Mazda CX-30 frente Toyota C-HR: qué SUV con tecnología híbrida es mejor

Altas dosis de tecnología y agrado de uso se dan cita en el Mazda CX-30 y en el Toyota C-HR, dos de los SUV más apetecibles del panorama actual. ¡Los probamos!
Pablo Mallo / Fotos: Mikael Helsing -
Mazda CX-30 frente Toyota C-HR: qué SUV con tecnología híbrida es mejor
Mazda CX-30 frente Toyota C-HR: qué SUV con tecnología híbrida es mejor

Toyota fue pionera en implantar su tecnología híbrida hace ya 23 años, con una primera generación del Prius que poco o nada tenía que ver con el grado de desarrollo que ha logrado la marca en sus últimas generaciones. Si bien el esquema de funcionamiento es similar, la seguridad, la agilidad de respuesta y los componentes han experimentado una evolución enorme, hasta el punto de que ahora pueden compararse sin complejos con modelos equivalentes no híbridos en comportamiento o prestaciones, algo que queda ejemplificado en esta versión del C-HR, que emplea una mecánica híbrida de 184 CV.

Mazda CX-30 frente Toyota C-HR: qué SUV con tecnología híbrida es mejor

Mazda CX-30 frente Toyota C-HR: qué SUV con tecnología híbrida es mejor

Por su parte, Mazda ha sido el primer fabricante en lanzar al mercado el tan ansiado motor de gasolina con encendido por compresión Skyactiv-X, inducido por chispa, eso sí, para un mayor control de la combustión y evitar así detonaciones que podrían desembocar en daños para la mecánica, vibraciones o falta de refinamiento (el problema hasta ahora con este tipo de tecnología). Y, pese a la complejidad técnica de aunar características típicas de diésel y de gasolina, funciona como la seda. Ambos sistemas de propulsión tienen la eficiencia como objetivo prioritario, pero tampoco renuncian a un elevado agrado de uso, algo en lo que también tiene mucho que ver su envoltorio, ya que los modelos de esta comparativa son productos con mucho atractivo.

PRESTACIONES Mazda CX-30 Skyactiv-X 180 CV Zenith Toyota C-HR 180H 184 CV Advance Luxury
Acel. 0-100 km/h 9,35 s 8,31 s
Acel. 0-1000 metros 30,46 s 29,44 s
Sonoridad 100 km/h 66 dBA 66,6 dBA
Sonoridad 120 km/h 68,1 dBA 69,1 dBA
Frenada desde 120 km/h 54,99 m 52,57 m
Peso en báscula 1.443 kg 1.560 kg

Mazda CX-30 y Toyota C-HR: diferencias de base

El tipo de transmisión marca la personalidad de cada uno. El Mazda está dotado de un logrado cambio manual que acabas empleando con frecuencia, algunas veces por el mero placer de accionarlo y otras para obtener más dinamismo. Su motor es muy lineal y entrega la mayor parte del rendimiento a partir de la zona media del cuentavueltas, a 4.000 rpm. Pasado dicho régimen el empuje se va incrementando paulatinamente cada 500 vueltas aproximadamente, pero los 180 CV que anuncia están arriba, entre 5.500 y 6.500 rpm, momento en el que se produce el corte de inyección. Su personalidad es de atmosférico, con una respuesta inmediata, agradable y fácilmente modulable, apoyado por un dispositivo de alternador reversible que aporta algo de empuje y regenera energía para alimentar un brillante sistema Start/Stop, aunque no impulsa por sí solo las ruedas. A pesar de estar dotado de compresor volumétrico, éste insufla aire a las cámaras de combustión con el único propósito de conseguir una mezcla más pobre (con menos combustible, como los diésel), además no se escucha, por lo que pasa inadvertido para el conductor. Tampoco es evidente el cambio que se produce cuando, en función de la demanda de potencia y régimen de giro, el motor emplea distintas relaciones de compresión, según trabaje con ignición convencional (14,7:1) o por compresión (16,3:1), que es la mayor parte del tiempo, aunque podemos verlo en la pantalla central en un esquema ilustrativo que va cambiando en tiempo real. Y éste es quizá uno de los mayores logros de este sofisticadísimo motor, que no notemos nada fuera de lo normal en ningún momento.

