Mazda2 3p

Algunos meses después del lanzamiento de la carrocería de cinco puertas, la marca japonesa ha presentado la variante de tres puertas. Exceptuando el diseño más dinámico, apenas existen otros cambios.
-
Mazda2 3p
Mazda2 3p

El Mazda 2 ha sido uno de los último modelos presentados por el fabricante japonés y, también, el primer utilitario con tres puertas que Mazda comercializa desde 1996. El último modelo de estas características fue el Mazda 323 3p. Lo primero que hay que señalar es que, respecto a la carrocería de cinco puertas, apenas existen diferencias entre ambos. Éstas se centran exclusivamente en una disminución del peso, que a igualdad de motor y carrocería, es de 10 kg.

Es lógico, por otra parte, que ningún apartado del plano mecánico varíe, puesto que, al fin y al cabo, se trata de un modelo recién llegado al mercado. De los cuatro propulsores disponibles, tres son de gasolina y uno es Diesel. La opción de gasolina más accesible es un 1.3 de 75 CV, con distribución variable en admisión –al igual que el resto de motores de gasolina-. Ese mismo propulsor representa también el siguiente escalón en la gama, aunque con 86 CV. El más potente de todos sería el 1.5 de 103 CV, con el que el pequeño utilitario acelera de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 s, alcanzando los 188 km/h de velocidad máxima. Desde el punto de vista ecológico, las emisiones de los 1.3 se quedan en 129 g/km, mientras que el 1.5 alcanzan los 140 g/km.

El único motor Diesel disponible es un 1.4 CRTD de 68 CV. Este tetracilíndrico es de origen Ford y se puede encontrar en otros modelos del mercado como el Fiesta. No es un propulsor que destaque por sus prestaciones, aunque sí por su bajo consumo. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de comprobar que se trata de una opción muy válida para el concepto de coche que es el Mazda 2, con una buena respuesta, sobre todo, a medio régimen.

La carrocería del Mazda 2 puede resultar, en cuanto a diseño, más atractiva para la gente que habitualmente no necesite las plazas traseras. En caso contrario, si tenemos niños o si con cierta asiduidad no vemos en la necesidad de utilizar la segunda fila de asientos, es más recomendable optar por la carrocería de cinco puertas, ya que la accesibilidad es mucho mejor. En el tres puertas, para entrar o salir de las plazas posteriores, será mucho más fácil –y seguro- hacerlo desde el lado del acompañante. Al abatir el respaldo, la banqueta se desliza completamente dejando un hueco amplio, aunque al volver a levantar el respaldo, la posición del asiento del acompañante no queda memorizada.

Sin embargo, realizar la misma operación por el lado del conductor sí es notablemente más incómoda. La banqueta no se mueve en absoluto una vez que abatimos el respaldo, por lo que el hueco que queda para pasar a la segunda fila es válido sólo para que lo hagan niños. La alternativa sería, además de entrar por la otra puerta, que el conductor desplace la banqueta manualmente –tal como si modificara la posición de conducción- antes de abatir el respaldo y, posteriormente, volver a reposicionar la banqueta.

La carrocería de tres puertas representa, a igualdad de equipamiento y motorización, un ahorro de 500 euros con respecto a la de cinco puertas. En cuanto a los niveles de acabado y equipamiento existen hasta tres diferentes. El 1.3 puede elegirse con el Active o el Active+, todos con aire acondicionado de serie –Active+ con climatizador-. El 1.5 sólo está disponible con el Sportive, el más completo, que incluye de serie control electrónico de estabilidad DSC. Para el Diesel se ofrecen los mismos niveles de acabado que para el 1.3, es decir, el Active y el Active+. La nueva carrocería de tres puertas del Mazda 2 ya está a la venta.

El Mazda 2 ha sido uno de los último modelos presentados por el fabricante japonés y, también, el primer utilitario con tres puertas que Mazda comercializa desde 1996. El último modelo de estas características fue el Mazda 323 3p. Lo primero que hay que señalar es que, respecto a la carrocería de cinco puertas, apenas existen diferencias entre ambos. Éstas se centran exclusivamente en una disminución del peso, que a igualdad de motor y carrocería, es de 10 kg.

