Honda Accord 2.0i 16v VTEC Sport 4p

La séptima generación del modelo Accord ha llegado recientemente al mercado español y viene decidida a conseguir un hueco en el complicado y pobladísimo segmento de las berlinas medias. Los argumentos más fuertes para conseguir este fin se apoyan en una mecánica potente, un bastidor que permite un comportamiento deportivo, un interior cuidado y una dotación de serie a la que sólo se puede reprochar la falta de los controles de tracción y estabilidad.
-
Honda Accord 2.0i 16v VTEC Sport 4p
Honda Accord 2.0i 16v VTEC Sport 4p

Si hay que elegir el que más destaca entre todos los rivales del Accord, sin duda alguna, tendremos que optar por este Alfa. Sobresale por precio, ya que es el más caro –más de medio millón de las antiguas pesetas-; por prestaciones y por mecánica. Monta un propulsor de 15 CV más de potencia y ofrece los mejores datos de todos los rivales en cuanto a aceleración y a velocidad punta se refiere. También dispone, por destacar que no quede, de los consumos más abultados de entre todos los modelos que hemos comparado.

Es uno de los rivales más caros del Accord, pero también el que ofrece unas de las prestaciones más parecidas y un consumo más contenido. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el BMW dispone de una menor potencia respecto al Accord, pero, a cambio ofrece los controles de estabilidad y tracción de serie, algo que redunda, qué duda cabe, en un mejor comportamiento en zonas viradas. En cuanto a equipamiento de serie, el vehículo de origen alemán dispone del mismo número de airbags que nuestro protagonista –cuatro-, climatizador, cierre centralizado y elevalunas eléctricos. Como elementos opcionales encontramos la pintura metalizada (763 euros), las llantas de aleación (902 euros) y el sensor de lluvia (138 euros). Los mencionados opcionales vienen de serie en el Accord, por lo que la balanza se inclina en esta ocasión hacia el coche de origen nipón. La diferencia entre uno y otro es de, nada más y nada menos, que 3.803 euros.

Se trata de uno de los rivales más baratos del Accord y, como éste, tampoco dispone, ni como opción de los controles de tracción y estabilidad. La mecánica desarrolla algunos caballos de potencia menos y por eso las prestaciones también se quedan por debajo. El comportamiento rutero del Mondeo es muy deportivo, quizás este sea el punto más coincidente entre ambos coches.

En torno al mismo precio que el Accord, se encuentra el Mazda6, que dispone de unas prestaciones por debajo de las de nuestro protagonista, pero que incluye entre su equipamiento de serie el control de tracción y el de estabilidad. Es el modelo que menos cifra de par motor máximo tiene de todos los rivales y uno de los que menos potencia oficial ofrece junto al Nissan Primera. En el resto de datos comparados (consumos, velocidad punta, aceleración 0 a 100 km/h, por ejemplo) no destaca ni para bien, ni para mal en relación al resto.

A pesar de ser el rival que ofrece menos potencia dispone de un precio ligeramente inferior al de nuestro protagonista y los multimencionados en este test: control de tracción y de estabilidad. Si bien es cierto que, a cambio de todo ello, ofrece unos consumos elevados. Un punto a su favor es la elevada dotación de elementos de serie entre los que podemos encontrar cuatro airbags, cierre centralizado, sensor de lluvia, elevalunas eléctrico, ayuda de aparcamiento –mediante cámara-, llantas de aleación, sistema antibloqueo de frenos y climatizador.

Tiene la mayor cilindrada de todos los rivales, a pesar de que no desarrolla mayor potencia que ellos. Tiene una baza importante en su haber: es el más barato de todos ellos, al menos en cuanto a precio base se refiere. Si calculamos los elementos de serie de que disponen otros de sus rivales que para el Vectra son opciones, la diferencia de dinero tampoco es tan grande. A los 21.770 euros de precio base hay que sumarle el climatizador (481 euros), el control de crucero (427 euros) o la ayuda al aparcamiento (480 euros).

