Jaguar X-Type 2.0D Executive

Ni siquiera las marcas más exclusivas pueden obviar que las mecánicas Diesel son las que acaparan la mayor parte de las ventas, por lo que el X-Type se ha convertido en el primer modelo de Jaguar con un motor de gasóleo. Ahora bien, como no podía ser de otra manera, la automovilística ha aplicado su tradicional distinción a este propulsor y lo ha convertido en uno de los más refinados del mercado.
-
Jaguar X-Type 2.0D Executive
Jaguar X-Type 2.0D Executive

Este A4 cuenta con buenos argumentos para plantar cara ante el Jaguar. Además de un motor con un rendimiento correcto y un interior cuidado (aunque no llega a los niveles de sofisticación del Jaguar, se queda cerca) tiene a su favor la tracción integral Quattro, con la que es posible afrontar las curvas con un “extra” de seguridad. Además, su cambio es de seis marchas, con lo que se suaviza el funcionamiento del motor. Por si fuera poco, el precio es inferior al de su rival inglés, aunque subirá cuando comencemos a añadir equipamiento, el “punto débil” del vehículo germano.

Más potencia y un precio menor son las principales armas que el BMW puede utilizar para atraer a los conductores que ya se habían planteado la compra del Jaguar. Las líneas del modelo alemán son menos exclusivas, pero le ayudan a ofrecer un comportamiento intachable y unas prestaciones superiores a las de su rival.

El motor de origen Ford también está presente en este Mazda, que consigue un comportamiento más que notable, aunque sus prestaciones no superan a las del Jaguar. Sin embargo, el modelo japonés resultará una buena opción para los que busquen un vehículo que siempre hace gala de sus buenas maneras y cuya imagen aún no ha sido muy vista en nuestras carreteras. Por 26.620 euros podremos obtener la versión más alta de la gama, denominada Sportive, con la que tendremos a nuestra disposición un equipamiento muy completo.

El aura que rodea a Mercedes es comparable a la que acompaña a Jaguar, por lo que serán otros factores, no relacionados con la buena fama de la marca, los que decidan la compra de uno u otro modelo. A favor del alemán juegan un motor más potente y la tracción trasera, que atraerá a los que buscan un comportamiento más deportivo. Entre los “contras” están unas prestaciones similares a las del Jaguar, un precio mayor y un diseño conocido –aunque no por ello menos llamativo que el de su rival-.

Los Rover siguen teniendo mucho que ofrecer en el apartado de las berlinas Diesel . Una buena muestra es el 75 CDT, cuya versión más alta de gama (Power Club) es 3.000 euros más barata que el Jaguar. Sus prestaciones son parecidas a las del vehículo inglés y su comportamiento también es muy correcto, aunque no contaremos con un equipamiento tan completo como el que ofrece el X-Type.

¿Un Volvo con mecánica Diesel y 163 CV por 32.460 euros? Pues sí, la marca sueca tiene en este S60 su mejor ofensiva contra el Jaguar. Su equipamiento, como el del resto de los rivales, no es tan completo como el del modelo inglés, pero resultará suficiente para aquellos a los que no les importe prescindir, por ejemplo, del ESP. Los que prefieran incluirlo en su coche, tendrán que obtener un pack que acabará igualando los precios de ambos automóviles.

Este A4 cuenta con buenos argumentos para plantar cara ante el Jaguar. Además de un motor con un rendimiento correcto y un interior cuidado (aunque no llega a los niveles de sofisticación del Jaguar, se queda cerca) tiene a su favor la tracción integral Quattro, con la que es posible afrontar las curvas con un “extra” de seguridad. Además, su cambio es de seis marchas, con lo que se suaviza el funcionamiento del motor. Por si fuera poco, el precio es inferior al de su rival inglés, aunque subirá cuando comencemos a añadir equipamiento, el “punto débil” del vehículo germano.

Más potencia y un precio menor son las principales armas que el BMW puede utilizar para atraer a los conductores que ya se habían planteado la compra del Jaguar. Las líneas del modelo alemán son menos exclusivas, pero le ayudan a ofrecer un comportamiento intachable y unas prestaciones superiores a las de su rival.

