Jeep Commander 3.0 CRD V6 Limited

Basado en el Grand Cherokee, con un diseño muy particular y una potente mecánica Diesel V6, este Jeep ofrece capacidad para siete ocupantes, excelente comodidad y razonables aptitudes TT.
-
Jeep Commander 3.0 CRD V6 Limited
Jeep Commander 3.0 CRD V6 Limited
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=53814&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Jeep Commander 3.0 CRD V6

El nuevo Jeep Commander se desmarca de los diseños futuristas a los que estamos acostumbrados en los últimos tiempos. Es más, recuerda claramente a modelos americanos de hace varias décadas, como los Willys Station Wagon (de 1946 a 1962), Wagoneer (de1963 a 1991) o primera serie del Cherokee (de 1984 a 2001).

Líneas muy rectas, formas rectangulares, trazos duros y firmes en ventanillas, parabrisas y trasera, grupos ópticos cuadrados con faros verticales superpuestos, parrilla de grandes dimensiones cromada… Incluso tornillería “Allen” a la vista en aletines, salpicadero, etc. En definitiva, muy “Hummer”.

Los responsables de la marca afirman que han querido mostrar robustez y dureza en su nuevo modelo, reinterpretando la imagen de Jeep en sus modelos más emblemáticos de otros tiempos. No obstante, el Commander es un Grand Cherokee en sus entrañas, ya que toma de él la mayor parte de los órganos mecánicos (plataforma, motores, caja de cambios, etc). Las principales diferencias, aparte de las estéticas, claro está, hay que buscarlas en las dimensiones exteriores y el peso: 3,7 cm más de longitud, 6 cm más de altura y 130 kg más de peso.

Las formas cúbicas y la elevación del techo en la mitad de la carrocería han permitido un excelente aprovechamiento del espacio interior. De ahí que sea el primer Jeep de la historia con capacidad para siete ocupantes (no es un 5+2), si bien en su configuración máxima no ofrece una capacidad útil suficiente para viajar con la familia (95 litros).

La mayor peculiaridad del interior es la disposición de las filas de asientos en modo “palco”, es decir, cada una está un poco más alta que la anterior, con la intención de mejorar la visibilidad y la sensación de amplitud en las tres. De hecho, la tercera fila es bastante utilizable: ofrece 121 cm de anchura (para dos asientos independientes) y 79 cm de altura. Eso sí, para llegar hasta ellas hay que estar en plena forma o ser un poco contorsionista, pues no resulta fácil esquivar el asiento de la segunda fila al tener que entrar agachado. Los niños, sin problema.

En la segunda y tercera filas, los asientos se pueden plegar, dejando un suelo liso (con un plano de carga bastante elevado) y permitiendo la configuración que mejor se adapte a las necesidades de cada momento, desde 95 hasta 960 litros, según las mediciones de nuestro Centro Técnico.

Estas posibilidades permiten que cada vez sean más las familias que opten por un vehículo de estas características para sus desplazamientos tanto de trabajo como de ocio, urbanos o extraurbanos. La versatilidad y posible modularidad que ofrecen sus habitáculos -encerrados en una carrocería de estética llamativa y diferente-, ha modificado las tendencias del mercado. Prácticamente ofrecen las mismas cotas de habitabilidad en la configuración de cinco plazas que berlinas de la categoría superior y permiten elevada capacidad de carga y facilidad para circular por terrenos escarpados. Además, en este caso, la mecánica acompaña para viajar cómodo, sin ruidos y con una economía de uso razonable, similar a la de un monovolumen de tamaño grande.

Una vez dentro del coche, sentados a los mandos, no da la sensación de ser enorme. Es más, quitando los detalles de los tornillos Allen que decoran el salpicadero y las salidas de aire de climatización, podríamos estar conduciendo un Grand Cherokee. Los mandos e instrumentación son muy similares o idénticos a los de éste y permiten un uso fácil. Además, cuenta con asientos y pedales de reglaje eléctrico (podemos acercar o alejar los pedales para mejorar la posición de conducción). Lo que no nos ha gustado mucho es el tapizado de los asientos en piel, que no contribuye al agarre del cuerpo en las curvas o en zonas de campo.

La disposición de asientos “en escalera” permite buena visibilidad a todos los ocupantes, que gozan de suficiente espacio para viajar con comodidad. No ocurre lo mismo para el conductor, ya que, hacia atrás, no ve demasiado. Las lunas tintadas y los enormes reposacabezas limitan bastante el campo de visión. A cambio, el recubrimiento de los cristales facilita la climatización en verano, que se ve reforzada por un módulo de control de climatización para la parte posterior, independiente del delantero. Como no podía ser de otra manera, todo el habitáculo está bien preparado para llevar la impedimenta en diversos huecos, guanteras y bandejas. También dispone de tomas de corriente adicionales para poder conectar dispositivos auxiliares, como neveras portátiles, lectores de DVD, ordenadores, focos portátiles, etc.

Galería relacionada

Jeep Commander CRD

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...