Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: los tres mejores GTI

El nuevo Renault Méngane RS Cup cuenta con todo para entrar en el selecto club de los GTI más radicales, donde los Seat León Cupra R y Honda Civic Type R marcan referencias. ¿Cuál es mejor y más rápido?
Juan Collín. Fotos: Israel Gardyn. -
Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: los tres mejores GTI
Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: los tres mejores GTI

El pasado mes de febrero tuve ya ocasión de asistir a la presentación del nuevo Renaul Mégane RS en Jerez de la Frontera. Durante los dos días que duró el evento, pude conducir el coche tanto en su versión Sport, como en la variante más radical con chasis Cup. Esta última dispone de suspensiones más deportivas, que incluyen estabilizadoras, amortiguadores y muelles más enérgicos, y también diferencial autoblocante mecánico y cambio manual.

Publicidad

El Renault Mégane RS con chasis Cup hubo ocasión de pilotarlo en circuito, demostrando entonces unas excelentes maneras y ofreciendo mucha diversión a los mandos, pero no se pudo conducir por carretera, recorrido que se reservaba en exclusiva a la versión con chasis Sport. Ahora, tras realizar nuestros habituales recorridos de prueba y utilizar el coche durante varios días, entiendo el motivo, si bien es verdad que ya me lo imaginaba: hay que tener veinte años, o una espalda a prueba de bombas, para que este RS con chasis Cup nos parezca un coche apto para conducir a diario o realizar viajes de largo recorrido.

Para el resto de los mortales, probablemente este especial Mégane será demasiado radical y extremo, dado que la capacidad de absorción de las suspensiones es muy limitada y las concesiones al confort son mínimas en este sentido. Afortunadamente siempre nos quedará la posibilidad de escoger el chasis Sport… pero lo cierto es que tanto el Honda Civic Type R como el Seat León Cupra R, con los que hoy los enfrentamos, sortean la disyuntiva de tener que escoger entre dos tipos de suspensión gracias a la adopción de amortiguadores pilotados de control electrónico con tres posiciones a elegir.

Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: los tres mejores GTI

Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup

Así, en el modo de actuación más suave, ambos y sobre todo el Honda Civic, beneficiado también por su mayor batalla, sorprenden con un confort de marcha más que aceptable, lo que redunda en su polivalencia y agrado de conducción. Afortunadamente para compensar un poco la dureza de las suspensiones, el Renault Mégane RS Cup dispone de unos asientos que sujetan muy bien y que son bastante cómodos, excelentes también los del Honda Civic Type R, no tanto los del León, si bien tampoco desmerecen.

Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: motores

Sobre el papel, el nuevo Renaul Mégane RS parte también con cierta desventaja en el plano mecánico, dado que el motor empleado en esta versión, en lugar de los 2 litros habituales, ve reducida su cilindrada hasta los 1.8 litros. Aun así, se declaran 280 CV de potencia, si bien hay que tener en cuenta que se anuncian 310 CV en el Seat León Cupra R y 320 CV en el Honda Civic Type R. Por si esto fuera poco, y como hemos podido comprobar en el banco de rodillos, en la práctica la diferencia es todavía mayor: el motor del nuevo Mégane RS apenas ha superado los 264 CV, mientras que sus oponentes mejoran incluso los valores oficiales.

Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: los tres mejores GTI

Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: los tres mejores GTI

Afortunadamente los 264,5 CV del Renault Mégane RS Cup en banco dan mucho de sí y como se puede comprobar en las tablas de prestaciones, éstas son sorprendentemente buenas en el Cup. En el 0 a 100 km/h empata con el Cupra R, se queda a escasas décimas de sus oponentes en los 400 metros de aceleración, mientras que en los 1.000 metros saliendo desde parado las diferencias son algo mayores y superan el segundo. El RS también se defiende con honestidad en recuperaciones, y eso a pesar de que el peso total del conjunto es también más elevado, en torno a 50 kg más que el Honda Civic y la diferencia alcanza los 88 kg si se le compara con el Seat León.

PRESTACIONES Honda Civic Type R Seat León Cupra R Renault Mégane RS Cup
Acel. 0-100 km/h 5,76 s 6,03 s 6,03 s
Acel. 0-1000 metros 24,71 s 24,58 s 25,89 s
Adelantamiento 80-120 km/h 3,67 s 3,84 s 4,22 s
Sonoridad 120 km/h 72,2 dB 71,3 dB 73,0 dB
Frenada desde 140 km/h 67,1 m 67,5 m 67,0 m
Peso en báscula 1.414 kg 1.373 kg 1.461 kg

A los mandos se nota que el cuatro cilindros de 1.8 litros del Renault Mégane tiene menos “genio” que los 2 litros de sus oponentes, sobre todo frente al Honda que es el más poderoso; aun así, las sensaciones son francamente buenas. Y es que se trata de un motor muy agradable de manejar, potente, elástico y dispuesto a responder siempre de una manera muy enérgica a las órdenes del pedal del gas. A bajo régimen se muestra siempre muy voluntarioso incluso rodando en marchas largas, brilla a gran altura a medio régimen y especialmente en alta, donde se estira algo más que las mecánicas de 2 litros de sus oponentes.

