Kia Carens

El Kia Carens tiene nuevas ambiciones justificadas. Sólo el nombre y el motor 2.0 CRDi de 140 CV, ahora con cambio 6 marchas, se conservan de la versión anterior. La sorpresa la da la nueva mecánica 2.0 de 145 CV en gasolina.
-
Kia Carens
Kia Carens

En Kia están orgullosos de su Carens y satisfechos de su estética, especialmente de la agraciada silueta. Tienen motivos para ello, si bien, ahora que han contratado a bombo y platillo a un prestigiado diseñador procedente de Audi, podrían perfeccionar otros rasgos; por ejemplo, el poco agraciado logo.
Aun así, el envoltorio del nuevo Carens no está exento de atractivo, y su carrocería tiene un coeficiente de penetración de 0,32.

Pero lo más importante de este Kia, destinado a venderse en nuestro país a un ritmo de unas 6.000 unidades anuales, es su nueva plataforma derivada de la berlina medio-grande Magentis. En este caso, y en aras a una compacidad que ve crecer moderadamente la longitud total respecto al Carens hasta ahora conocido, la distancia entre ejes es 2 cm menor que en el Magentis, quedando en unos generosos 270.
La herencia técnica significa también disponer de anchas vías, una agradable servodirección hidráulica y suspensión trasera multibrazo. Ello se refleja en la actitud en carretera, bastante dinámica para un vehículo que llega a los 165 cm de altura. El confort de bacheo y, en menor medida, el sonoro también acuden a la cita.

Servido ahora por un agradable cambio de 6 marchas, el motor 2.0 CRDi de 140 CV es la estrella mecánica de la gama, si bien, para la próxima primavera, se prevé una versión –económicamente más accesible- de igual cilindrada, pero rebajada a 115 CV, al no disponer de turbocompresor de geometría variable.

La buena sorpresa es el nuevo motor 2.0 de gasolina de 145 CV, idéntico al del Magentis y asociado a un cambio de 5 marchas. Si los Carens de gasolina sólo van a suponer un 15 por ciento de la demanda en España, al menos estarán bien dotados con este motor, algo más ruidoso que el Diesel.

En cuanto al interior, hay que decir que este Kia Carens supera en habitabilidad al ya amplio Carens conocido, y la anchura trasera posibilita llevar tres personas menudas en esta fila, que se ha hecho con banqueta corrida, contra la tendencia actual a las butacas independientes. La tercera fila, cuando la hay, ya es otra cosa. El interior tiene un diseño totalmente nuevo y con mucha mejor impresión de calidad percibida, disponiéndose de los ya típicos portabotellas y otros huecos para objetos menudos. Lástima que Kia no ofrezca reglaje en profundidad del volante, que puede variarse sólo en altura.

Los Carens 2006 se ofrecen en nuestro país con las dos mecánicas dos litros y dos niveles de terminación. Kia menciona tres o cuatro versiones, al combinar los motores y terminaciones con la disponibilidad de los siete asientos; en realidad, este último detalle, bajo pedido, estará disponible en cualquier versión de motor y equipamiento.

La dotación básica del nuevo Kia ya incluye elementos como el climatizador, seis airbags -incluyendo los de cortina-, llantas de aleación de 16”, ordenador de a bordo y radio CD. La superior añade control de tracción, ayuda al aparcamiento, control de estabilidad, volante en piel, asiento del conductor con regulación eléctrica, llantas de 17”, control de crucero y sensores de lluvia e iluminación.

No está claro que para la mayoría de los usuarios de monovolúmenes compactos, cada vez más demandados en el mercado, la opción de siete plazas sea útil y utilizada. Pero obviamente está de moda. Kia ha solucionado el tema con dos variantes de aspecto exterior idéntico. La de cinco plazas, de menor precio, ofrece un maletero de piso plano -para quedar al mismo nivel que los respaldos traseros plegados- y con capacidad real inferior a los 400 dm3 bajo la toldilla enrollable, si bien por debajo de ese plano de carga hay diversos compartimentos ocultos para objetos más o menos menudos -incluyendo gato, triángulos, chalecos, etc-, que totalizan otros 90 litros. La versión 7 plazas también puede ofrecer un plano de carga liso de más de 1,6 m de largo, pues los cinco asientos traseros se pliegan. La fila del medio, conformada en dos sectores, no sólo se avanza generosamente para acceder a los dos asientos traseros -más bien para niños-, sino que también tiene 8 cm de reglaje longitudinal independiente para ceder algún espacio para las rodillas de los ocupantes de la tercera.