El motor de origen Ford también está presente en este Mazda, que consigue un comportamiento más que notable, aunque sus prestaciones no superan a las del Jaguar. Sin embargo, el modelo japonés resultará una buena opción para los que busquen un vehículo que siempre hace gala de sus buenas maneras y cuya imagen aún no ha sido muy vista en nuestras carreteras. Por 26.620 euros podremos obtener la versión más alta de la gama, denominada Sportive, con la que tendremos a nuestra disposición un equipamiento muy completo.

El aura que rodea a Mercedes es comparable a la que acompaña a Jaguar, por lo que serán otros factores, no relacionados con la buena fama de la marca, los que decidan la compra de uno u otro modelo. A favor del alemán juegan un motor más potente y la tracción trasera, que atraerá a los que buscan un comportamiento más deportivo. Entre los “contras” están unas prestaciones similares a las del Jaguar, un precio mayor y un diseño conocido –aunque no por ello menos llamativo que el de su rival-.

Los Rover siguen teniendo mucho que ofrecer en el apartado de las berlinas Diesel . Una buena muestra es el 75 CDT, cuya versión más alta de gama (Power Club) es 3.000 euros más barata que el Jaguar. Sus prestaciones son parecidas a las del vehículo inglés y su comportamiento también es muy correcto, aunque no contaremos con un equipamiento tan completo como el que ofrece el X-Type.

¿Un Volvo con mecánica Diesel y 163 CV por 32.460 euros? Pues sí, la marca sueca tiene en este S60 su mejor ofensiva contra el Jaguar. Su equipamiento, como el del resto de los rivales, no es tan completo como el del modelo inglés, pero resultará suficiente para aquellos a los que no les importe prescindir, por ejemplo, del ESP. Los que prefieran incluirlo en su coche, tendrán que obtener un pack que acabará igualando los precios de ambos automóviles.

Este A4 cuenta con buenos argumentos para plantar cara ante el Jaguar. Además de un motor con un rendimiento correcto y un interior cuidado (aunque no llega a los niveles de sofisticación del Jaguar, se queda cerca) tiene a su favor la tracción integral Quattro, con la que es posible afrontar las curvas con un “extra” de seguridad. Además, su cambio es de seis marchas, con lo que se suaviza el funcionamiento del motor. Por si fuera poco, el precio es inferior al de su rival inglés, aunque subirá cuando comencemos a añadir equipamiento, el “punto débil” del vehículo germano.

Más potencia y un precio menor son las principales armas que el BMW puede utilizar para atraer a los conductores que ya se habían planteado la compra del Jaguar. Las líneas del modelo alemán son menos exclusivas, pero le ayudan a ofrecer un comportamiento intachable y unas prestaciones superiores a las de su rival.

El motor de origen Ford también está presente en este Mazda, que consigue un comportamiento más que notable, aunque sus prestaciones no superan a las del Jaguar. Sin embargo, el modelo japonés resultará una buena opción para los que busquen un vehículo que siempre hace gala de sus buenas maneras y cuya imagen aún no ha sido muy vista en nuestras carreteras. Por 26.620 euros podremos obtener la versión más alta de la gama, denominada Sportive, con la que tendremos a nuestra disposición un equipamiento muy completo.

El aura que rodea a Mercedes es comparable a la que acompaña a Jaguar, por lo que serán otros factores, no relacionados con la buena fama de la marca, los que decidan la compra de uno u otro modelo. A favor del alemán juegan un motor más potente y la tracción trasera, que atraerá a los que buscan un comportamiento más deportivo. Entre los “contras” están unas prestaciones similares a las del Jaguar, un precio mayor y un diseño conocido –aunque no por ello menos llamativo que el de su rival-.

Los Rover siguen teniendo mucho que ofrecer en el apartado de las berlinas Diesel . Una buena muestra es el 75 CDT, cuya versión más alta de gama (Power Club) es 3.000 euros más barata que el Jaguar. Sus prestaciones son parecidas a las del vehículo inglés y su comportamiento también es muy correcto, aunque no contaremos con un equipamiento tan completo como el que ofrece el X-Type.

