Mercedes Clase A 180d, a prueba: ¿la compra maestra de la gama 2018?

Arranca el nuevo Mercedes Clase A y, con tres motores en la gama y una horquilla tan amplia de potencia, seguro que te asaltan dudas. Como acceso, un Diésel de 116 CV pero… ¿qué tal va?
Raúl Roncero – rroncero@mpib.es -
Mercedes Clase A 180d, a prueba: ¿la compra maestra de la gama 2018?
Mercedes Clase A 180d, a prueba: ¿la compra maestra de la gama 2018?

Si tienes ya claras toda las generalidades y características del nuevo Mercedes Clase A de 2018 —puedes refrescarlas aquí—, te tocará poner rumbo a la elección mecánica dentro de las tres opciones que ofrece la gama. Y con dos motores de gasolina —de momento— con 163 y 224 CV, tal vez tus opciones estén dentro de un abanico de potencia más “modesto”. Y ahí es donde entra en acción la única variante Diésel que Mercedes ofrece por el momento, un motor que, como los que esconde el Clase A200 y A250, está también debidamente puesto al día en materia de emisiones para cumplir las inminentes normativas, pero no exento de la incertidumbre que se avecina a este tipo de motores en el futuro.

Publicidad

Por el momento, este Mercedes Clase A180d en el que nos centraremos esta vez también tiene un hándicap: sólo se vende con cambio automático de 7 velocidades 7G-DCT, una excelente transmisión que te recomendaría a ojos cerrados, pero que encarece el precio de esta versión.

  

Mercedes Clase A 180d

Mercedes Clase A180d: más potente, más suave…

El motor en cuestión vuelve a ser el 1.5 dCi hecho por Renault —llega a las instalaciones de Mercedes procedente de la factoría de Valladolid del fabricante francés— adaptado por Mercedes para su coche mediante elementos específicos como un volante de doble masa diferente, un software diferente, sistema de parada y arranque Stop&Start optimizado y también un alternador y compresor de aire acondicionado distinto, así como con soportes de motor específicos. Es un propulsor que respecto a la anterior generación ha experimentado también una importante trasformación.

Ahora emplea un turbocompresor mejorado con regulador eléctrico para la geometría de sus álabes, un intercooler aire-agua más eficaz. También se ha reducido el peso de innumerables elementos,  entre ellos, todos los mecanismos móviles de la distribución; la rampa de inyección cuenta con más presión —pasa de 1.600 a 2.000 bares— y los inyectores  realizan un mayor número de etapas por ciclo —6 en total—. La insonorización ha mejorado con una nueva cubierta para el cárter o segundo cortafuegos adicional al elementos estructural, intercalando una cámara de aire en ambos elementos mientras que las emisiones se “atajan” mediante un catalizador de oxidación que requiere aditivo Adblue cuyo depósito tiene una capacidad de 23,8 litros. Ahora rinde 116 CV a 4.000 rpm y 260  Nm de par entre 1.750 y 2.500 rpm y todos los cambios  citados te aseguro que se notan; lo que no sabría decirte que en qué medida es por efecto del propio motor y cuánto aporta el nuevo chasis y carrocería de esta nueva generación que tanto trabajo concentra en rigidez estructural, aerodinámica, refinamiento y aislamiento acústico.

Mercedes Clase A 2018Probado inmediatamente después de bajar A200 de gasolina, no hay duda que estás ante un motor Diesel, pero la evolución es como la noche y el día. Una de las mejoras más notables es que suena y vibra claramente menos y ya no tiene ese funcionamiento tan tosco como antes, aunque no es motor más silencioso de su categoría, donde mis motores preferidos no están, precisamente, en “manos” de compactos “Premium.

Publicidad

En este sentido, el 1.5 BlueHDi de 130 CV de PSA o el 1.6 i-DTEC que ha vuelto a montar Honda en el Civic me resultan motores superiores, y también son propulsores con más “pegada” que el del Clase A 180d. También ha mejorado la progresividad en su entrega de potencia desde bajas vueltas, resultando claramente más agradable, aunque sigue sin aceptar de buen grado girar por encima de 3.500 rpm, algo que sería es un problema mayor dado el excelente trabajo que realiza el cambio automático de 7 marchas, salvo que “trastees” con los posibles modos del Dynamic Select, cuyo modo Sport tiene una programación, a mi modo de ver, demasiado deportiva para este motor, apurando demasiado las marchas entre cambio y cambio o utilizando con bastante frecuencia una relación más corta de lo que te pediría el cuerpo.

El Mercedes Clase A180d frente a sus rivales

El Mercedes Clase A 180d 7G-DCT cuesta 32.700 euros. Es, por tanto, el más caro de entre todos sus modelos semejantes. Igualando en nivel de potencia y transmisión, cuesta entre 3.000 y 3.500 euros más que un Audi A3 Sportback 1.6 TDi S-tronic/7, un BMW 116d Automático, o un Volvo V40 D2 Automático,  4.800 euros más que un VW Golf 1.6 TDi DSG/7 o 5.400 más que un Mini Clubman D, también con la caja de cambios automática. Si bien, el Clase A viene más equipado que todos ellos, puede tener elementos más innovadores y sistemas de seguridad más avanzado.Mercedes Clase A 180d

Hoy por hoy, es también un coche con mejor calidad que todos ellos, más confortable y de los mejores en comportamiento dinámico. Comparado todos estos modelos citados, el Clase A180d 7G-DCT  es el modelo que más gasta si nos ceñimos a consumos oficiales, aunque creo que sus cifras son más realistas que los 3,8 l/100 km prometidos por el BMW 118d Automático.

Durante nuestros primeros recorridos realizados en Croacia nos hemos movido en una horquilla de entre 5 l/100 km conduciendo de forma económica —donde esta versión se encuentra verdaderamente en su salsa— y 7 l/100 km, siempre de ordenador, probando los altísimos límites del chasis. En este tipo de utilización, la sensación que tengo es que el Clase A 180d tiene una mayor capacidad de aceleración que el Audi A3 y el Golf con el motor 1.6 TDi, pero no tanta como el Volvo V40 D2 —se nota claramente que es un propulsor de mayor cilindrada, aunque el V40 se siente bastante pesado— o que un BMW 116d con el motor de 1.5 litros 3 tres cilindros, el modelo con los mejores consumos oficiales —3,8 l/100 km— o la mejor cifra de aceleración de 0 a 100 km/h —10,3 s—. El Clase A180d destaca por su mayor velocidad máxima y, especialmente, por la mayor facilidad para ganar velocidad a partir de velocidades medio altas, donde la excelente aerodinámica del compacto de Mercedes parece imponer menos frenos al avance.

Publicidad

Su alternativa en gasolina, en este momento, sería el A200 de 163 CV, un motor de nueva factura —también hecho en colaboración con Renault—, tacto delicioso y gran nivel prestacional, aunque nunca gastará tan poco como el A180d y, a igualdad de transmisión, cuesta 957 euros más.

También te puede interesar:

Mini renueva sus versiones de 3 y 5 puertas

Subaru Impreza 2018, el compacto japonés se pone al día

Skoda Kamiq, así es el último SUV de Skoda</

Publicidad