Es lógico, por otra parte, que ningún apartado del plano mecánico varíe, puesto que, al fin y al cabo, se trata de un modelo recién llegado al mercado. De los cuatro propulsores disponibles, tres son de gasolina y uno es Diesel. La opción de gasolina más accesible es un 1.3 de 75 CV, con distribución variable en admisión –al igual que el resto de motores de gasolina-. Ese mismo propulsor representa también el siguiente escalón en la gama, aunque con 86 CV. El más potente de todos sería el 1.5 de 103 CV, con el que el pequeño utilitario acelera de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 s, alcanzando los 188 km/h de velocidad máxima. Desde el punto de vista ecológico, las emisiones de los 1.3 se quedan en 129 g/km, mientras que el 1.5 alcanzan los 140 g/km.

El único motor Diesel disponible es un 1.4 CRTD de 68 CV. Este tetracilíndrico es de origen Ford y se puede encontrar en otros modelos del mercado como el Fiesta. No es un propulsor que destaque por sus prestaciones, aunque sí por su bajo consumo. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de comprobar que se trata de una opción muy válida para el concepto de coche que es el Mazda 2, con una buena respuesta, sobre todo, a medio régimen.

La carrocería del Mazda 2 puede resultar, en cuanto a diseño, más atractiva para la gente que habitualmente no necesite las plazas traseras. En caso contrario, si tenemos niños o si con cierta asiduidad no vemos en la necesidad de utilizar la segunda fila de asientos, es más recomendable optar por la carrocería de cinco puertas, ya que la accesibilidad es mucho mejor. En el tres puertas, para entrar o salir de las plazas posteriores, será mucho más fácil –y seguro- hacerlo desde el lado del acompañante. Al abatir el respaldo, la banqueta se desliza completamente dejando un hueco amplio, aunque al volver a levantar el respaldo, la posición del asiento del acompañante no queda memorizada.

Sin embargo, realizar la misma operación por el lado del conductor sí es notablemente más incómoda. La banqueta no se mueve en absoluto una vez que abatimos el respaldo, por lo que el hueco que queda para pasar a la segunda fila es válido sólo para que lo hagan niños. La alternativa sería, además de entrar por la otra puerta, que el conductor desplace la banqueta manualmente –tal como si modificara la posición de conducción- antes de abatir el respaldo y, posteriormente, volver a reposicionar la banqueta.

La carrocería de tres puertas representa, a igualdad de equipamiento y motorización, un ahorro de 500 euros con respecto a la de cinco puertas. En cuanto a los niveles de acabado y equipamiento existen hasta tres diferentes. El 1.3 puede elegirse con el Active o el Active+, todos con aire acondicionado de serie –Active+ con climatizador-. El 1.5 sólo está disponible con el Sportive, el más completo, que incluye de serie control electrónico de estabilidad DSC. Para el Diesel se ofrecen los mismos niveles de acabado que para el 1.3, es decir, el Active y el Active+. La nueva carrocería de tres puertas del Mazda 2 ya está a la venta.

El Mazda 2 ha sido uno de los último modelos presentados por el fabricante japonés y, también, el primer utilitario con tres puertas que Mazda comercializa desde 1996. El último modelo de estas características fue el Mazda 323 3p. Lo primero que hay que señalar es que, respecto a la carrocería de cinco puertas, apenas existen diferencias entre ambos. Éstas se centran exclusivamente en una disminución del peso, que a igualdad de motor y carrocería, es de 10 kg.

