Kia Sportage 2.0 CRDi Mild Hybrid: a prueba el nuevo SUV Diesel microhíbrido

Entre las novedades principales del Kia Sportage, se incluye esta interesante versión Diesel con microhibridación, que optimiza la eficiencia energética y refina en ciertos momentos su agrado de conducción.
Lorenzo Alcocer / Fotos: Israel Gardyn -
Kia Sportage 2.0 CRDi Mild Hybrid: a prueba el nuevo SUV Diesel microhíbrido
Kia Sportage 2.0 CRDi Mild Hybrid: a prueba el nuevo SUV Diesel micro-híbrido

Desde que a finales del pasado siglo los Diesel revolucionaron el parque automovilístico, nunca han estado tan entredicho como hasta ahora, a pesar de su incuestionable eficiencia reflejada en sus bajos consumos. Pero los rigurosos controles sobre las emisiones de escape los han puesto en el disparadero. O eso parece. No son pocas la marcas que están dejando de ofrecer mecánicas de gasóleo y otras tantas que han anunciado que ya no seguirán evolucionando sus Diesel actuales; como también hay casos en los que un nuevo giro de tuerca confirman su validez.

Kia Sportage 2.0 CRDi Mild Hybrid: a prueba el nuevo SUV Diesel micro-híbrido

Kia Sportage 2.0 CRDi Mild Hybrid: a prueba el nuevo SUV Diesel micro-híbrido

En el renovado Kia Sportage, la firma surcoreana ha evolucionado su motor 2.0 CRDI sustituyendo el alternador convencional por un dispositivo eléctrico que puede operar como alternador, como motor de arranque del sistema Stop&Start y como motor “propulsor”, ayudando a girar con una potencia de hasta 16 CV al propio 2.0 CRDi de 185 CV. Este tipo de alternador reversible como tal no es nuevo. PSA los ha utilizado hasta hace muy poco en ciertos modelos Citroën y Peugeot y si bien el funcionamiento de sus dispositivos Stop&Start resultaba exquisito por la insuperable suavidad y rapidez con que acometían estos episodios que tanto pueden incomodar y desconcertar en los repetitivos procesos de parada y arranque que surgen en una congestionada conducción urbana, ha abandonado esta tecnología por su alto coste. A posteriori, Suzuki evolucionó este concepto con su sistema SHVS (el alternador ayudaba a girar puntualmente al motor térmico), mismo principio que el propuesto ahora por Kia. Pero el Grupo coreano (Hyundai también lo utiliza en su renovado Tucson) lo ha implementado con un sistema eléctrico paralelo con su propia batería de litio de 48 voltios, al margen del de 12 voltios y su batería convencional para el resto de los equipos del vehículo, que le asegura una mayor potencia eléctrica y por tanto eficiencia energética (Audi también ofrece un sistema similar con esquema eléctrico independiente de 48 voltios.) ¿Estamos entonces ante un modelo híbrido? Teóricamente sí, pero rebajado a la categoría de “mild hybrid” por su muy concreta aportación eléctrica y hasta cierto punto sencillez. Lo malo del Sportage es que mientras Suzuki y** Audi** han conseguido etiquetar como ECO a sus “mild hybrid”, equiparándose a los híbridos convencionales con los beneficios que esto conlleva, Kia no ha podido o sabido. Lo bueno, es el gran motor Diesel que tiene.

PRESTACIONES Kia Sportage 2.0 CRDI Mild Hybrid 185 CV
Acel. 0-100 km/h 8,89 s
Acel. 0-400 m 16,45 s
Acel. 0-1000 m 30,37 s
Sonoridad 120 km/h 70,1 dBA
Sonoridad 140 km/h 71,2 dBA
Frenada desde 140 km/h 69,95 m
Peso en báscula 1.762 kg

Kia Sportage 2.0 CRDi Mild Hybrid: más que un Stop&Start

A priori nada te advierte de lo que esconde el Kia Sportage Mild Hybrid. La puesta en marcha de su motor desde el botón de contacto es responsabilidad del motor de arranque convencional. Su propulsor Diesel 2.0 CRDi se siente todo lo agradable y solvente que puedes esperar de un motor discreto de ruido y vibraciones y que ofrece un empuje desde muy bajo régimen muy bueno. Si no seleccionas en el cuadro de relojes el gráfico que indica el funcionamiento de su sistema MHSG (Mild-Hybrid Starter-Generator), no adivinarías que su alternador suma potencia puntualmente en momentos muy concretos, sobre todo a muy bajas vueltas y suave aceleración, o pisando a fondo el acelerador. De hecho, pasa totalmente desapercibido cuando ya de por sí el propio el 2.0 CRDi resulta rotundo empujando, hasta el punto que el propio indicador de marcha adecuada te sugiere conducir el Sportage en 6ª a 1.200 rpm (65 km/h)… sin una sola queja y buenas reservas de aceleración desde ahí mismo. Donde no hay duda que este Sportage es diferente es cuando sueltas el acelerador. En estas fases, el sistema MHSG opera como alternador y es tal su potencia regenerativa, que provoca en el Sportage una retención más propia de un híbrido convencional o eléctrico puro.

ESPACIO Kia Sportage 2.0 CRDI Mild Hybrid 185 CV
Anchura delantera 145 cm
Anchura trasera 137 cm
Altura delantera 98/95 cm
Altura trasera 94 cm
Espacio para piernas 74 cm
Maletero 450 litros

Curiosamente en este tipo de coches esa mayor retención lo percibes como algo natural (además en algunos puedes regularla), pero en el Sportage te puede llevar a extrañar su conducción… por ser tan convencional en sus otras reacciones. De hecho, te pide siempre presionar un mínimo el acelerador hasta en bajadas y apenas recorres unos pocos metros por su propia inercia sin que sientas que estás perdiendo rápidamente velocidad. En ciudad, disfrutas de un sistema Stop&Start soberbio. El sistema MHSG es capaz de apagar el motor Diesel antes de detenerse el Sportage por completo y rearrancarlo en milésimas de segundos con tal suavidad que muchas veces llegas a dudar de que se haya puesto en marcha. Resulta tan fantástico en estas fases, que lo echas de menos en otros muchos momentos en iguales circunstancias donde sin saber muy bien porqué apenas entra en funcionamiento; y te ves con su sofisticado Stop&Start en semáforos o colas de aparcamiento con el motor en marcha.

CONSUMOS Kia Sportage 2.0 CRDI Mild Hybrid 185 CV
Consumo en ciudad 6,6 l/100 km
Consumo en carretera 5,8 l/100 km
Consumo medio 6,1 l/100 km

Por otra parte, nuestro Centro Técnico nos ha aclarado algunos otros aspectos no menos importantes. Los 8,1 l/100 km que verificamos en el Sportage 2.0 CRDI 4x4 anterior en nuestro recorrido urbano, se han reducido a 6,7. Pero más llamativo resulta que los 6,7 l/100 km que obtuvimos en carretera, se hayan bajado a** 5,9**. Lógicamente, el 2.0 CRDi también estrena mejoras internas propias que contribuyen a su mejor eficiencia. Y también resulta más limpio, al montar un catalizador SCR con inyección de AdBlue, que prácticamente elimina los señalados NOx ¿Matamos al Diesel? No, simplemente lo evolucionamos.

Publicidad
También te puede interesar

El nuevo Hyundai Tucson ya está a la venta desde 25.415 euros. Ya hemos probado un SUV muy mejorado y con nuevos motores: sus principales claves, ahora en vídeo.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...