Kia Soul

Definido como «urban crossover» por los responsables de Kia, el Kia Soul es similar por fuera a un SUV compacto como el Nissan Qashqai pero su verdadero rival viene a ser un Nissan Note o un Ford Fusion. En resumen más ágil en ciudad y menos agresivo con el medio ambiente.
-
Kia Soul
Kia Soul

El Kia Soul llegará al mercado en febrero y su precio aproximado empezará, aproximadamente, en los 16.000 euros; o sea, entre los Rio y los Cee´d, más cerca de éstos que de aquéllos. El Kia Soul es la última novedad de Kia por ahora y viene a incidir en la imagen más dinámica y juvenil que quiere tener la marca coreana.

El equipamiento incluirá ESP y seis airbags, entre otros elementos, pero lo mejor vendrá a través de las múltiples posibilidades de personalización que se ofrecerán.

En todo caso, no es un vehículo que rompa moldes —ya tenemos un Fusion, un Note…— ni va a ser el único que veamos llegar a corto plazo: Citroën C3 Picasso o Toyota Urban Cruiser son dos perfectos ejemplos.

Con su carrocería elevada y de formas muy cuadradas, el Kia Soul mezcla las ventajas de un familiar, de un SUV y de un turismo convencional. En el interior no hay materiales mullidos como en el Cee´d, pero los plásticos son agradables al tacto y a la vista. El ajuste es casi tan bueno como en el compacto —las unidades que hemos conducido eran preserie y ya estaban a gran nivel—, lo que dice mucho en su favor.

Las cotas interiores resultan generosas y el acceso muy cómodo gracias a las formas cuadriculadas de la carrocería. Delante, muchos agradecerán un puesto de conducción algo elevado, aunque los asientos no sujetan la espalda todo lo bien que sería de desear ni ofrecen un óptimo confort a largo plazo. El volante sólo se puede ajustar en altura.

Detrás hay espacio de sobra a lo alto a lo ancho y a lo largo, mucho más de lo que es habitual hoy día en coches de 4 metros y tres adultos irán en la banqueta posterior con relativa comodidad.

El respaldo es abatible por partes asimétricas –la banqueta, no- y, para conseguir un piso casi plano, el maletero tiene un doble fondo con un organizador de poliespán. Está bien realizado y hay múltiples compartimentos de todos los tamaños, pero si queremos ampliar la capacidad del maletero sacando el citado organizador, habrá que sacrificar las tres plazas traseras para colocarlo ahí o dejarlo en casa. Debajo, hay una rueda de emergencia. Las de serie de 16 pulgadas pueden llegar a sustituirse por unas opcionales de 18”. Aunque hay soportes para ello, los Kia Soul que hemos visto no tenían bandeja para cubrir el equipaje, pero probablemente sea de serie.

Base Hyundai

El Kia Soul llegará al mercado en febrero y su precio aproximado empezará, aproximadamente, en los 16.000 euros; o sea, entre los Rio y los Cee´d, más cerca de éstos que de aquéllos. El Kia Soul es la última novedad de Kia por ahora y viene a incidir en la imagen más dinámica y juvenil que quiere tener la marca coreana.

El equipamiento incluirá ESP y seis airbags, entre otros elementos, pero lo mejor vendrá a través de las múltiples posibilidades de personalización que se ofrecerán.

En todo caso, no es un vehículo que rompa moldes —ya tenemos un Fusion, un Note…— ni va a ser el único que veamos llegar a corto plazo: Citroën C3 Picasso o Toyota Urban Cruiser son dos perfectos ejemplos.

Con su carrocería elevada y de formas muy cuadradas, el Kia Soul mezcla las ventajas de un familiar, de un SUV y de un turismo convencional. En el interior no hay materiales mullidos como en el Cee´d, pero los plásticos son agradables al tacto y a la vista. El ajuste es casi tan bueno como en el compacto —las unidades que hemos conducido eran preserie y ya estaban a gran nivel—, lo que dice mucho en su favor.

Las cotas interiores resultan generosas y el acceso muy cómodo gracias a las formas cuadriculadas de la carrocería. Delante, muchos agradecerán un puesto de conducción algo elevado, aunque los asientos no sujetan la espalda todo lo bien que sería de desear ni ofrecen un óptimo confort a largo plazo. El volante sólo se puede ajustar en altura.

Detrás hay espacio de sobra a lo alto a lo ancho y a lo largo, mucho más de lo que es habitual hoy día en coches de 4 metros y tres adultos irán en la banqueta posterior con relativa comodidad.

El respaldo es abatible por partes asimétricas –la banqueta, no- y, para conseguir un piso casi plano, el maletero tiene un doble fondo con un organizador de poliespán. Está bien realizado y hay múltiples compartimentos de todos los tamaños, pero si queremos ampliar la capacidad del maletero sacando el citado organizador, habrá que sacrificar las tres plazas traseras para colocarlo ahí o dejarlo en casa. Debajo, hay una rueda de emergencia. Las de serie de 16 pulgadas pueden llegar a sustituirse por unas opcionales de 18”. Aunque hay soportes para ello, los Kia Soul que hemos visto no tenían bandeja para cubrir el equipaje, pero probablemente sea de serie.