Con la menor cilindrada de todos los rivales comparados, este Octavia es uno de los que mejores prestaciones, con permiso del Alfa 156, ofrece a cambio. El precio es uno de los obstáculos en contra del modelo y la multitud de elementos opcionales de que dispone que para otros rivales son de serie. Es plausible, no obstante, la posibilidad de equipar el control de estabilidad por 541 euros adicionales. Los consumos contenidos también son destacables.

Uno de los modelos que más se parece al protagonista de nuestra prueba es el Avensis. Las prestaciones, el precio base y los consumos son casi los mismos para los dos modelos, que, además, equipan prácticamente los mismos elementos de serie. Ninguno de los dos dispone, ni como opción, de los controles de tracción y estabilidad. Ambos incluyen entre sus elementos de serie el sistema antibloqueo de frenos (ABS), los airbags de conductor, acompañante y laterales. No obstante, en el Avensis los airbags de cabeza son opcionales (245 euros).

Si hay que elegir el que más destaca entre todos los rivales del Accord, sin duda alguna, tendremos que optar por este Alfa. Sobresale por precio, ya que es el más caro –más de medio millón de las antiguas pesetas-; por prestaciones y por mecánica. Monta un propulsor de 15 CV más de potencia y ofrece los mejores datos de todos los rivales en cuanto a aceleración y a velocidad punta se refiere. También dispone, por destacar que no quede, de los consumos más abultados de entre todos los modelos que hemos comparado.

Es uno de los rivales más caros del Accord, pero también el que ofrece unas de las prestaciones más parecidas y un consumo más contenido. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el BMW dispone de una menor potencia respecto al Accord, pero, a cambio ofrece los controles de estabilidad y tracción de serie, algo que redunda, qué duda cabe, en un mejor comportamiento en zonas viradas. En cuanto a equipamiento de serie, el vehículo de origen alemán dispone del mismo número de airbags que nuestro protagonista –cuatro-, climatizador, cierre centralizado y elevalunas eléctricos. Como elementos opcionales encontramos la pintura metalizada (763 euros), las llantas de aleación (902 euros) y el sensor de lluvia (138 euros). Los mencionados opcionales vienen de serie en el Accord, por lo que la balanza se inclina en esta ocasión hacia el coche de origen nipón. La diferencia entre uno y otro es de, nada más y nada menos, que 3.803 euros.

Se trata de uno de los rivales más baratos del Accord y, como éste, tampoco dispone, ni como opción de los controles de tracción y estabilidad. La mecánica desarrolla algunos caballos de potencia menos y por eso las prestaciones también se quedan por debajo. El comportamiento rutero del Mondeo es muy deportivo, quizás este sea el punto más coincidente entre ambos coches.

En torno al mismo precio que el Accord, se encuentra el Mazda6, que dispone de unas prestaciones por debajo de las de nuestro protagonista, pero que incluye entre su equipamiento de serie el control de tracción y el de estabilidad. Es el modelo que menos cifra de par motor máximo tiene de todos los rivales y uno de los que menos potencia oficial ofrece junto al Nissan Primera. En el resto de datos comparados (consumos, velocidad punta, aceleración 0 a 100 km/h, por ejemplo) no destaca ni para bien, ni para mal en relación al resto.

A pesar de ser el rival que ofrece menos potencia dispone de un precio ligeramente inferior al de nuestro protagonista y los multimencionados en este test: control de tracción y de estabilidad. Si bien es cierto que, a cambio de todo ello, ofrece unos consumos elevados. Un punto a su favor es la elevada dotación de elementos de serie entre los que podemos encontrar cuatro airbags, cierre centralizado, sensor de lluvia, elevalunas eléctrico, ayuda de aparcamiento –mediante cámara-, llantas de aleación, sistema antibloqueo de frenos y climatizador.

