Hyundai i20 1.4crdi Comfort

Hyundai está situando sus productos cada vez más cerca de todos sus rivales, y con el i20 ha seguido la misma línea. Sin embargo, el precio también está cada vez más cercano, y según las actuales ofertas de la competencia, este aumento calidad le puede poner difíciles las cosas al coreano.
-
Hyundai i20 1.4crdi Comfort
Hyundai i20 1.4crdi Comfort

Los fabricantes coreanos como Hyundai entraron en el mercado español jugando la baza de unos precios más económicos que la competencia, atrayendo así a muchos clientes por el ahorro de  adquisición que suponían sus vehículos. Pero con el tiempo este fabricante, que siempre ha sido la marca premium de su país, ha ido evolucionando sus productos de forma muy importante. La llegada del i30 fue uno de los puntos de inflexión de la política de Hyundai, ofreciendo un vehículo en el que el coste  no ha sido su principal baza, sino que sus virtudes llegaban también de la mano de la calidad general, situándose así muy cerca de la competencia.

Pero este aumento de calidad ha venido acompañado también de un incremento de los costes de fabricación. Por poner un ejemplo, si queremos unos plásticos en el salpicadero que sean blandos al tacto y que todo ajuste a la perfección, su precio va a ser superior. Y si sumamos todos los componentes del Hyundai i20, mejores que los de su predecesor, el precio final se incrementa sustancialmente.

Esto, un factor muy positivo para la marca en cuanto a calidad apreciada, tiene como contrapartida que se va acercando en precio a sus rivales de categoría, en donde, en el caso de los utilitarios, hay nada más y nada menos que trece modelos. A pesar de que los precios de tarifa de las estrellas de la categoría está por encima de los que tiene el Hyundai i20, la agresiva política de descuentos que están teniendo todos los fabricantes hace que los costes estén muy igualados.

Por eso el Hyundai i20 se tiene que enfrentar no sólo ya por precio, sino también por calidad, y eso es lo que vamos a ir analizando en el transcurso de esta prueba. De todas maneras, no hay que olvidar que Hyundai confía en su producto, y ahí están sus tres años de garantía sin límite de kilómetros. Uno de los mayores aciertos del i20 es su estética. A pesar de su origen coreano ya han quedado atrás los rasgos orientales que tan difíciles eran de admitir por los clientes europeos.

La verdad es que los centros de diseño que Hyundai tienen en Europa han jugado un papel importante en el perfil del i20, y el resultado es realmente positivo. Ya en el interior comprobamos que el diseño, los materiales utilizados y los ajustes de los diferentes elementos en el habitáculo están a un gran nivel, aunque todavía le falta un poco para llegar al estándar de calidad de los representantes de la categoría de las marcas europeas más importantes.

Además, se ha pensado en la comodidad de los pasajeros, incorporando bastantes espacios para guardar objetos, ya que junto a la guantera principal tenemos otra pequeña con tapa en la parte central del salpicadero, así como una bandeja compartimentada entre los asientos para dejar pequeñas cosas. El confort general que consiguen las suspensiones es bueno, aislándonos de asfaltos rugosos. Sin embargo, el motor resulta bastante ruidoso, especialmente cuando circulamos a baja velocidad en recorridos urbanos.

Para el conductor la postura al volante es correcta, y además la podemos adaptar bien a nuestras dimensiones. La regulación del asiento y el volante en altura —y este último también en profundidad—, permite un buen ajuste, quedando todos los elementos dedicados a la conducción bastante a mano. En cuanto a la altura, el puesto de conducción está sustancialmente elevado, un poco al estilo de losmonovolúmenes más pequeños. Gracias a las 5 puertas, el acceso a las plazas traseras es bueno, y una vez sentados tenemos un correcto espacio para las piernas y mucha altura libre para las cabezas. Por supuesto, la anchura no permite que viajen tres adultos con comodidad, aunque un niño no irá incómodo, gracias al asiento bastante mullido en esa zona, y con el espacio para los pies casi plano. En cuanto al maletero las formas son correctas, y con un volumen que alcanza los 300 litros, una cifra de las más altas entre sus rivales de categoría.Bajo la alfombra que cubre el piso del maletero —de calidad claramente mejorable— tenemos una bandeja compartimentada para guardar objetos que ocupa parte del espacio disponible para la rueda de recambio, que en nuestroi20 era de emergencia.

La mecánica del i20 es un voluntarioso 1.4 de inyección directa Diesel con turbocompresor e intercooler que ofrece 90 CV de potencia máxima. Su par es correcto, aunque hay que esperar más o menos a las 1.700 rpm para que empiece a desplegar todo su potencial, lo que obliga en ocasiones a utilizar más de la cuenta la caja de cambios de 5 velocidades, que no tiene una palanca muy precisa, siendo el elemento con más posibilidades de mejora del apartado mecánico. Y en cuanto al consumo, el i20 queda en la zona intermedia de la tabla respecto a sus rivales, aunque por supuesto exento del Impuesto de Matriculación, por sus emisiones por debajo de los 120 g/km de CO2.

Técnicamente el i20 no utiliza ninguna solución novedosa, aunque la plataforma cumple con lo que se espera de un utilitario. Las suspensiones están ajustadas para ofrecer en todo tipo de vías, pero siempre y cuando el ritmo de circulación sea normal o ligero. Si empezamos a forzar la máquina, al final el tren delantero empezará a perder tracción, y notaremos que no vamos tan firrmemente sujetos al suelo en zonas viradas. De todas formas en este último aspecto seguro que se podría mejorar con unos neumáticos de mayor calidad.    

Aunque el ABS es un elemento de serie, el control de estabilidad (ESP) no está disponible ni como opción. La verdad es que es una pena, ya que puede ofrece un importan-te plus de seguridad. En cuanto a la dirección es correcta para una utilización normal, y los frenos consiguen una distancia de parada correcta, aunque no de las mejores de su segmento.

 

Galería relacionada

Hyundai i20 1.4crdi Comfort

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...