Es lógico, por otra parte, que ningún apartado del plano mecánico varíe, puesto que, al fin y al cabo, se trata de un modelo recién llegado al mercado. De los cuatro propulsores disponibles, tres son de gasolina y uno es Diesel. La opción de gasolina más accesible es un 1.3 de 75 CV, con distribución variable en admisión –al igual que el resto de motores de gasolina-. Ese mismo propulsor representa también el siguiente escalón en la gama, aunque con 86 CV. El más potente de todos sería el 1.5 de 103 CV, con el que el pequeño utilitario acelera de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 s, alcanzando los 188 km/h de velocidad máxima. Desde el punto de vista ecológico, las emisiones de los 1.3 se quedan en 129 g/km, mientras que el 1.5 alcanzan los 140 g/km.

El único motor Diesel disponible es un 1.4 CRTD de 68 CV. Este tetracilíndrico es de origen Ford y se puede encontrar en otros modelos del mercado como el Fiesta. No es un propulsor que destaque por sus prestaciones, aunque sí por su bajo consumo. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de comprobar que se trata de una opción muy válida para el concepto de coche que es el Mazda 2, con una buena respuesta, sobre todo, a medio régimen.

La carrocería del Mazda 2 puede resultar, en cuanto a diseño, más atractiva para la gente que habitualmente no necesite las plazas traseras. En caso contrario, si tenemos niños o si con cierta asiduidad no vemos en la necesidad de utilizar la segunda fila de asientos, es más recomendable optar por la carrocería de cinco puertas, ya que la accesibilidad es mucho mejor. En el tres puertas, para entrar o salir de las plazas posteriores, será mucho más fácil –y seguro- hacerlo desde el lado del acompañante. Al abatir el respaldo, la banqueta se desliza completamente dejando un hueco amplio, aunque al volver a levantar el respaldo, la posición del asiento del acompañante no queda memorizada.

Sin embargo, realizar la misma operación por el lado del conductor sí es notablemente más incómoda. La banqueta no se mueve en absoluto una vez que abatimos el respaldo, por lo que el hueco que queda para pasar a la segunda fila es válido sólo para que lo hagan niños. La alternativa sería, además de entrar por la otra puerta, que el conductor desplace la banqueta manualmente –tal como si modificara la posición de conducción- antes de abatir el respaldo y, posteriormente, volver a reposicionar la banqueta.

La carrocería de tres puertas representa, a igualdad de equipamiento y motorización, un ahorro de 500 euros con respecto a la de cinco puertas. En cuanto a los niveles de acabado y equipamiento existen hasta tres diferentes. El 1.3 puede elegirse con el Active o el Active+, todos con aire acondicionado de serie –Active+ con climatizador-. El 1.5 sólo está disponible con el Sportive, el más completo, que incluye de serie control electrónico de estabilidad DSC. Para el Diesel se ofrecen los mismos niveles de acabado que para el 1.3, es decir, el Active y el Active+. La nueva carrocería de tres puertas del Mazda 2 ya está a la venta.

El Mazda 2 ha sido uno de los último modelos presentados por el fabricante japonés y, también, el primer utilitario con tres puertas que Mazda comercializa desde 1996. El último modelo de estas características fue el Mazda 323 3p. Lo primero que hay que señalar es que, respecto a la carrocería de cinco puertas, apenas existen diferencias entre ambos. Éstas se centran exclusivamente en una disminución del peso, que a igualdad de motor y carrocería, es de 10 kg.

Es lógico, por otra parte, que ningún apartado del plano mecánico varíe, puesto que, al fin y al cabo, se trata de un modelo recién llegado al mercado. De los cuatro propulsores disponibles, tres son de gasolina y uno es Diesel. La opción de gasolina más accesible es un 1.3 de 75 CV, con distribución variable en admisión –al igual que el resto de motores de gasolina-. Ese mismo propulsor representa también el siguiente escalón en la gama, aunque con 86 CV. El más potente de todos sería el 1.5 de 103 CV, con el que el pequeño utilitario acelera de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 s, alcanzando los 188 km/h de velocidad máxima. Desde el punto de vista ecológico, las emisiones de los 1.3 se quedan en 129 g/km, mientras que el 1.5 alcanzan los 140 g/km.

