Mercedes-AMG A 45 4Matic, hemorragia deportiva (primera prueba)

Tenía que ser el compacto más potente del mundo y, como ya no bastaban 360 CV, el Mercedes-AMG A45 4Matic estrena hoy 381 CV, autoblocante mecánico y suspensión adaptativa. ¡Brutal!
Jordi Moral.

Twitter: @jordimoralp -

Mercedes-AMG A 45 4Matic, hemorragia deportiva (primera prueba)
Mercedes-AMG A 45 4Matic, hemorragia deportiva (primera prueba)

Hace tiempo que en el departamento de AMG dejaron de levantar el pie del acelerador, algo que ni siquiera se permiten en su preparación más pequeña, la de la Clase A. Hoy, los 360 CV con los que se estrenó hace apenas dos años el Mercedes-AMG A 45 4Matic no eran suficientes. Y no lo eran, fundamentalmente, porque su gran rival les había superado. En efecto, tanto daño les hizo el nuevo Audi RS3 Sportback, con su amenazante motor 2.5 TFSI de 5 cilindros y ya 367 CV, que la respuesta ha sido salvaje. Sí, porque aprovechando el restyling general de la nueva Clase A, Mercedes no sólo lo potencia… sino que afina también su puesta a punto. 

“Lejos de hacer que nos durmamos en los laureles, los éxitos nos estimulan a seguir mejorando. El A 45 ofrecía un gran potencial de evolución”. Y, hoy, las palabras con las que nos recibían sus responsables en el exigente circuito EuroSpeedway de Lausitz (en Alemania), las hemos podido confirmar. Empezando por lo prioritario, y lo que más les preocupaba, podemos asegurar ya que su revisado motor es impresionante. Se trata del mismo anterior 2.0 Turbo de 4 cilindros e inyección directa, pero que ahora estrena modificaciones en su mecanismo de distribución, así como una optimización de los procesos de combustión con reajustes, entre otros componentes, del turbo, por supuesto Twinscroll de doble entrada. 

Máquina total

Así que esta nueva joya de aluminio, montada a mano, con inyectores piezoeléctricos con una presión de hasta 200 bares y una presión máxima de sobrealimentación de 1,8 bares, es capaz de rendir hoy nada menos que 381 CV en el nuevo Mercedes-AMG A 45 4Matic para batir de nuevo, no sólo el récord de potencia de la categoría, sino también el de potencia específica de un propulsor de serie de 4 cilindros. Agarraos: 191 CV por litro de cilindrada. Su par máximo también sube de 45,9 a 48,5 mkg, disponibles entre 2.250 y 5.000 rpm. 

Con semejantes cifras, y acompañado de un rapidísimo cambio automático Speedshift DCT AMG de doble embrague y 7 marchas (por cierto, ahora con un nuevo escalonamiento que implica una desmultiplicación más corta de 3ª a 7ª, nueva función Launch Assist para salir como un cohete y un software actualizado con tiempos más rápidos de respuesta), no extrañan hoy su prestaciones: acelera de 0 a 100 km/h en sólo 4,2 segundos (hasta 0,4 segundos más rápido que el anterior A 45, y 1 décima menos que el Audi RS3 Sportback), con una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h. Toda una proeza de ingeniería que, además, logra mantener sus mismos 6,9 l/100 km de consumos, muy inferiores a los 8,1 que homologa Audi. Mercedes se apunta doble tanto. 

Y se los apunta, sobre todo, porque su respuesta es estratosférica. Con la sensación de haber ganado hoy más bajos, y con una respuesta absolutamente galáctica a partir ya de 2.500 rpm, la sensación de poderío del nuevo Mercedes-AMG A 45 4Matic es brutal tanto en carretera como en circuito. Acompañado del gran sonido que otorga la mariposa regulada automáticamente en el escape y pudiendo ser impulsado manualmente a través de unas levas de generoso tamaño tras el volante, resulta de lo más estimulante y espontáneo siempre al acelerador, sorprendiendo además por la fuerza con la que llega al corte. Tanta, que incluso evidencia aún más una estirada que sabe a poco: corta apenas a 6.000 rpm

Chasis revisado

Motor, como vemos, no le falta al nuevo Mercedes-AMG A 45 4Matic. Pero te aseguro que tampoco chasis. Empezando por lo básico, este compacto estrena (y ya era hora) la unidad AMG Drive para interferir, a través de una ruleta en la consola central, en los nuevos programas AMG Dynamic Select de adaptación de respuesta. Similares a los estrenados por los Mercedes AMG GT y AMG C 63, permite seleccionar entre modos Confort (aquí está activa la función de planeo entre 60 y 160 km/h y el Stop/Start), Sport, Sport+ e Individual. Eso sí, con los paquetes AMG Dynamic Plus y AMG Ride Control puede añadir también un 5º Race pensado prácticamente para circuito: además de insertar la respuesta más rápida de acelerador, cambio o dirección, activa el modo extra “Sport Handling” de ESP para permitirle más ángulo de deriva. Con todo, este A 45 es impresionante. Pero vayamos antes por partes. 

Con el nuevo paquete AMG Dynamic Plus (3.165 €), el Mercedes-AMG A 45 4Matic incluye por primera vez un diferencial autoblocante mecánico de nuevo desarrollo para el tren delantero, complemento perfecto a su siempre ultra efectiva (y añado que ya absolutamente necesaria) tracción integral AMG Performance de serie, con un embrague de discos múltiples capaz de variar el reparto de fuerza de un100% inicial al tren delantero al 50/50 siempre que sea necesario. La otra novedad es que este mismo paquete suma la nueva suspensión adaptativa AMG Ride Control, de estreno en el A 45 y capaz de montarse también como una opción independiente (1.495 euros). Permite ajustar la respuesta de amortiguación en modos Sport y Confort. 

Con todo es como hemos podido probar, de momento, este impactante Mercedes-AMG A 45 4Matic, con una doble cara muy marcada. Por carretera, y abusando del modo Confort, nos encontramos por primera vez con un A que no te quita los empastes. Ha ganado suavidad, resultando mucho menos seco de amortiguación que antes y más utilizable. Un compacto, aunque firme y explosivo, ya asumible para uso diario, pero capaz de embestir girando la ruleta mágica. Es ahí cuando te haces con un A 45 extremadamente ágil en su entrada en curva, rapidísimo de dirección, con una motricidad siempre soberbia como comprobamos incluso lloviendo en circuito y con reacciones relativamente fáciles de controlar, no demasiado aparatosas, pero que sí ofrece sensaciones

Un deportivo en toda regla, que además nos ofreció durante nuestro recorrido una excelente capacidad de frenada. Para ello este Mercedes-AMG A 45 4Matic monta de serie discos autoventilados y perforados (de 350 mm delante y 330 detrás con pinzas gris y anagrama AMG en blanco, en opción rojas) y neumáticos 235/40 R18 con llantas de 10 radios en gris titanio. Eso sí, en opción puedes personalizarlo todo, montar mayores neumáticos e incluso aditamentos aerodinámicos en forma de distintos alerones, y deflectores y flics adicionales. 

A un segundo plano aquí pasan ya las ligeras modificaciones estéticas comunes a toda la nueva gama de la Clase A, que también incluyen nuevos sistemas de info-entretenimiento con pantalla ya de 8”, faros LED High Performance, más asistentes de seguridad o plena integración con los teléfonos móviles. El nuevo Mercedes-AMG A 45 4Matic llega a finales de septiembre a un precio de 56.978 euros. Ahora, sin duda, le tocará mover ficha a Audi con su RS3. 

 

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...