Mazda 2 1.6 16v Sportive

Mazda vive un momento dulce. Ha dejado atrás la crisis, goza de bien merecida fama entre el público y sus modelos se venden más que nunca. El último coche en sumarse a esta corriente de éxito es el Mazda 2, que, además, se produce en España. Probamos la versión 1.6, la más viva de la gama.
-
Mazda 2 1.6 16v Sportive
Mazda 2 1.6 16v Sportive

El modelo de Peugeot, mucho más barato que el de Mazda, ofrece un motor algo más potente, 110 CV, lo que, de entrada, le da ventaja en la comparativa.
El 206 es un coche muy conocido, un superventas que está en la recta final de su vida útil, aunque se le prepara un rediseño. Su mecánica está más que probada y resulta muy fiable. En carretera es algo menos ágil que el Mazda y, desde luego, no le iguala en capacidad interior.

Con menos cilindrada, el Clio iguala la cifra de potencia del Mazda y le gana, aunque por poco, en prestaciones. El coche francés es una opción muy atractiva también por condiciones dinámicas y por posibilidades.
Sus interiores son atractivos y están bien rematados. Además, su equipamiento supera algo al del Mazda. En cambio, es menos habitable y tiene un maletero más pequeño.

El coche español, al igual que sus clónicos Skoda Fabia y Volkswagen Polo, es una de las mejores opciones a la hora de competir con el Mazda 2. Da el Ibiza una impresión de coche mayor, no en vano es notablemente más largo, pero luego, en el interior, no hay tantass direrencias y, en los asientos traseros, la ventaja es del Mazda. En carretera, los tres modelos del grupo Volkswagen son los que mejor plantan cara al Mazda. Lo hacen por prestaciones y, en el caso del Ibiza, también por capacidad dinámica. El bastidor del Ibiza es mejor.

El modelo francés rompe por diseño, pero no ofrece la calidad que da el japonés. No le iguala prácticamente en nada, ni en motor, mucho menos afilado; ni en prestaciones; ni en bastidor, mucho más torpe; y tampoc en acabados y materiales.
La ventaja del C3 son los descuentos que aplica Citroën al precio de tarifa. Con sus ofertas, el precio final se vuelve muy atractivo e interesante.

El Fiesta utiliza la misma plataforma y el mismo motor que lleva el Mazda 2. Sin embargo, a pesar de ser mecánicamente clónicos, el Fiesta da una impresión algo más pobre que la que transmite el coche de Mazda. Los acabados son algo peores, el motor no va tan afinado y el bastidor no alcanza un nivel tan elevado.
Sin embargo, la apuesta de Ford es el precio. El acabado Trend, único que se combina con este motor de 100 CV, es sensiblemente más barato que el Mazda y ofrece un equipamiento más elaborado.

El modelo de Peugeot, mucho más barato que el de Mazda, ofrece un motor algo más potente, 110 CV, lo que, de entrada, le da ventaja en la comparativa.
El 206 es un coche muy conocido, un superventas que está en la recta final de su vida útil, aunque se le prepara un rediseño. Su mecánica está más que probada y resulta muy fiable. En carretera es algo menos ágil que el Mazda y, desde luego, no le iguala en capacidad interior.

Con menos cilindrada, el Clio iguala la cifra de potencia del Mazda y le gana, aunque por poco, en prestaciones. El coche francés es una opción muy atractiva también por condiciones dinámicas y por posibilidades.
Sus interiores son atractivos y están bien rematados. Además, su equipamiento supera algo al del Mazda. En cambio, es menos habitable y tiene un maletero más pequeño.

El coche español, al igual que sus clónicos Skoda Fabia y Volkswagen Polo, es una de las mejores opciones a la hora de competir con el Mazda 2. Da el Ibiza una impresión de coche mayor, no en vano es notablemente más largo, pero luego, en el interior, no hay tantass direrencias y, en los asientos traseros, la ventaja es del Mazda. En carretera, los tres modelos del grupo Volkswagen son los que mejor plantan cara al Mazda. Lo hacen por prestaciones y, en el caso del Ibiza, también por capacidad dinámica. El bastidor del Ibiza es mejor.

El modelo francés rompe por diseño, pero no ofrece la calidad que da el japonés. No le iguala prácticamente en nada, ni en motor, mucho menos afilado; ni en prestaciones; ni en bastidor, mucho más torpe; y tampoc en acabados y materiales.
La ventaja del C3 son los descuentos que aplica Citroën al precio de tarifa. Con sus ofertas, el precio final se vuelve muy atractivo e interesante.