El único motor Diesel disponible es un 1.4 CRTD de 68 CV. Este tetracilíndrico es de origen Ford y se puede encontrar en otros modelos del mercado como el Fiesta. No es un propulsor que destaque por sus prestaciones, aunque sí por su bajo consumo. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de comprobar que se trata de una opción muy válida para el concepto de coche que es el Mazda 2, con una buena respuesta, sobre todo, a medio régimen.

La carrocería del Mazda 2 puede resultar, en cuanto a diseño, más atractiva para la gente que habitualmente no necesite las plazas traseras. En caso contrario, si tenemos niños o si con cierta asiduidad no vemos en la necesidad de utilizar la segunda fila de asientos, es más recomendable optar por la carrocería de cinco puertas, ya que la accesibilidad es mucho mejor. En el tres puertas, para entrar o salir de las plazas posteriores, será mucho más fácil –y seguro- hacerlo desde el lado del acompañante. Al abatir el respaldo, la banqueta se desliza completamente dejando un hueco amplio, aunque al volver a levantar el respaldo, la posición del asiento del acompañante no queda memorizada.

Sin embargo, realizar la misma operación por el lado del conductor sí es notablemente más incómoda. La banqueta no se mueve en absoluto una vez que abatimos el respaldo, por lo que el hueco que queda para pasar a la segunda fila es válido sólo para que lo hagan niños. La alternativa sería, además de entrar por la otra puerta, que el conductor desplace la banqueta manualmente –tal como si modificara la posición de conducción- antes de abatir el respaldo y, posteriormente, volver a reposicionar la banqueta.

La carrocería de tres puertas representa, a igualdad de equipamiento y motorización, un ahorro de 500 euros con respecto a la de cinco puertas. En cuanto a los niveles de acabado y equipamiento existen hasta tres diferentes. El 1.3 puede elegirse con el Active o el Active+, todos con aire acondicionado de serie –Active+ con climatizador-. El 1.5 sólo está disponible con el Sportive, el más completo, que incluye de serie control electrónico de estabilidad DSC. Para el Diesel se ofrecen los mismos niveles de acabado que para el 1.3, es decir, el Active y el Active+. La nueva carrocería de tres puertas del Mazda 2 ya está a la venta.

El Mazda 2 ha sido uno de los último modelos presentados por el fabricante japonés y, también, el primer utilitario con tres puertas que Mazda comercializa desde 1996. El último modelo de estas características fue el Mazda 323 3p. Lo primero que hay que señalar es que, respecto a la carrocería de cinco puertas, apenas existen diferencias entre ambos. Éstas se centran exclusivamente en una disminución del peso, que a igualdad de motor y carrocería, es de 10 kg.

Es lógico, por otra parte, que ningún apartado del plano mecánico varíe, puesto que, al fin y al cabo, se trata de un modelo recién llegado al mercado. De los cuatro propulsores disponibles, tres son de gasolina y uno es Diesel. La opción de gasolina más accesible es un 1.3 de 75 CV, con distribución variable en admisión –al igual que el resto de motores de gasolina-. Ese mismo propulsor representa también el siguiente escalón en la gama, aunque con 86 CV. El más potente de todos sería el 1.5 de 103 CV, con el que el pequeño utilitario acelera de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 s, alcanzando los 188 km/h de velocidad máxima. Desde el punto de vista ecológico, las emisiones de los 1.3 se quedan en 129 g/km, mientras que el 1.5 alcanzan los 140 g/km.

El único motor Diesel disponible es un 1.4 CRTD de 68 CV. Este tetracilíndrico es de origen Ford y se puede encontrar en otros modelos del mercado como el Fiesta. No es un propulsor que destaque por sus prestaciones, aunque sí por su bajo consumo. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de comprobar que se trata de una opción muy válida para el concepto de coche que es el Mazda 2, con una buena respuesta, sobre todo, a medio régimen.

