Honda CR-V

Honda apuesta por un CR-V más “descafeinado” para el uso off road, pero un auténtico devorador de asfalto. Lo suyo es la carretera e, incluso, ha puesto un “ángel de la guardia” al volante: un sistema que se anticipa a los golpes y, si no se pueden evitar, nos prepara para no sufrir daños.
Autopista -
Honda CR-V
Honda CR-V

Honda sigue apostando por su Diesel de fabricación propia. El CR-V continúa con el 2.2i CDT-i de 140 CV, ahora mejorado. Se comercializará junto a un cambio manual de seis velocidades.

La novedad llega en el apartado de gasolina. Se incorpora el nuevo i-VTEC de 150 CV. Esta mecánica se comercializará con cambio manual de seis relaciones o automático de cinco.

En nuestra toma de contacto, pudimos volver a medirnos con el 2.2i CDT-i. Se trata de una mecánica que ya hemos probado en el Accord. En el CR-V se muestra más que suficiente. De hecho, Honda ha asegurado que no entrará en la “guerra de potencia” que llevan a cabo muchos de sus rivales. Tiene fuerza a partir de 1.500 rpm y un empuje continuo mientras sube de vueltas. El cambio, además, presenta una sexta relación de desahogo, ideal para movernos en autopista y reducir el consumo.

La gama se estructura en cinco niveles de acabado. Te hablamos más delante de su equipamiento, ya que algunos de sus elementos te dejarán sin palabras: el CR-V es capaz de adelantarse a los golpes.

  2.0 i-VTEC 2.2 i-CDTi
Potencia máxima: 150 CV-6.200 rpm 140 CV-4.000 rpm
Par máximo: 19,6 mkg - 4.200 rpm 34,7 mkg - 2.000 rpm
Velocidad máxima: 190 km/h (manual 6 vel) 187 km/h
Aceleración: 10,2 seg (manual 6 vel) 10,3 seg
Consumo medio: 8,1 l/100 km (manual 6 vel) 6,5 l/100 km

Vaya avalancha de SUV en el mercado. La semana viene cargadita de presentaciones y todas las marcas llegan a la misma conclusión: la época de los monovolúmenes ha pasado; ahora, lo más “in” es el todo camino, los 4x4 “light” para gente que rara vez abandonará el asfalto.

Honda ha tomado nota. Su CR-V tiene un look a medio camino entre un todo terreno y un coupé, reduce sus dimensiones y baja su centro de gravedad. Su conducción se acerca a un turismo, pero posee un plus de versatilidad interior, tracción a las cuatro ruedas y una mayor altura al suelo (18 cm) que le permite moverse por pistas sin problema.

Olvídate de su antigua imagen. El CR-V, que ya lleva casi diez años en el mercado, quiere empezar una vida nueva. Adiós a las líneas cuadradas y bienvenidas las curvas: perfil afilado, líneas redondeadas, faros rasgados... Más deportivo, menos TT.

Su carrocería es más compacta: 10,5 cm más corta, 3,5 cm más estrecha y 3 cm más baja. La batalla también se ha reducido 1 cm. Sin embargo, las vías delanteras y traseras han crecido ligeramente.



Sus medidas:

Longitud: 4,53 m (-10,5 cm)
Anchura: 1,82 m (-3,5 cm)
Altura: 1,8 m (- 3 cm)
Batalla: 2,62 m (- 1 cm)

Junto a estas líneas, puedes ver el cambio de imagen que ha experimentado. Fíjate en la tercera ventanilla o en la línea del techo. No sólo actualiza su figura, sino que, según la marca, se mejora el coeficiente aerodinámico del vehículo. Además, las puertas son más grandes, facilitando el acceso al interior.

Ahora, la rueda de repuesto se sitúa debajo del piso de carga. Con este cambio, han conseguido aumentar el volumen de maletero: según datos oficiales, tiene una capacidad de 524 litros ampliables hasta 995 con los asientos abatidos. Además, se ha reformado el portón: ahora se abre verticalmente (antes, era de apertura horizontal). También se estrena un nuevo sistema para colocar la carga: una bandeja extraíble a una altura de 300 mm que divide el habitáculo en dos partes. Cuando ésta no se utiliza, puede extraerse o guardarse en el piso.