El Fiesta utiliza la misma plataforma y el mismo motor que lleva el Mazda 2. Sin embargo, a pesar de ser mecánicamente clónicos, el Fiesta da una impresión algo más pobre que la que transmite el coche de Mazda. Los acabados son algo peores, el motor no va tan afinado y el bastidor no alcanza un nivel tan elevado.
Sin embargo, la apuesta de Ford es el precio. El acabado Trend, único que se combina con este motor de 100 CV, es sensiblemente más barato que el Mazda y ofrece un equipamiento más elaborado.

El modelo de Peugeot, mucho más barato que el de Mazda, ofrece un motor algo más potente, 110 CV, lo que, de entrada, le da ventaja en la comparativa.
El 206 es un coche muy conocido, un superventas que está en la recta final de su vida útil, aunque se le prepara un rediseño. Su mecánica está más que probada y resulta muy fiable. En carretera es algo menos ágil que el Mazda y, desde luego, no le iguala en capacidad interior.

Con menos cilindrada, el Clio iguala la cifra de potencia del Mazda y le gana, aunque por poco, en prestaciones. El coche francés es una opción muy atractiva también por condiciones dinámicas y por posibilidades.
Sus interiores son atractivos y están bien rematados. Además, su equipamiento supera algo al del Mazda. En cambio, es menos habitable y tiene un maletero más pequeño.

El coche español, al igual que sus clónicos Skoda Fabia y Volkswagen Polo, es una de las mejores opciones a la hora de competir con el Mazda 2. Da el Ibiza una impresión de coche mayor, no en vano es notablemente más largo, pero luego, en el interior, no hay tantass direrencias y, en los asientos traseros, la ventaja es del Mazda. En carretera, los tres modelos del grupo Volkswagen son los que mejor plantan cara al Mazda. Lo hacen por prestaciones y, en el caso del Ibiza, también por capacidad dinámica. El bastidor del Ibiza es mejor.

El modelo francés rompe por diseño, pero no ofrece la calidad que da el japonés. No le iguala prácticamente en nada, ni en motor, mucho menos afilado; ni en prestaciones; ni en bastidor, mucho más torpe; y tampoc en acabados y materiales.
La ventaja del C3 son los descuentos que aplica Citroën al precio de tarifa. Con sus ofertas, el precio final se vuelve muy atractivo e interesante.

El Fiesta utiliza la misma plataforma y el mismo motor que lleva el Mazda 2. Sin embargo, a pesar de ser mecánicamente clónicos, el Fiesta da una impresión algo más pobre que la que transmite el coche de Mazda. Los acabados son algo peores, el motor no va tan afinado y el bastidor no alcanza un nivel tan elevado.
Sin embargo, la apuesta de Ford es el precio. El acabado Trend, único que se combina con este motor de 100 CV, es sensiblemente más barato que el Mazda y ofrece un equipamiento más elaborado.

El modelo de Peugeot, mucho más barato que el de Mazda, ofrece un motor algo más potente, 110 CV, lo que, de entrada, le da ventaja en la comparativa.
El 206 es un coche muy conocido, un superventas que está en la recta final de su vida útil, aunque se le prepara un rediseño. Su mecánica está más que probada y resulta muy fiable. En carretera es algo menos ágil que el Mazda y, desde luego, no le iguala en capacidad interior.

Con menos cilindrada, el Clio iguala la cifra de potencia del Mazda y le gana, aunque por poco, en prestaciones. El coche francés es una opción muy atractiva también por condiciones dinámicas y por posibilidades.
Sus interiores son atractivos y están bien rematados. Además, su equipamiento supera algo al del Mazda. En cambio, es menos habitable y tiene un maletero más pequeño.

El coche español, al igual que sus clónicos Skoda Fabia y Volkswagen Polo, es una de las mejores opciones a la hora de competir con el Mazda 2. Da el Ibiza una impresión de coche mayor, no en vano es notablemente más largo, pero luego, en el interior, no hay tantass direrencias y, en los asientos traseros, la ventaja es del Mazda. En carretera, los tres modelos del grupo Volkswagen son los que mejor plantan cara al Mazda. Lo hacen por prestaciones y, en el caso del Ibiza, también por capacidad dinámica. El bastidor del Ibiza es mejor.

El modelo francés rompe por diseño, pero no ofrece la calidad que da el japonés. No le iguala prácticamente en nada, ni en motor, mucho menos afilado; ni en prestaciones; ni en bastidor, mucho más torpe; y tampoc en acabados y materiales.
La ventaja del C3 son los descuentos que aplica Citroën al precio de tarifa. Con sus ofertas, el precio final se vuelve muy atractivo e interesante.

El Fiesta utiliza la misma plataforma y el mismo motor que lleva el Mazda 2. Sin embargo, a pesar de ser mecánicamente clónicos, el Fiesta da una impresión algo más pobre que la que transmite el coche de Mazda. Los acabados son algo peores, el motor no va tan afinado y el bastidor no alcanza un nivel tan elevado.
Sin embargo, la apuesta de Ford es el precio. El acabado Trend, único que se combina con este motor de 100 CV, es sensiblemente más barato que el Mazda y ofrece un equipamiento más elaborado.

