Mazda CX-3, un coche con esperanzas fundadas

El nuevo Mazda CX-3 mezcla el aspecto de un SUV y la postura de conducción de un turismo para ofrecer diversión al volante, consumos contenidos y un estilo propio en una categoría en continua expansión.
Óscar Díaz. -
Mazda CX-3, un coche con esperanzas fundadas
Mazda CX-3, un coche con esperanzas fundadas

Olvídate de un 'mini Mazda CX-5', la compañía japonesa opta por algo bien diferente a la hora de crear su CX-3. Si por dimensiones su rival sería un compacto (428 cm de largo, 177 cm de ancho y 155 cm de alto), por planteamiento se mueve en una categoría en formación, en la que aún no hay unos cánones establecidos  en aspectos como motores, dimensiones, postura de conducción, versatilidad o necesidades de espacio. Eso sí, rivales ya tiene todos y más: Mini Countryman, Opel Mokka, Skoda Yeti, Nissan Juke, Renault Captur o Peugeot 2008.

Aunque está basado en el Mazda 2 —de ahí su distancia entre ejes y el tren trasero de ruedas tiradas unidas por un eje torsional—, el CX-3 ofrece un tacto general que no va a desmerecer en la mayoría de las ocasiones si lo comparamos con el del Mazda 3.

Buen comportamiento

Su estilo, aspecto y dimensiones son semejantes a las de posibles alternativas SUV, aunque en su interior recuerda más bien a un compacto en aspectos como la postura de conducción, fácilmente conseguible dadas las regulaciones que ofrece, incluida la del volante en profundidad, o en la sensación de espacio disponible.

Se va sentado prácticamente 5 cm más alto que en el Mazda 2, pero aun así no se llega a disponer una posición de mando muy dominante, que permita observar el tráfico desde una perspectiva elevada -algo que suele ser un aspecto bastante valorado por la clientela de los SUV-. A favor, ayuda a mantener el centro de gravedad bajo, algo que redunda en una buena velocidad de paso por curva, y en una entrada y una salida del coche cómodas.

Su distancia entre ejes, como decimos similar a la del Mazda 2, y sus contenidas dimensiones, provocan que las plazas traseras, sobre todo en el apartado del espacio para las piernas no sea brillante en este Mazda CX-3. Si éstas sólo van a ser utilizadas ocasionalmente o como ayuda para desahogar el maletero, de 350 litros como el Countryman o el Juke, no habrá problema.

En junio, a la venta

Llegará al mercado español el próximo mes de junio, con un precio de partida de 20.345 euros para la versión de acceso, con motor de gasolina de 120 CV y cambio manual. Es el único precio comunicado para una gama que cuenta con tres motores: dos 2.0 atmosféricos de gasolina de 120 y 150 CV, el primero con tracción delantera y el segundo integral a las cuatro ruedas con reparto automático de par y un Diesel 1.5 de 105 CV disponible tanto con 2 como 4 ruedas motrices. Además de con cambios manuales de seis relaciones, estarán disponibles con cambios automáticos de convertidor de par revisado para ser adaptado en un vano motor más compacto manteniendo su suavidad de uso en las transiciones.

Los tres destacan por un consumo moderado y por el agrado de uso antes que por sus prestaciones máximas, algo cada día más secundario en beneficio de la búsqueda de la máxima calidad de rodadura, del aislamiento respecto de los elementos circundantes y de la presencia de sofisticados sistemas de ayuda a la conducción.

En este aspecto, el CX-3 asume un papel de liderazgo, con sistemas de crucero activo, frenada autónoma y  Head Up Display, entre otros.

 

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...