Además, se ha conseguido aligerar el interior: la palanca del cambio se sitúa en el salpicadero y la del freno de mano se hace menos voluminosa. El túnel central es menos prominente: hay más espacio para las piernas detrás. Los pasajeros de la segunda fila pueden deslizar sus asientos 15 cm. También se puede abatir con facilidad estas plazas.

Honda sigue apostando por su Diesel de fabricación propia. El CR-V continúa con el 2.2i CDT-i de 140 CV, ahora mejorado. Se comercializará junto a un cambio manual de seis velocidades.

La novedad llega en el apartado de gasolina. Se incorpora el nuevo i-VTEC de 150 CV. Esta mecánica se comercializará con cambio manual de seis relaciones o automático de cinco.

En nuestra toma de contacto, pudimos volver a medirnos con el 2.2i CDT-i. Se trata de una mecánica que ya hemos probado en el Accord. En el CR-V se muestra más que suficiente. De hecho, Honda ha asegurado que no entrará en la “guerra de potencia” que llevan a cabo muchos de sus rivales. Tiene fuerza a partir de 1.500 rpm y un empuje continuo mientras sube de vueltas. El cambio, además, presenta una sexta relación de desahogo, ideal para movernos en autopista y reducir el consumo.

La gama se estructura en cinco niveles de acabado. Te hablamos más delante de su equipamiento, ya que algunos de sus elementos te dejarán sin palabras: el CR-V es capaz de adelantarse a los golpes.

  2.0 i-VTEC 2.2 i-CDTi
Potencia máxima: 150 CV-6.200 rpm 140 CV-4.000 rpm
Par máximo: 19,6 mkg - 4.200 rpm 34,7 mkg - 2.000 rpm
Velocidad máxima: 190 km/h (manual 6 vel) 187 km/h
Aceleración: 10,2 seg (manual 6 vel) 10,3 seg
Consumo medio: 8,1 l/100 km (manual 6 vel) 6,5 l/100 km

Vaya avalancha de SUV en el mercado. La semana viene cargadita de presentaciones y todas las marcas llegan a la misma conclusión: la época de los monovolúmenes ha pasado; ahora, lo más “in” es el todo camino, los 4x4 “light” para gente que rara vez abandonará el asfalto.

Honda ha tomado nota. Su CR-V tiene un look a medio camino entre un todo terreno y un coupé, reduce sus dimensiones y baja su centro de gravedad. Su conducción se acerca a un turismo, pero posee un plus de versatilidad interior, tracción a las cuatro ruedas y una mayor altura al suelo (18 cm) que le permite moverse por pistas sin problema.

Olvídate de su antigua imagen. El CR-V, que ya lleva casi diez años en el mercado, quiere empezar una vida nueva. Adiós a las líneas cuadradas y bienvenidas las curvas: perfil afilado, líneas redondeadas, faros rasgados... Más deportivo, menos TT.

Su carrocería es más compacta: 10,5 cm más corta, 3,5 cm más estrecha y 3 cm más baja. La batalla también se ha reducido 1 cm. Sin embargo, las vías delanteras y traseras han crecido ligeramente.



Sus medidas:

Longitud: 4,53 m (-10,5 cm)
Anchura: 1,82 m (-3,5 cm)
Altura: 1,8 m (- 3 cm)
Batalla: 2,62 m (- 1 cm)

Junto a estas líneas, puedes ver el cambio de imagen que ha experimentado. Fíjate en la tercera ventanilla o en la línea del techo. No sólo actualiza su figura, sino que, según la marca, se mejora el coeficiente aerodinámico del vehículo. Además, las puertas son más grandes, facilitando el acceso al interior.

Ahora, la rueda de repuesto se sitúa debajo del piso de carga. Con este cambio, han conseguido aumentar el volumen de maletero: según datos oficiales, tiene una capacidad de 524 litros ampliables hasta 995 con los asientos abatidos. Además, se ha reformado el portón: ahora se abre verticalmente (antes, era de apertura horizontal). También se estrena un nuevo sistema para colocar la carga: una bandeja extraíble a una altura de 300 mm que divide el habitáculo en dos partes. Cuando ésta no se utiliza, puede extraerse o guardarse en el piso.

