Mazda BT 50

El nuevo pick-up de Mazda sustituye al anterior BT 2500 con la idea de seguir apostando por un vehículo apto para el trabajo pero también para el ocio y el uso familiar. La imagen, el alto nivel de equipamiento y un motor de gran potencia son sus nuevos argumentos comerciales. Además, su dureza y fortaleza continúan siendo sus señas de identidad.
-
Mazda BT 50
Mazda BT 50
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=58529&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mazda MX-5 BT-50

Mazda no para de cosechar éxitos en Europa en forma de crecimiento continuado y, según segmentos y modelos concretos, espectacular. Una de las categorías donde más puede crecer, a priori, es en la de los todoterrenos y, más concretamente, en los pick-ups. Según datos de mercado, este tipo de vehículos ha aumentado en un 29 por ciento su cuota de mercado entre 2001 y 2005. Mazda quiere aprovechar su experiencia en este terreno y, tras varias generaciones de pick-ups, rematadas en el BT 2500 llega el momento de mostrar su sustituto: el BT-50. Fabricado en Tailandia, como el nuevo Ford Ranger, con quien comparte plataforma, –y presentado a comienzos de año en el Salón de Bangkok- llega a Europa con las ideas muy claras sobre cómo competir en un segmento no muy concurrido, pero sí muy duro: mismas capacidades para el trabajo y un refinamiento cercano ya al de las berlinas.

El BT-50 es una consecuencia lógica de la evolución del know-how de Mazda en el sector de los pick-ups. Ya el BT 2500 mostraba parte de las características del nuevo BT-50 que lo entroncan con los turismos. La estética o espíritu o filosofía o como se quiera llamar zoom-zoom contribuyen a potenciar esta segunda cara del pick-up. El objetivo: llegar a un cliente más moderno, seducido por la resistencia y fortaleza de estos modelos, y con la necesidad de utilizarlo como primer vehículo no sólo para el trabajo diario, también para el ocio.

Mazda presenta varias opciones de carrocería entre las que escoger, aunque todas sustentadas por un único motor: un moderno 2.5 CRTD con common-rail de segunda generación. Cabina simple, cabina "freestyle" y doble cabina, con posibilidad de combinar con propulsión trasera o con propulsión trasera más tracción delantera conectable, y varios niveles de acabado muestran las altas pretensiones comerciales del modelo. A España, donde los pick-ups no están tan solicitados, pese a que en tres años su matriculación se ha incrementado en un 54 por ciento, hasta casi las 12.000 unidades anuales, llegará únicamente en la carrocería más exclusiva -la doble cabina-, únicamente, con propulsión trasera más tracción delantera acoplable, reductora y en dos niveles de acabado, el Active y el Sportive.

Su precio será de 24.500 y 26.300 euros, respectivamente. De serie, vendrá equipado con ABS y repartidor electrónico de la frenada, airbags frontales y laterales para conductor y acompañante, aire acondicionado, Radio CD, elevalunas eléctricos, llantas de 15 pulgadas, retrovisores y elevalunas eléctricos y paragolpes, espejos y tiradores en el color de la carrocería. La terminación Sportive amplía la sensación de calidad del modelo con cargador de 6 CDs con MP3, parrilla delantera y paragolpes integrados, faros antiniebla, llantas de 16 pulgadas y espejos y tiradores de la puerta cromados. Las opciones a disposición del cliente son escasas, como es habitual en Mazda. Tan sólo pintura metalizada por 400 euros, bitono por 600 euros, exclusivamente para el acabado Sportive, y llantas de aluminio por 500 euros. Los accesorios ya son más abundantes y todos tendentes a mejorar las cualidades de trabajo del modelo, como protector de caja, barras de estilo, protector frontal, enganche de remolque, cubierta de caja o techo duro.

