Ford Focus C-Max 1.6 Trend

El único motor de gasolina que, por ahora, ofrece el C-Max es este 1.6, capaz de mover con cierta alegría los más de 1.300 kilos que pesa. La suavidad es su mejor arma para luchar contra los “pesos pesados” de la gama: los Diesel.
-
Ford Focus C-Max 1.6 Trend
Ford Focus C-Max 1.6 Trend

Poco más caro que el C-Max, el Almera Tino también destaca por su habitabilidad y por la amplitud que ofrece a sus pasajeros. Dotado de una mecánica mayor, sus prestaciones, lógicamente, también son mejores, lo que ayuda a mejorar su comportamiento dinámico. Echaremos de menos unas suspensiones más firmes, pero hay que tener en cuenta que el Almera está compitiendo contra uno de los mejores chasis del mercado.

El Zafira conquistará a esa minoría de la que habla Ford; es decir, aquellos que necesiten siete plazas, aunque sea a costa de sacrificar buena parte del maletero. Sus prestaciones son parecidas a las del C-Max y tiene a su favor un precio ajustado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su equipamiento es muy limitado: simplemente, añadiendo el aire acondicionado, su precio superará el del monovolumen de Ford.

El motor de 1.600 cm3 de Renault ofrece 15 CV más que el de Ford, aunque sus prestaciones no son muy diferentes. A favor del Scénic juega un buen número de seguidores (no en vano, fue el vehículo que inauguró el segmento de los monovolúmenes) y un amplio espacio interior. Su comportamiento no es tan aplomado como el del C-Max, aunque también permite cierta agilidad en los trazados de montaña. Su precio base es de 18.010 euros; por 650 más, obtendremos la versión 2.0 Confort Authentique, con 136 CV y mejores prestaciones.

La calidad de los acabados del Touran queda fuera de toda duda –aunque poco tiene que envidiar el C-Max-, pero el prestigio y la imagen de la marca se pagan. La versión más barata de este monovolumen cuesta casi 21.000 euros, aunque ofrece de serie el ESP (un elemento que mejora su ya de por sí buen comportamiento dinámico) y tiene la posibilidad de montar siete plazas, lo que podría convencer a más de una familia numerosa.

Poco más caro que el C-Max, el Almera Tino también destaca por su habitabilidad y por la amplitud que ofrece a sus pasajeros. Dotado de una mecánica mayor, sus prestaciones, lógicamente, también son mejores, lo que ayuda a mejorar su comportamiento dinámico. Echaremos de menos unas suspensiones más firmes, pero hay que tener en cuenta que el Almera está compitiendo contra uno de los mejores chasis del mercado.

El Zafira conquistará a esa minoría de la que habla Ford; es decir, aquellos que necesiten siete plazas, aunque sea a costa de sacrificar buena parte del maletero. Sus prestaciones son parecidas a las del C-Max y tiene a su favor un precio ajustado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su equipamiento es muy limitado: simplemente, añadiendo el aire acondicionado, su precio superará el del monovolumen de Ford.

El motor de 1.600 cm3 de Renault ofrece 15 CV más que el de Ford, aunque sus prestaciones no son muy diferentes. A favor del Scénic juega un buen número de seguidores (no en vano, fue el vehículo que inauguró el segmento de los monovolúmenes) y un amplio espacio interior. Su comportamiento no es tan aplomado como el del C-Max, aunque también permite cierta agilidad en los trazados de montaña. Su precio base es de 18.010 euros; por 650 más, obtendremos la versión 2.0 Confort Authentique, con 136 CV y mejores prestaciones.

La calidad de los acabados del Touran queda fuera de toda duda –aunque poco tiene que envidiar el C-Max-, pero el prestigio y la imagen de la marca se pagan. La versión más barata de este monovolumen cuesta casi 21.000 euros, aunque ofrece de serie el ESP (un elemento que mejora su ya de por sí buen comportamiento dinámico) y tiene la posibilidad de montar siete plazas, lo que podría convencer a más de una familia numerosa.

Poco más caro que el C-Max, el Almera Tino también destaca por su habitabilidad y por la amplitud que ofrece a sus pasajeros. Dotado de una mecánica mayor, sus prestaciones, lógicamente, también son mejores, lo que ayuda a mejorar su comportamiento dinámico. Echaremos de menos unas suspensiones más firmes, pero hay que tener en cuenta que el Almera está compitiendo contra uno de los mejores chasis del mercado.

El Zafira conquistará a esa minoría de la que habla Ford; es decir, aquellos que necesiten siete plazas, aunque sea a costa de sacrificar buena parte del maletero. Sus prestaciones son parecidas a las del C-Max y tiene a su favor un precio ajustado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su equipamiento es muy limitado: simplemente, añadiendo el aire acondicionado, su precio superará el del monovolumen de Ford.

