Mazda MX-5 2.0 16V Sportive

Hacía mucho que no nos divertíamos tanto con un coche como con este Mazda. Es decididamente deportivo, nervioso, ágil… Nos dijeron que el motor 1.8 era más que suficiente para pasarlo en grande, pero nosotros fuimos directamente al tope de la gama. Ya habrá tiempo para “bajar”.
Autopista -
Mazda MX-5 2.0 16V Sportive
Mazda MX-5 2.0 16V Sportive

Su filosofía es similar a la del Mazda: un biplaza con propulsión trasera, descapotable y decididamente deportivo. Sin embargo, no llega a ser tan divertido como el modelo japonés, quizá porque no consigue sacarse de encima ese aire señorial que rodea a la marca germana. El habitáculo del BMW es algo más amplio y está mejor rematado.

Cuesta casi 10.000 euros más que nuestro protagonista, pero muchos pensarán que merece la pena pagarlos, teniendo en cuenta la corrección de los acabados del Mercedes (impecables) y el empaque de la marca germana. El diseño del SLK acabará de convencer a más de uno: es, sencillamente, espectacular.

Variamos un poco el concepto, pero no nos salimos demasiado de lo que buscamos. Por un precio cercano al del Mazda, encontramos el Cooper S Cabrio, tan divertido como un kart, rapidísimo y con cuatro plazas. Cuenta con tracción delantera, pero este detalle apenas resta nervio a su actuación.

Su motor, en posición central, lo convierte en un vehículo más exigente que el MX-5, pero igualmente divertido. Eso sí, su maletero es muy pequeño, por lo que debemos pensar muy bien qué nos llevamos si queremos pasar una noche fuera… Sólo cabe lo imprescindible.

Su filosofía es similar a la del Mazda: un biplaza con propulsión trasera, descapotable y decididamente deportivo. Sin embargo, no llega a ser tan divertido como el modelo japonés, quizá porque no consigue sacarse de encima ese aire señorial que rodea a la marca germana. El habitáculo del BMW es algo más amplio y está mejor rematado.

Cuesta casi 10.000 euros más que nuestro protagonista, pero muchos pensarán que merece la pena pagarlos, teniendo en cuenta la corrección de los acabados del Mercedes (impecables) y el empaque de la marca germana. El diseño del SLK acabará de convencer a más de uno: es, sencillamente, espectacular.

Variamos un poco el concepto, pero no nos salimos demasiado de lo que buscamos. Por un precio cercano al del Mazda, encontramos el Cooper S Cabrio, tan divertido como un kart, rapidísimo y con cuatro plazas. Cuenta con tracción delantera, pero este detalle apenas resta nervio a su actuación.

Su motor, en posición central, lo convierte en un vehículo más exigente que el MX-5, pero igualmente divertido. Eso sí, su maletero es muy pequeño, por lo que debemos pensar muy bien qué nos llevamos si queremos pasar una noche fuera… Sólo cabe lo imprescindible.

Su filosofía es similar a la del Mazda: un biplaza con propulsión trasera, descapotable y decididamente deportivo. Sin embargo, no llega a ser tan divertido como el modelo japonés, quizá porque no consigue sacarse de encima ese aire señorial que rodea a la marca germana. El habitáculo del BMW es algo más amplio y está mejor rematado.

Cuesta casi 10.000 euros más que nuestro protagonista, pero muchos pensarán que merece la pena pagarlos, teniendo en cuenta la corrección de los acabados del Mercedes (impecables) y el empaque de la marca germana. El diseño del SLK acabará de convencer a más de uno: es, sencillamente, espectacular.

Variamos un poco el concepto, pero no nos salimos demasiado de lo que buscamos. Por un precio cercano al del Mazda, encontramos el Cooper S Cabrio, tan divertido como un kart, rapidísimo y con cuatro plazas. Cuenta con tracción delantera, pero este detalle apenas resta nervio a su actuación.

Su motor, en posición central, lo convierte en un vehículo más exigente que el MX-5, pero igualmente divertido. Eso sí, su maletero es muy pequeño, por lo que debemos pensar muy bien qué nos llevamos si queremos pasar una noche fuera… Sólo cabe lo imprescindible.

Su filosofía es similar a la del Mazda: un biplaza con propulsión trasera, descapotable y decididamente deportivo. Sin embargo, no llega a ser tan divertido como el modelo japonés, quizá porque no consigue sacarse de encima ese aire señorial que rodea a la marca germana. El habitáculo del BMW es algo más amplio y está mejor rematado.

Cuesta casi 10.000 euros más que nuestro protagonista, pero muchos pensarán que merece la pena pagarlos, teniendo en cuenta la corrección de los acabados del Mercedes (impecables) y el empaque de la marca germana. El diseño del SLK acabará de convencer a más de uno: es, sencillamente, espectacular.

Variamos un poco el concepto, pero no nos salimos demasiado de lo que buscamos. Por un precio cercano al del Mazda, encontramos el Cooper S Cabrio, tan divertido como un kart, rapidísimo y con cuatro plazas. Cuenta con tracción delantera, pero este detalle apenas resta nervio a su actuación.

Su motor, en posición central, lo convierte en un vehículo más exigente que el MX-5, pero igualmente divertido. Eso sí, su maletero es muy pequeño, por lo que debemos pensar muy bien qué nos llevamos si queremos pasar una noche fuera… Sólo cabe lo imprescindible.

Su filosofía es similar a la del Mazda: un biplaza con propulsión trasera, descapotable y decididamente deportivo. Sin embargo, no llega a ser tan divertido como el modelo japonés, quizá porque no consigue sacarse de encima ese aire señorial que rodea a la marca germana. El habitáculo del BMW es algo más amplio y está mejor rematado.

Cuesta casi 10.000 euros más que nuestro protagonista, pero muchos pensarán que merece la pena pagarlos, teniendo en cuenta la corrección de los acabados del Mercedes (impecables) y el empaque de la marca germana. El diseño del SLK acabará de convencer a más de uno: es, sencillamente, espectacular.

Variamos un poco el concepto, pero no nos salimos demasiado de lo que buscamos. Por un precio cercano al del Mazda, encontramos el Cooper S Cabrio, tan divertido como un kart, rapidísimo y con cuatro plazas. Cuenta con tracción delantera, pero este detalle apenas resta nervio a su actuación.

Su motor, en posición central, lo convierte en un vehículo más exigente que el MX-5, pero igualmente divertido. Eso sí, su maletero es muy pequeño, por lo que debemos pensar muy bien qué nos llevamos si queremos pasar una noche fuera… Sólo cabe lo imprescindible.

Galería relacionada

Mazda MX-5 2.0

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...