Publicidad

A prueba el Hyundai Ioniq EV: un eléctrico con mucha vida

El Hyundai Ioniq no es un eléctrico más, pues tiene un embrujo especial que sólo se llega a entender cuando te pones a sus mandos. ¡Lo probamos!
Raúl Roncero / Mikael Helsing -
A prueba el Hyundai Ioniq EV: un eléctrico con mucha vida
A prueba el Hyundai Ioniq EV: un eléctrico con mucha vida

Desembarca en un terreno explorado desde hace ya una generación —como poco— por sus rivales, pero a la vista de los resultados, Hyundai parece haber hecho un trabajo redondo "a la primera". El nuevo Ioniq EV no es el coche eléctrico de mayor autonomía, pero sí uno de los más eficientes del mercado, y también muy, muy rápido, más que cualquiera de los otros Ioniq (el híbrido “convencional” y el híbrido plug-in o enchufable). Y si un eléctrico tiene ese embrujo especial de su silencio y limpia entrega de potencia, este coche añade algún encanto más que día a día irás descubriendo, algo ya poco habitual en los coches "de siempre".

Publicidad

Hyundai Ioniq EV eléctricoSi toca poner lógica y razón en la balanza, el Hyundai Ioniq EV tiene un duro enemigo en casa: el Ioniq PHEV, un plug-in excepcional que vale para todo, cuesta 1.600 euros menos y gasta también poquísimo. Decisión tuya; la mía la sé: me costaría poner sobre la mesa lo que cuesta este Ioniq para un alcance o autonomía de entre 180 y 230 kilómetros, con tiempos excesivamente largos de recarga si no decides acompañar su compra sin su correspondiente "complemento". Pero además de un gran coche en todos los sentidos, este Ioniq es un aviso a navegantes: Hyundai tiene más camino recorrido del que pudiera parecer, y sus energías alternativas vienen pisando fuerte. Nexo de hidrógeno o Kona eléctrico son claros ejemplos, y si esta primera generación llega así de afinada, cómo será la próxima.

PRESTACIONES Hyundai Ioniq EV 88 kW (120 CV)
Acel. 0-100 km/h 9,19 s
Acel. 0-400 m 16,74 s
Acel. 0-1000 m 31,18 s
Sonoridad 120 km/h 69,5 dBA
Sonoridad 140 km/h 72,3 dBA
Frenada desde 140 km/h 75,27 m
Peso en báscula 1.496 kg

Hyundai Ioniq EV: toda una caja de sorpresas

Tras bajarte de, por ejemplo, un VW e-Golf, entiendes que no todo es chasis, motor y baterías, aunque como te decía, VW lleva ya una generación de ventaja. Sin embargo, no ha logrado el compacto de VW moverse con tan poca necesidad energética como lo hace el Ioniq. Compensa así sus "pequeñas" baterías para logar una autonomía que difícilmente agotarás en un día normal de uso real a ritmo real, situación en la que los kilómetros restantes hasta agotar sus reservas bajan en una relación constante de, prácticamente, 1:1, pudiendo marcar un destino final bastante fiable. También gastan poco sus consumibles, aunque esa bomba de calor bien podría ser más comedida a la hora de insuflar calorías al habitáculo, además de que genera cierto olor a húmedo en el ambiente.

Publicidad

Hyundai Ioniq EV eléctricoEn el interior del Hyundai Ioniq EV, descubres una impecable calidad de realización, pero también una gran lógica de razonamiento. Si no hay marchas, no hace falta palanca. Mediante botones controlas el sentido hacia el que quieres ir... pero, ¿y esas levas en el volante? Visto el funcionamiento del nuevo e-pedal del Leaf, equivalente al acelerador del BMW i3 desde el que modular aceleración y frenada regenerativa, seguro que el conductor "nobel" en coches eléctricos agradecerá la sencillez de conducción y fluidez de uso conseguida por Hyundai. Sus tres posibles modos de conducción (Normal, Eco y Sport, este último, el único que entrega los 295 Nm disponibles en el motor) disponen además de cuatro posibles niveles de retención eléctrica que modulas con las citadas levas; y si, no ya al primer intento (o día), pero sí al segundo estás convencido de haberle cogido el tranquillo no será sólo por cuestión de innata habilidad, sino porque Hyundai ha trabajado bien toda la integración eléctrica.

ESPACIO Hyundai Ioniq EV 88 kW (120 CV)
Anchura delantera 143 cm
Anchura trasera 137 cm
Altura delantera 87/93 cm
Altura trasera 86 cm
Espacio para piernas 69 cm
Maletero 330 litros

Es cierto que en el Hyundai Ioniq EV faltan cosas por pulir, por ejemplo, el siempre delicado tacto de pedal de freno, especialmente, a baja velocidad. También llegas a sentir alguna injerencia en la dirección cuando modificas los grados de frenada regenerativa, pero para nada resta precisión de guiado. ¡Ah! sus 120 CV son majestuosos y a efectos de comportamiento y confort, este Ioniq da sobradamente la talla, pero eso ya no es noticia.

Publicidad
CONSUMOS Hyundai Ioniq EV 88 kW (120 CV)
Consumo en ciudad 11,8 kWh/100 km
Consumo en carretera 12,3 kWh/100 km
Consumo medio 12,1 kWh/100 km

También te puede interesar

Nissan Leaf 2018: prueba a fondo de uno de los eléctricos más completos

Coche de gasolina, Diesel, eléctrico, gas natural, gas licuado e híbrido: ¿qué interesa más?

Publicidad