Además, se ha conseguido aligerar el interior: la palanca del cambio se sitúa en el salpicadero y la del freno de mano se hace menos voluminosa. El túnel central es menos prominente: hay más espacio para las piernas detrás. Los pasajeros de la segunda fila pueden deslizar sus asientos 15 cm. También se puede abatir con facilidad estas plazas.

Honda sigue apostando por su Diesel de fabricación propia. El CR-V continúa con el 2.2i CDT-i de 140 CV, ahora mejorado. Se comercializará junto a un cambio manual de seis velocidades.

La novedad llega en el apartado de gasolina. Se incorpora el nuevo i-VTEC de 150 CV. Esta mecánica se comercializará con cambio manual de seis relaciones o automático de cinco.

En nuestra toma de contacto, pudimos volver a medirnos con el 2.2i CDT-i. Se trata de una mecánica que ya hemos probado en el Accord. En el CR-V se muestra más que suficiente. De hecho, Honda ha asegurado que no entrará en la “guerra de potencia” que llevan a cabo muchos de sus rivales. Tiene fuerza a partir de 1.500 rpm y un empuje continuo mientras sube de vueltas. El cambio, además, presenta una sexta relación de desahogo, ideal para movernos en autopista y reducir el consumo.

La gama se estructura en cinco niveles de acabado. Te hablamos más delante de su equipamiento, ya que algunos de sus elementos te dejarán sin palabras: el CR-V es capaz de adelantarse a los golpes.

  2.0 i-VTEC 2.2 i-CDTi
Potencia máxima: 150 CV-6.200 rpm 140 CV-4.000 rpm
Par máximo: 19,6 mkg - 4.200 rpm 34,7 mkg - 2.000 rpm
Velocidad máxima: 190 km/h (manual 6 vel) 187 km/h
Aceleración: 10,2 seg (manual 6 vel) 10,3 seg
Consumo medio: 8,1 l/100 km (manual 6 vel) 6,5 l/100 km

Vaya avalancha de SUV en el mercado. La semana viene cargadita de presentaciones y todas las marcas llegan a la misma conclusión: la época de los monovolúmenes ha pasado; ahora, lo más “in” es el todo camino, los 4x4 “light” para gente que rara vez abandonará el asfalto.

Honda ha tomado nota. Su CR-V tiene un look a medio camino entre un todo terreno y un coupé, reduce sus dimensiones y baja su centro de gravedad. Su conducción se acerca a un turismo, pero posee un plus de versatilidad interior, tracción a las cuatro ruedas y una mayor altura al suelo (18 cm) que le permite moverse por pistas sin problema.

Olvídate de su antigua imagen. El CR-V, que ya lleva casi diez años en el mercado, quiere empezar una vida nueva. Adiós a las líneas cuadradas y bienvenidas las curvas: perfil afilado, líneas redondeadas, faros rasgados... Más deportivo, menos TT.

Su carrocería es más compacta: 10,5 cm más corta, 3,5 cm más estrecha y 3 cm más baja. La batalla también se ha reducido 1 cm. Sin embargo, las vías delanteras y traseras han crecido ligeramente.



Sus medidas:

Longitud: 4,53 m (-10,5 cm)
Anchura: 1,82 m (-3,5 cm)
Altura: 1,8 m (- 3 cm)
Batalla: 2,62 m (- 1 cm)

Junto a estas líneas, puedes ver el cambio de imagen que ha experimentado. Fíjate en la tercera ventanilla o en la línea del techo. No sólo actualiza su figura, sino que, según la marca, se mejora el coeficiente aerodinámico del vehículo. Además, las puertas son más grandes, facilitando el acceso al interior.

Ahora, la rueda de repuesto se sitúa debajo del piso de carga. Con este cambio, han conseguido aumentar el volumen de maletero: según datos oficiales, tiene una capacidad de 524 litros ampliables hasta 995 con los asientos abatidos. Además, se ha reformado el portón: ahora se abre verticalmente (antes, era de apertura horizontal). También se estrena un nuevo sistema para colocar la carga: una bandeja extraíble a una altura de 300 mm que divide el habitáculo en dos partes. Cuando ésta no se utiliza, puede extraerse o guardarse en el piso.

