Mercedes CL

El Mercedes CL, el coupé de la Clase S, estrena generación con motores más potentes, comportamiento de primera y un bagaje tecnológico de última generación. Eso sí, el precio sólo es apto para economías muy desahogadas.
Autopista -
Mercedes CL
Mercedes CL

Lo primero que llama la atención de esta séptima edición de la Clase CL es su diseño. Es un coche con mayor musculatura que su antecesor y que adopta los rasgos estilísticos de la Clase S, con la que comparte un gran número de componentes. En el frontal se abandonan los faros ovalados separados y se vuelve a la forma trapezoidal de la quinta generación. La parrilla obtiene más protagonismo en la zona delantera y, la trasera, con una gran superficie acristalada, también refleja novedades notables. No obstante, si algo caracteriza a este nuevo CL es la fluidez de trazos y la alta línea de cintura que se observa lateralmente, algo que acentúa su innata deportividad. Si todo esto se incluye en un coche que mide más de cinco metros (5,06 metros, creciendo 7 centímetros respecto su antecesor en longitud y batalla), la sensación de poderío que despierta es enorme.

En el interior, lo esperado: lujo y magnífico acabado, con texturas de muy buen tacto y materiales –plásticos, cueros y maderas-. No obstante, lo primero que percibimos al introducirnos dentro del Clase CL es la sensación de “desconcierto tecnológico” que sentimos. El gran número de mandos y botones, unido al hecho de que no contamos con una palanca de cambios convencional, sino con una colocada en la columna de la dirección al estilo americano,z nos provoca algo de confusión, aunque, eso sí, momentánea. Con un poco de atención y con la ayuda del libro de instrucciones, todo queda más claro. Al alcance de la mano, y pulsando su correspondiente palanca, podemos, entre otras cosas, mover y climatizar los asientos, cerrar las puertas, variar la posición de la pantalla del navegador, elevar la carrocería, desactivar/activar el control de estabilidad, cambiar la dureza de la amortiguación y controlar los mandos de la radio y la climatización. Eso, mediante los botones visibles, porque, a través de un mando giratorio también se pueden realizar alguna de las citadas funciones.

Miro mis bolsillos y apenas hay algún billete de 10 euros y varias monedas de un euro. Es, entonces, cuando contemplo el Mercedes CL que acabo de conducir durante la presentación que ha organizado la marca alemana a los medios españoles en la isla de Mallorca y pienso: “disfruta de este momento, majete, pues, si una quiniela no lo remedia, será una de las pocas veces que puedas hacerlo”.

Y es que la nueva generación del Mercedes CL, la séptima, es un coche superlativo en todos los aspectos y, obviamente, también en el precio. Existen dos versiones disponibles, el CL 500, equipado con un motor de ocho cilindros en V de 388 CV y un par de 54 mkg a partir de 2.800 rpm; es decir, un poderío tal que hace que pienses que el coche del resto de los mortales es famélico. Pues esa es la “versión básica”, con miles de comillas. Completa la gama el CL 600, con un motor de otro mundo, un V12 de 517 CV y, atención, 84 mkg de par a partir de 3.500 rpm. Si esta cifra os deja fríos, un par de ejemplos esclarecedores: tiene más par que cualquier Ferrari y que cualquier Porsche, supera a las versiones más deportivas de BMW, Audi, Lexus y Jaguar y únicamente es superado en este apartado por dos modelos de otra galaxia, como el Bentley Arnage y el Maybach, también realizado por Mercedes. Claro está, que ambas limusinas tienen su precio a partir de 247.000 y 416.000 euros, respectivamente…

Los precios de la nueva gama CL no son tan elevados, pero sí están destinados a economías muy saneadas. El CL 500 tiene una tarifa de 120.000 euros (20 millones, no lo olvidemos, de las extintas pesetas), mientras que el CL 600 está en los 167.200 euros (casi 28 millones).

Una vez dicho esto, ya podemos contarte lo que nos ofrece este espectacular vehículo, dotado de la última tecnología y capaz de generar una enorme satisfacción, tanto por la envidia que despierta como por las sensaciones al volante –o en el asiento del copiloto- que ofrece.

Galería relacionada

Mercedes CL

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...