos, los Elegance yl Avantgarde disponen de llantas de aleación de 16 pulgadas. Los protectores de los espejos retrovisores exteriores son más grandes, y lo mismo que las manillas de puertas, están pintados en el color de la carrocería. La parte posterior del Clase A recibe un nuevo paragolpes y diferentes grupos ópticos, que se extienden hasta entrar en los laterales de la carrocería. Estos nuevos extremos de carrocería alargan la longitud total en 45 milímetros, hasta un total de 3,88 metros.

El interior del Clase A ve elevado su valor con mejores tapizados y, en el caso del cuero, gracias a una atractiva combinación de piel ARTICO realizada a mano y disponible en tres colores. Todos los Clase A disponen de un hueco más grande para objetos en el centro de la consola y un nuevo sistema portabotes entre los asientos delanteros.

El paquete de lujo con asientos de inclinación y altura ajustable y reglaje lumbar, con apoyabrazos central y red a los pies del acompañante, es ahora elemento de serie en las versiones Elegance y Avantgarde.

La gama mecánica del Clase A se compone de siete motores, tres con funcionamiento a gasóleo y cuatro de gasolina. Los primeros han recibido retoques que les permite una reducción del consumo de 0,5 l/100 km. En una versión en concreto, que aparecerá en otoño próximo y que se denominará BlueEFFICIENCY, la actuación se completa con mejoras en el motor, aerodinámica, resistencia a la rodadura y peso, con las que se consigue una reducción adicional de 0,4 l/100 km, de manera que se llega a un consumo mixto de 4,5 l/100 km, lo que lleva a unas emisiones de sólo 119 g/km en la versión de tres puertas o Coupé, como Mercedes la denomina.

Los motores de gasolina recibirán este otoño un sistema “parada y arranque” automático, cuando el vehículo se detiene o inicia su marcha. Esto se consigue con un generador/arranque que se une al cigüeñal gracias a la correa del alternador, de manera que así arranca más rápido y silencioso que en otros sistemas de la competencia. Durante un viaje, este elemento actúa de generador, cargando la batería cuando es necesario. Las versiones A 150 y A 170 serán las primeras en recibirlo y gracias a él, el consumo medio se reduce en un 6,5 por ciento, llegando la versión A 150 BlueEFFICIENCY a 5,8 l/100 km.

Con las ganas de liderazgo que suele exhibir la marca de la estrella, no es raro comprobar como el Clase A es el primer coche con el certificado medioambiental de acuerdo al estándar ISO 14062, que ha comprobado como tras un análisis de 150.000 km ha asegurado que las emisiones de CO2 son un 7 por ciento menores que las de la generación anterior y las de óxido de nitrógeno se han reducido en no menos del 13 por ciento.

El equipamiento de la nueva generación del Clase A introduce las tecnologías de los modelos de lujo en este más económico segmento. Así, como elemento de serie, aparecen las luces de frenado de emergencia, que se encienden destelleantes en frenadas límite por encima de los 50 km/h. Los estudios demuestran que los conductores que persiguen a los vehículos en frenada límite reaccionan 0,2 segundos más rápidos con este tipo de luces de frenada, lo que, a 100 km/h, significarían unos 5,5 metros menos para detener el coche.

En un futuro sin definir todavía, el Clase A también vendrá equipado con un sistema de ultrasonido y dirección eléctrica que permitirá el aparcamiento asistido, donde el conductor no tendrá más que manejar los pedales, pues el volante lo hará todo automáticamente. Para ello, necesitará un hueco sólo 1,3 metros más largo que la longitud del Clase A.

De manera inmediata, los nuevos Clase A disponen del sistema de sustentación en rampa, que evita las clásicas caídas mientras el conductor suelta el freno y realiza las maniobras sobre embrague y acelerador. Los sistemas de audio y navegación también saltan a una generación más moderna, con cuatro opciones de audio, bluetooth, pantalla a color, variación de volumen automático y conexión externa en la guantera. El sistema de navegación incorpora mapas de Europa y reproductor de DVD. El Linguatronic –control por voz- opera el teléfono, el audio y el sistema de navegación mediante palabras de mando, facilitando su uso. Incluso dispondrá del Logic 7, un sistema de sonido surround, que fue primicia en el Clase S, con doce altavoces y una potencia de salida de 450 watios.