Publicidad

De lo que sí puede presumir el 1.8 turbo del Renault Mégane RS Cup es de ser el más eficiente del lote, con consumos de auténtico récord en esta categoría y, como se puede comprobar en la siguiente tabla, sacando los colores a sus oponentes, sobre todo si se le compara con el Honda Civic Type R.

CONSUMOS Honda Civic Type R Seat León Cupra R Renault Mégane RS Cup
Consumo en ciudad 9,9 l/100 km 8,3 l/100 km s 7,6 l/100 km s
Consumo en carretera 7,1 l/100 km 6,8 l/100 km 5,6 l/100 km
Consumo medio 8,5 l/100 km 7,4 l/100 km s 7,1 l/100 km s

Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: en marcha

En su versión Cup, el Renault Mégane RS se sirve en exclusiva con caja manual de seis marchas. Al igual que en los Honda Civic Type R y Seat León Cupra R, los desarrollos están muy bien ajustados, los saltos entre marchas son mínimos y gracias a ello es fácil exprimir al máximo el elevado potencial. El cambio del Renault es rápido y muy preciso, bastante parecido en su manejo al del Seat, pero el del modelo japonés es todavía más satisfactorio. Gracias a unos recorridos de palanca ajustadísimos, permite cambiar a golpe de muñeca. Cada vez lo tengo más claro, para disfrutar de la conducción, como un buen cambio manual, que se quite todo.

Para transmitir tan elevado rendimiento mecánico al suelo, estos tres deportivos de tracción delantera disponen de diferencial autoblocante. Tanto en el Type R como en el Cupra R se emplea un embrague de reparto controlado electrónicamente, mientras que en el caso del Mégane se ha optado por autoblocante mecánico tipo Torsen. El** RS también emplea un sistema de ruedas directrices** en el eje trasero, que no es nuevo en el Mégane, pero sí en esta categoría de automóviles.

Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: los tres mejores GTI

Renault Mégane RS Cup

Así va el Renault Mégane RS Cup

El sistema 4 Control del Mégane RS Cup, como así se denomina, consigue que las ruedas traseras giren en sentido inverso a las delanteras 2,7 grados hasta 60 km/h —hasta 100 km/h si se escoge e modo de conducción Race— y a partir de ahí giran 1 grado en el mismo sentido de la marcha. Todo esto con el objetivo de obtener una mayor agilidad en trazados sinuosos y una superior velocidad de paso en curva rápida. Y lo cierto es que el nuevo Mégane RS brilla con luz propia por sus cualidades dinámicas. Es un coche construido expresamente para disfrutar de la conducción y como viene ocurriendo desde hace muchos años, este tipo de versiones, Renault las borda.

El bastidor del Mégane RS Cup es por tanto una verdadera maravilla, preciso, muy ágil y receptivo en todo momento, el conductor percibe a los mandos con total precisión todo lo que está ocurriendo entre las ruedas y el asfalto. Poner al límite a estos tres súper GTI en carretera abierta es casi una locura y por eso estábamos deseando cuanto antes visitar nuestro circuito de pruebas, donde tanto el Honda Civic Type R, como el Seat León Cupra R han puesto ya el listón muy alto.

Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: los tres mejores GTI

Seat León Cupra R

Así va el Seat León Cupra R

El Seat León Cupra R se distingue del Cupra a secas por una decoración específica exterior, también se aumenta la carga aerodinámica a alta velocidad, pero lo más importante son las mejoras que recibe en el plano técnico. Además de una gestión electrónica específica que aumenta el rendimiento de la mecánica hasta los 310 CV, recibe asimismo soportes de motor más robustos, nuevas manguetas en el tren delantero que aumentan la caída negativa de las ruedas de 1,3 a 2 grados, la caída del tren trasero también aumenta de 1 a 2 grados, mientras que la anchura de vías crece en torno a 3 centímetros gracias a la adopción de unas llantas con mayor bombeo, lo que ha obligado a ensanchar los pasos de rueda. Esta versión también monta el equipo de frenos Brembo para el tren delantero y los semi-slicks Michelin Pilot Sport Cup 2, que se ofrece en los demás Cupra con el Pack Performance opcional.