Tiene la mayor cilindrada de todos los rivales, a pesar de que no desarrolla mayor potencia que ellos. Tiene una baza importante en su haber: es el más barato de todos ellos, al menos en cuanto a precio base se refiere. Si calculamos los elementos de serie de que disponen otros de sus rivales que para el Vectra son opciones, la diferencia de dinero tampoco es tan grande. A los 21.770 euros de precio base hay que sumarle el climatizador (481 euros), el control de crucero (427 euros) o la ayuda al aparcamiento (480 euros).

Con la menor cilindrada de todos los rivales comparados, este Octavia es uno de los que mejores prestaciones, con permiso del Alfa 156, ofrece a cambio. El precio es uno de los obstáculos en contra del modelo y la multitud de elementos opcionales de que dispone que para otros rivales son de serie. Es plausible, no obstante, la posibilidad de equipar el control de estabilidad por 541 euros adicionales. Los consumos contenidos también son destacables.

Uno de los modelos que más se parece al protagonista de nuestra prueba es el Avensis. Las prestaciones, el precio base y los consumos son casi los mismos para los dos modelos, que, además, equipan prácticamente los mismos elementos de serie. Ninguno de los dos dispone, ni como opción, de los controles de tracción y estabilidad. Ambos incluyen entre sus elementos de serie el sistema antibloqueo de frenos (ABS), los airbags de conductor, acompañante y laterales. No obstante, en el Avensis los airbags de cabeza son opcionales (245 euros).

Si hay que elegir el que más destaca entre todos los rivales del Accord, sin duda alguna, tendremos que optar por este Alfa. Sobresale por precio, ya que es el más caro –más de medio millón de las antiguas pesetas-; por prestaciones y por mecánica. Monta un propulsor de 15 CV más de potencia y ofrece los mejores datos de todos los rivales en cuanto a aceleración y a velocidad punta se refiere. También dispone, por destacar que no quede, de los consumos más abultados de entre todos los modelos que hemos comparado.

Es uno de los rivales más caros del Accord, pero también el que ofrece unas de las prestaciones más parecidas y un consumo más contenido. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el BMW dispone de una menor potencia respecto al Accord, pero, a cambio ofrece los controles de estabilidad y tracción de serie, algo que redunda, qué duda cabe, en un mejor comportamiento en zonas viradas. En cuanto a equipamiento de serie, el vehículo de origen alemán dispone del mismo número de airbags que nuestro protagonista –cuatro-, climatizador, cierre centralizado y elevalunas eléctricos. Como elementos opcionales encontramos la pintura metalizada (763 euros), las llantas de aleación (902 euros) y el sensor de lluvia (138 euros). Los mencionados opcionales vienen de serie en el Accord, por lo que la balanza se inclina en esta ocasión hacia el coche de origen nipón. La diferencia entre uno y otro es de, nada más y nada menos, que 3.803 euros.

Se trata de uno de los rivales más baratos del Accord y, como éste, tampoco dispone, ni como opción de los controles de tracción y estabilidad. La mecánica desarrolla algunos caballos de potencia menos y por eso las prestaciones también se quedan por debajo. El comportamiento rutero del Mondeo es muy deportivo, quizás este sea el punto más coincidente entre ambos coches.

En torno al mismo precio que el Accord, se encuentra el Mazda6, que dispone de unas prestaciones por debajo de las de nuestro protagonista, pero que incluye entre su equipamiento de serie el control de tracción y el de estabilidad. Es el modelo que menos cifra de par motor máximo tiene de todos los rivales y uno de los que menos potencia oficial ofrece junto al Nissan Primera. En el resto de datos comparados (consumos, velocidad punta, aceleración 0 a 100 km/h, por ejemplo) no destaca ni para bien, ni para mal en relación al resto.