Hemos podido conducir el Clase A 150 dotado con el sistema “start/stop”. No utiliza un sistema similar al de BMW –con un motor de arranque reforzado para resistir el superior trabajo- sino que opta por una generador situado en lugar del clásico alternador, que mediante la habitual correa que mueve los elementos auxiliares, transmite el movimiento al cigüeñal cuando le toca arrancar el motor. El funcionamiento es el lógico, parando la mecánica cuando el conductor ha seleccionado el punto muerto y suelta el embrague, arrancándolo cuando lo pisa de nuevo. El único pero que le encontramos es que, en ese momento, el motor sube momentáneamente a 1.400 rpm antes de recaer al régimen normal de ralentí. Pensamos que, si esos continuados arranques sólo hicieran subir el régimen hasta el mismo de ralentí, el ahorro de combustible sería superior.

Mercedes lleva vendidas más de medio millón de unidades del atractivo Clase A en su generación actual, por lo que este modelo se sitúa entre los más vendidos de la gama Mercedes. Ahora, la marca germana imprime una imagen más juvenil al actuar sobre el frontal y los flancos para personalizar este restyling. Los faros del Clase A son nuevos y el paragolpes delantero, también. La toma de aire inferior es más grande, aumentando la sensación de anchura del coche. La parrilla del radiador también es inédita, y se diferencia ahora entre las versiones básica, Elegance y Avantgarde.

El perfil también permite diferenciar las distintas versiones. Mientras la versión básica del Clase A está equipada con llantas de 15 pulgadas de diámetro con tapacubos de siete brazos, los Elegance yl Avantgarde disponen de llantas de aleación de 16 pulgadas. Los protectores de los espejos retrovisores exteriores son más grandes, y lo mismo que las manillas de puertas, están pintados en el color de la carrocería. La parte posterior del Clase A recibe un nuevo paragolpes y diferentes grupos ópticos, que se extienden hasta entrar en los laterales de la carrocería. Estos nuevos extremos de carrocería alargan la longitud total en 45 milímetros, hasta un total de 3,88 metros.

El interior del Clase A ve elevado su valor con mejores tapizados y, en el caso del cuero, gracias a una atractiva combinación de piel ARTICO realizada a mano y disponible en tres colores. Todos los Clase A disponen de un hueco más grande para objetos en el centro de la consola y un nuevo sistema portabotes entre los asientos delanteros.

El paquete de lujo con asientos de inclinación y altura ajustable y reglaje lumbar, con apoyabrazos central y red a los pies del acompañante, es ahora elemento de serie en las versiones Elegance y Avantgarde.

La gama mecánica del Clase A se compone de siete motores, tres con funcionamiento a gasóleo y cuatro de gasolina. Los primeros han recibido retoques que les permite una reducción del consumo de 0,5 l/100 km. En una versión en concreto, que aparecerá en otoño próximo y que se denominará BlueEFFICIENCY, la actuación se completa con mejoras en el motor, aerodinámica, resistencia a la rodadura y peso, con las que se consigue una reducción adicional de 0,4 l/100 km, de manera que se llega a un consumo mixto de 4,5 l/100 km, lo que lleva a unas emisiones de sólo 119 g/km en la versión de tres puertas o Coupé, como Mercedes la denomina.

Los motores de gasolina recibirán este otoño un sistema “parada y arranque” automático, cuando el vehículo se detiene o inicia su marcha. Esto se consigue con un generador/arranque que se une al cigüeñal gracias a la correa del alternador, de manera que así arranca más rápido y silencioso que en otros sistemas de la competencia. Durante un viaje, este elemento actúa de generador, cargando la batería cuando es necesario. Las versiones A 150 y A 170 serán las primeras en recibirlo y gracias a él, el consumo medio se reduce en un 6,5 por ciento, llegando la versión A 150 BlueEFFICIENCY a 5,8 l/100 km.

Con las ganas de liderazgo que suele exhibir la marca de la estrella, no es raro comprobar como el Clase A es el primer coche con el certificado medioambiental de acuerdo al estándar ISO 14062, que ha comprobado como tras un análisis de 150.000 km ha asegurado que las emisiones de CO2 son un 7 por ciento menores que las de la generación anterior y las de óxido de nitrógeno se han reducido en no menos del 13 por ciento.