CONSUMOS Mazda CX-30 Skyactiv-X 180 CV Zenith Toyota C-HR 180H 184 CV Advance Luxury
Consumo urbano 6,9 l/100 km 4,5 l/100 km
Consumo carretera 5,2 l/100 km 5,1 l/100 km
Consumo medio 5,9 l/100 km 4,9 l/100 km

Mazda CX-30 y Toyota C-HR: refinado confort

En el Mazda prácticamente no se perciben vibraciones, pero la suavidad del Toyota al iniciar la marcha en modo eléctrico, en total silencio, es incluso superior. En cambio, a mayor velocidad se invierten las tornas, ya que la calidad de rodadura, el sonido del motor y, sobre todo, la rumorosidad derivada del rozamiento de los neumáticos son preferibles en el CX-30, que parece estar mejor aislado. En lo que se distancia claramente el C-HR es en el dinamismo que ofrece su mecánica, puesto que consigue una respuesta muy espontánea en cualquier situación y un gran nivel de prestaciones, al menos hasta que se alcanza su velocidad máxima, limitada a 180 km/h. Al ser automático nos brinda una conducción más despreocupada, en la que podemos prestar atención al uso eficiente de la electricidad de sus baterías, o a la cantidad de energía que estamos recuperando al frenar. Su tacto y puesta a punto apenas difieren de la versión de 122 CV, es decir, tiene un tarado de suspensiones tirando a suave, que permite mayores oscilaciones de la carrocería que su rival cuando vas rápido. A pesar de todo es muy equilibrado y se defiende muy bien incluso en zonas reviradas, donde la trasera puede redondear los giros sin llegar a deslizar y el balanceo de la carrocería no es excesivo. En caso necesario, el ESP se encarga de que todo vaya por su sitio con intervenciones sutiles, sin alterar la armonía general del conjunto, que se siente ligero, preciso y con un bajo centro de gravedad.

ESPACIO Mazda CX-30 Skyactiv-X 180 CV Zenith Toyota C-HR 180H 184 CV Advance Luxury
Anchura delantera 141 cm 138 cm
Anchura trasera 133 cm 132 cm
Altura delantera 92-99 cm 90-96 cm
Altura trasera 94 cm 90 cm
Espacio para piernas 73 cm 69 cm
Maletero 430 litros 400 litros

Mazda CX-30 y Toyota C-HR: todavía mejor

Pero si hay algo en lo que el CX-30 despunta es en el apartado de comportamiento. Su carrocería va más sujeta que en el Toyota, y no por ello resulta más incómodo al pasar sobre baches, ya que ambos son muy confortables, pero sí que brinda un mayor aplomo a alta velocidad en autopistas, así como un paso por curva casi de turismo. Muestra más virtudes cuanto más te involucras en la conducción y, cuando la situación es muy exigente, mantiene un mayor grado de precisión al aproximarnos a los límites de adherencia del bastidor, por lo que en términos absolutos resulta más eficaz que su contrincante. Únicamente con el asfalto mojado pierde algo de progresividad en sus reacciones si forzamos la marcha, mientras que el Toyota conserva una soltura envidiable, probablemente porque los neumáticos Toyo Proxes del Mazda no juegan un buen papel en agua. En cualquier caso, ninguno de los dos defraudará a quien valore el placer de conducción, pues cuentan con una puesta a punto muy cuidada y un logrado equilibrio dinámico, algo que no siempre se da por descontado en un SUV.

Publicidad
También te puede interesar

Toyota lanzará un nuevo SUV este mismo año. Más pequeño que el C-HR y sobre la base del Yaris, el nuevo modelo se presentará en el Salón de Ginebra. ¿Se llamará 4Active?

Nuevos, muy atractivos y de similar tamaño, Mazda CX-30, Kia XCeed y Toyota C-HR son una excelente opción si apuesta a un SUV compacto. Ahora bien, ¿cuál es mejor? ¿Interesa hoy más híbrido o gasolina?