Jeep Commander

Pertenece a esa nueva generación de todo terrenos –los SUV- que saben dominar el campo y los terrenos escarpados mimando a sus ocupantes como si fueran en una berlina. Por fuera, todo rudeza, rectitud y look extremo; por dentro, lujo, mullidos y 7 plazas: lo mejor de dos mundos. Te espera ya en el concesionario si tienes, como poco, 51.350 euros.
-
Jeep Commander
Jeep Commander

Tiene esa estética imponente que te hace pensar en las montañas canadienses, en los marines norteamericanos, en misiones arriesgadas en lugares inaccesibles… vaya, un mundo de aventura que uno ve siempre lejana desde el salón de su casa. El nombre ya lo dice todo –Commander- y su genética Jeep avala lo abrumador de sus prestaciones. Este sí que es un animal todo terreno, de los de verdad.

Frente a las redondeces con que otros físicos engatusan, lo del Commander es pura rectitud: las líneas cuadriculan su imagen, de parabrisas recto, trasera recta, ventanas y lunetas rectangulares; nada de maquillajes: que se vean los tornillos, que los retrovisores tengan presencia, que cada centímetro de chapa –plana- exude robustez y resistencia. En Jeep lo confiesan: han querido reinterpretar sus modelos más clásicos, por los que pasarán a la historia, que sus clientes lo reconozcan y se reconozcan en su imagen.

Sus diseñadores han buscado inspiración en el Jeep Willys Station Wagon (1946-72), en el Wagoneer (1963-91) y, sobre todo en las primeras series del Cherokee (1984-2001), estéticas todas rigurosas y muy masculinas.

Pero la base más inmediata del Commander se encuentra en el Grand Cherokee, del que toma la plataforma y con el que comparte –además de la mayoría de los componentes vitales- casi todas las medidas. Sus diferencias -siempre a más a favor del Commander- se plasman en sólo tres dimensiones: longitud (3,7 cm más); la altura (6 cm más); y el peso (130 kg más).

El rasgo más distintivo –y uno de los motivos de su nacimiento- son las 7 plazas que ofrece y que no son 5+2, como ocurre en otros modelos; las tres filas de asientos y las plazas de cada fila son reales. Además, la configuración es tipo “palco” (cada fila es un poco más alta que la anterior), lo que garantiza una buena visibilidad a todos los ocupantes, quienes –gracias al techo ascendente- también disfrutan de espacio para la cabeza.

Los asientos de la segunda y tercera filas se pliegan fácilmente, conformando un suelo de carga plano, una característica que permite varias combinaciones para transportar carga y pasajeros. Con todos los ocupantes, el maletero sólo ofrece 170 litros; si se pliegan los asientos de la tercera fila, llega a los 973 litros; si se abaten además los de la segunda fila, se consigue el máximo de disponibilidad para la carga: 1.775 litros.

Y, ya que estamos en el interior, pongámonos a los mandos. El puesto de conducción es muy versátil; prácticamente todo se puede regular para adaptarlo a nuestra particular constitución física, incluso los pedales. Los asientos recogen perfectamente, la instrumentación es clara y visible (fondo negro, grafías blancas y agujas rojas), el volante y la palanca de cambios cuentan con un tacto y un tamaño adecuados.

<

p>El amplio parabrisas y los grandes retrovisores exteriores permiten una completa visibilidad delantera y lateral. Hacia atrás, sin embargo, la cosa se estropea, porque, dada la altura de las filas de asientos y que todos ellos cuentan con reposacabezas, el espacio libre de la luneta trasera es muy pequeño y, salvo que sea un camión, no se ve el vehículo que nos sigue a poca distancia.

La parte inferior del salpicadero es como la del Grand Cherokee, pero la superior es nueva, con cuatro pares de salidas de aire graduables con tornillos vistos (un rasgo más de imagen 4x4 “extrema”)

Para los pasajeros, refinamiento al alcance de la mano: los asientos son cómodos, amplios y con buena visibilidad, los respaldos de la segunda fila se abaten para permitir el acceso a la tercera fila y la fila de atrás también cuenta con un módulo de control de ventilación, calefacción y climatización independiente del control delantero.