La carrocería del Mazda 2 puede resultar, en cuanto a diseño, más atractiva para la gente que habitualmente no necesite las plazas traseras. En caso contrario, si tenemos niños o si con cierta asiduidad no vemos en la necesidad de utilizar la segunda fila de asientos, es más recomendable optar por la carrocería de cinco puertas, ya que la accesibilidad es mucho mejor. En el tres puertas, para entrar o salir de las plazas posteriores, será mucho más fácil –y seguro- hacerlo desde el lado del acompañante. Al abatir el respaldo, la banqueta se desliza completamente dejando un hueco amplio, aunque al volver a levantar el respaldo, la posición del asiento del acompañante no queda memorizada.

Sin embargo, realizar la misma operación por el lado del conductor sí es notablemente más incómoda. La banqueta no se mueve en absoluto una vez que abatimos el respaldo, por lo que el hueco que queda para pasar a la segunda fila es válido sólo para que lo hagan niños. La alternativa sería, además de entrar por la otra puerta, que el conductor desplace la banqueta manualmente –tal como si modificara la posición de conducción- antes de abatir el respaldo y, posteriormente, volver a reposicionar la banqueta.

La carrocería de tres puertas representa, a igualdad de equipamiento y motorización, un ahorro de 500 euros con respecto a la de cinco puertas. En cuanto a los niveles de acabado y equipamiento existen hasta tres diferentes. El 1.3 puede elegirse con el Active o el Active+, todos con aire acondicionado de serie –Active+ con climatizador-. El 1.5 sólo está disponible con el Sportive, el más completo, que incluye de serie control electrónico de estabilidad DSC. Para el Diesel se ofrecen los mismos niveles de acabado que para el 1.3, es decir, el Active y el Active+. La nueva carrocería de tres puertas del Mazda 2 ya está a la venta.

El Mazda 2 ha sido uno de los último modelos presentados por el fabricante japonés y, también, el primer utilitario con tres puertas que Mazda comercializa desde 1996. El último modelo de estas características fue el Mazda 323 3p. Lo primero que hay que señalar es que, respecto a la carrocería de cinco puertas, apenas existen diferencias entre ambos. Éstas se centran exclusivamente en una disminución del peso, que a igualdad de motor y carrocería, es de 10 kg.

Es lógico, por otra parte, que ningún apartado del plano mecánico varíe, puesto que, al fin y al cabo, se trata de un modelo recién llegado al mercado. De los cuatro propulsores disponibles, tres son de gasolina y uno es Diesel. La opción de gasolina más accesible es un 1.3 de 75 CV, con distribución variable en admisión –al igual que el resto de motores de gasolina-. Ese mismo propulsor representa también el siguiente escalón en la gama, aunque con 86 CV. El más potente de todos sería el 1.5 de 103 CV, con el que el pequeño utilitario acelera de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 s, alcanzando los 188 km/h de velocidad máxima. Desde el punto de vista ecológico, las emisiones de los 1.3 se quedan en 129 g/km, mientras que el 1.5 alcanzan los 140 g/km.

El único motor Diesel disponible es un 1.4 CRTD de 68 CV. Este tetracilíndrico es de origen Ford y se puede encontrar en otros modelos del mercado como el Fiesta. No es un propulsor que destaque por sus prestaciones, aunque sí por su bajo consumo. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de comprobar que se trata de una opción muy válida para el concepto de coche que es el Mazda 2, con una buena respuesta, sobre todo, a medio régimen.

La carrocería del Mazda 2 puede resultar, en cuanto a diseño, más atractiva para la gente que habitualmente no necesite las plazas traseras. En caso contrario, si tenemos niños o si con cierta asiduidad no vemos en la necesidad de utilizar la segunda fila de asientos, es más recomendable optar por la carrocería de cinco puertas, ya que la accesibilidad es mucho mejor. En el tres puertas, para entrar o salir de las plazas posteriores, será mucho más fácil –y seguro- hacerlo desde el lado del acompañante. Al abatir el respaldo, la banqueta se desliza completamente dejando un hueco amplio, aunque al volver a levantar el respaldo, la posición del asiento del acompañante no queda memorizada.