El motor de 1.600 cm3 de Renault ofrece 15 CV más que el de Ford, aunque sus prestaciones no son muy diferentes. A favor del Scénic juega un buen número de seguidores (no en vano, fue el vehículo que inauguró el segmento de los monovolúmenes) y un amplio espacio interior. Su comportamiento no es tan aplomado como el del C-Max, aunque también permite cierta agilidad en los trazados de montaña. Su precio base es de 18.010 euros; por 650 más, obtendremos la versión 2.0 Confort Authentique, con 136 CV y mejores prestaciones.

La calidad de los acabados del Touran queda fuera de toda duda –aunque poco tiene que envidiar el C-Max-, pero el prestigio y la imagen de la marca se pagan. La versión más barata de este monovolumen cuesta casi 21.000 euros, aunque ofrece de serie el ESP (un elemento que mejora su ya de por sí buen comportamiento dinámico) y tiene la posibilidad de montar siete plazas, lo que podría convencer a más de una familia numerosa.

Poco más caro que el C-Max, el Almera Tino también destaca por su habitabilidad y por la amplitud que ofrece a sus pasajeros. Dotado de una mecánica mayor, sus prestaciones, lógicamente, también son mejores, lo que ayuda a mejorar su comportamiento dinámico. Echaremos de menos unas suspensiones más firmes, pero hay que tener en cuenta que el Almera está compitiendo contra uno de los mejores chasis del mercado.

El Zafira conquistará a esa minoría de la que habla Ford; es decir, aquellos que necesiten siete plazas, aunque sea a costa de sacrificar buena parte del maletero. Sus prestaciones son parecidas a las del C-Max y tiene a su favor un precio ajustado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su equipamiento es muy limitado: simplemente, añadiendo el aire acondicionado, su precio superará el del monovolumen de Ford.

El motor de 1.600 cm3 de Renault ofrece 15 CV más que el de Ford, aunque sus prestaciones no son muy diferentes. A favor del Scénic juega un buen número de seguidores (no en vano, fue el vehículo que inauguró el segmento de los monovolúmenes) y un amplio espacio interior. Su comportamiento no es tan aplomado como el del C-Max, aunque también permite cierta agilidad en los trazados de montaña. Su precio base es de 18.010 euros; por 650 más, obtendremos la versión 2.0 Confort Authentique, con 136 CV y mejores prestaciones.

La calidad de los acabados del Touran queda fuera de toda duda –aunque poco tiene que envidiar el C-Max-, pero el prestigio y la imagen de la marca se pagan. La versión más barata de este monovolumen cuesta casi 21.000 euros, aunque ofrece de serie el ESP (un elemento que mejora su ya de por sí buen comportamiento dinámico) y tiene la posibilidad de montar siete plazas, lo que podría convencer a más de una familia numerosa.

Poco más caro que el C-Max, el Almera Tino también destaca por su habitabilidad y por la amplitud que ofrece a sus pasajeros. Dotado de una mecánica mayor, sus prestaciones, lógicamente, también son mejores, lo que ayuda a mejorar su comportamiento dinámico. Echaremos de menos unas suspensiones más firmes, pero hay que tener en cuenta que el Almera está compitiendo contra uno de los mejores chasis del mercado.

El Zafira conquistará a esa minoría de la que habla Ford; es decir, aquellos que necesiten siete plazas, aunque sea a costa de sacrificar buena parte del maletero. Sus prestaciones son parecidas a las del C-Max y tiene a su favor un precio ajustado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su equipamiento es muy limitado: simplemente, añadiendo el aire acondicionado, su precio superará el del monovolumen de Ford.

El motor de 1.600 cm3 de Renault ofrece 15 CV más que el de Ford, aunque sus prestaciones no son muy diferentes. A favor del Scénic juega un buen número de seguidores (no en vano, fue el vehículo que inauguró el segmento de los monovolúmenes) y un amplio espacio interior. Su comportamiento no es tan aplomado como el del C-Max, aunque también permite cierta agilidad en los trazados de montaña. Su precio base es de 18.010 euros; por 650 más, obtendremos la versión 2.0 Confort Authentique, con 136 CV y mejores prestaciones.

La calidad de los acabados del Touran queda fuera de toda duda –aunque poco tiene que envidiar el C-Max-, pero el prestigio y la imagen de la marca se pagan. La versión más barata de este monovolumen cuesta casi 21.000 euros, aunque ofrece de serie el ESP (un elemento que mejora su ya de por sí buen comportamiento dinámico) y tiene la posibilidad de montar siete plazas, lo que podría convencer a más de una familia numerosa.

Galería relacionada

Ford Focus C-Max

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...