Kia Carnival 2.9 CRDI EX I

La segunda generación del Carnival da un salto cualitativo importante, con unos mejores acabados, mayor equipamiento, un motor más ambicioso y un dinamismo superior. Lo que no hay es salto cuantitativo, porque ahora es más pequeño, para hacerlo más manejable, y su precio no ha variado en exceso.
Autopista -
Kia Carnival 2.9 CRDI EX I
Kia Carnival 2.9 CRDI EX I

El Voyager es un modelo de veteranía en nuestro mercado y al que no le queda demasiado para estrenar generación. No obstante, aún sigue siendo un rival muy fuerte para el Carnival, por el prestigio con el que cuenta. Centrándonos en otros aspectos más tangibles, las diferencias entre uno y otro son pocas. En materia de habitabilidad y maletero le preferimos al modelo coreano, pero en cuanto a las prestaciones y al dinamismo, optamos por el Kia. La diferencia de precio, unos 1.300 euros más caro el Chrysler, no nos parece definitiva.

El Grandis, en su acabado Intense, iguala el precio, el equipamiento y casi las medidas del Carnival, pero el enfoque parece diferente. El peso es mucho menor (unos 400 kg menos) y el espacio interior no es tan abundante como en el monovolumen coreano. Las prestaciones son peores también, aunque la diferencia entre uno y otro no es tanta como cabría esperar por su diferencia de potencia (casi 50 CV más para el modelo coreano). Dinámicamente, el Grandis nos ha gustado algo más, sobre todo por el toque deportivo de dirección y suspensiones.

El Grand Espace podría competir con el Carnival con su motorización de 150 o con la de 175 CV. Nos hemos decantado por ésta porque realmente es su principal competidor por potencia, aunque el precio se nos va hasta los 41.350 euros, 11.000 más que el monovolumen de Kia. Si tenemos dinero suficiente, es la mejor elección, pues cuenta con un propulsor potente, frugal y silencioso y su habitáculo es el más completo. Si andamos con la cartera algo más vacía, no hay dudas: nos quedamos con el Carnival.

El Voyager es un modelo de veteranía en nuestro mercado y al que no le queda demasiado para estrenar generación. No obstante, aún sigue siendo un rival muy fuerte para el Carnival, por el prestigio con el que cuenta. Centrándonos en otros aspectos más tangibles, las diferencias entre uno y otro son pocas. En materia de habitabilidad y maletero le preferimos al modelo coreano, pero en cuanto a las prestaciones y al dinamismo, optamos por el Kia. La diferencia de precio, unos 1.300 euros más caro el Chrysler, no nos parece definitiva.

El Grandis, en su acabado Intense, iguala el precio, el equipamiento y casi las medidas del Carnival, pero el enfoque parece diferente. El peso es mucho menor (unos 400 kg menos) y el espacio interior no es tan abundante como en el monovolumen coreano. Las prestaciones son peores también, aunque la diferencia entre uno y otro no es tanta como cabría esperar por su diferencia de potencia (casi 50 CV más para el modelo coreano). Dinámicamente, el Grandis nos ha gustado algo más, sobre todo por el toque deportivo de dirección y suspensiones.

El Grand Espace podría competir con el Carnival con su motorización de 150 o con la de 175 CV. Nos hemos decantado por ésta porque realmente es su principal competidor por potencia, aunque el precio se nos va hasta los 41.350 euros, 11.000 más que el monovolumen de Kia. Si tenemos dinero suficiente, es la mejor elección, pues cuenta con un propulsor potente, frugal y silencioso y su habitáculo es el más completo. Si andamos con la cartera algo más vacía, no hay dudas: nos quedamos con el Carnival.

El Voyager es un modelo de veteranía en nuestro mercado y al que no le queda demasiado para estrenar generación. No obstante, aún sigue siendo un rival muy fuerte para el Carnival, por el prestigio con el que cuenta. Centrándonos en otros aspectos más tangibles, las diferencias entre uno y otro son pocas. En materia de habitabilidad y maletero le preferimos al modelo coreano, pero en cuanto a las prestaciones y al dinamismo, optamos por el Kia. La diferencia de precio, unos 1.300 euros más caro el Chrysler, no nos parece definitiva.

El Grandis, en su acabado Intense, iguala el precio, el equipamiento y casi las medidas del Carnival, pero el enfoque parece diferente. El peso es mucho menor (unos 400 kg menos) y el espacio interior no es tan abundante como en el monovolumen coreano. Las prestaciones son peores también, aunque la diferencia entre uno y otro no es tanta como cabría esperar por su diferencia de potencia (casi 50 CV más para el modelo coreano). Dinámicamente, el Grandis nos ha gustado algo más, sobre todo por el toque deportivo de dirección y suspensiones.

El Grand Espace podría competir con el Carnival con su motorización de 150 o con la de 175 CV. Nos hemos decantado por ésta porque realmente es su principal competidor por potencia, aunque el precio se nos va hasta los 41.350 euros, 11.000 más que el monovolumen de Kia. Si tenemos dinero suficiente, es la mejor elección, pues cuenta con un propulsor potente, frugal y silencioso y su habitáculo es el más completo. Si andamos con la cartera algo más vacía, no hay dudas: nos quedamos con el Carnival.

El Voyager es un modelo de veteranía en nuestro mercado y al que no le queda demasiado para estrenar generación. No obstante, aún sigue siendo un rival muy fuerte para el Carnival, por el prestigio con el que cuenta. Centrándonos en otros aspectos más tangibles, las diferencias entre uno y otro son pocas. En materia de habitabilidad y maletero le preferimos al modelo coreano, pero en cuanto a las prestaciones y al dinamismo, optamos por el Kia. La diferencia de precio, unos 1.300 euros más caro el Chrysler, no nos parece definitiva.

El Grandis, en su acabado Intense, iguala el precio, el equipamiento y casi las medidas del Carnival, pero el enfoque parece diferente. El peso es mucho menor (unos 400 kg menos) y el espacio interior no es tan abundante como en el monovolumen coreano. Las prestaciones son peores también, aunque la diferencia entre uno y otro no es tanta como cabría esperar por su diferencia de potencia (casi 50 CV más para el modelo coreano). Dinámicamente, el Grandis nos ha gustado algo más, sobre todo por el toque deportivo de dirección y suspensiones.

El Grand Espace podría competir con el Carnival con su motorización de 150 o con la de 175 CV. Nos hemos decantado por ésta porque realmente es su principal competidor por potencia, aunque el precio se nos va hasta los 41.350 euros, 11.000 más que el monovolumen de Kia. Si tenemos dinero suficiente, es la mejor elección, pues cuenta con un propulsor potente, frugal y silencioso y su habitáculo es el más completo. Si andamos con la cartera algo más vacía, no hay dudas: nos quedamos con el Carnival.

Galería relacionada

Kia Carnival EX

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...