Sin embargo, realizar la misma operación por el lado del conductor sí es notablemente más incómoda. La banqueta no se mueve en absoluto una vez que abatimos el respaldo, por lo que el hueco que queda para pasar a la segunda fila es válido sólo para que lo hagan niños. La alternativa sería, además de entrar por la otra puerta, que el conductor desplace la banqueta manualmente –tal como si modificara la posición de conducción- antes de abatir el respaldo y, posteriormente, volver a reposicionar la banqueta.

La carrocería de tres puertas representa, a igualdad de equipamiento y motorización, un ahorro de 500 euros con respecto a la de cinco puertas. En cuanto a los niveles de acabado y equipamiento existen hasta tres diferentes. El 1.3 puede elegirse con el Active o el Active+, todos con aire acondicionado de serie –Active+ con climatizador-. El 1.5 sólo está disponible con el Sportive, el más completo, que incluye de serie control electrónico de estabilidad DSC. Para el Diesel se ofrecen los mismos niveles de acabado que para el 1.3, es decir, el Active y el Active+. La nueva carrocería de tres puertas del Mazda 2 ya está a la venta.

El Mazda 2 ha sido uno de los último modelos presentados por el fabricante japonés y, también, el primer utilitario con tres puertas que Mazda comercializa desde 1996. El último modelo de estas características fue el Mazda 323 3p. Lo primero que hay que señalar es que, respecto a la carrocería de cinco puertas, apenas existen diferencias entre ambos. Éstas se centran exclusivamente en una disminución del peso, que a igualdad de motor y carrocería, es de 10 kg.

Es lógico, por otra parte, que ningún apartado del plano mecánico varíe, puesto que, al fin y al cabo, se trata de un modelo recién llegado al mercado. De los cuatro propulsores disponibles, tres son de gasolina y uno es Diesel. La opción de gasolina más accesible es un 1.3 de 75 CV, con distribución variable en admisión –al igual que el resto de motores de gasolina-. Ese mismo propulsor representa también el siguiente escalón en la gama, aunque con 86 CV. El más potente de todos sería el 1.5 de 103 CV, con el que el pequeño utilitario acelera de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 s, alcanzando los 188 km/h de velocidad máxima. Desde el punto de vista ecológico, las emisiones de los 1.3 se quedan en 129 g/km, mientras que el 1.5 alcanzan los 140 g/km.

El único motor Diesel disponible es un 1.4 CRTD de 68 CV. Este tetracilíndrico es de origen Ford y se puede encontrar en otros modelos del mercado como el Fiesta. No es un propulsor que destaque por sus prestaciones, aunque sí por su bajo consumo. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de comprobar que se trata de una opción muy válida para el concepto de coche que es el Mazda 2, con una buena respuesta, sobre todo, a medio régimen.

La carrocería del Mazda 2 puede resultar, en cuanto a diseño, más atractiva para la gente que habitualmente no necesite las plazas traseras. En caso contrario, si tenemos niños o si con cierta asiduidad no vemos en la necesidad de utilizar la segunda fila de asientos, es más recomendable optar por la carrocería de cinco puertas, ya que la accesibilidad es mucho mejor. En el tres puertas, para entrar o salir de las plazas posteriores, será mucho más fácil –y seguro- hacerlo desde el lado del acompañante. Al abatir el respaldo, la banqueta se desliza completamente dejando un hueco amplio, aunque al volver a levantar el respaldo, la posición del asiento del acompañante no queda memorizada.

Sin embargo, realizar la misma operación por el lado del conductor sí es notablemente más incómoda. La banqueta no se mueve en absoluto una vez que abatimos el respaldo, por lo que el hueco que queda para pasar a la segunda fila es válido sólo para que lo hagan niños. La alternativa sería, además de entrar por la otra puerta, que el conductor desplace la banqueta manualmente –tal como si modificara la posición de conducción- antes de abatir el respaldo y, posteriormente, volver a reposicionar la banqueta.