El modelo de Peugeot, mucho más barato que el de Mazda, ofrece un motor algo más potente, 110 CV, lo que, de entrada, le da ventaja en la comparativa.
El 206 es un coche muy conocido, un superventas que está en la recta final de su vida útil, aunque se le prepara un rediseño. Su mecánica está más que probada y resulta muy fiable. En carretera es algo menos ágil que el Mazda y, desde luego, no le iguala en capacidad interior.

Con menos cilindrada, el Clio iguala la cifra de potencia del Mazda y le gana, aunque por poco, en prestaciones. El coche francés es una opción muy atractiva también por condiciones dinámicas y por posibilidades.
Sus interiores son atractivos y están bien rematados. Además, su equipamiento supera algo al del Mazda. En cambio, es menos habitable y tiene un maletero más pequeño.

El coche español, al igual que sus clónicos Skoda Fabia y Volkswagen Polo, es una de las mejores opciones a la hora de competir con el Mazda 2. Da el Ibiza una impresión de coche mayor, no en vano es notablemente más largo, pero luego, en el interior, no hay tantass direrencias y, en los asientos traseros, la ventaja es del Mazda. En carretera, los tres modelos del grupo Volkswagen son los que mejor plantan cara al Mazda. Lo hacen por prestaciones y, en el caso del Ibiza, también por capacidad dinámica. El bastidor del Ibiza es mejor.

El modelo francés rompe por diseño, pero no ofrece la calidad que da el japonés. No le iguala prácticamente en nada, ni en motor, mucho menos afilado; ni en prestaciones; ni en bastidor, mucho más torpe; y tampoc en acabados y materiales.
La ventaja del C3 son los descuentos que aplica Citroën al precio de tarifa. Con sus ofertas, el precio final se vuelve muy atractivo e interesante.

El Fiesta utiliza la misma plataforma y el mismo motor que lleva el Mazda 2. Sin embargo, a pesar de ser mecánicamente clónicos, el Fiesta da una impresión algo más pobre que la que transmite el coche de Mazda. Los acabados son algo peores, el motor no va tan afinado y el bastidor no alcanza un nivel tan elevado.
Sin embargo, la apuesta de Ford es el precio. El acabado Trend, único que se combina con este motor de 100 CV, es sensiblemente más barato que el Mazda y ofrece un equipamiento más elaborado.

El modelo de Peugeot, mucho más barato que el de Mazda, ofrece un motor algo más potente, 110 CV, lo que, de entrada, le da ventaja en la comparativa.
El 206 es un coche muy conocido, un superventas que está en la recta final de su vida útil, aunque se le prepara un rediseño. Su mecánica está más que probada y resulta muy fiable. En carretera es algo menos ágil que el Mazda y, desde luego, no le iguala en capacidad interior.

Con menos cilindrada, el Clio iguala la cifra de potencia del Mazda y le gana, aunque por poco, en prestaciones. El coche francés es una opción muy atractiva también por condiciones dinámicas y por posibilidades.
Sus interiores son atractivos y están bien rematados. Además, su equipamiento supera algo al del Mazda. En cambio, es menos habitable y tiene un maletero más pequeño.

El coche español, al igual que sus clónicos Skoda Fabia y Volkswagen Polo, es una de las mejores opciones a la hora de competir con el Mazda 2. Da el Ibiza una impresión de coche mayor, no en vano es notablemente más largo, pero luego, en el interior, no hay tantass direrencias y, en los asientos traseros, la ventaja es del Mazda. En carretera, los tres modelos del grupo Volkswagen son los que mejor plantan cara al Mazda. Lo hacen por prestaciones y, en el caso del Ibiza, también por capacidad dinámica. El bastidor del Ibiza es mejor.

El modelo francés rompe por diseño, pero no ofrece la calidad que da el japonés. No le iguala prácticamente en nada, ni en motor, mucho menos afilado; ni en prestaciones; ni en bastidor, mucho más torpe; y tampoc en acabados y materiales.
La ventaja del C3 son los descuentos que aplica Citroën al precio de tarifa. Con sus ofertas, el precio final se vuelve muy atractivo e interesante.

El Fiesta utiliza la misma plataforma y el mismo motor que lleva el Mazda 2. Sin embargo, a pesar de ser mecánicamente clónicos, el Fiesta da una impresión algo más pobre que la que transmite el coche de Mazda. Los acabados son algo peores, el motor no va tan afinado y el bastidor no alcanza un nivel tan elevado.
Sin embargo, la apuesta de Ford es el precio. El acabado Trend, único que se combina con este motor de 100 CV, es sensiblemente más barato que el Mazda y ofrece un equipamiento más elaborado.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...