Honda FCX Clarity

Sólo circulan unas decenas de unidades por todo el mundo y Autopista.es se ha subido a una de ellas. Nos referimos al FCX Clarity, el vehículo experimental con pila de combustible de hidrógeno de la marca Honda. Más autonomía que un vehículo eléctrico convencional y las ventajas propias de un coche de este tipo -confort de uso, notable aceleración y silencio total- son sus principales bazas.
-
Honda FCX Clarity
Honda FCX Clarity

El FCX Clarity se nos presenta con una estética con bastantes parecidos al Honda Insight y al Toyota Prius. Los recursos aerodinámicos se repiten en todas sus zonas, con una parte frontal, posterior y lateral muy elaboradas -se recurre a pequeños spoilers, faldones, alerón, etc-. Sus generosas dimensiones exteriores también nos llaman la atención, con una longitud de 4,83 m, una anchura de 1,83 m y una altura de 1,47 m. Con estos datos, es de esperar una capacidad interior para cinco ocupantes, aunque Honda ha preferido habilitar el interior para cuatro viajeros.

Abrimos las puertas y nos ponemos a los mandos. Habitáculo bien rematado con ajustes de calidad... Honda traslada esta buena costumbre ya usada en sus más conocidos Civic y Accord en el nuevo FCX Clarity. Pero vayamos a lo diferenciador. Justo en la pantalla multifunción colocada tras el volante, podemos encontrar la información imprescindible sobre el aprovechamiento de energía de este automóvil. A un lado, de color verde, la cantidad de energía eléctrica consumida; al otro lado, en color azul, el nivel de depósito de hidrógeno. Gráficos claros y muy intuitivos para no desorientar al conductor. Seguimos inspeccionando el interior y encontramos otro elemento distintivo de este FCX Clarity, el selector de posiciones y modos para empezar a circular. De nuevo, sencillez en su identificación: con una palanca de pequeñas proporciones, seleccionamos lo más apropiado en cada momento (N= punto neutro; R= marcha atrás; D= empezar a circular; P= posición de parking).

Toca fijarse en la naturaleza de algunos de los materiales del habitáculo, ya que están realizados en una fibra biológica específica que Honda denomina como Bio-Fabric. Este ecológico material está presente en la tapicería de los asientos, revestimiento de las puertas y cubierta de bandeja de la consola.

Sí, pero no es una energía primaria. Se trata de un portador de energía. Por lo tanto, la energía debe ser invertida para producir hidrógeno. En la actualidad, el hidrógeno se produce principalmente con gas natural o por la gasificación del carbón. El hidrógeno también puede producirse a partir de agua (H20) por electrólisis, que separa el hidrógeno del oxígeno.

Como sucede en la mayoría de los coches eléctricos, tras pulsar el botón de encendido con las letras 'Power', una señal luminosa en el cuadro de mandos ya nos indica que podemos empezar a circular. El silencio y la ausencia de vibraciones nos acompañan desde los primeros segundos de nuestro viaje, sólo interrumpidos por un leve 'silbido' que nos recuerda a nuestra infancia, cuando pasábamos horas y horas de apasionado juego con el scalextric. Ese 'silbido' eléctrico también toma protagonismo en el FCX Clarity, al igual que en otros eléctricos como el Mini E, Smart ForTwo Electric Drive, Citroën C-Zero... La respuesta del acelerador es instantánea y frugal. Los 100 kW del motor eléctrico mueven con suma facilidad al vehículo de Honda, un coche que no se puede catalogar como 'peso pluma' con sus 1.625 kg.

Seguimos acumulando kilómetros en nuestra breve prueba y las sensaciones de conducción son extraordinarias, con una dirección muy informativa y precisa en todo momento y unas suspensiones que absorben de forma positiva las irregularidades del terreno. Llegamos a un punto simulado de repostaje de hidrógeno y un responsable de Honda Europa nos asegura que sólo pasados tres o cuatro minutos habremos llenado nuestro tanque de hidrógeno. Este dato es mucho más positivo que los vehículos eléctricos convencionales, con unos tiempos de recarga completa de las baterías que supera con creces las cinco horas (sólo el Tesla Roadster baja de ese registro, con un tiempo de recarga estimado de unas 3 horas y media).

¿Y la autonomía? De nuevo, el FCX Clarity se distancia positivamente respecto a otros eléctricos. Con el depósito de hidrógeno cargado al cien por cien, se anuncian 460 km entre repostaje y repostaje, un dato que ya nos invita a utilizar este vehículo en un ámbito más allá del meramente urbano. ¿Y la velocidad máxima? 160 km/h, según las informaciones oficiales.

Hasta la fecha, la cruda realidad toma protagonismo al respecto, al existir sólo cuatro puntos de recarga en territorio español, según nos pudo afirmar una responsable de Hidrocarburos Metálicos en España. A nivel europeo, el país que cuenta con mayor número de puntos de repostaje de hidrógeno es Alemania, con algo más de treinta puntos. Por este motivo, durante este año y los próximos Honda Europa llevará a cabo en tierras teutonas pruebas reales de conducción con el FCX Clarity, todo ello para su mejor desarrollo y perfeccionamiento.

Esta tecnología supone un sistema de hibridación que funciona con hidrógeno como combustible. Su principal ventaja es que por el tubo de escape del vehículo sólo sale vapor de agua, totalmente compatible con el medio ambiente. El hidrógeno entra, junto con el aire, gasificado en la pila –que se llama así porque es un apilamiento de celdas-, donde se descompone su molécula liberando los electrones, que son los que producen la electricidad, al cambiarse con oxígeno del aire. De esta forma, se genera la electricidad suficiente como para mover el motor eléctrico del coche o almacenarse en su lugar natural, las baterías.

Prácticamente todos los fabricantes de automóviles ya están investigando en uno o en varios prototipos con el objetivo máximo de perfeccionar esta tecnología. Por el momento, sólo los Honda FCX Clarity, Chevrolet Equinox y el Mercedes Clase B F-Cell están siendo probados en circunstancias de conducción reales por diversos automovilistas.


Largo/Ancho/Alto (mm): 4.835 mm/1.835 mm/1.470 mm
Batalla: 2.800 mm
Peso: 1.625 kg
Nº Ocupantes: 4
Motor eléctrico: 100 kW
Pila combustible: V Flow de 100 kW
Batería: Ión-litio
Depósito hidrógeno: 171 litros
Tiempo repostaje: 3-4 minutos
Autonomía: 460 kms
Velocidad máxima: 160 km/h
Temperatura exterior arranque: hasta -30ºC
Suspensiones: Doble horquilla delante y doble horquilla con 5 eslabones detrás
Dirección: Asistida eléctrica EPS
Seguridad: 6 airbags (dos frontales, dos laterales y otros dos de cortina), control de tracción TCS y control de velocidad adaptativo ACC.

Galería relacionada

Probamos el Honda FCX Clarity

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...