El sucesor del BT 2.500 aparece con un lavado de cara importante, reflejando la nueva filosofía “zoom-zoom” que define la nueva estética de la marca. El objetivo de Mazda con el BT-50 de presentar un pick-up refinado, apto para el trabajo, pero también para el uso como primer vehículo, tiene en el diseño el principal reclamo que refleja esa combinación de pretensiones. El BT-50 es un vehículo cuadrado de formas, lógicamente, pero, en cierto modo, atractivo. La elevación de los paneles de las puertas y de los prominentes estribos laterales, los detalles cromados en la parrilla, la integración de paragolpes y grupos ópticos en el frontal de una sola pieza o la posibilidad de añadir varios accesorios embellecedores, como las barras de estilo para la caja de carga, proporcionan una primera impresión del modelo muy llamativa. Su imagen revela fuerza y poderío, pero también una figura estilizada, lograda gracias a una plataforma más larga, pero más estrecha que la de su antecesor.

<

p>

<

p> Los detalles reveladores de la nueva imagen del pick-up de Mazda tienen su continuidad en los prominentes pasos de rueda y en la línea lateral ascendente hacia la zaga que actúa como solución de continuidad unificando el diseño de la cabina y la zona de carga. Y si de la zona de carga hablamos, conviene resaltar que la caja amplía su longitud y su profundidad. En ella, las soluciones prácticas se integran con las estéticas, de tal modo, que las maniobras de apertura y cierre y de sujeción de la carga resaltan por su sencillez e intuición.

Por último, la parte trasera cuenta con una nueva identidad sustentada en la pretensión de integrar todos sus elementos en una sola pieza, lo mismo que habíamos visto en la delantera. La ausencia de tornillos en los grupos ópticos y el paragolpes de nuevo cuño, parecido al de las berlinas, acentúan esa sensación.

Donde más se aprecia esa pretensión de ofrecer un vehículo duro, resistente y apto, sin que estas características estén reñidas con el confort y el ocio diario es en el interior. Muchos detalles estéticos tienen su origen en las berlinas del grupo, especialmente en el Mazda3 –por ejemplo, el cuadro de relojes con la numeración en blanco sobre fondo gris y la iluminación en verde-. Los remates son más que aceptables y los detalles contribuyen a hacer una atmósfera más próxima al refinamiento de un turismo, mayor en función del acabado escogido. El tacto de los materiales, el color del habitáculo y la incorporación de varias soluciones prácticas han elevado el nivel general del modelo. Obviamente, es imposible esconder su naturaleza pick-up, pero la endulza un poco con este trabajo sobre el interior.

La consola central en tono metálico acompaña al color gris predominante en el habitáculo, proporcionando un elegante contrapunto. Los mandos están colocados de una manera lógica y el acceso a los mismos es sencillo. Pese a que los asientos cuentan con sólo regulación en profundidad de la banqueta y en inclinación del respaldo, se puede encontrar una posición más o menos acorde al volante. Ayudan, sin duda, los espejos retrovisores exteriores, descomunales, haciendo que la visibilidad lateral no sea un problema. Una opinión algo diferente tenemos de la visibilidad trasera, donde la enorme caja dificulta la visión. No obstante, es un detalle sin importancia, dado que es inherente a todos los modelos del segmento.

El interior del Mazda BT-50 no está exento de soluciones útiles. Sobre la guantera, existe una bandeja que se desliza hacia el acompañante, permitiendo colocar sobre ella hasta 10 kg. de peso. Útil para un portátil, por ejemplo. El apoyabrazos central se eleva hacia atrás dejando un importante hueco para guardar objetos.

La habitabilidad interna también ha ganado con el nuevo modelo. Tres pasajeros adultos pueden viajar con relativa comodidad en las plazas traseras que han visto ampliarse sus principales cotas. Además, cuentan, de serie, con nuevos reposacabezas 43 mm más altos que en el BT 2500. Los asientos sujetan aceptablemente – según hemos podido apreciar, más en tramos sinuosos, que en curvas amplias de carreteras de primer orden o autovías, donde las inercias largas se imponen a la capacidad de agarre de los respaldos y banquetas-. Nuevas tapicerías, un sistema de climatización mejorado con dos toberas de salida y otros pequeños detalles, como la iluminación de la ranura para la llave de contacto, los elevalunas eléctricos o la integración de posavasos en la parte anterior del puente central contribuyen a potenciar esa elevación del nivel en el pick-up japonés.