Además, se ha conseguido aligerar el interior: la palanca del cambio se sitúa en el salpicadero y la del freno de mano se hace menos voluminosa. El túnel central es menos prominente: hay más espacio para las piernas detrás. Los pasajeros de la segunda fila pueden deslizar sus asientos 15 cm. También se puede abatir con facilidad estas plazas.

Honda sigue apostando por su Diesel de fabricación propia. El CR-V continúa con el 2.2i CDT-i de 140 CV, ahora mejorado. Se comercializará junto a un cambio manual de seis velocidades.

La novedad llega en el apartado de gasolina. Se incorpora el nuevo i-VTEC de 150 CV. Esta mecánica se comercializará con cambio manual de seis relaciones o automático de cinco.

En nuestra toma de contacto, pudimos volver a medirnos con el 2.2i CDT-i. Se trata de una mecánica que ya hemos probado en el Accord. En el CR-V se muestra más que suficiente. De hecho, Honda ha asegurado que no entrará en la “guerra de potencia” que llevan a cabo muchos de sus rivales. Tiene fuerza a partir de 1.500 rpm y un empuje continuo mientras sube de vueltas. El cambio, además, presenta una sexta relación de desahogo, ideal para movernos en autopista y reducir el consumo.

La gama se estructura en cinco niveles de acabado. Te hablamos más delante de su equipamiento, ya que algunos de sus elementos te dejarán sin palabras: el CR-V es capaz de adelantarse a los golpes.

  2.0 i-VTEC 2.2 i-CDTi
Potencia máxima: 150 CV-6.200 rpm 140 CV-4.000 rpm
Par máximo: 19,6 mkg - 4.200 rpm 34,7 mkg - 2.000 rpm
Velocidad máxima: 190 km/h (manual 6 vel) 187 km/h
Aceleración: 10,2 seg (manual 6 vel) 10,3 seg
Consumo medio: 8,1 l/100 km (manual 6 vel) 6,5 l/100 km

Vaya avalancha de SUV en el mercado. La semana viene cargadita de presentaciones y todas las marcas llegan a la misma conclusión: la época de los monovolúmenes ha pasado; ahora, lo más “in” es el todo camino, los 4x4 “light” para gente que rara vez abandonará el asfalto.

Honda ha tomado nota. Su CR-V tiene un look a medio camino entre un todo terreno y un coupé, reduce sus dimensiones y baja su centro de gravedad. Su conducción se acerca a un turismo, pero posee un plus de versatilidad interior, tracción a las cuatro ruedas y una mayor altura al suelo (18 cm) que le permite moverse por pistas sin problema.

Olvídate de su antigua imagen. El CR-V, que ya lleva casi diez años en el mercado, quiere empezar una vida nueva. Adiós a las líneas cuadradas y bienvenidas las curvas: perfil afilado, líneas redondeadas, faros rasgados... Más deportivo, menos TT.

Su carrocería es más compacta: 10,5 cm más corta, 3,5 cm más estrecha y 3 cm más baja. La batalla también se ha reducido 1 cm. Sin embargo, las vías delanteras y traseras han crecido ligeramente.



Sus medidas:

Longitud: 4,53 m (-10,5 cm)
Anchura: 1,82 m (-3,5 cm)
Altura: 1,8 m (- 3 cm)
Batalla: 2,62 m (- 1 cm)

Junto a estas líneas, puedes ver el cambio de imagen que ha experimentado. Fíjate en la tercera ventanilla o en la línea del techo. No sólo actualiza su figura, sino que, según la marca, se mejora el coeficiente aerodinámico del vehículo. Además, las puertas son más grandes, facilitando el acceso al interior.

Ahora, la rueda de repuesto se sitúa debajo del piso de carga. Con este cambio, han conseguido aumentar el volumen de maletero: según datos oficiales, tiene una capacidad de 524 litros ampliables hasta 995 con los asientos abatidos. Además, se ha reformado el portón: ahora se abre verticalmente (antes, era de apertura horizontal). También se estrena un nuevo sistema para colocar la carga: una bandeja extraíble a una altura de 300 mm que divide el habitáculo en dos partes. Cuando ésta no se utiliza, puede extraerse o guardarse en el piso.

Además, se ha conseguido aligerar el interior: la palanca del cambio se sitúa en el salpicadero y la del freno de mano se hace menos voluminosa. El túnel central es menos prominente: hay más espacio para las piernas detrás. Los pasajeros de la segunda fila pueden deslizar sus asientos 15 cm. También se puede abatir con facilidad estas plazas.