A pesar de ser el rival que ofrece menos potencia dispone de un precio ligeramente inferior al de nuestro protagonista y los multimencionados en este test: control de tracción y de estabilidad. Si bien es cierto que, a cambio de todo ello, ofrece unos consumos elevados. Un punto a su favor es la elevada dotación de elementos de serie entre los que podemos encontrar cuatro airbags, cierre centralizado, sensor de lluvia, elevalunas eléctrico, ayuda de aparcamiento –mediante cámara-, llantas de aleación, sistema antibloqueo de frenos y climatizador.

Tiene la mayor cilindrada de todos los rivales, a pesar de que no desarrolla mayor potencia que ellos. Tiene una baza importante en su haber: es el más barato de todos ellos, al menos en cuanto a precio base se refiere. Si calculamos los elementos de serie de que disponen otros de sus rivales que para el Vectra son opciones, la diferencia de dinero tampoco es tan grande. A los 21.770 euros de precio base hay que sumarle el climatizador (481 euros), el control de crucero (427 euros) o la ayuda al aparcamiento (480 euros).

Con la menor cilindrada de todos los rivales comparados, este Octavia es uno de los que mejores prestaciones, con permiso del Alfa 156, ofrece a cambio. El precio es uno de los obstáculos en contra del modelo y la multitud de elementos opcionales de que dispone que para otros rivales son de serie. Es plausible, no obstante, la posibilidad de equipar el control de estabilidad por 541 euros adicionales. Los consumos contenidos también son destacables.

Uno de los modelos que más se parece al protagonista de nuestra prueba es el Avensis. Las prestaciones, el precio base y los consumos son casi los mismos para los dos modelos, que, además, equipan prácticamente los mismos elementos de serie. Ninguno de los dos dispone, ni como opción, de los controles de tracción y estabilidad. Ambos incluyen entre sus elementos de serie el sistema antibloqueo de frenos (ABS), los airbags de conductor, acompañante y laterales. No obstante, en el Avensis los airbags de cabeza son opcionales (245 euros).

Si hay que elegir el que más destaca entre todos los rivales del Accord, sin duda alguna, tendremos que optar por este Alfa. Sobresale por precio, ya que es el más caro –más de medio millón de las antiguas pesetas-; por prestaciones y por mecánica. Monta un propulsor de 15 CV más de potencia y ofrece los mejores datos de todos los rivales en cuanto a aceleración y a velocidad punta se refiere. También dispone, por destacar que no quede, de los consumos más abultados de entre todos los modelos que hemos comparado.

Es uno de los rivales más caros del Accord, pero también el que ofrece unas de las prestaciones más parecidas y un consumo más contenido. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el BMW dispone de una menor potencia respecto al Accord, pero, a cambio ofrece los controles de estabilidad y tracción de serie, algo que redunda, qué duda cabe, en un mejor comportamiento en zonas viradas. En cuanto a equipamiento de serie, el vehículo de origen alemán dispone del mismo número de airbags que nuestro protagonista –cuatro-, climatizador, cierre centralizado y elevalunas eléctricos. Como elementos opcionales encontramos la pintura metalizada (763 euros), las llantas de aleación (902 euros) y el sensor de lluvia (138 euros). Los mencionados opcionales vienen de serie en el Accord, por lo que la balanza se inclina en esta ocasión hacia el coche de origen nipón. La diferencia entre uno y otro es de, nada más y nada menos, que 3.803 euros.

Se trata de uno de los rivales más baratos del Accord y, como éste, tampoco dispone, ni como opción de los controles de tracción y estabilidad. La mecánica desarrolla algunos caballos de potencia menos y por eso las prestaciones también se quedan por debajo. El comportamiento rutero del Mondeo es muy deportivo, quizás este sea el punto más coincidente entre ambos coches.