La insonorización es otro de los apartados sobre los que se ha trabajado. Al refinado funcionamiento de un motor con common-rail de segunda generación se unen nuevos materiales aislantes del vano motor, la mejora general de la aerodinámica con el trabajo sobre los pilares A.

<

p> A bordo del BT-50 se puede tener un viaje confortable, a priori. Sólo falta ver si la mecánica y la amortiguación cumplen con las expectativas mostradas por su interior.

  • Es 7 cm más largo y 8 cm más estrecho. La altura se mantiene dependiendo del tamaño de las llantas.
  • La batalla es la misma (3 metros exactos), pero la anchura de vías se reduce en 3 centímetros, tanto delante como detrás.
  • Hay 10 cm más para las piernas de los ocupantes traseros (83 cm). El espacio para hombros es similar: 141 cm.
  • La altura delantera es 6 cm mayor (105 cm por los 99 cm en el BT-2500)
  • El motor 2.5 CRTD utiliza un common-rail de segunda generación que inyecta combustible a una presión de 1.600 bares y que, junto a otros elementos mecánicos, contribuye a incrementar la potencia del modelo en 34 CV –de 109 a 143 CV- y el par en casi 7 mkg (de 26,9 a 33,3).

  • El consumo pasa de 9,5 litros a los 100 km a 8,5.
  • El esquema de suspensiones es idéntico, doble trapecio, delante, ballestas, detrás, pero aumentan el tamaño de los amortiguadores y la longitud de las ballestas.
  • Nuevo diseño del salpicadero y del frontal.
  • Caja más larga, portón más amplio y mayor capacidad de carga y de remolque.

    Ver vídeosVer vídeo
    <table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
    <tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
    <tr> 
    <td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
    <td id=visu5><ul> 
    
    
    
        <li><a href="javascript:abrir_ventana
    

    ('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=58529&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mazda MX-5 BT-50

  • Mazda no para de cosechar éxitos en Europa en forma de crecimiento continuado y, según segmentos y modelos concretos, espectacular. Una de las categorías donde más puede crecer, a priori, es en la de los todoterrenos y, más concretamente, en los pick-ups. Según datos de mercado, este tipo de vehículos ha aumentado en un 29 por ciento su cuota de mercado entre 2001 y 2005. Mazda quiere aprovechar su experiencia en este terreno y, tras varias generaciones de pick-ups, rematadas en el BT 2500 llega el momento de mostrar su sustituto: el BT-50. Fabricado en Tailandia, como el nuevo Ford Ranger, con quien comparte plataforma, –y presentado a comienzos de año en el Salón de Bangkok- llega a Europa con las ideas muy claras sobre cómo competir en un segmento no muy concurrido, pero sí muy duro: mismas capacidades para el trabajo y un refinamiento cercano ya al de las berlinas.

    El BT-50 es una consecuencia lógica de la evolución del know-how de Mazda en el sector de los pick-ups. Ya el BT 2500 mostraba parte de las características del nuevo BT-50 que lo entroncan con los turismos. La estética o espíritu o filosofía o como se quiera llamar zoom-zoom contribuyen a potenciar esta segunda cara del pick-up. El objetivo: llegar a un cliente más moderno, seducido por la resistencia y fortaleza de estos modelos, y con la necesidad de utilizarlo como primer vehículo no sólo para el trabajo diario, también para el ocio.