La carrocería de tres puertas representa, a igualdad de equipamiento y motorización, un ahorro de 500 euros con respecto a la de cinco puertas. En cuanto a los niveles de acabado y equipamiento existen hasta tres diferentes. El 1.3 puede elegirse con el Active o el Active+, todos con aire acondicionado de serie –Active+ con climatizador-. El 1.5 sólo está disponible con el Sportive, el más completo, que incluye de serie control electrónico de estabilidad DSC. Para el Diesel se ofrecen los mismos niveles de acabado que para el 1.3, es decir, el Active y el Active+. La nueva carrocería de tres puertas del Mazda 2 ya está a la venta.

El Mazda 2 ha sido uno de los último modelos presentados por el fabricante japonés y, también, el primer utilitario con tres puertas que Mazda comercializa desde 1996. El último modelo de estas características fue el Mazda 323 3p. Lo primero que hay que señalar es que, respecto a la carrocería de cinco puertas, apenas existen diferencias entre ambos. Éstas se centran exclusivamente en una disminución del peso, que a igualdad de motor y carrocería, es de 10 kg.

Es lógico, por otra parte, que ningún apartado del plano mecánico varíe, puesto que, al fin y al cabo, se trata de un modelo recién llegado al mercado. De los cuatro propulsores disponibles, tres son de gasolina y uno es Diesel. La opción de gasolina más accesible es un 1.3 de 75 CV, con distribución variable en admisión –al igual que el resto de motores de gasolina-. Ese mismo propulsor representa también el siguiente escalón en la gama, aunque con 86 CV. El más potente de todos sería el 1.5 de 103 CV, con el que el pequeño utilitario acelera de 0 a 100 km/h en sólo 10,4 s, alcanzando los 188 km/h de velocidad máxima. Desde el punto de vista ecológico, las emisiones de los 1.3 se quedan en 129 g/km, mientras que el 1.5 alcanzan los 140 g/km.

El único motor Diesel disponible es un 1.4 CRTD de 68 CV. Este tetracilíndrico es de origen Ford y se puede encontrar en otros modelos del mercado como el Fiesta. No es un propulsor que destaque por sus prestaciones, aunque sí por su bajo consumo. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de comprobar que se trata de una opción muy válida para el concepto de coche que es el Mazda 2, con una buena respuesta, sobre todo, a medio régimen.

La carrocería del Mazda 2 puede resultar, en cuanto a diseño, más atractiva para la gente que habitualmente no necesite las plazas traseras. En caso contrario, si tenemos niños o si con cierta asiduidad no vemos en la necesidad de utilizar la segunda fila de asientos, es más recomendable optar por la carrocería de cinco puertas, ya que la accesibilidad es mucho mejor. En el tres puertas, para entrar o salir de las plazas posteriores, será mucho más fácil –y seguro- hacerlo desde el lado del acompañante. Al abatir el respaldo, la banqueta se desliza completamente dejando un hueco amplio, aunque al volver a levantar el respaldo, la posición del asiento del acompañante no queda memorizada.

Sin embargo, realizar la misma operación por el lado del conductor sí es notablemente más incómoda. La banqueta no se mueve en absoluto una vez que abatimos el respaldo, por lo que el hueco que queda para pasar a la segunda fila es válido sólo para que lo hagan niños. La alternativa sería, además de entrar por la otra puerta, que el conductor desplace la banqueta manualmente –tal como si modificara la posición de conducción- antes de abatir el respaldo y, posteriormente, volver a reposicionar la banqueta.

La carrocería de tres puertas representa, a igualdad de equipamiento y motorización, un ahorro de 500 euros con respecto a la de cinco puertas. En cuanto a los niveles de acabado y equipamiento existen hasta tres diferentes. El 1.3 puede elegirse con el Active o el Active+, todos con aire acondicionado de serie –Active+ con climatizador-. El 1.5 sólo está disponible con el Sportive, el más completo, que incluye de serie control electrónico de estabilidad DSC. Para el Diesel se ofrecen los mismos niveles de acabado que para el 1.3, es decir, el Active y el Active+. La nueva carrocería de tres puertas del Mazda 2 ya está a la venta.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...