Ford Galaxy 2.0 TDCI Ghia

El nuevo Ford Galaxy mantiene el carácter familiar conocido en la primera generación, pero ahora ofrece mayor versatilidad, más espacio y mejor comportamiento dinámico. La mecánica de 140 CV, única en la gama, permite un adecuado nivel de prestaciones y unos consumos contenidos.
-
Ford Galaxy 2.0 TDCI Ghia
Ford Galaxy 2.0 TDCI Ghia
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=48650&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ford Galaxy

La nueva edición del Galaxy se comercializa en la actualidad con un único motor Diesel TDCI de dos litros de capacidad, desarrollado por Ford-PSA, y en acabado Ghia. Oficialmente anuncia una potencia de 140 CV y un par máximo de 32,7 mkg, pero en nuestro banco de rodillos se ha mostrado bastante más generoso de lo esperado. Concretamente ha llegado hasta los 160 CV a 3.260 rpm y un par motor de 39,8 mkg a 1.850 rpm.

Entre 1.700 y 3.000 vueltas ofrece una respuesta brillante, progresiva, sin puntos de inflexión, si bien es a bajo régimen donde le cuesta un poco más el empuje. No es por falta de motor en sí. A la menor respuesta ofrecida en baja hay que añadir los 1.822 kg que ha registrado en nuestra báscula, lo que obliga a jugar con el embrague para arrancar, especialmente en frío. Dispone de una caja manual de seis relaciones, bastante bien escalonadas (la sexta, con un desarrollo en torno a 60 km/h a 1.000 rpm, permite reducir el nivel de ruido, desahogar el motor y mantener los consumos en valores relativamente bajos).

En carretera se logran cifras de consumo en torno a los 6 litros de gasóleo a los 100 km, en autopista alrededor de los 7 litros y en ciudad 10 litros, lo que da una media real de 7,9 litros cada 100 km, que no está nada mal.

Por lo que respecta a las prestaciones, el modelo se muestra bastante más dinámico de lo que podríamos esperar a priori. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos y recorre el primer kilómetro desde parado en 32,5 segundos. También las cifras de aceleración y adelantamiento se encuentran en valores muy aceptables, con cifras similares a las de un turismo de potencia y peso equivalente. Las cifras de adelantamiento permiten maniobras con holgura y seguridad. Así, firma un 80 a 120 km/h en quinta en 11,3 segundos y la misma maniobra, en sexta velocidad, en 14,4 segundos. Puedes pinchar en la pestaña superior “Nuestros Datos” si quieres conocer las prestaciones en detalle.

En el apartado de frenos también se puede poner una buena nota para tratarse de un modelo de estas dimensiones y peso, pues logra detenerse desde 140 km/h en 79,1 metros. No acusan demasiada fatiga tras un uso intensivo y ofrecen suficiente progresividad para modular la frenada según las necesidades de cada momento.

Una de las principales características del Galaxy es su facilidad para desenvolverse con soltura en cualquier tipo de recorrido. En autopistas o autovías transmite una sensación de confianza muy elevada, pues no se aprecian grandes movimientos de la carrocería. El coche pisa aplomado, aunque la postura de conducción tan elevada no transmite sensaciones muy deportivas.

En terrenos bacheados es donde se tiene una sensación algo más incómoda, si bien las suspensiones logran filtrar con eficacia las irregularidades del terreno. Delante recurre al clásico McPherson y detrás incluye un esquema independiente multibrazo, cómodo para los ocupantes y eficaz en el comportamiento dinámico. No resultan especialmente duras, lo justo para resolver el compromiso entre comodidad y comportamiento y no se produce hundimiento del tren delantero en frenadas intensas.

Para completar el buen trabajo del chasis, la direccción electrohidráulica ofrece un tacto muy bueno, es bastante directa (dos vueltas y media entre topes) y permite elegir la trayectoria deseada con enorme precisión.

Resulta especialmente cómodo para efectuar viajes de larga distancia, pues mantiene unos cruceros elevados con consumos contenidos, es bastante silencioso y cómodo. Eso sí, para viajes largos, mejor con cinco plazas. Respecto al precio, los 33.765 euros que cuesta no le sitúan entre los más baratos del segmento, pero hay que tener en cuenta que la única terminación, denominada Ghia, incluye un equipamiento de serie muy completo.

Galería relacionada

F Galaxy extendida

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...