Base Hyundai

El Kia Soul llegará al mercado en febrero y su precio aproximado empezará, aproximadamente, en los 16.000 euros; o sea, entre los Rio y los Cee´d, más cerca de éstos que de aquéllos. El Kia Soul es la última novedad de Kia por ahora y viene a incidir en la imagen más dinámica y juvenil que quiere tener la marca coreana.

El equipamiento incluirá ESP y seis airbags, entre otros elementos, pero lo mejor vendrá a través de las múltiples posibilidades de personalización que se ofrecerán.

En todo caso, no es un vehículo que rompa moldes —ya tenemos un Fusion, un Note…— ni va a ser el único que veamos llegar a corto plazo: Citroën C3 Picasso o Toyota Urban Cruiser son dos perfectos ejemplos.

Con su carrocería elevada y de formas muy cuadradas, el Kia Soul mezcla las ventajas de un familiar, de un SUV y de un turismo convencional. En el interior no hay materiales mullidos como en el Cee´d, pero los plásticos son agradables al tacto y a la vista. El ajuste es casi tan bueno como en el compacto —las unidades que hemos conducido eran preserie y ya estaban a gran nivel—, lo que dice mucho en su favor.

Las cotas interiores resultan generosas y el acceso muy cómodo gracias a las formas cuadriculadas de la carrocería. Delante, muchos agradecerán un puesto de conducción algo elevado, aunque los asientos no sujetan la espalda todo lo bien que sería de desear ni ofrecen un óptimo confort a largo plazo. El volante sólo se puede ajustar en altura.

Detrás hay espacio de sobra a lo alto a lo ancho y a lo largo, mucho más de lo que es habitual hoy día en coches de 4 metros y tres adultos irán en la banqueta posterior con relativa comodidad.

El respaldo es abatible por partes asimétricas –la banqueta, no- y, para conseguir un piso casi plano, el maletero tiene un doble fondo con un organizador de poliespán. Está bien realizado y hay múltiples compartimentos de todos los tamaños, pero si queremos ampliar la capacidad del maletero sacando el citado organizador, habrá que sacrificar las tres plazas traseras para colocarlo ahí o dejarlo en casa. Debajo, hay una rueda de emergencia. Las de serie de 16 pulgadas pueden llegar a sustituirse por unas opcionales de 18”. Aunque hay soportes para ello, los Kia Soul que hemos visto no tenían bandeja para cubrir el equipaje, pero probablemente sea de serie.

Base Hyundai

El Kia Soul llegará al mercado en febrero y su precio aproximado empezará, aproximadamente, en los 16.000 euros; o sea, entre los Rio y los Cee´d, más cerca de éstos que de aquéllos. El Kia Soul es la última novedad de Kia por ahora y viene a incidir en la imagen más dinámica y juvenil que quiere tener la marca coreana.

El equipamiento incluirá ESP y seis airbags, entre otros elementos, pero lo mejor vendrá a través de las múltiples posibilidades de personalización que se ofrecerán.

En todo caso, no es un vehículo que rompa moldes —ya tenemos un Fusion, un Note…— ni va a ser el único que veamos llegar a corto plazo: Citroën C3 Picasso o Toyota Urban Cruiser son dos perfectos ejemplos.

Con su carrocería elevada y de formas muy cuadradas, el Kia Soul mezcla las ventajas de un familiar, de un SUV y de un turismo convencional. En el interior no hay materiales mullidos como en el Cee´d, pero los plásticos son agradables al tacto y a la vista. El ajuste es casi tan bueno como en el compacto —las unidades que hemos conducido eran preserie y ya estaban a gran nivel—, lo que dice mucho en su favor.

Las cotas interiores resultan generosas y el acceso muy cómodo gracias a las formas cuadriculadas de la carrocería. Delante, muchos agradecerán un puesto de conducción algo elevado, aunque los asientos no sujetan la espalda todo lo bien que sería de desear ni ofrecen un óptimo confort a largo plazo. El volante sólo se puede ajustar en altura.

Detrás hay espacio de sobra a lo alto a lo ancho y a lo largo, mucho más de lo que es habitual hoy día en coches de 4 metros y tres adultos irán en la banqueta posterior con relativa comodidad.

El respaldo es abatible por partes asimétricas –la banqueta, no- y, para conseguir un piso casi plano, el maletero tiene un doble fondo con un organizador de poliespán. Está bien realizado y hay múltiples compartimentos de todos los tamaños, pero si queremos ampliar la capacidad del maletero sacando el citado organizador, habrá que sacrificar las tres plazas traseras para colocarlo ahí o dejarlo en casa. Debajo, hay una rueda de emergencia. Las de serie de 16 pulgadas pueden llegar a sustituirse por unas opcionales de 18”. Aunque hay soportes para ello, los Kia Soul que hemos visto no tenían bandeja para cubrir el equipaje, pero probablemente sea de serie.

Base Hyundai

Galería relacionada

Al volante del Kia Soul

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...