    Mazda presenta varias opciones de carrocería entre las que escoger, aunque todas sustentadas por un único motor: un moderno 2.5 CRTD con common-rail de segunda generación. Cabina simple, cabina "freestyle" y doble cabina, con posibilidad de combinar con propulsión trasera o con propulsión trasera más tracción delantera conectable, y varios niveles de acabado muestran las altas pretensiones comerciales del modelo. A España, donde los pick-ups no están tan solicitados, pese a que en tres años su matriculación se ha incrementado en un 54 por ciento, hasta casi las 12.000 unidades anuales, llegará únicamente en la carrocería más exclusiva -la doble cabina-, únicamente, con propulsión trasera más tracción delantera acoplable, reductora y en dos niveles de acabado, el Active y el Sportive.

    Su precio será de 24.500 y 26.300 euros, respectivamente. De serie, vendrá equipado con ABS y repartidor electrónico de la frenada, airbags frontales y laterales para conductor y acompañante, aire acondicionado, Radio CD, elevalunas eléctricos, llantas de 15 pulgadas, retrovisores y elevalunas eléctricos y paragolpes, espejos y tiradores en el color de la carrocería. La terminación Sportive amplía la sensación de calidad del modelo con cargador de 6 CDs con MP3, parrilla delantera y paragolpes integrados, faros antiniebla, llantas de 16 pulgadas y espejos y tiradores de la puerta cromados. Las opciones a disposición del cliente son escasas, como es habitual en Mazda. Tan sólo pintura metalizada por 400 euros, bitono por 600 euros, exclusivamente para el acabado Sportive, y llantas de aluminio por 500 euros. Los accesorios ya son más abundantes y todos tendentes a mejorar las cualidades de trabajo del modelo, como protector de caja, barras de estilo, protector frontal, enganche de remolque, cubierta de caja o techo duro.

    El sucesor del BT 2.500 aparece con un lavado de cara importante, reflejando la nueva filosofía “zoom-zoom” que define la nueva estética de la marca. El objetivo de Mazda con el BT-50 de presentar un pick-up refinado, apto para el trabajo, pero también para el uso como primer vehículo, tiene en el diseño el principal reclamo que refleja esa combinación de pretensiones. El BT-50 es un vehículo cuadrado de formas, lógicamente, pero, en cierto modo, atractivo. La elevación de los paneles de las puertas y de los prominentes estribos laterales, los detalles cromados en la parrilla, la integración de paragolpes y grupos ópticos en el frontal de una sola pieza o la posibilidad de añadir varios accesorios embellecedores, como las barras de estilo para la caja de carga, proporcionan una primera impresión del modelo muy llamativa. Su imagen revela fuerza y poderío, pero también una figura estilizada, lograda gracias a una plataforma más larga, pero más estrecha que la de su antecesor.

    <

    p>

    <

    p> Los detalles reveladores de la nueva imagen del pick-up de Mazda tienen su continuidad en los prominentes pasos de rueda y en la línea lateral ascendente hacia la zaga que actúa como solución de continuidad unificando el diseño de la cabina y la zona de carga. Y si de la zona de carga hablamos, conviene resaltar que la caja amplía su longitud y su profundidad. En ella, las soluciones prácticas se integran con las estéticas, de tal modo, que las maniobras de apertura y cierre y de sujeción de la carga resaltan por su sencillez e intuición.

    Por último, la parte trasera cuenta con una nueva identidad sustentada en la pretensión de integrar todos sus elementos en una sola pieza, lo mismo que habíamos visto en la delantera. La ausencia de tornillos en los grupos ópticos y el paragolpes de nuevo cuño, parecido al de las berlinas, acentúan esa sensación.

    Donde más se aprecia esa pretensión de ofrecer un vehículo duro, resistente y apto, sin que estas características estén reñidas con el confort y el ocio diario es en el interior. Muchos detalles estéticos tienen su origen en las berlinas del grupo, especialmente en el Mazda3 –por ejemplo, el cuadro de relojes con la numeración en blanco sobre fondo gris y la iluminación en verde-. Los remates son más que aceptables y los detalles contribuyen a hacer una atmósfera más próxima al refinamiento de un turismo, mayor en función del acabado escogido. El tacto de los materiales, el color del habitáculo y la incorporación de varias soluciones prácticas han elevado el nivel general del modelo. Obviamente, es imposible esconder su naturaleza pick-up, pero la endulza un poco con este trabajo sobre el interior.