El equipamiento de la nueva generación del Clase A introduce las tecnologías de los modelos de lujo en este más económico segmento. Así, como elemento de serie, aparecen las luces de frenado de emergencia, que se encienden destelleantes en frenadas límite por encima de los 50 km/h. Los estudios demuestran que los conductores que persiguen a los vehículos en frenada límite reaccionan 0,2 segundos más rápidos con este tipo de luces de frenada, lo que, a 100 km/h, significarían unos 5,5 metros menos para detener el coche.

En un futuro sin definir todavía, el Clase A también vendrá equipado con un sistema de ultrasonido y dirección eléctrica que permitirá el aparcamiento asistido, donde el conductor no tendrá más que manejar los pedales, pues el volante lo hará todo automáticamente. Para ello, necesitará un hueco sólo 1,3 metros más largo que la longitud del Clase A.

De manera inmediata, los nuevos Clase A disponen del sistema de sustentación en rampa, que evita las clásicas caídas mientras el conductor suelta el freno y realiza las maniobras sobre embrague y acelerador. Los sistemas de audio y navegación también saltan a una generación más moderna, con cuatro opciones de audio, bluetooth, pantalla a color, variación de volumen automático y conexión externa en la guantera. El sistema de navegación incorpora mapas de Europa y reproductor de DVD. El Linguatronic –control por voz- opera el teléfono, el audio y el sistema de navegación mediante palabras de mando, facilitando su uso. Incluso dispondrá del Logic 7, un sistema de sonido surround, que fue primicia en el Clase S, con doce altavoces y una potencia de salida de 450 watios.

Hemos podido conducir el Clase A 150 dotado con el sistema “start/stop”. No utiliza un sistema similar al de BMW –con un motor de arranque reforzado para resistir el superior trabajo- sino que opta por una generador situado en lugar del clásico alternador, que mediante la habitual correa que mueve los elementos auxiliares, transmite el movimiento al cigüeñal cuando le toca arrancar el motor. El funcionamiento es el lógico, parando la mecánica cuando el conductor ha seleccionado el punto muerto y suelta el embrague, arrancándolo cuando lo pisa de nuevo. El único pero que le encontramos es que, en ese momento, el motor sube momentáneamente a 1.400 rpm antes de recaer al régimen normal de ralentí. Pensamos que, si esos continuados arranques sólo hicieran subir el régimen hasta el mismo de ralentí, el ahorro de combustible sería superior.

Mercedes lleva vendidas más de medio millón de unidades del atractivo Clase A en su generación actual, por lo que este modelo se sitúa entre los más vendidos de la gama Mercedes. Ahora, la marca germana imprime una imagen más juvenil al actuar sobre el frontal y los flancos para personalizar este restyling. Los faros del Clase A son nuevos y el paragolpes delantero, también. La toma de aire inferior es más grande, aumentando la sensación de anchura del coche. La parrilla del radiador también es inédita, y se diferencia ahora entre las versiones básica, Elegance y Avantgarde.

El perfil también permite diferenciar las distintas versiones. Mientras la versión básica del Clase A está equipada con llantas de 15 pulgadas de diámetro con tapacubos de siete brazos, los Elegance yl Avantgarde disponen de llantas de aleación de 16 pulgadas. Los protectores de los espejos retrovisores exteriores son más grandes, y lo mismo que las manillas de puertas, están pintados en el color de la carrocería. La parte posterior del Clase A recibe un nuevo paragolpes y diferentes grupos ópticos, que se extienden hasta entrar en los laterales de la carrocería. Estos nuevos extremos de carrocería alargan la longitud total en 45 milímetros, hasta un total de 3,88 metros.

El interior del Clase A ve elevado su valor con mejores tapizados y, en el caso del cuero, gracias a una atractiva combinación de piel ARTICO realizada a mano y disponible en tres colores. Todos los Clase A disponen de un hueco más grande para objetos en el centro de la consola y un nuevo sistema portabotes entre los asientos delanteros.

El paquete de lujo con asientos de inclinación y altura ajustable y reglaje lumbar, con apoyabrazos central y red a los pies del acompañante, es ahora elemento de serie en las versiones Elegance y Avantgarde.