En torno al mismo precio que el Accord, se encuentra el Mazda6, que dispone de unas prestaciones por debajo de las de nuestro protagonista, pero que incluye entre su equipamiento de serie el control de tracción y el de estabilidad. Es el modelo que menos cifra de par motor máximo tiene de todos los rivales y uno de los que menos potencia oficial ofrece junto al Nissan Primera. En el resto de datos comparados (consumos, velocidad punta, aceleración 0 a 100 km/h, por ejemplo) no destaca ni para bien, ni para mal en relación al resto.

A pesar de ser el rival que ofrece menos potencia dispone de un precio ligeramente inferior al de nuestro protagonista y los multimencionados en este test: control de tracción y de estabilidad. Si bien es cierto que, a cambio de todo ello, ofrece unos consumos elevados. Un punto a su favor es la elevada dotación de elementos de serie entre los que podemos encontrar cuatro airbags, cierre centralizado, sensor de lluvia, elevalunas eléctrico, ayuda de aparcamiento –mediante cámara-, llantas de aleación, sistema antibloqueo de frenos y climatizador.

Tiene la mayor cilindrada de todos los rivales, a pesar de que no desarrolla mayor potencia que ellos. Tiene una baza importante en su haber: es el más barato de todos ellos, al menos en cuanto a precio base se refiere. Si calculamos los elementos de serie de que disponen otros de sus rivales que para el Vectra son opciones, la diferencia de dinero tampoco es tan grande. A los 21.770 euros de precio base hay que sumarle el climatizador (481 euros), el control de crucero (427 euros) o la ayuda al aparcamiento (480 euros).

Con la menor cilindrada de todos los rivales comparados, este Octavia es uno de los que mejores prestaciones, con permiso del Alfa 156, ofrece a cambio. El precio es uno de los obstáculos en contra del modelo y la multitud de elementos opcionales de que dispone que para otros rivales son de serie. Es plausible, no obstante, la posibilidad de equipar el control de estabilidad por 541 euros adicionales. Los consumos contenidos también son destacables.

Uno de los modelos que más se parece al protagonista de nuestra prueba es el Avensis. Las prestaciones, el precio base y los consumos son casi los mismos para los dos modelos, que, además, equipan prácticamente los mismos elementos de serie. Ninguno de los dos dispone, ni como opción, de los controles de tracción y estabilidad. Ambos incluyen entre sus elementos de serie el sistema antibloqueo de frenos (ABS), los airbags de conductor, acompañante y laterales. No obstante, en el Avensis los airbags de cabeza son opcionales (245 euros).

Si hay que elegir el que más destaca entre todos los rivales del Accord, sin duda alguna, tendremos que optar por este Alfa. Sobresale por precio, ya que es el más caro –más de medio millón de las antiguas pesetas-; por prestaciones y por mecánica. Monta un propulsor de 15 CV más de potencia y ofrece los mejores datos de todos los rivales en cuanto a aceleración y a velocidad punta se refiere. También dispone, por destacar que no quede, de los consumos más abultados de entre todos los modelos que hemos comparado.

Es uno de los rivales más caros del Accord, pero también el que ofrece unas de las prestaciones más parecidas y un consumo más contenido. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el BMW dispone de una menor potencia respecto al Accord, pero, a cambio ofrece los controles de estabilidad y tracción de serie, algo que redunda, qué duda cabe, en un mejor comportamiento en zonas viradas. En cuanto a equipamiento de serie, el vehículo de origen alemán dispone del mismo número de airbags que nuestro protagonista –cuatro-, climatizador, cierre centralizado y elevalunas eléctricos. Como elementos opcionales encontramos la pintura metalizada (763 euros), las llantas de aleación (902 euros) y el sensor de lluvia (138 euros). Los mencionados opcionales vienen de serie en el Accord, por lo que la balanza se inclina en esta ocasión hacia el coche de origen nipón. La diferencia entre uno y otro es de, nada más y nada menos, que 3.803 euros.