Honda sigue apostando por su Diesel de fabricación propia. El CR-V continúa con el 2.2i CDT-i de 140 CV, ahora mejorado. Se comercializará junto a un cambio manual de seis velocidades.

La novedad llega en el apartado de gasolina. Se incorpora el nuevo i-VTEC de 150 CV. Esta mecánica se comercializará con cambio manual de seis relaciones o automático de cinco.

En nuestra toma de contacto, pudimos volver a medirnos con el 2.2i CDT-i. Se trata de una mecánica que ya hemos probado en el Accord. En el CR-V se muestra más que suficiente. De hecho, Honda ha asegurado que no entrará en la “guerra de potencia” que llevan a cabo muchos de sus rivales. Tiene fuerza a partir de 1.500 rpm y un empuje continuo mientras sube de vueltas. El cambio, además, presenta una sexta relación de desahogo, ideal para movernos en autopista y reducir el consumo.

La gama se estructura en cinco niveles de acabado. Te hablamos más delante de su equipamiento, ya que algunos de sus elementos te dejarán sin palabras: el CR-V es capaz de adelantarse a los golpes.

  2.0 i-VTEC 2.2 i-CDTi
Potencia máxima: 150 CV-6.200 rpm 140 CV-4.000 rpm
Par máximo: 19,6 mkg - 4.200 rpm 34,7 mkg - 2.000 rpm
Velocidad máxima: 190 km/h (manual 6 vel) 187 km/h
Aceleración: 10,2 seg (manual 6 vel) 10,3 seg
Consumo medio: 8,1 l/100 km (manual 6 vel) 6,5 l/100 km

Vaya avalancha de SUV en el mercado. La semana viene cargadita de presentaciones y todas las marcas llegan a la misma conclusión: la época de los monovolúmenes ha pasado; ahora, lo más “in” es el todo camino, los 4x4 “light” para gente que rara vez abandonará el asfalto.

Honda ha tomado nota. Su CR-V tiene un look a medio camino entre un todo terreno y un coupé, reduce sus dimensiones y baja su centro de gravedad. Su conducción se acerca a un turismo, pero posee un plus de versatilidad interior, tracción a las cuatro ruedas y una mayor altura al suelo (18 cm) que le permite moverse por pistas sin problema.

Olvídate de su antigua imagen. El CR-V, que ya lleva casi diez años en el mercado, quiere empezar una vida nueva. Adiós a las líneas cuadradas y bienvenidas las curvas: perfil afilado, líneas redondeadas, faros rasgados... Más deportivo, menos TT.

Su carrocería es más compacta: 10,5 cm más corta, 3,5 cm más estrecha y 3 cm más baja. La batalla también se ha reducido 1 cm. Sin embargo, las vías delanteras y traseras han crecido ligeramente.



Sus medidas:

Longitud: 4,53 m (-10,5 cm)
Anchura: 1,82 m (-3,5 cm)
Altura: 1,8 m (- 3 cm)
Batalla: 2,62 m (- 1 cm)

Junto a estas líneas, puedes ver el cambio de imagen que ha experimentado. Fíjate en la tercera ventanilla o en la línea del techo. No sólo actualiza su figura, sino que, según la marca, se mejora el coeficiente aerodinámico del vehículo. Además, las puertas son más grandes, facilitando el acceso al interior.

Ahora, la rueda de repuesto se sitúa debajo del piso de carga. Con este cambio, han conseguido aumentar el volumen de maletero: según datos oficiales, tiene una capacidad de 524 litros ampliables hasta 995 con los asientos abatidos. Además, se ha reformado el portón: ahora se abre verticalmente (antes, era de apertura horizontal). También se estrena un nuevo sistema para colocar la carga: una bandeja extraíble a una altura de 300 mm que divide el habitáculo en dos partes. Cuando ésta no se utiliza, puede extraerse o guardarse en el piso.

Además, se ha conseguido aligerar el interior: la palanca del cambio se sitúa en el salpicadero y la del freno de mano se hace menos voluminosa. El túnel central es menos prominente: hay más espacio para las piernas detrás. Los pasajeros de la segunda fila pueden deslizar sus asientos 15 cm. También se puede abatir con facilidad estas plazas.