La gama mecánica del Clase A se compone de siete motores, tres con funcionamiento a gasóleo y cuatro de gasolina. Los primeros han recibido retoques que les permite una reducción del consumo de 0,5 l/100 km. En una versión en concreto, que aparecerá en otoño próximo y que se denominará BlueEFFICIENCY, la actuación se completa con mejoras en el motor, aerodinámica, resistencia a la rodadura y peso, con las que se consigue una reducción adicional de 0,4 l/100 km, de manera que se llega a un consumo mixto de 4,5 l/100 km, lo que lleva a unas emisiones de sólo 119 g/km en la versión de tres puertas o Coupé, como Mercedes la denomina.

Los motores de gasolina recibirán este otoño un sistema “parada y arranque” automático, cuando el vehículo se detiene o inicia su marcha. Esto se consigue con un generador/arranque que se une al cigüeñal gracias a la correa del alternador, de manera que así arranca más rápido y silencioso que en otros sistemas de la competencia. Durante un viaje, este elemento actúa de generador, cargando la batería cuando es necesario. Las versiones A 150 y A 170 serán las primeras en recibirlo y gracias a él, el consumo medio se reduce en un 6,5 por ciento, llegando la versión A 150 BlueEFFICIENCY a 5,8 l/100 km.

Con las ganas de liderazgo que suele exhibir la marca de la estrella, no es raro comprobar como el Clase A es el primer coche con el certificado medioambiental de acuerdo al estándar ISO 14062, que ha comprobado como tras un análisis de 150.000 km ha asegurado que las emisiones de CO2 son un 7 por ciento menores que las de la generación anterior y las de óxido de nitrógeno se han reducido en no menos del 13 por ciento.

El equipamiento de la nueva generación del Clase A introduce las tecnologías de los modelos de lujo en este más económico segmento. Así, como elemento de serie, aparecen las luces de frenado de emergencia, que se encienden destelleantes en frenadas límite por encima de los 50 km/h. Los estudios demuestran que los conductores que persiguen a los vehículos en frenada límite reaccionan 0,2 segundos más rápidos con este tipo de luces de frenada, lo que, a 100 km/h, significarían unos 5,5 metros menos para detener el coche.

En un futuro sin definir todavía, el Clase A también vendrá equipado con un sistema de ultrasonido y dirección eléctrica que permitirá el aparcamiento asistido, donde el conductor no tendrá más que manejar los pedales, pues el volante lo hará todo automáticamente. Para ello, necesitará un hueco sólo 1,3 metros más largo que la longitud del Clase A.

De manera inmediata, los nuevos Clase A disponen del sistema de sustentación en rampa, que evita las clásicas caídas mientras el conductor suelta el freno y realiza las maniobras sobre embrague y acelerador. Los sistemas de audio y navegación también saltan a una generación más moderna, con cuatro opciones de audio, bluetooth, pantalla a color, variación de volumen automático y conexión externa en la guantera. El sistema de navegación incorpora mapas de Europa y reproductor de DVD. El Linguatronic –control por voz- opera el teléfono, el audio y el sistema de navegación mediante palabras de mando, facilitando su uso. Incluso dispondrá del Logic 7, un sistema de sonido surround, que fue primicia en el Clase S, con doce altavoces y una potencia de salida de 450 watios.

Hemos podido conducir el Clase A 150 dotado con el sistema “start/stop”. No utiliza un sistema similar al de BMW –con un motor de arranque reforzado para resistir el superior trabajo- sino que opta por una generador situado en lugar del clásico alternador, que mediante la habitual correa que mueve los elementos auxiliares, transmite el movimiento al cigüeñal cuando le toca arrancar el motor. El funcionamiento es el lógico, parando la mecánica cuando el conductor ha seleccionado el punto muerto y suelta el embrague, arrancándolo cuando lo pisa de nuevo. El único pero que le encontramos es que, en ese momento, el motor sube momentáneamente a 1.400 rpm antes de recaer al régimen normal de ralentí. Pensamos que, si esos continuados arranques sólo hicieran subir el régimen hasta el mismo de ralentí, el ahorro de combustible sería superior.

Mercedes lleva vendidas más de medio millón de unidades del atractivo Clase A en su generación actual, por lo que este modelo se sitúa entre los más vendidos de la gama Mercedes. Ahora, la marca germana imprime una imagen más juvenil al actuar sobre el frontal y los flancos para personalizar este restyling. Los faros del Clase A son nuevos y el paragolpes delantero, también. La toma de aire inferior es más grande, aumentando la sensación de anchura del coche. La parrilla del radiador también es inédita, y se diferencia ahora entre las versiones básica, Elegance y Avantgarde.