¿Un Volvo con mecánica Diesel y 163 CV por 32.460 euros? Pues sí, la marca sueca tiene en este S60 su mejor ofensiva contra el Jaguar. Su equipamiento, como el del resto de los rivales, no es tan completo como el del modelo inglés, pero resultará suficiente para aquellos a los que no les importe prescindir, por ejemplo, del ESP. Los que prefieran incluirlo en su coche, tendrán que obtener un pack que acabará igualando los precios de ambos automóviles.

Este A4 cuenta con buenos argumentos para plantar cara ante el Jaguar. Además de un motor con un rendimiento correcto y un interior cuidado (aunque no llega a los niveles de sofisticación del Jaguar, se queda cerca) tiene a su favor la tracción integral Quattro, con la que es posible afrontar las curvas con un “extra” de seguridad. Además, su cambio es de seis marchas, con lo que se suaviza el funcionamiento del motor. Por si fuera poco, el precio es inferior al de su rival inglés, aunque subirá cuando comencemos a añadir equipamiento, el “punto débil” del vehículo germano.

Más potencia y un precio menor son las principales armas que el BMW puede utilizar para atraer a los conductores que ya se habían planteado la compra del Jaguar. Las líneas del modelo alemán son menos exclusivas, pero le ayudan a ofrecer un comportamiento intachable y unas prestaciones superiores a las de su rival.

El motor de origen Ford también está presente en este Mazda, que consigue un comportamiento más que notable, aunque sus prestaciones no superan a las del Jaguar. Sin embargo, el modelo japonés resultará una buena opción para los que busquen un vehículo que siempre hace gala de sus buenas maneras y cuya imagen aún no ha sido muy vista en nuestras carreteras. Por 26.620 euros podremos obtener la versión más alta de la gama, denominada Sportive, con la que tendremos a nuestra disposición un equipamiento muy completo.

El aura que rodea a Mercedes es comparable a la que acompaña a Jaguar, por lo que serán otros factores, no relacionados con la buena fama de la marca, los que decidan la compra de uno u otro modelo. A favor del alemán juegan un motor más potente y la tracción trasera, que atraerá a los que buscan un comportamiento más deportivo. Entre los “contras” están unas prestaciones similares a las del Jaguar, un precio mayor y un diseño conocido –aunque no por ello menos llamativo que el de su rival-.

Los Rover siguen teniendo mucho que ofrecer en el apartado de las berlinas Diesel . Una buena muestra es el 75 CDT, cuya versión más alta de gama (Power Club) es 3.000 euros más barata que el Jaguar. Sus prestaciones son parecidas a las del vehículo inglés y su comportamiento también es muy correcto, aunque no contaremos con un equipamiento tan completo como el que ofrece el X-Type.

¿Un Volvo con mecánica Diesel y 163 CV por 32.460 euros? Pues sí, la marca sueca tiene en este S60 su mejor ofensiva contra el Jaguar. Su equipamiento, como el del resto de los rivales, no es tan completo como el del modelo inglés, pero resultará suficiente para aquellos a los que no les importe prescindir, por ejemplo, del ESP. Los que prefieran incluirlo en su coche, tendrán que obtener un pack que acabará igualando los precios de ambos automóviles.

Este A4 cuenta con buenos argumentos para plantar cara ante el Jaguar. Además de un motor con un rendimiento correcto y un interior cuidado (aunque no llega a los niveles de sofisticación del Jaguar, se queda cerca) tiene a su favor la tracción integral Quattro, con la que es posible afrontar las curvas con un “extra” de seguridad. Además, su cambio es de seis marchas, con lo que se suaviza el funcionamiento del motor. Por si fuera poco, el precio es inferior al de su rival inglés, aunque subirá cuando comencemos a añadir equipamiento, el “punto débil” del vehículo germano.

Más potencia y un precio menor son las principales armas que el BMW puede utilizar para atraer a los conductores que ya se habían planteado la compra del Jaguar. Las líneas del modelo alemán son menos exclusivas, pero le ayudan a ofrecer un comportamiento intachable y unas prestaciones superiores a las de su rival.

El motor de origen Ford también está presente en este Mazda, que consigue un comportamiento más que notable, aunque sus prestaciones no superan a las del Jaguar. Sin embargo, el modelo japonés resultará una buena opción para los que busquen un vehículo que siempre hace gala de sus buenas maneras y cuya imagen aún no ha sido muy vista en nuestras carreteras. Por 26.620 euros podremos obtener la versión más alta de la gama, denominada Sportive, con la que tendremos a nuestra disposición un equipamiento muy completo.