Con todo esto, el León Cupra R ofrece una eficacia sobresaliente. En nuestro circuito de pruebas permite rodar a un ritmo impresionante, apurar las frenadas hasta límites insospechados y una velocidad de paso por curva increíble. El León transmite además mucha seguridad, y eso a pesar de que el tren trasero de esta versión se insinúa con más facilidad en los cambios de apoyo, lo que redunda en la agilidad del coche. La dirección es rápida y precisa, el tren delantero va siempre por donde uno quiere y gracias al autoblocante de control electrónico, cada caballo se transmite al asfalto sin interferir en la dirección. Ni que decir tiene, que gran parte del mérito lo tienen unos neumáticos que ofrecen un agarre brutal, apenas tienen deriva en curva y todo ello casi sin desfallecer vuelta tras vuelta. El Cupra R paraba el cronómetro en 1´10´´08, lo que pone de manifiesto su gran eficacia, colocándose en un lugar de privilegio en el ránking y por delante de modelos pretendidamente mucho más deportivos.

Publicidad

Así va el Honda Civic Type R

Especialmente meritorio es también el registro obtenido por el Honda Civic Type R, sobre todo si se tiene en cuenta que los neumáticos Continental Sport Contact que emplea no son tan eficaces como los del León en conducción al límite y eso a pesar de que tienen unas dimensiones más generosas y van calzados sobre enormes llantas de 20”. Gran parte del mérito lo tiene el bastidor, que es un prodigio de bondades, capaz de sacar el máximo partido a su abundante rendimiento mecánico en cualquier circunstancia.

El Civic tracciona muy bien, es sorprendentemente ágil en la zona más virada del circuito y en los giros más veloces, gracias a su amplia batalla y a unas suspensiones muy elaboradas, ofrece un aplomo fuera de lo común, permitiendo atacar sin contemplaciones. Por si esto fuera poco, es muy fácil de pilotar, transmite siempre mucha confianza y los tiempos salen casi solos, sin emplearse demasiado a los mandos. Un verdadero prodigio de virtudes.

Honda Civic Type R, Seat León Cupra R y Renault Mégane RS Cup: los tres mejores GTI

Honda Civic Type R

El Renault Mégane RS Cup, en circuito

Llegaba por fin así la hora de ponerse a los mandos del Renault Mégane RS Cup. En una primera vuelta de tanteo, la conclusión que se extrae es que se llega a las curvas a menos velocidad que en sus oponentes, la capacidad de aceleración es menor y así lo confirman nuestros datos de telemetría; donde se alcanza la velocidad máxima, el León le endosa 9 km/h y casi 7 km/h el Civic. Está claro que el Renault corre menos, pero el bastidor vuelve a poner de manifiesto sus extraordinarias cualidades; no en vano se adentra con una facilidad impresionante en las curvas, las redondea con gran maestría y la agilidad de un felino.

TIEMPO EN CIRCUITO Honda Civic Type R Seat León Cupra R Renault Mégane RS Cup
Vuelta rápida INTA 1'10''77 1'10''08 1'13''61

El eje trasero direccional del Renault Mégane tiene mucho que ver en ello y su acción se pone de manifiesto especialmente en los giros más tortuosos del trazado, donde se desenvuelve con inusitada maestría. Eso sí, conviene agarrar el volante con fuerza a la salida de los virajes más lentos para compensar la acción del autoblocante mecánico. El tren delantero es muy rápido de reacciones y bastante preciso, mientras que el trasero se muestra siempre juguetón y se insinúa con facilidad, pero siempre con nobleza si se fuerzan las cosas en los cambios de apoyo. El registro obtenido no es bueno, su menor potencia, mayor peso y sobre todo, unos neumáticos no demasiado deportivos, limitan sus posibilidades, pero lo que sí ofrece el RS Cup es mucha diversión a los mandos.

El Renault Mégane es el más gratificante del lote, el que más sensaciones de coche de competición transmite, conviene dominar el contravolante, también hay que controlar la acción del autoblocante; casi como un coche de carreras y tengo claro que bastaría simplemente con montar los mismos neumáticos semi slick que emplea el León para bajar el registro en pista en al menos dos segundos. Todo parece indicar que la nueva versión Trophy que acaba de llegar este otoño, aligerada y ya con 300 CV, disponga de este tipo de neumáticos, al menos en opción.

Publicidad

De momento, con chasis Cup el Mégane RS se encuentra en inferioridad de condiciones frente a los GTI más radicales de Honda y Seat. Ahora bien, en lo que resulta imbatible el modelo galo, que se construye en la factoría de Valladolid, es en el precio. Se puede comprar por 31.500 €, en torno a 7.000 € menos que el Type R y la diferencia alcanza ronda los 13.000 € si se le compara con el Cupra R, aproximadamente 6.500 € si nos conformamos con el Cupra a secas equipado con la opción de Performance Pack. No es de extrañar que el Mégane RS lo tenga todo para triunfar y convertirse en uno de los modelos más demandados de la categoría. Además si nos parece demasiado radical siempre podemos escoger el chasis Sport, mientras que la clientela más radical ya tiene la nueva versión Trophy. Desde luego, por posibilidades de elección, que no falte.

Publicidad
Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...