    La consola central en tono metálico acompaña al color gris predominante en el habitáculo, proporcionando un elegante contrapunto. Los mandos están colocados de una manera lógica y el acceso a los mismos es sencillo. Pese a que los asientos cuentan con sólo regulación en profundidad de la banqueta y en inclinación del respaldo, se puede encontrar una posición más o menos acorde al volante. Ayudan, sin duda, los espejos retrovisores exteriores, descomunales, haciendo que la visibilidad lateral no sea un problema. Una opinión algo diferente tenemos de la visibilidad trasera, donde la enorme caja dificulta la visión. No obstante, es un detalle sin importancia, dado que es inherente a todos los modelos del segmento.

    El interior del Mazda BT-50 no está exento de soluciones útiles. Sobre la guantera, existe una bandeja que se desliza hacia el acompañante, permitiendo colocar sobre ella hasta 10 kg. de peso. Útil para un portátil, por ejemplo. El apoyabrazos central se eleva hacia atrás dejando un importante hueco para guardar objetos.

    La habitabilidad interna también ha ganado con el nuevo modelo. Tres pasajeros adultos pueden viajar con relativa comodidad en las plazas traseras que han visto ampliarse sus principales cotas. Además, cuentan, de serie, con nuevos reposacabezas 43 mm más altos que en el BT 2500. Los asientos sujetan aceptablemente – según hemos podido apreciar, más en tramos sinuosos, que en curvas amplias de carreteras de primer orden o autovías, donde las inercias largas se imponen a la capacidad de agarre de los respaldos y banquetas-. Nuevas tapicerías, un sistema de climatización mejorado con dos toberas de salida y otros pequeños detalles, como la iluminación de la ranura para la llave de contacto, los elevalunas eléctricos o la integración de posavasos en la parte anterior del puente central contribuyen a potenciar esa elevación del nivel en el pick-up japonés.

    La insonorización es otro de los apartados sobre los que se ha trabajado. Al refinado funcionamiento de un motor con common-rail de segunda generación se unen nuevos materiales aislantes del vano motor, la mejora general de la aerodinámica con el trabajo sobre los pilares A.

    <

    p> A bordo del BT-50 se puede tener un viaje confortable, a priori. Sólo falta ver si la mecánica y la amortiguación cumplen con las expectativas mostradas por su interior.

  • Es 7 cm más largo y 8 cm más estrecho. La altura se mantiene dependiendo del tamaño de las llantas.
  • La batalla es la misma (3 metros exactos), pero la anchura de vías se reduce en 3 centímetros, tanto delante como detrás.
  • Hay 10 cm más para las piernas de los ocupantes traseros (83 cm). El espacio para hombros es similar: 141 cm.
  • La altura delantera es 6 cm mayor (105 cm por los 99 cm en el BT-2500)
  • El motor 2.5 CRTD utiliza un common-rail de segunda generación que inyecta combustible a una presión de 1.600 bares y que, junto a otros elementos mecánicos, contribuye a incrementar la potencia del modelo en 34 CV –de 109 a 143 CV- y el par en casi 7 mkg (de 26,9 a 33,3).

  • El consumo pasa de 9,5 litros a los 100 km a 8,5.
  • El esquema de suspensiones es idéntico, doble trapecio, delante, ballestas, detrás, pero aumentan el tamaño de los amortiguadores y la longitud de las ballestas.
  • Nuevo diseño del salpicadero y del frontal.
  • Caja más larga, portón más amplio y mayor capacidad de carga y de remolque.

    Galería relacionada

    mazda_bt-50_pr

  • Te recomendamos

    Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

    Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

    Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

    Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

    Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

    El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...