El perfil también permite diferenciar las distintas versiones. Mientras la versión básica del Clase A está equipada con llantas de 15 pulgadas de diámetro con tapacubos de siete brazos, los Elegance yl Avantgarde disponen de llantas de aleación de 16 pulgadas. Los protectores de los espejos retrovisores exteriores son más grandes, y lo mismo que las manillas de puertas, están pintados en el color de la carrocería. La parte posterior del Clase A recibe un nuevo paragolpes y diferentes grupos ópticos, que se extienden hasta entrar en los laterales de la carrocería. Estos nuevos extremos de carrocería alargan la longitud total en 45 milímetros, hasta un total de 3,88 metros.

El interior del Clase A ve elevado su valor con mejores tapizados y, en el caso del cuero, gracias a una atractiva combinación de piel ARTICO realizada a mano y disponible en tres colores. Todos los Clase A disponen de un hueco más grande para objetos en el centro de la consola y un nuevo sistema portabotes entre los asientos delanteros.

El paquete de lujo con asientos de inclinación y altura ajustable y reglaje lumbar, con apoyabrazos central y red a los pies del acompañante, es ahora elemento de serie en las versiones Elegance y Avantgarde.

La gama mecánica del Clase A se compone de siete motores, tres con funcionamiento a gasóleo y cuatro de gasolina. Los primeros han recibido retoques que les permite una reducción del consumo de 0,5 l/100 km. En una versión en concreto, que aparecerá en otoño próximo y que se denominará BlueEFFICIENCY, la actuación se completa con mejoras en el motor, aerodinámica, resistencia a la rodadura y peso, con las que se consigue una reducción adicional de 0,4 l/100 km, de manera que se llega a un consumo mixto de 4,5 l/100 km, lo que lleva a unas emisiones de sólo 119 g/km en la versión de tres puertas o Coupé, como Mercedes la denomina.

Los motores de gasolina recibirán este otoño un sistema “parada y arranque” automático, cuando el vehículo se detiene o inicia su marcha. Esto se consigue con un generador/arranque que se une al cigüeñal gracias a la correa del alternador, de manera que así arranca más rápido y silencioso que en otros sistemas de la competencia. Durante un viaje, este elemento actúa de generador, cargando la batería cuando es necesario. Las versiones A 150 y A 170 serán las primeras en recibirlo y gracias a él, el consumo medio se reduce en un 6,5 por ciento, llegando la versión A 150 BlueEFFICIENCY a 5,8 l/100 km.

Con las ganas de liderazgo que suele exhibir la marca de la estrella, no es raro comprobar como el Clase A es el primer coche con el certificado medioambiental de acuerdo al estándar ISO 14062, que ha comprobado como tras un análisis de 150.000 km ha asegurado que las emisiones de CO2 son un 7 por ciento menores que las de la generación anterior y las de óxido de nitrógeno se han reducido en no menos del 13 por ciento.

El equipamiento de la nueva generación del Clase A introduce las tecnologías de los modelos de lujo en este más económico segmento. Así, como elemento de serie, aparecen las luces de frenado de emergencia, que se encienden destelleantes en frenadas límite por encima de los 50 km/h. Los estudios demuestran que los conductores que persiguen a los vehículos en frenada límite reaccionan 0,2 segundos más rápidos con este tipo de luces de frenada, lo que, a 100 km/h, significarían unos 5,5 metros menos para detener el coche.

En un futuro sin definir todavía, el Clase A también vendrá equipado con un sistema de ultrasonido y dirección eléctrica que permitirá el aparcamiento asistido, donde el conductor no tendrá más que manejar los pedales, pues el volante lo hará todo automáticamente. Para ello, necesitará un hueco sólo 1,3 metros más largo que la longitud del Clase A.