Honda sigue apostando por su Diesel de fabricación propia. El CR-V continúa con el 2.2i CDT-i de 140 CV, ahora mejorado. Se comercializará junto a un cambio manual de seis velocidades.

La novedad llega en el apartado de gasolina. Se incorpora el nuevo i-VTEC de 150 CV. Esta mecánica se comercializará con cambio manual de seis relaciones o automático de cinco.

En nuestra toma de contacto, pudimos volver a medirnos con el 2.2i CDT-i. Se trata de una mecánica que ya hemos probado en el Accord. En el CR-V se muestra más que suficiente. De hecho, Honda ha asegurado que no entrará en la “guerra de potencia” que llevan a cabo muchos de sus rivales. Tiene fuerza a partir de 1.500 rpm y un empuje continuo mientras sube de vueltas. El cambio, además, presenta una sexta relación de desahogo, ideal para movernos en autopista y reducir el consumo.

La gama se estructura en cinco niveles de acabado. Te hablamos más delante de su equipamiento, ya que algunos de sus elementos te dejarán sin palabras: el CR-V es capaz de adelantarse a los golpes.

  2.0 i-VTEC 2.2 i-CDTi
Potencia máxima: 150 CV-6.200 rpm 140 CV-4.000 rpm
Par máximo: 19,6 mkg - 4.200 rpm 34,7 mkg - 2.000 rpm
Velocidad máxima: 190 km/h (manual 6 vel) 187 km/h
Aceleración: 10,2 seg (manual 6 vel) 10,3 seg
Consumo medio: 8,1 l/100 km (manual 6 vel) 6,5 l/100 km

Vaya avalancha de SUV en el mercado. La semana viene cargadita de presentaciones y todas las marcas llegan a la misma conclusión: la época de los monovolúmenes ha pasado; ahora, lo más “in” es el todo camino, los 4x4 “light” para gente que rara vez abandonará el asfalto.

Honda ha tomado nota. Su CR-V tiene un look a medio camino entre un todo terreno y un coupé, reduce sus dimensiones y baja su centro de gravedad. Su conducción se acerca a un turismo, pero posee un plus de versatilidad interior, tracción a las cuatro ruedas y una mayor altura al suelo (18 cm) que le permite moverse por pistas sin problema.

Olvídate de su antigua imagen. El CR-V, que ya lleva casi diez años en el mercado, quiere empezar una vida nueva. Adiós a las líneas cuadradas y bienvenidas las curvas: perfil afilado, líneas redondeadas, faros rasgados... Más deportivo, menos TT.

Su carrocería es más compacta: 10,5 cm más corta, 3,5 cm más estrecha y 3 cm más baja. La batalla también se ha reducido 1 cm. Sin embargo, las vías delanteras y traseras han crecido ligeramente.



Sus medidas:

Longitud: 4,53 m (-10,5 cm)
Anchura: 1,82 m (-3,5 cm)
Altura: 1,8 m (- 3 cm)
Batalla: 2,62 m (- 1 cm)

Junto a estas líneas, puedes ver el cambio de imagen que ha experimentado. Fíjate en la tercera ventanilla o en la línea del techo. No sólo actualiza su figura, sino que, según la marca, se mejora el coeficiente aerodinámico del vehículo. Además, las puertas son más grandes, facilitando el acceso al interior.

Ahora, la rueda de repuesto se sitúa debajo del piso de carga. Con este cambio, han conseguido aumentar el volumen de maletero: según datos oficiales, tiene una capacidad de 524 litros ampliables hasta 995 con los asientos abatidos. Además, se ha reformado el portón: ahora se abre verticalmente (antes, era de apertura horizontal). También se estrena un nuevo sistema para colocar la carga: una bandeja extraíble a una altura de 300 mm que divide el habitáculo en dos partes. Cuando ésta no se utiliza, puede extraerse o guardarse en el piso.

Además, se ha conseguido aligerar el interior: la palanca del cambio se sitúa en el salpicadero y la del freno de mano se hace menos voluminosa. El túnel central es menos prominente: hay más espacio para las piernas detrás. Los pasajeros de la segunda fila pueden deslizar sus asientos 15 cm. También se puede abatir con facilidad estas plazas.