En Kia están orgullosos de su Carens y satisfechos de su estética, especialmente de la agraciada silueta. Tienen motivos para ello, si bien, ahora que han contratado a bombo y platillo a un prestigiado diseñador procedente de Audi, podrían perfeccionar otros rasgos; por ejemplo, el poco agraciado logo.
Aun así, el envoltorio del nuevo Carens no está exento de atractivo, y su carrocería tiene un coeficiente de penetración de 0,32.

Pero lo más importante de este Kia, destinado a venderse en nuestro país a un ritmo de unas 6.000 unidades anuales, es su nueva plataforma derivada de la berlina medio-grande Magentis. En este caso, y en aras a una compacidad que ve crecer moderadamente la longitud total respecto al Carens hasta ahora conocido, la distancia entre ejes es 2 cm menor que en el Magentis, quedando en unos generosos 270.
La herencia técnica significa también disponer de anchas vías, una agradable servodirección hidráulica y suspensión trasera multibrazo. Ello se refleja en la actitud en carretera, bastante dinámica para un vehículo que llega a los 165 cm de altura. El confort de bacheo y, en menor medida, el sonoro también acuden a la cita.

Servido ahora por un agradable cambio de 6 marchas, el motor 2.0 CRDi de 140 CV es la estrella mecánica de la gama, si bien, para la próxima primavera, se prevé una versión –económicamente más accesible- de igual cilindrada, pero rebajada a 115 CV, al no disponer de turbocompresor de geometría variable.

La buena sorpresa es el nuevo motor 2.0 de gasolina de 145 CV, idéntico al del Magentis y asociado a un cambio de 5 marchas. Si los Carens de gasolina sólo van a suponer un 15 por ciento de la demanda en España, al menos estarán bien dotados con este motor, algo más ruidoso que el Diesel.

En cuanto al interior, hay que decir que este Kia Carens supera en habitabilidad al ya amplio Carens conocido, y la anchura trasera posibilita llevar tres personas menudas en esta fila, que se ha hecho con banqueta corrida, contra la tendencia actual a las butacas independientes. La tercera fila, cuando la hay, ya es otra cosa. El interior tiene un diseño totalmente nuevo y con mucha mejor impresión de calidad percibida, disponiéndose de los ya típicos portabotellas y otros huecos para objetos menudos. Lástima que Kia no ofrezca reglaje en profundidad del volante, que puede variarse sólo en altura.

Los Carens 2006 se ofrecen en nuestro país con las dos mecánicas dos litros y dos niveles de terminación. Kia menciona tres o cuatro versiones, al combinar los motores y terminaciones con la disponibilidad de los siete asientos; en realidad, este último detalle, bajo pedido, estará disponible en cualquier versión de motor y equipamiento.

La dotación básica del nuevo Kia ya incluye elementos como el climatizador, seis airbags -incluyendo los de cortina-, llantas de aleación de 16”, ordenador de a bordo y radio CD. La superior añade control de tracción, ayuda al aparcamiento, control de estabilidad, volante en piel, asiento del conductor con regulación eléctrica, llantas de 17”, control de crucero y sensores de lluvia e iluminación.

No está claro que para la mayoría de los usuarios de monovolúmenes compactos, cada vez más demandados en el mercado, la opción de siete plazas sea útil y utilizada. Pero obviamente está de moda. Kia ha solucionado el tema con dos variantes de aspecto exterior idéntico. La de cinco plazas, de menor precio, ofrece un maletero de piso plano -para quedar al mismo nivel que los respaldos traseros plegados- y con capacidad real inferior a los 400 dm3 bajo la toldilla enrollable, si bien por debajo de ese plano de carga hay diversos compartimentos ocultos para objetos más o menos menudos -incluyendo gato, triángulos, chalecos, etc-, que totalizan otros 90 litros. La versión 7 plazas también puede ofrecer un plano de carga liso de más de 1,6 m de largo, pues los cinco asientos traseros se pliegan. La fila del medio, conformada en dos sectores, no sólo se avanza generosamente para acceder a los dos asientos traseros -más bien para niños-, sino que también tiene 8 cm de reglaje longitudinal independiente para ceder algún espacio para las rodillas de los ocupantes de la tercera.

Galería relacionada

Carens Detalles

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...