De manera inmediata, los nuevos Clase A disponen del sistema de sustentación en rampa, que evita las clásicas caídas mientras el conductor suelta el freno y realiza las maniobras sobre embrague y acelerador. Los sistemas de audio y navegación también saltan a una generación más moderna, con cuatro opciones de audio, bluetooth, pantalla a color, variación de volumen automático y conexión externa en la guantera. El sistema de navegación incorpora mapas de Europa y reproductor de DVD. El Linguatronic –control por voz- opera el teléfono, el audio y el sistema de navegación mediante palabras de mando, facilitando su uso. Incluso dispondrá del Logic 7, un sistema de sonido surround, que fue primicia en el Clase S, con doce altavoces y una potencia de salida de 450 watios.

Hemos podido conducir el Clase A 150 dotado con el sistema “start/stop”. No utiliza un sistema similar al de BMW –con un motor de arranque reforzado para resistir el superior trabajo- sino que opta por una generador situado en lugar del clásico alternador, que mediante la habitual correa que mueve los elementos auxiliares, transmite el movimiento al cigüeñal cuando le toca arrancar el motor. El funcionamiento es el lógico, parando la mecánica cuando el conductor ha seleccionado el punto muerto y suelta el embrague, arrancándolo cuando lo pisa de nuevo. El único pero que le encontramos es que, en ese momento, el motor sube momentáneamente a 1.400 rpm antes de recaer al régimen normal de ralentí. Pensamos que, si esos continuados arranques sólo hicieran subir el régimen hasta el mismo de ralentí, el ahorro de combustible sería superior.

Mercedes lleva vendidas más de medio millón de unidades del atractivo Clase A en su generación actual, por lo que este modelo se sitúa entre los más vendidos de la gama Mercedes. Ahora, la marca germana imprime una imagen más juvenil al actuar sobre el frontal y los flancos para personalizar este restyling. Los faros del Clase A son nuevos y el paragolpes delantero, también. La toma de aire inferior es más grande, aumentando la sensación de anchura del coche. La parrilla del radiador también es inédita, y se diferencia ahora entre las versiones básica, Elegance y Avantgarde.

El perfil también permite diferenciar las distintas versiones. Mientras la versión básica del Clase A está equipada con llantas de 15 pulgadas de diámetro con tapacubos de siete brazos, los Elegance yl Avantgarde disponen de llantas de aleación de 16 pulgadas. Los protectores de los espejos retrovisores exteriores son más grandes, y lo mismo que las manillas de puertas, están pintados en el color de la carrocería. La parte posterior del Clase A recibe un nuevo paragolpes y diferentes grupos ópticos, que se extienden hasta entrar en los laterales de la carrocería. Estos nuevos extremos de carrocería alargan la longitud total en 45 milímetros, hasta un total de 3,88 metros.

El interior del Clase A ve elevado su valor con mejores tapizados y, en el caso del cuero, gracias a una atractiva combinación de piel ARTICO realizada a mano y disponible en tres colores. Todos los Clase A disponen de un hueco más grande para objetos en el centro de la consola y un nuevo sistema portabotes entre los asientos delanteros.

El paquete de lujo con asientos de inclinación y altura ajustable y reglaje lumbar, con apoyabrazos central y red a los pies del acompañante, es ahora elemento de serie en las versiones Elegance y Avantgarde.

La gama mecánica del Clase A se compone de siete motores, tres con funcionamiento a gasóleo y cuatro de gasolina. Los primeros han recibido retoques que les permite una reducción del consumo de 0,5 l/100 km. En una versión en concreto, que aparecerá en otoño próximo y que se denominará BlueEFFICIENCY, la actuación se completa con mejoras en el motor, aerodinámica, resistencia a la rodadura y peso, con las que se consigue una reducción adicional de 0,4 l/100 km, de manera que se llega a un consumo mixto de 4,5 l/100 km, lo que lleva a unas emisiones de sólo 119 g/km en la versión de tres puertas o Coupé, como Mercedes la denomina.

Los motores de gasolina recibirán este otoño un sistema “parada y arranque” automático, cuando el vehículo se detiene o inicia su marcha. Esto se consigue con un generador/arranque que se une al cigüeñal gracias a la correa del alternador, de manera que así arranca más rápido y silencioso que en otros sistemas de la competencia. Durante un viaje, este elemento actúa de generador, cargando la batería cuando es necesario. Las versiones A 150 y A 170 serán las primeras en recibirlo y gracias a él, el consumo medio se reduce en un 6,5 por ciento, llegando la versión A 150 BlueEFFICIENCY a 5,8 l/100 km.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...