Honda sigue apostando por su Diesel de fabricación propia. El CR-V continúa con el 2.2i CDT-i de 140 CV, ahora mejorado. Se comercializará junto a un cambio manual de seis velocidades.

La novedad llega en el apartado de gasolina. Se incorpora el nuevo i-VTEC de 150 CV. Esta mecánica se comercializará con cambio manual de seis relaciones o automático de cinco.

En nuestra toma de contacto, pudimos volver a medirnos con el 2.2i CDT-i. Se trata de una mecánica que ya hemos probado en el Accord. En el CR-V se muestra más que suficiente. De hecho, Honda ha asegurado que no entrará en la “guerra de potencia” que llevan a cabo muchos de sus rivales. Tiene fuerza a partir de 1.500 rpm y un empuje continuo mientras sube de vueltas. El cambio, además, presenta una sexta relación de desahogo, ideal para movernos en autopista y reducir el consumo.

La gama se estructura en cinco niveles de acabado. Te hablamos más delante de su equipamiento, ya que algunos de sus elementos te dejarán sin palabras: el CR-V es capaz de adelantarse a los golpes.

  2.0 i-VTEC 2.2 i-CDTi
Potencia máxima: 150 CV-6.200 rpm 140 CV-4.000 rpm
Par máximo: 19,6 mkg - 4.200 rpm 34,7 mkg - 2.000 rpm
Velocidad máxima: 190 km/h (manual 6 vel) 187 km/h
Aceleración: 10,2 seg (manual 6 vel) 10,3 seg
Consumo medio: 8,1 l/100 km (manual 6 vel) 6,5 l/100 km

Vaya avalancha de SUV en el mercado. La semana viene cargadita de presentaciones y todas las marcas llegan a la misma conclusión: la época de los monovolúmenes ha pasado; ahora, lo más “in” es el todo camino, los 4x4 “light” para gente que rara vez abandonará el asfalto.

Honda ha tomado nota. Su CR-V tiene un look a medio camino entre un todo terreno y un coupé, reduce sus dimensiones y baja su centro de gravedad. Su conducción se acerca a un turismo, pero posee un plus de versatilidad interior, tracción a las cuatro ruedas y una mayor altura al suelo (18 cm) que le permite moverse por pistas sin problema.

Olvídate de su antigua imagen. El CR-V, que ya lleva casi diez años en el mercado, quiere empezar una vida nueva. Adiós a las líneas cuadradas y bienvenidas las curvas: perfil afilado, líneas redondeadas, faros rasgados... Más deportivo, menos TT.

Su carrocería es más compacta: 10,5 cm más corta, 3,5 cm más estrecha y 3 cm más baja. La batalla también se ha reducido 1 cm. Sin embargo, las vías delanteras y traseras han crecido ligeramente.



Sus medidas:

Longitud: 4,53 m (-10,5 cm)
Anchura: 1,82 m (-3,5 cm)
Altura: 1,8 m (- 3 cm)
Batalla: 2,62 m (- 1 cm)

Junto a estas líneas, puedes ver el cambio de imagen que ha experimentado. Fíjate en la tercera ventanilla o en la línea del techo. No sólo actualiza su figura, sino que, según la marca, se mejora el coeficiente aerodinámico del vehículo. Además, las puertas son más grandes, facilitando el acceso al interior.

Ahora, la rueda de repuesto se sitúa debajo del piso de carga. Con este cambio, han conseguido aumentar el volumen de maletero: según datos oficiales, tiene una capacidad de 524 litros ampliables hasta 995 con los asientos abatidos. Además, se ha reformado el portón: ahora se abre verticalmente (antes, era de apertura horizontal). También se estrena un nuevo sistema para colocar la carga: una bandeja extraíble a una altura de 300 mm que divide el habitáculo en dos partes. Cuando ésta no se utiliza, puede extraerse o guardarse en el piso.

Además, se ha conseguido aligerar el interior: la palanca del cambio se sitúa en el salpicadero y la del freno de mano se hace menos voluminosa. El túnel central es menos prominente: hay más espacio para las piernas detrás. Los pasajeros de la segunda fila pueden deslizar sus asientos 15 cm. También se puede abatir con facilidad estas plazas.