Se trata de uno de los rivales más baratos del Accord y, como éste, tampoco dispone, ni como opción de los controles de tracción y estabilidad. La mecánica desarrolla algunos caballos de potencia menos y por eso las prestaciones también se quedan por debajo. El comportamiento rutero del Mondeo es muy deportivo, quizás este sea el punto más coincidente entre ambos coches.

En torno al mismo precio que el Accord, se encuentra el Mazda6, que dispone de unas prestaciones por debajo de las de nuestro protagonista, pero que incluye entre su equipamiento de serie el control de tracción y el de estabilidad. Es el modelo que menos cifra de par motor máximo tiene de todos los rivales y uno de los que menos potencia oficial ofrece junto al Nissan Primera. En el resto de datos comparados (consumos, velocidad punta, aceleración 0 a 100 km/h, por ejemplo) no destaca ni para bien, ni para mal en relación al resto.

A pesar de ser el rival que ofrece menos potencia dispone de un precio ligeramente inferior al de nuestro protagonista y los multimencionados en este test: control de tracción y de estabilidad. Si bien es cierto que, a cambio de todo ello, ofrece unos consumos elevados. Un punto a su favor es la elevada dotación de elementos de serie entre los que podemos encontrar cuatro airbags, cierre centralizado, sensor de lluvia, elevalunas eléctrico, ayuda de aparcamiento –mediante cámara-, llantas de aleación, sistema antibloqueo de frenos y climatizador.

Tiene la mayor cilindrada de todos los rivales, a pesar de que no desarrolla mayor potencia que ellos. Tiene una baza importante en su haber: es el más barato de todos ellos, al menos en cuanto a precio base se refiere. Si calculamos los elementos de serie de que disponen otros de sus rivales que para el Vectra son opciones, la diferencia de dinero tampoco es tan grande. A los 21.770 euros de precio base hay que sumarle el climatizador (481 euros), el control de crucero (427 euros) o la ayuda al aparcamiento (480 euros).

Con la menor cilindrada de todos los rivales comparados, este Octavia es uno de los que mejores prestaciones, con permiso del Alfa 156, ofrece a cambio. El precio es uno de los obstáculos en contra del modelo y la multitud de elementos opcionales de que dispone que para otros rivales son de serie. Es plausible, no obstante, la posibilidad de equipar el control de estabilidad por 541 euros adicionales. Los consumos contenidos también son destacables.

Uno de los modelos que más se parece al protagonista de nuestra prueba es el Avensis. Las prestaciones, el precio base y los consumos son casi los mismos para los dos modelos, que, además, equipan prácticamente los mismos elementos de serie. Ninguno de los dos dispone, ni como opción, de los controles de tracción y estabilidad. Ambos incluyen entre sus elementos de serie el sistema antibloqueo de frenos (ABS), los airbags de conductor, acompañante y laterales. No obstante, en el Avensis los airbags de cabeza son opcionales (245 euros).

Si hay que elegir el que más destaca entre todos los rivales del Accord, sin duda alguna, tendremos que optar por este Alfa. Sobresale por precio, ya que es el más caro –más de medio millón de las antiguas pesetas-; por prestaciones y por mecánica. Monta un propulsor de 15 CV más de potencia y ofrece los mejores datos de todos los rivales en cuanto a aceleración y a velocidad punta se refiere. También dispone, por destacar que no quede, de los consumos más abultados de entre todos los modelos que hemos comparado.

Es uno de los rivales más caros del Accord, pero también el que ofrece unas de las prestaciones más parecidas y un consumo más contenido. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el BMW dispone de una menor potencia respecto al Accord, pero, a cambio ofrece los controles de estabilidad y tracción de serie, algo que redunda, qué duda cabe, en un mejor comportamiento en zonas viradas. En cuanto a equipamiento de serie, el vehículo de origen alemán dispone del mismo número de airbags que nuestro protagonista –cuatro-, climatizador, cierre centralizado y elevalunas eléctricos. Como elementos opcionales encontramos la pintura metalizada (763 euros), las llantas de aleación (902 euros) y el sensor de lluvia (138 euros). Los mencionados opcionales vienen de serie en el Accord, por lo que la balanza se inclina en esta ocasión hacia el coche de origen nipón. La diferencia entre uno y otro es de, nada más y nada menos, que 3.803 euros.