Jeep Commander 3.0 V6 CRD............. 51.350 euros
Jeep Commander 5.7 V8 Hemi............. 59.400 euros

Pintura metalizada: 640 euros
Enganche remolque: 768 euros

DVD: 1.792 euros
Navegador: 2.368 euros
Kit DVD+Navegador 3.008 euros

Tiene esa estética imponente que te hace pensar en las montañas canadienses, en los marines norteamericanos, en misiones arriesgadas en lugares inaccesibles… vaya, un mundo de aventura que uno ve siempre lejana desde el salón de su casa. El nombre ya lo dice todo –Commander- y su genética Jeep avala lo abrumador de sus prestaciones. Este sí que es un animal todo terreno, de los de verdad.

Frente a las redondeces con que otros físicos engatusan, lo del Commander es pura rectitud: las líneas cuadriculan su imagen, de parabrisas recto, trasera recta, ventanas y lunetas rectangulares; nada de maquillajes: que se vean los tornillos, que los retrovisores tengan presencia, que cada centímetro de chapa –plana- exude robustez y resistencia. En Jeep lo confiesan: han querido reinterpretar sus modelos más clásicos, por los que pasarán a la historia, que sus clientes lo reconozcan y se reconozcan en su imagen.

Sus diseñadores han buscado inspiración en el Jeep Willys Station Wagon (1946-72), en el Wagoneer (1963-91) y, sobre todo en las primeras series del Cherokee (1984-2001), estéticas todas rigurosas y muy masculinas.

Pero la base más inmediata del Commander se encuentra en el Grand Cherokee, del que toma la plataforma y con el que comparte –además de la mayoría de los componentes vitales- casi todas las medidas. Sus diferencias -siempre a más a favor del Commander- se plasman en sólo tres dimensiones: longitud (3,7 cm más); la altura (6 cm más); y el peso (130 kg más).

El rasgo más distintivo –y uno de los motivos de su nacimiento- son las 7 plazas que ofrece y que no son 5+2, como ocurre en otros modelos; las tres filas de asientos y las plazas de cada fila son reales. Además, la configuración es tipo “palco” (cada fila es un poco más alta que la anterior), lo que garantiza una buena visibilidad a todos los ocupantes, quienes –gracias al techo ascendente- también disfrutan de espacio para la cabeza.

Los asientos de la segunda y tercera filas se pliegan fácilmente, conformando un suelo de carga plano, una característica que permite varias combinaciones para transportar carga y pasajeros. Con todos los ocupantes, el maletero sólo ofrece 170 litros; si se pliegan los asientos de la tercera fila, llega a los 973 litros; si se abaten además los de la segunda fila, se consigue el máximo de disponibilidad para la carga: 1.775 litros.

Y, ya que estamos en el interior, pongámonos a los mandos. El puesto de conducción es muy versátil; prácticamente todo se puede regular para adaptarlo a nuestra particular constitución física, incluso los pedales. Los asientos recogen perfectamente, la instrumentación es clara y visible (fondo negro, grafías blancas y agujas rojas), el volante y la palanca de cambios cuentan con un tacto y un tamaño adecuados.

<

p>El amplio parabrisas y los grandes retrovisores exteriores permiten una completa visibilidad delantera y lateral. Hacia atrás, sin embargo, la cosa se estropea, porque, dada la altura de las filas de asientos y que todos ellos cuentan con reposacabezas, el espacio libre de la luneta trasera es muy pequeño y, salvo que sea un camión, no se ve el vehículo que nos sigue a poca distancia.

La parte inferior del salpicadero es como la del Grand Cherokee, pero la superior es nueva, con cuatro pares de salidas de aire graduables con tornillos vistos (un rasgo más de imagen 4x4 “extrema”)

Para los pasajeros, refinamiento al alcance de la mano: los asientos son cómodos, amplios y con buena visibilidad, los respaldos de la segunda fila se abaten para permitir el acceso a la tercera fila y la fila de atrás también cuenta con un módulo de control de ventilación, calefacción y climatización independiente del control delantero.

Jeep Commander 3.0 V6 CRD............. 51.350 euros
Jeep Commander 5.7 V8 Hemi............. 59.400 euros

Pintura metalizada: 640 euros
Enganche remolque: 768 euros

DVD: 1.792 euros
Navegador: 2.368 euros
Kit DVD+Navegador 3.008 euros

Galería relacionada

Jeep Commander

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...