El aura que rodea a Mercedes es comparable a la que acompaña a Jaguar, por lo que serán otros factores, no relacionados con la buena fama de la marca, los que decidan la compra de uno u otro modelo. A favor del alemán juegan un motor más potente y la tracción trasera, que atraerá a los que buscan un comportamiento más deportivo. Entre los “contras” están unas prestaciones similares a las del Jaguar, un precio mayor y un diseño conocido –aunque no por ello menos llamativo que el de su rival-.

Los Rover siguen teniendo mucho que ofrecer en el apartado de las berlinas Diesel . Una buena muestra es el 75 CDT, cuya versión más alta de gama (Power Club) es 3.000 euros más barata que el Jaguar. Sus prestaciones son parecidas a las del vehículo inglés y su comportamiento también es muy correcto, aunque no contaremos con un equipamiento tan completo como el que ofrece el X-Type.

¿Un Volvo con mecánica Diesel y 163 CV por 32.460 euros? Pues sí, la marca sueca tiene en este S60 su mejor ofensiva contra el Jaguar. Su equipamiento, como el del resto de los rivales, no es tan completo como el del modelo inglés, pero resultará suficiente para aquellos a los que no les importe prescindir, por ejemplo, del ESP. Los que prefieran incluirlo en su coche, tendrán que obtener un pack que acabará igualando los precios de ambos automóviles.

Este A4 cuenta con buenos argumentos para plantar cara ante el Jaguar. Además de un motor con un rendimiento correcto y un interior cuidado (aunque no llega a los niveles de sofisticación del Jaguar, se queda cerca) tiene a su favor la tracción integral Quattro, con la que es posible afrontar las curvas con un “extra” de seguridad. Además, su cambio es de seis marchas, con lo que se suaviza el funcionamiento del motor. Por si fuera poco, el precio es inferior al de su rival inglés, aunque subirá cuando comencemos a añadir equipamiento, el “punto débil” del vehículo germano.

Más potencia y un precio menor son las principales armas que el BMW puede utilizar para atraer a los conductores que ya se habían planteado la compra del Jaguar. Las líneas del modelo alemán son menos exclusivas, pero le ayudan a ofrecer un comportamiento intachable y unas prestaciones superiores a las de su rival.

El motor de origen Ford también está presente en este Mazda, que consigue un comportamiento más que notable, aunque sus prestaciones no superan a las del Jaguar. Sin embargo, el modelo japonés resultará una buena opción para los que busquen un vehículo que siempre hace gala de sus buenas maneras y cuya imagen aún no ha sido muy vista en nuestras carreteras. Por 26.620 euros podremos obtener la versión más alta de la gama, denominada Sportive, con la que tendremos a nuestra disposición un equipamiento muy completo.

El aura que rodea a Mercedes es comparable a la que acompaña a Jaguar, por lo que serán otros factores, no relacionados con la buena fama de la marca, los que decidan la compra de uno u otro modelo. A favor del alemán juegan un motor más potente y la tracción trasera, que atraerá a los que buscan un comportamiento más deportivo. Entre los “contras” están unas prestaciones similares a las del Jaguar, un precio mayor y un diseño conocido –aunque no por ello menos llamativo que el de su rival-.

Los Rover siguen teniendo mucho que ofrecer en el apartado de las berlinas Diesel . Una buena muestra es el 75 CDT, cuya versión más alta de gama (Power Club) es 3.000 euros más barata que el Jaguar. Sus prestaciones son parecidas a las del vehículo inglés y su comportamiento también es muy correcto, aunque no contaremos con un equipamiento tan completo como el que ofrece el X-Type.

¿Un Volvo con mecánica Diesel y 163 CV por 32.460 euros? Pues sí, la marca sueca tiene en este S60 su mejor ofensiva contra el Jaguar. Su equipamiento, como el del resto de los rivales, no es tan completo como el del modelo inglés, pero resultará suficiente para aquellos a los que no les importe prescindir, por ejemplo, del ESP. Los que prefieran incluirlo en su coche, tendrán que obtener un pack que acabará igualando los precios de ambos automóviles.

Galería relacionada

Jaguar X-Type Diesel

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...