Publicidad

Mazda 5

Ya está aquí la nueva generación del Mazda 5, un vehículo que no modifica su estructura ni concepto pero que se moderniza por completo para estar a la última.
-
Mazda 5
Mazda 5

Ya no es el único, Ford le “robó” la idea para el C-Max, pero no importa, el Mazda 5 sigue siendo el primero en aportar las prácticas puertas correderas en el segmento de los monovolúmenes compactos, al menos en Europa. Tiene ahora nueva generación y, como no podría ser de otra forma, mantiene su versatilidad. Se trata de un coche completamente nuevo, aunque emplea la fórmula que ya hemos visto en modelos como el VW Golf o el Peugeot 308, que cambian mucho pero sin apenas modificar su estructura. Mantiene el bastidor y esquema de suspensiones, retoca lo imprescindible para mejorarlos –sobre todo en la parte mecánica y de equipamiento- y aporta nueva imagen.

Así, dispone del mismo tamaño y forma que antes, aunque ahora con un diseño más atrevido, en el que destacan los pliegues de la chapa en los laterales; sin duda marcan aún más su personalidad y lo diferencian claramente del resto, pero habrá que ver lo que opinan las compañías de seguros sobre su reparación. En cualquier caso no ha de ser mucha la diferencia y es perfectamente admisible dada la diferenciación que supone.

Hay nuevo diseño de capó, frontal y zaga, que modernizan con elegancia el conjunto. Como era de esperar, mantiene sus puertas correderas laterales, que ahora además se ofrecen con accionamiento eléctrico en el acabado tope de gama. El portón trasero renuncia ahora a los amortiguadores en dos etapas de apertura y se coloca la antena de la radio en la parte trasera derecha del techo –porque los japoneses son más bajos, argumentan-. El interior mantiene la estructura de 6+1 plazas, con la ingeniosa modularidad de la segunda fila, que sólo cambia al recibir mayor mullido de la banqueta central. El diseño interior ha cambiado a mejor, siendo ahora más fresco y elegante, a la vez que se suman nuevos sistemas –podrá llevar el navegador TomTom integrado a partir de febrero- como el Bluetooth con un trasmisor para el iPhone o el iPod, un portabicicletas interior o el control de presión de neumáticos entre otros.

El Mazda 5 incluye una nueva mecánica de 2 litros y 150 CV de gasolina con inyección directa, equipada con sistema Start&stop (a finales de 2011 estará el sistema i-Stop en el resto de la gama) y mantiene el motor 1.8 de 115 CV, retocado para bajar consumos y emisiones. A finales de febrero de 2011 estrenará el motor Diesel, un 1.6 de 115 CV que promete ser muy interesante. Cuenta con tres niveles de acabado denominados Active, Style y Luxury, este último asociado a la mecánica de 2 litros. Como oferta de lanzamiento Mazda aplicará una sobretasación del vehículo usado de 2.000 euros más una campaña de fidelización de 750 euros de descuento.

  • 1.8 Active: 21.290 euros
  • 1.8 Style: 23.290 euros
  • 2.0 DISI i-stop:24.490 euros

Galería relacionada

Mazda 5, siete plazas