Se trata de uno de los rivales más baratos del Accord y, como éste, tampoco dispone, ni como opción de los controles de tracción y estabilidad. La mecánica desarrolla algunos caballos de potencia menos y por eso las prestaciones también se quedan por debajo. El comportamiento rutero del Mondeo es muy deportivo, quizás este sea el punto más coincidente entre ambos coches.

En torno al mismo precio que el Accord, se encuentra el Mazda6, que dispone de unas prestaciones por debajo de las de nuestro protagonista, pero que incluye entre su equipamiento de serie el control de tracción y el de estabilidad. Es el modelo que menos cifra de par motor máximo tiene de todos los rivales y uno de los que menos potencia oficial ofrece junto al Nissan Primera. En el resto de datos comparados (consumos, velocidad punta, aceleración 0 a 100 km/h, por ejemplo) no destaca ni para bien, ni para mal en relación al resto.

A pesar de ser el rival que ofrece menos potencia dispone de un precio ligeramente inferior al de nuestro protagonista y los multimencionados en este test: control de tracción y de estabilidad. Si bien es cierto que, a cambio de todo ello, ofrece unos consumos elevados. Un punto a su favor es la elevada dotación de elementos de serie entre los que podemos encontrar cuatro airbags, cierre centralizado, sensor de lluvia, elevalunas eléctrico, ayuda de aparcamiento –mediante cámara-, llantas de aleación, sistema antibloqueo de frenos y climatizador.

Tiene la mayor cilindrada de todos los rivales, a pesar de que no desarrolla mayor potencia que ellos. Tiene una baza importante en su haber: es el más barato de todos ellos, al menos en cuanto a precio base se refiere. Si calculamos los elementos de serie de que disponen otros de sus rivales que para el Vectra son opciones, la diferencia de dinero tampoco es tan grande. A los 21.770 euros de precio base hay que sumarle el climatizador (481 euros), el control de crucero (427 euros) o la ayuda al aparcamiento (480 euros).

Con la menor cilindrada de todos los rivales comparados, este Octavia es uno de los que mejores prestaciones, con permiso del Alfa 156, ofrece a cambio. El precio es uno de los obstáculos en contra del modelo y la multitud de elementos opcionales de que dispone que para otros rivales son de serie. Es plausible, no obstante, la posibilidad de equipar el control de estabilidad por 541 euros adicionales. Los consumos contenidos también son destacables.

Uno de los modelos que más se parece al protagonista de nuestra prueba es el Avensis. Las prestaciones, el precio base y los consumos son casi los mismos para los dos modelos, que, además, equipan prácticamente los mismos elementos de serie. Ninguno de los dos dispone, ni como opción, de los controles de tracción y estabilidad. Ambos incluyen entre sus elementos de serie el sistema antibloqueo de frenos (ABS), los airbags de conductor, acompañante y laterales. No obstante, en el Avensis los airbags de cabeza son opcionales (245 euros).

Si hay que elegir el que más destaca entre todos los rivales del Accord, sin duda alguna, tendremos que optar por este Alfa. Sobresale por precio, ya que es el más caro –más de medio millón de las antiguas pesetas-; por prestaciones y por mecánica. Monta un propulsor de 15 CV más de potencia y ofrece los mejores datos de todos los rivales en cuanto a aceleración y a velocidad punta se refiere. También dispone, por destacar que no quede, de los consumos más abultados de entre todos los modelos que hemos comparado.