Honda sigue apostando por su Diesel de fabricación propia. El CR-V continúa con el 2.2i CDT-i de 140 CV, ahora mejorado. Se comercializará junto a un cambio manual de seis velocidades.

La novedad llega en el apartado de gasolina. Se incorpora el nuevo i-VTEC de 150 CV. Esta mecánica se comercializará con cambio manual de seis relaciones o automático de cinco.

En nuestra toma de contacto, pudimos volver a medirnos con el 2.2i CDT-i. Se trata de una mecánica que ya hemos probado en el Accord. En el CR-V se muestra más que suficiente. De hecho, Honda ha asegurado que no entrará en la “guerra de potencia” que llevan a cabo muchos de sus rivales. Tiene fuerza a partir de 1.500 rpm y un empuje continuo mientras sube de vueltas. El cambio, además, presenta una sexta relación de desahogo, ideal para movernos en autopista y reducir el consumo.

La gama se estructura en cinco niveles de acabado. Te hablamos más delante de su equipamiento, ya que algunos de sus elementos te dejarán sin palabras: el CR-V es capaz de adelantarse a los golpes.

  2.0 i-VTEC 2.2 i-CDTi
Potencia máxima: 150 CV-6.200 rpm 140 CV-4.000 rpm
Par máximo: 19,6 mkg - 4.200 rpm 34,7 mkg - 2.000 rpm
Velocidad máxima: 190 km/h (manual 6 vel) 187 km/h
Aceleración: 10,2 seg (manual 6 vel) 10,3 seg
Consumo medio: 8,1 l/100 km (manual 6 vel) 6,5 l/100 km

Vaya avalancha de SUV en el mercado. La semana viene cargadita de presentaciones y todas las marcas llegan a la misma conclusión: la época de los monovolúmenes ha pasado; ahora, lo más “in” es el todo camino, los 4x4 “light” para gente que rara vez abandonará el asfalto.

Honda ha tomado nota. Su CR-V tiene un look a medio camino entre un todo terreno y un coupé, reduce sus dimensiones y baja su centro de gravedad. Su conducción se acerca a un turismo, pero posee un plus de versatilidad interior, tracción a las cuatro ruedas y una mayor altura al suelo (18 cm) que le permite moverse por pistas sin problema.

Olvídate de su antigua imagen. El CR-V, que ya lleva casi diez años en el mercado, quiere empezar una vida nueva. Adiós a las líneas cuadradas y bienvenidas las curvas: perfil afilado, líneas redondeadas, faros rasgados... Más deportivo, menos TT.

Su carrocería es más compacta: 10,5 cm más corta, 3,5 cm más estrecha y 3 cm más baja. La batalla también se ha reducido 1 cm. Sin embargo, las vías delanteras y traseras han crecido ligeramente.



Sus medidas:

Longitud: 4,53 m (-10,5 cm)
Anchura: 1,82 m (-3,5 cm)
Altura: 1,8 m (- 3 cm)
Batalla: 2,62 m (- 1 cm)

Junto a estas líneas, puedes ver el cambio de imagen que ha experimentado. Fíjate en la tercera ventanilla o en la línea del techo. No sólo actualiza su figura, sino que, según la marca, se mejora el coeficiente aerodinámico del vehículo. Además, las puertas son más grandes, facilitando el acceso al interior.

Ahora, la rueda de repuesto se sitúa debajo del piso de carga. Con este cambio, han conseguido aumentar el volumen de maletero: según datos oficiales, tiene una capacidad de 524 litros ampliables hasta 995 con los asientos abatidos. Además, se ha reformado el portón: ahora se abre verticalmente (antes, era de apertura horizontal). También se estrena un nuevo sistema para colocar la carga: una bandeja extraíble a una altura de 300 mm que divide el habitáculo en dos partes. Cuando ésta no se utiliza, puede extraerse o guardarse en el piso.

Además, se ha conseguido aligerar el interior: la palanca del cambio se sitúa en el salpicadero y la del freno de mano se hace menos voluminosa. El túnel central es menos prominente: hay más espacio para las piernas detrás. Los pasajeros de la segunda fila pueden deslizar sus asientos 15 cm. También se puede abatir con facilidad estas plazas.

Galería relacionada

Honda CR-V 2007

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...