Es uno de los rivales más caros del Accord, pero también el que ofrece unas de las prestaciones más parecidas y un consumo más contenido. Hay que tener en cuenta, no obstante, que el BMW dispone de una menor potencia respecto al Accord, pero, a cambio ofrece los controles de estabilidad y tracción de serie, algo que redunda, qué duda cabe, en un mejor comportamiento en zonas viradas. En cuanto a equipamiento de serie, el vehículo de origen alemán dispone del mismo número de airbags que nuestro protagonista –cuatro-, climatizador, cierre centralizado y elevalunas eléctricos. Como elementos opcionales encontramos la pintura metalizada (763 euros), las llantas de aleación (902 euros) y el sensor de lluvia (138 euros). Los mencionados opcionales vienen de serie en el Accord, por lo que la balanza se inclina en esta ocasión hacia el coche de origen nipón. La diferencia entre uno y otro es de, nada más y nada menos, que 3.803 euros.

Se trata de uno de los rivales más baratos del Accord y, como éste, tampoco dispone, ni como opción de los controles de tracción y estabilidad. La mecánica desarrolla algunos caballos de potencia menos y por eso las prestaciones también se quedan por debajo. El comportamiento rutero del Mondeo es muy deportivo, quizás este sea el punto más coincidente entre ambos coches.

En torno al mismo precio que el Accord, se encuentra el Mazda6, que dispone de unas prestaciones por debajo de las de nuestro protagonista, pero que incluye entre su equipamiento de serie el control de tracción y el de estabilidad. Es el modelo que menos cifra de par motor máximo tiene de todos los rivales y uno de los que menos potencia oficial ofrece junto al Nissan Primera. En el resto de datos comparados (consumos, velocidad punta, aceleración 0 a 100 km/h, por ejemplo) no destaca ni para bien, ni para mal en relación al resto.

A pesar de ser el rival que ofrece menos potencia dispone de un precio ligeramente inferior al de nuestro protagonista y los multimencionados en este test: control de tracción y de estabilidad. Si bien es cierto que, a cambio de todo ello, ofrece unos consumos elevados. Un punto a su favor es la elevada dotación de elementos de serie entre los que podemos encontrar cuatro airbags, cierre centralizado, sensor de lluvia, elevalunas eléctrico, ayuda de aparcamiento –mediante cámara-, llantas de aleación, sistema antibloqueo de frenos y climatizador.

Tiene la mayor cilindrada de todos los rivales, a pesar de que no desarrolla mayor potencia que ellos. Tiene una baza importante en su haber: es el más barato de todos ellos, al menos en cuanto a precio base se refiere. Si calculamos los elementos de serie de que disponen otros de sus rivales que para el Vectra son opciones, la diferencia de dinero tampoco es tan grande. A los 21.770 euros de precio base hay que sumarle el climatizador (481 euros), el control de crucero (427 euros) o la ayuda al aparcamiento (480 euros).

Con la menor cilindrada de todos los rivales comparados, este Octavia es uno de los que mejores prestaciones, con permiso del Alfa 156, ofrece a cambio. El precio es uno de los obstáculos en contra del modelo y la multitud de elementos opcionales de que dispone que para otros rivales son de serie. Es plausible, no obstante, la posibilidad de equipar el control de estabilidad por 541 euros adicionales. Los consumos contenidos también son destacables.

Uno de los modelos que más se parece al protagonista de nuestra prueba es el Avensis. Las prestaciones, el precio base y los consumos son casi los mismos para los dos modelos, que, además, equipan prácticamente los mismos elementos de serie. Ninguno de los dos dispone, ni como opción, de los controles de tracción y estabilidad. Ambos incluyen entre sus elementos de serie el sistema antibloqueo de frenos (ABS), los airbags de conductor, acompañante y laterales. No obstante, en el Avensis los airbags de cabeza son opcionales (245 euros).

Galería relacionada

Honda Accord 2.0i VTEC Sport 4p

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...